Pregunta 1: Solamente lleva algo más de una década creyendo en Dios. Todavía es novata. Yo ya he vivido más de media vida y estudié las religiones durante décadas. Con responsabilidad puedo decirle que no hay ningún Dios en este mundo ni ha habido nunca un Salvador. Todo eso de creer en Dios es demasiado confuso, muy poco práctico. Ambos somos personas instruidas y debemos examinar los asuntos en función de los hechos y la ciencia. Debemos creer en teorías científicas como el materialismo y el darwinismo, ¿Por qué hay que creer en Dios? Los comunistas sólo creemos en el ateísmo y la teoría de la evolución. Debe saber que la evolución de Darwin es una de las teorías más importantes para la humanidad de toda la historia de la ciencia. Según dicha teoría, podemos estar seguros de que todo fue creado por obra de la naturaleza. El hombre es resultado accidental del proceso biológico de evolución de la naturaleza. El hombre evolucionó a partir del simio. Esto tiene una base teórica suficiente. Demuestra que el hombre no fue creado por Dios. Las palabras de la Biblia son mitos y leyendas que no se pueden tomar en serio. Le aconsejo que se informe más sobre el materialismo y el darwinismo. Son unas teorías muy prácticas que pueden resolver dudas. Creo que, cuando lo vea claro, entenderá las creencias religiosas de forma correcta y dejará su fe ilusoria. Sólo tendrá futuro si obedece al Partido Comunista de China.

