311 El hombre no tiene fe real en Cristo

Lo que tú admiras no es la humildad de Cristo,

sino a los falsos pastores de la fama.

Tú no quieres la hermosura o sabiduría de Cristo,

sino a esos lascivos en la ciénaga con el vil mundo.

Incluso ahora tu corazón se dirige a ellos,

a su lugar en los corazones de todos los Satanases,

su influencia y autoridad.

Resistes y rechazas la obra de Cristo.

Dios dice que te falta fe para aceptar a Cristo.

Te ríes del dolor de Cristo, que no tiene donde descansar,

y admiras a cadáveres que roban ofrendas y viven en el vicio.

No estás dispuesto a sufrir con Cristo,

pero irás con gusto a los brazos de

esos anticristos, los temerarios,

aunque lo único que te dan es carne, títulos y control.

Incluso ahora tu corazón se dirige a ellos,

a su lugar en los corazones de todos los Satanases,

su influencia y autoridad.

Resistes y rechazas la obra de Cristo.

Dios dice que te falta fe para aceptar a Cristo.

Lo has seguido porque te forzaban.

Tu corazón, lleno de imágenes altivas

sus palabras y manos, influyentes.

Están en tu corazón, héroes supremos para siempre.

Pero no es así para el Cristo de hoy.

Incluso ahora tu corazón se dirige a ellos,

a su lugar en los corazones de todos los Satanases,

su influencia y autoridad.

Resistes y rechazas la obra de Cristo.

Dios dice que te falta fe para aceptar a Cristo.

Siempre insignificante es Cristo en tu corazón,

siempre indigno de tu reverencia,

ya que Él es ordinario, tiene muy poca influencia,

y está lejos de ser elevado.

Por eso, Dios dice que te falta fe para aceptar a Cristo.

Adaptado de La Palabra, Vol. I. La aparición y obra de Dios. ¿Eres un verdadero creyente en Dios?

Anterior: 310 Tenéis demasiados elementos de incredulidad en relación con Cristo

Siguiente: 312 Dios sólo elogia a quienes sirven a Cristo con firmeza

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 3

Hoy ya no es la Era de la Gracia, ni la era de misericordia, sino la Era del Reino en la que el pueblo de Dios se revela, la era en la que...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp