App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

449 Dios eliminará a aquellos que rechacen el juicio de los últimos días

1 Tal vez hayas abierto este libro con el propósito de investigar, o con la intención de aceptar; cualquiera que sea tu actitud, espero que lo leas hasta el final, y que no lo dejes de lado fácilmente. Después de leer estas palabras, es posible que tu actitud cambie, pero eso depende de cuán motivado estés y con cuánta presteza te tomes las cosas en serio. Sin embargo, deberías saber una cosa: la palabra de Dios no puede hablarse como la del hombre, y menos aún que la de este se pronuncie como la de Dios. Un hombre usado por Dios no es el Dios encarnado, y el Dios encarnado no es un hombre usado por Dios; en esto, hay una diferencia esencial.

2 Después de leer estas palabras quizás no aceptes que sean las palabras de Dios, y sólo las aceptes como las palabras de un hombre que ha sido iluminado. En ese caso, eres demasiado ignorante. ¿Cómo pueden ser las palabras de Dios lo mismo que las de un hombre que ha sido iluminado? Las palabras del Dios encarnado inician una nueva era, guían a toda la humanidad, revelan misterios y le muestran al ser humano la dirección de avance en una nueva era. La iluminación obtenida por el hombre no es sino simple práctica o conocimiento. No puede guiar a toda la humanidad a una nueva era ni revelar el misterio de Dios mismo.

3 Después de todo, Dios es Dios, y el hombre es hombre. Dios tiene la esencia de Dios, y el hombre la del hombre. Si este considera las palabras habladas por Dios como una simple iluminación del Espíritu Santo, y las de los apóstoles y profetas como palabras habladas personalmente por Dios, está equivocado. Pese a quien pese, nunca deberías considerar erróneo lo correcto ni hablar de lo elevado como bajo, ni de lo profundo como superficial. Pese a quien pese, nunca deberías refutar deliberadamente aquello que sabes que es la verdad. Todo el que cree que existe Dios debería considerar este problema desde el punto de vista correcto, y aceptar Su nueva obra y Sus nuevas palabras como una criatura de Dios; de lo contrario, será eliminado por Él.

Adaptado de ‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Las consecuencias de rechazar a Cristo de los últimos días

Siguiente:Rechazar a Cristo de los últimos días es blasfemar contra el Espíritu Santo