Respuesta: El Partido Comunista de China es un partido ateo que, naturalmente, cree en el materialismo y el darwinismo. ¿Y con qué resultado? La mayoría de la gente ha renegado del materialismo y el darwinismo y los ha rechazado. Cada vez más gente acepta a Dios y vuelve a Él. Cada vez más gente cree que la palabra de Dios es la verdad. El mundo ya ha llegado al final de los últimos días. La obra de Dios ha llegado a su última etapa. Dios mostrará todas Sus obras, para que, en los últimos días, la gente vea que Él creó todas las cosas del cielo y la tierra y que lo gobierna todo. Como dice Dios Todopoderoso: “En la vastedad del cosmos y del firmamento, innumerables criaturas viven y se reproducen, siguen la ley cíclica de la vida y se ciñen a una regla constante. Los que mueren se llevan consigo las historias de los vivos, y los que están vivos repiten la misma trágica historia de los que han perecido. Y así, la humanidad no puede evitar preguntarse: ¿por qué vivimos? ¿Y por qué tenemos que morir? ¿Quién está al mando de este mundo? ¿Y quién creó a esta humanidad? ¿Fue la humanidad realmente creada por la Madre Naturaleza? ¿De verdad controla la humanidad su propio destino?… Estas son las preguntas que la humanidad se ha hecho incesantemente durante miles de años. Por desgracia, cuanto más se ha obsesionado el hombre con ellas, más ha desarrollado una sed por la ciencia. Esta ofrece una breve satisfacción y un disfrute temporal de la carne, pero está lejos de ser suficiente para liberar al hombre de la soledad, del aislamiento, del terror que no puede ocultarse y de la impotencia que existe en lo profundo de su alma. La humanidad simplemente utiliza el conocimiento científico que puede ver con sus propios ojos y que puede comprender con el cerebro para anestesiar su corazón. No obstante, ese conocimiento científico no es suficiente para impedir que la humanidad deje de explorar los misterios. La humanidad simplemente no sabe quién es el Soberano del universo y de todas las cosas y, mucho menos, conoce el principio y el futuro de la humanidad. Simplemente vive, por fuerza, en medio de esta ley. Nadie puede escapar a ella y nadie puede cambiarla, porque entre todas las cosas y en los cielos solo hay Uno de eternidad a eternidad que tiene la soberanía sobre todas las cosas. Él es Aquel al que el hombre nunca ha visto, a quien la humanidad nunca ha conocido, en cuya existencia la humanidad nunca ha creído y, sin embargo, es Aquel que insufló el aliento en los ancestros de la humanidad y le dio vida a esta. Él es Aquel que provee y alimenta a la humanidad y le permite existir, y Él es Aquel que la ha guiado hasta el día de hoy. Además, Él y solo Él es de quien depende la humanidad para su supervivencia. Tiene la soberanía sobre todas las cosas y rige sobre todos los seres vivos en el universo. Él tiene el mando sobre las cuatro estaciones, y es Él quien convoca al viento, a la escarcha, a la nieve y a la lluvia. Él trae la luz del sol a la humanidad y abre paso a la noche. Él fue quien ordenó los cielos y la tierra, y le brindó al hombre las montañas, los lagos y los ríos, así como todas las cosas vivientes que hay en ellos. Sus actos son omnipresentes, Su poder es omnipresente, Su sabiduría es omnipresente y Su autoridad es omnipresente. Cada una de estas leyes y normas es la personificación de Sus actos, y cada una de ellas revela Su sabiduría y Su autoridad. ¿Quién puede eximirse de Su soberanía? ¿Y quién puede liberarse de Sus designios? Todas las cosas existen bajo Su mirada; es más, todas viven bajo Su soberanía. Sus actos y Su poder no le dejan a la humanidad otra opción más que reconocer el hecho de que Él existe realmente y tiene soberanía sobre todas las cosas” (‘El hombre sólo puede salvarse en medio de la gestión de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Desde la creación del mundo, Dios ha llevado a cabo tres etapas de Su obra. En cada una de ellas, Dios ha expresado muchas verdades. Toda la Biblia es la historia de la obra de Dios en la Era de la Ley y la Era de la Gracia. Luego ha venido Dios Todopoderoso y ha realizado la obra del juicio en los últimos días, expresando todas las verdades para purificar y salvar a la humanidad, la mayoría de ellas recogidas en el libro “La Palabra manifestada en carne”. Aunque no veamos el cuerpo espiritual de Dios, podemos ver todas las palabras que expresa en cada una de las eras cuando Él se aparece para obrar. Se cumplen las palabras de la Biblia: “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1). Dios lleva hablando y obrando para salvar a la humanidad desde que Satanás la corrompió. En la Era de la Ley, Dios obró en Israel y promulgó la ley y los mandamientos para guiar la vida de la humanidad en la tierra. En la Era de la Gracia, Dios se encarnó en el Señor Jesús y realizó Su obra de redención en Judea. En los últimos días, Dios Todopoderoso se aparece encarnado y realiza Su obra en China. La palabra de Dios recogida en la Biblia y la que Él expresa en “La Palabra manifestada en carne” en los últimos días son la evidencia de que Dios habla y obra en el mundo para guiar y salvar al hombre. Si no fuera por el Espíritu de Dios, ¿quién podría decir unas palabras con tanto poder y tanta autoridad? El hombre no ve el Espíritu de Dios, pero puede oír la palabra que expresa el Espíritu de Dios. Esto basta para demostrar que el Espíritu de Dios habla y obra para guiar y salvar a la humanidad. El hombre sólo puede creer en Dios según la palabra de Dios. Cuando ora a Dios de corazón puede percibir la obra del Espíritu Santo y la existencia de Dios. Ustedes no creen en Dios, no leen la Biblia ni la palabra de Dios ni le oran, así que no perciben Su existencia. En los últimos días, Dios se ha encarnado en el Hijo del Hombrepara hablar y obrar entre la gente. Todas las palabras expresadas por Dios Todopoderoso son la verdad, tienen autoridad y poder y nadie más puede declararlas. Esto demuestra que es el Espíritu de Dios el que habla y se materializa en la carne para aparecerse y realizar Su obra. Tras leer “La Palabra manifestada en carne”, expresada por Dios Todopoderoso, percibí claramente que esas palabras provenían de Dios, que era Dios el que hablaba a la humanidad. Por eso acepté a Dios Todopoderoso. Tras experimentar la obra de Dios durante más de una década, he percibido la autoridad y el poder de la palabra de Dios y experimentado el esclarecimiento del Espíritu Santo. He visto las maravillas de Dios. ¡Mi corazón siente de verdad la autoridad, el poder, la omnipotencia y el dominio de Dios! Puede decirse que todos aquellos que tienen corazón y alma ven la verdadera existencia de Dios y Su dominio sobre todas las cosas en todo lo que Él ha creado y en todas las verdades que ha expresado. El Señor Jesús dijo: “El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán” (Mateo24:35). Dios Todopoderoso dice: “El cielo y la tierra pueden pasar, pero ni una letra ni una tilde de lo que digo nunca pasará” (‘Capítulo 53’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”). A partir del hecho de que se están cumpliendo y alcanzando todas las profecías y palabras de Dios, vemos quesólo la palabra de Dios es la verdad. El conjunto de la humanidad debe ver la omnipotencia y el dominio de Dios.

