Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

569 Tenéis demasiados elementos de incredulidad en relación con Cristo

1 En la actualidad, todavía hay mucha incredulidad dentro de vosotros. Intentad mirar diligentemente dentro de vosotros y con seguridad encontraréis respuestas. Cuando encuentres la respuesta verdadera, entonces admitirás que no eres un creyente de Dios, sino más bien uno que lo engaña, blasfema contra Él y lo traiciona, y uno que le es desleal. Entonces te darás cuenta de que Cristo no es hombre sino Dios. Cuando ese día llegue, entonces venerarás, temerás, y en verdad amarás a Cristo.

2 En la actualidad, vuestra fe es sólo el treinta por ciento de vuestro corazón, mientras que el setenta por ciento está poseído por la duda. Cualquier obra hecha y cualquier frase dicha por Cristo pueden hacer que forméis nociones y opiniones sobre Él. Estas nociones y estas opiniones proceden de vuestra completa incredulidad en Él. Admiráis y teméis sólo al Dios invisible en el cielo y no tenéis consideración por el Cristo vivo en la tierra. ¿No es esto acaso también vuestra incredulidad? Anheláis sólo al Dios que realizó obras en el pasado, pero no os enfrentáis al Cristo de hoy. Estas son siempre las mezclas de la “fe” en vuestros corazones que no cree en el Cristo de hoy.

3 No os subestimo, ya que hay demasiada incredulidad dentro de vosotros, demasiado de vosotros que es impuro y que debe ser analizado minuciosamente. Estas impurezas son una señal de que no tenéis fe en absoluto; son un signo de vuestra renuncia a Cristo y os marcan como traidores a Cristo. Son un velo que cubre vuestro conocimiento de Cristo, una barrera para que seáis adquiridos por Cristo, un obstáculo que os impide ser compatibles con Cristo, y una evidencia de que Cristo no os aprueba. ¡Ahora es el momento de examinar todas las partes de vuestra vida!¡Hacerlo os beneficiará en todos los sentidos imaginables!

Adaptado de ‘¿Eres un verdadero creyente en Dios?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:¿Qué tan exacta es vuestra fe?

Siguiente:El hombre no tiene fe real en Cristo