App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Capítulo 82

Todos están aterrorizados cuando oyen Mi palabra. Todos están llenos de inquietud. ¿De qué tenéis miedo? ¡No voy a mataros! Eso se debe a que os sentís culpables y os aterroriza ser descubiertos. Lo que hacéis a Mis espaldas es tan frívolo e inútil. Esto me ha hecho odiaros tanto que deseo fervientemente haber echado a los que no predestiné ni elegí en el pozo sin fondo para que hubieran sido hechos pedazos. Sin embargo, Yo tengo Mi plan, tengo Mis objetivos. Yo te perdonaré la vida por ahora y no te expulsaré hasta que termine tu servicio para Mí. No quiero ver a tales criaturas, ¡son una deshonra para Mi nombre! ¿Sabes esto? ¿Lo entiendes? ¡Inútiles desgraciados! ¡Entiende esto claramente! Cuando eres usado, Yo soy quien lo hace y cuando no eres usado también es a causa de Mí. Todo está orquestado por Mí y en Mis manos todo es obediente y está ordenado. Quienquiera que se atreva a moverse fuera de lugar será inmediatamente derribado por Mis manos. Yo digo a menudo “derribado”; ¿piensas que realmente hago eso con Mis propias manos? ¡No necesito hacerlo! Mis acciones no son tan torpes como la humanidad imagina. ¿Qué se quiere decir cuando se dice que todas las cosas son establecidas y completadas por Mi palabra? Todas las cosas se completan sin que Yo levante siquiera un dedo. ¿Entiendes el verdadero significado de Mi palabra?

Nunca salvaré a ninguno de aquellos que hacen servicio para Mí. No tienen parte en Mi reino. Esto es porque estas personas sólo se mantienen ocupadas con asuntos externos en vez de hacer Mi voluntad. Aunque las estoy usando ahora, en realidad son las personas que más odio, las personas que más detesto. Hoy, amo a cualquiera que pueda hacer Mi voluntad, a cualquiera que pueda mostrar consideración hacia Mis cargas y a cualquiera que pueda dar su todo por Mí con un corazón verdadero y con sinceridad y Yo constantemente los iluminaré, sin dejar que se alejen de Mí. A menudo digo: “A aquellos que sinceramente se entregan por Mí, seguramente te bendeciré grandemente”. ¿A qué se refiere “bendecir”? ¿Lo sabes? Con relación a la obra presente del Espíritu Santo, indica las cargas que te doy. Todos aquellos que son capaces de llevar una carga por la iglesia, que sinceramente se ofrecen por Mí, su carga y su corazón verdadero son una bendición de Mi parte. Además, Mis revelaciones a ellos también son una bendición de Mi parte. Esto es porque aquellos que ahora no tienen una carga no son predestinados ni elegidos por Mí; Mis maldiciones ya han descendido sobre ellos. Es decir, aquellos a quienes Yo he predestinado y elegido participan en los aspectos positivos de lo que he dicho, mientras que los que no, sólo lo hacen en los negativos. Cuanto más se hablan Mis palabras, más se entienden. Cuanto más se hablan Mis palabras, más claras se vuelven. Cada uno de los que son deshonestos y falsos a quienes Yo no he predestinado fue maldecido por Mí antes de la creación del mundo. ¿Por qué se dice que el año, el mes, el día, incluso la hora, el minuto y el segundo de vuestro nacimiento han sido adecuadamente planificados por Mí? Hace mucho tiempo que predeterminé quién conseguiría el estatus de hijo primogénito. Ellos son la niña de Mis ojos; hace mucho tiempo que los he considerado valiosos y que han tenido un lugar en Mi corazón. Cada palabra que Yo hablo tiene peso y contiene Mis ideas. ¡El hombre no cuenta! Excepto los pocos a quienes amo que tienen el estatus de hijos primogénitos, ¿cuántos pocos muestran consideración por Mi voluntad? ¿Qué valor tienen Mis hijos? ¿Qué valor tiene Mi pueblo? En el pasado, el término “Mis hijos” era un apelativo para Mis hijos primogénitos. Pero aquellos de Mis hijos y de Mi pueblo que no conocen la vergüenza pensaron que era un título honorífico dirigido a ellos. No desempeñes vergonzosamente la función de Mis hijos primogénitos, ¿lo mereces? Hoy, los únicos que han sido verificados son los que han sido colocados en posiciones importantes ante Mí. Ellos han obtenido el estatus de hijos primogénitos. Ya participan en Mi trono, Mi corona, Mi gloria y Mi reino. Todo ha sido meticulosamente dispuesto por Mí. Todos los que reciben el estatus de hijos primogénitos hoy, han experimentado gran dolor, persecución y adversidad, tal como aquello a lo que se enfrentaron en su familia desde el nacimiento, en sus propios planes, trabajo, matrimonio, etc. Estos hijos primogénitos no han obtenido este estatus sin pagar ningún precio. Ellos ya han experimentado todos los aspectos de la vida: los buenos, los malos y los que están entre ambos. Todos los que fueron tenidos anteriormente en alta estima por las personas del mundo y que viven cómodamente en sus casas, no tienen ninguna participanción en los hijos primogénitos. No merecen ser los hijos primogénitos; ellos avergüenzan Mi nombre, no los quiero en absoluto. En cuanto a Mis hijos y Mi pueblo a quienes Yo he escogido, ellos también tienen una buena reputación en el mundo, pero no llegan ni de cerca a ser como Mis hijos primogénitos. Yo estoy usando ahora a algunas personas, pero entre ellas muchas ni siquiera cumplen los requisitos para ser Mi pueblo, son los objetos de la perdición eterna; son usadas para rendirme servicio por un tiempo, no a largo plazo. Las aptas para un uso a largo plazo ya han sido determinadas en Mi corazón. Es decir, las que Yo coloco en una posición importante son aquellas a quienes amo y hace mucho tiempo que empecé a usarlas. Es decir, su función ya ha sido establecida. En cuanto a quienes Yo detesto, en la etapa actual están siendo usadas meramente de forma temporal. Cuando lleguen los extranjeros, los hijos primogénitos os serán claramente revelados entonces.

Hoy os estoy demandando que crezcáis rápidamente y mostréis consideración con Mi carga; esta carga no es demasiada y sólo haré que hagáis lo que está dentro de vuestras capacidades. Conozco vuestra estatura, sé qué funciones podéis llevar a cabo. Yo conozco todo esto y entiendo estas cosas. Sólo deseo que Mis hijos os neguéis voluntariamente a vosotros mismos, logrando verdaderamente amar lo que Yo amo, odiar lo que Yo odio, hacer lo que Yo hago y decir lo que Yo digo. No seáis controlados por el espacio, la geografía, el tiempo ni por ninguna persona. Yo deseo que vuestro espíritu sea libre en todas partes y que cada uno de vosotros sea capaz de mantenerse firme en la posición de hijos primogénitos. ¿Quién me ofrece hoy todo su ser? ¿Quién se gasta lealmente por Mí? ¿Quién está levantado día y noche por Mí? ¿Quién se ocupa de los asuntos de Mi casa por Mí? ¿Quién alivia la carga de Mis hombros por Mí? ¿Acaso no son Mis hijos? Todo lo que Yo hago es para perfeccionar a Mis hijos y en servicio a ellos, ¿entiendes? Todo es por Mis hijos primogénitos y Yo no cometo equivocaciones. No pienses que juzgo equivocadamente a las personas. No pienses que te menosprecio. No pienses que infrautilizo un gran talento. No pienses que estoy equivocado al no predestinarte. ¡Más bien, no lo mereces! ¿Sabes? Ahora os confirmaré algunas cosas: quienquiera que despierte frecuentemente Mi ira, quienquiera que sea frecuentemente el objetivo de Mi crítica o trato, es sin duda el objetivo de Mi odio. Ellos morirán sin duda, eso es inamovible. Yo he dicho que no trataré más a Mis hijos primogénitos porque estas personas ya han experimentado Mis pruebas severas y han obtenido Mi aprobación. Todo aquel a quien Yo mire con una expresión adusta se enfrentará al peligro, ¿no tienes miedo? Muchos morirán tan pronto como Mis palabras salgan de Mi boca. Sin embargo, algunos siguen manteniendo su carne, es sólo que su espíritu está muerto. El indicador más claro es que no tienen la obra del Espíritu Santo ni nada que los contenga. (Ya han sido corrompidos por Satanás hasta cierto punto). Cuando su carne se extinga, esto ocurre con Mi adecuada planificación y en un momento que Yo he especificado. Su muerte espiritual no puede hacer un gran servicio por Mí; Yo haré uso de su carne para mostrar la maravilla de Mis hechos. A partir de esto las personas quedarán convencidas, alabarán sin cesar, no habrá nadie que no me reverencie ni nadie que no me tema. Yo no trato ningún detalle a la ligera; todos viven o mueren por Mi causa y nadie puede marcharse hasta que haya desempeñado su servicio para Mí. Ni siquiera Satanás puede retirarse al pozo sin fondo hasta que haya desempeñado su servicio para Mí. Cada paso que doy es firme, seguro y sobre una base sólida. Ningún paso que doy es superficial, ni en lo más mínimo.

¿Quién se atrevería a compararse conmigo? ¿Quién se atrevería a oponerse a Mí? ¡Te derribaré inmediatamente! No dejaré rastro alguno y tu carne será destruida; esto es incuestionable. Yo lo pondré en acción tan pronto como lo diga y no habrá vuelta atrás. El mundo se desmorona día a día. La humanidad perece día a día. Mi reino toma forma día a día. Mis hijos primogénitos están creciendo día a día. Mi furia crece por días, Mis castigos se están volviendo más severos por días y Mi palabra se está volviendo más dura por días. Vosotros seguís esperando que Mi lenguaje sobre vosotros se suavice, que Mi tono se relaje, ¡pensadlo de nuevo! Eso depende de a quién esté Yo tratando. Con aquellos a quienes amo, Mi tono es amable, siempre consolador. Con vosotros, sólo puedo ser duro y crítico, añadiendo sobre esto castigo y furia. Sin darnos cuenta de ello, la situación en cada país del mundo es cada vez más tensa, desmoronándose día a día y cayendo día a día en el caos. Todos los dirigentes de cada país tienen la esperanza de obtener poder al final. No lo esperan, pero Mi castigo ya está sobre ellos. Ellos buscan apoderarse de Mi poder, ¡pero sólo están soñando! Incluso el líder de las Naciones Unidas también debe suplicar Mi perdón. Los hechos malvados que él ha cometido son numerosos. Ahora ha llegado el tiempo del castigo. No lo perdono fácilmente. Todos los que están en el poder deben quitarse su corona. Sólo Yo merezco gobernar sobre todas las cosas. Todo depende de Mí. Todo depende de Mí, por no mencionar a unos pocos extranjeros. Yo derribaré inmediatamente a quienes me escudriñan porque Mi obra ya ha llegado hasta este punto. Cada día hay nueva revelación, cada día hay nueva luz. Todo se está volviendo cada vez más completo. El último día de Satanás se está acercando cada vez más y se está viendo más claro que nunca.

Anterior:Capítulo 81

Siguiente:Capítulo 83

Contenido relacionado

  • Capítulo 18

    Bajo la luz del relámpago, cada animal es revelado en su verdadera forma. Así también, iluminados por Mi luz, los seres humanos han recuperado la sant…

  • La obra en la Era de la Ley

    La obra que hizo Jehová en los israelitas estableció en la humanidad el lugar de origen terrenal de Dios, así como el lugar sagrado de Su presencia. L…

  • El suspiro del Todopoderoso

    Hay un enorme secreto en tu corazón. Jamás te haces consciente de él porque has estado viviendo en un mundo donde no brilla la luz. El maligno se ha l…

  • Capítulo 23

    Mientras Mi voz retumba, mientras brota fuego de Mis ojos, vigilo toda la tierra y observo el universo entero. Toda la humanidad está orando a Mí, alz…