Extracto del guion de la película de “La Disputa”

Anterior: Pregunta 1: La Biblia es un testimonio de la obra de Dios y ha sido de inestimable provecho para la humanidad. Leyendo la Biblia llegamos a entender que Dios es el Creador de todas las cosas, y acabamos percibiendo Sus admirables y poderosas obras y Su omnipotencia. Dado que la Biblia es un registro de la palabra de Dios y del testimonio del hombre acerca de Dios, ¿por qué no se puede recibir la vida eterna leyendo la Biblia? ¿No hay ningún camino de vida eterna en la Biblia?

Siguiente: Pregunta 2: Yo no he visto a Dios ni cómo obra ni cómo domina el mundo. Me cuesta reconocer y aceptar a Dios. Por mis muchos años de estudio de las creencias religiosas, creo que estas son un mero sustento espiritual y una manera de llenar el vacío espiritual de la humanidad. ¿No han acabado muriendo todos aquellos que han creído en Dios? Nadie ha visto quién ha ido al cielo ni al infierno. Considero que todas las creencias religiosas son muy confusas y poco realistas. Con el desarrollo científico y el progreso humano, es probable que se abandonen y eliminen las creencias religiosas. Seguimos necesitando creer en la ciencia. Sólo la ciencia es la verdad y la realidad, eso es innegable. Aunque la ciencia no haya negado a Dios, tampoco ha atestiguado Su existencia. Si la ciencia puede realmente determinar que Dios existe y atestiguar que lo domina todo, también nosotros creeremos en Él. Los comunistas sólo creemos en la ciencia. Las sociedades humanas seguirán progresando solamente si creen en la ciencia y la potencian. La ciencia puede resolver muchos problemas reales de las sociedades humanas. ¿Qué puede aportar la fe en Dios a la gente? Aparte de un consuelo espiritual temporal, ¿qué más le aporta? No resuelve ningún problema práctico. Por tanto, creer en la ciencia es más realista que creer en Dios, mucho más realista. Hemos de creer en la ciencia.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

3. La relación entre cada una de las tres etapas de la obra de Dios

Desde la obra de Jehová a la de Jesús, y desde la de Jesús a la de la era actual, las tres eras cubren la totalidad de la amplitud de la gestión de Dios, y todas ellas son la obra de un mismo Espíritu. Desde que creó el mundo, Dios siempre ha estado gestionado a la humanidad. Él es el principio y el fin, el primero y el último, y aquel que inicia una era y quien lleva la era a su fin.

8. Cómo Dios pone fin a la era oscura del campo de acción de Satanás en los últimos días

El hombre reconoce que el Dios al que buscó en tiempos pasados es ambiguo y sobrenatural. Lo que puede lograr este efecto no es la guía directa del Espíritu, mucho menos las enseñanzas de un cierto individuo, sino el Dios encarnado. Las concepciones del hombre se ponen al descubierto cuando el Dios encarnado hace de manera oficial Su obra, porque la normalidad y la realidad del Dios encarnado es la antítesis del Dios ambiguo y sobrenatural que hay en la imaginación del hombre.

5. El valor inherente de la Biblia y cómo se aborda y utiliza la Biblia de una forma que se conforme a la voluntad de Dios

La explicación de Dios sobre la esencia, la construcción y los defectos de la Biblia, bajo ningún concepto está negando la existencia de la misma, ni tampoco está condenándola. Más bien, su objetivo es brindar una explicación razonable y apropiada, restaurar la imagen original de la Biblia y corregir los malentendidos que la gente tiene sobre la Biblia, para que todas las personas tengan una visión correcta de ella, dejen de adorarla y dejen de estar perdidas por más tiempo.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro