App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Sermones y Enseñanzas sobre la Entrada a la Vida

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

130-B6 Más bienaventurados son los que aceptan y obedecen la palabra de Dios

Velocidad

130-B6 Más bienaventurados son los que aceptan y obedecen la palabra de Dios

En los últimos días, Dios se encarna como hombre. Dios se convierte en carne solo dos veces desde la creación de la humanidad hasta el final de la civilización humana: la primera fue el Señor Jesús que vino a hacer la obra de redención; la última es cuando Dios personalmente viene a juzgar, purificar y perfeccionar al hombre en los últimos días. ¡Esta es una oportunidad excepcional! Algunos dirán con respecto a Dios haciéndose humano: "Dios se vuelve humano para hablar la palabra de Dios, con tanta verdad, mira, ¡nadie más podría hablar estas palabras!" Si se juntara a todos los teólogos y todos los pastores del mundo religioso, ¿podrían hablar estas palabras? Ni siquiera si se cansaran hasta la muerte por intentarlo. Únicamente el Dios encarnado puede decir estas palabras, ¿no es esto un hecho? La encarnación de Dios como ser humano es ya un hecho, es más real que los demonios que han corrompido a los hombres y los han convertido en demonios. Así que os pregunto, ¿no son Satanás los reyes de los demonios los que resisten a Dios? Todos ellos son Satanás. Su carne puede ser de hombre, pero sus espíritus son de Satanás. Decir que ellos son Satanás se refiere a sus espíritus, sus espíritus son de Satanás. ¿Cómo les llamamos cuando los espíritus de Satanás se ponen vestimenta de carne? ¿Cuál es el dicho mundano para ello? “El demonio renacido, la encarnación de Satanás”. ¿No es así? ¿Qué es exactamente un demonio? Algunos de los incrédulos lo comprenden. Se me hizo esta pregunta cuando empecé a creer en el Señor. Contesté “Un demonio es un espíritu maligno”. “Falso”. “¿Por qué estoy equivocado?” “Las personas son demonios”. Yo dije: “Correcto, estoy de acuerdo, las personas son demonios”. ¿Cómo se convierten las personas en demonios? “Las personas son escorias que no hacen nada productivo y resisten y niegan a Dios, no son dignos del nombre de humanos. El hombre es con lo que Satanás se reviste, así que los hombres viven al estilo de los demonios, para nada el estilo de los hombres. Decidme, ¿no vive la gente como demonios? En el pasado hemos tradicionalmente dicho que los demonios son espíritus malignos, pero ahora les digo que los demonios están revestidos de carne humana, las personas son demonios, los demonios son personas. Estamos totalmente en lo correcto cuando decimos que las personas son vivos demonios. ¡Es una expresión muy realista! ¿Lo que estoy diciendo es demasiado fuerte? Lo que estoy diciendo es la verdad, pero solo podemos decirlo y usarlo entre nosotros. Habrá problemas si nos acercamos a un incrédulo y le decimos: “¡Eres un demonio!” Habrá problemas si alguna le dice a su marido incrédulo: “¡Eres un demonio!” Grandes problemas. ¡Debemos tener sabiduría en esto! Dios requiere que seamos personas honestas, pero también requiere que actuemos con sabiduría. ¡Hay algunas cosas que solo se pueden sentir y no se deben hablar! ¿No es así? Decir cosas descuidadamente y sin sabiduría provoca problemas sin fin, porque otros te juzgarán y te demandarán. Entonces estarás en problemas.

Hoy día la palabra de Dios ha sido difundida y se ha dado testimonio, y muchos de vosotros sois los primeros de vuestros países y regiones en aceptar a Dios Todopoderoso. Vosotros sois verdaderamente bendecidos. Por eso, ¡os felicito a todos! Algunos preguntarán: “¿Por qué nos felicitas?” Respondo que mis palabras no son una formalidad mundana, porque mis felicitaciones tienen significado práctico. En primer lugar, has aceptado la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días porque ves que el Señor Jesús ha regresado, que ha venido encarnado como el Hijo del Hombre y empezó a expresar la verdad y hacer Su obra de juicio en los últimos días, así lo has aceptado. Esto significa que has sido arrebatado, has sido arrebatado delante de Dios, has sido levantado en el aire para encontrarte con el Señor. ¿Qué significa este “aire”? Difundir el evangelio y hablar en línea, ¿no está eso “en el aire”? ¿No están “en el aire” las palabras que yo os estoy hablando hoy? La gente pregunta: “¿Dónde está el aire?” “El aire” es un pronombre, y representa la cuestión de si estamos en el cielo o en la tierra. Más literalmente hablando, estamos en la tierra, pero disfrutamos de una vida con Dios, y comemos y bebemos la palabra de Dios, que es el agua del río de la vida que fluye desde el trono, por lo que vivimos como si estuviéramos en el cielo. Esto tiene un significado real porque, ¿dónde estamos? ¿Estamos en el cielo, o en la tierra? Es difícil decir, así que usamos “en el aire” para describirlo. Así que este es uno de los significados, os estoy felicitando por ser arrebatados ante el trono de Dios para festejar con el Cordero, que es festejar con Dios. Segundo, vosotros habéis ganado la oportunidad de ser perfeccionados por Dios en los últimos días y si vosotros sois purificados y perfeccionados por medio del juicio y del castigo ante el trono de Cristo, vosotros estaréis calificados para ganar la aprobación de Dios. ¡La bendición es tan grande! Hemos alcanzado lo que los santos a lo largo de la historia habían deseado y no pudieron encontrar, ¿no somos afortunados? En tercer lugar, estamos sufriendo el castigo y el juicio de Dios, y aunque sufrimos en nuestro corazón y puede ser embarazoso en el inicio, alcanzaremos algo, seremos purificados, comprenderemos la verdad y conoceremos a Dios. A pesar de que cuando nosotros somos disciplinados, abandonamos toda dignidad y amor propio, nos arrodillamos, nos inclinamos y sollozamos, admitimos nuestros pecados y nos arrepentimos, pero después de un periodo de tal tormento, empezamos a cambiar, nos volvemos más razonables, nuestra conciencia despierta, obtiene iluminación en nuestro espíritu, vemos a Dios, nos fijamos en este camino y nuestro camino se vuelve más y más brillante, hasta que finalmente somos perfeccionados y nos volvemos vencedores. ¿Qué significa ser vencedores? Significa no sufrir el gran desastre, y cuando llegue el gran desastre: “Mil caerán a tu lado y diez mil a tu derecha; pero no se acercará a ti” (Salmos 91:7). ¿No somos afortunados? Los incrédulos y aquellos del mundo religioso caerán en el desastre, y mientras podamos parecer estar en medio de desastres nosotros mismos, pero Dios está con nosotros, el desastre no caerá sobre nosotros. Si realmente ganas la verdad, no probarás el sabor de la muerte. Estas palabras son verdaderas. La promesa de Dios en los últimos días, las más grandes bendiciones, vendrán sobre nosotros. ¿Comprendes? Por esta razón os felicito. Este es el significado de mis felicitaciones. ¿Comprendes? Puedes pensar que son palabras vacías, ¡pero contienen nuestra más grande bendición!

Hay algunos nuevos creyentes que tienen algunas nociones sobre la palabra de Dios y no pueden aceptar parte de ella. Sienten que Dios habla demasiado fuerte en algunas cosas, o sienten que las palabras de Dios no están completamente de acuerdo con los hechos, o incluso que Dios dice cosas burlándose. Es normal tener esos sentimientos, porque no aceptamos todo cuando creímos al inicio, pero estas son absolutamente las palabras de Dios, así que no sospechamos nada. Lo que vayas a hacer, no preguntes: “¿Son estas realmente las palabras de Dios?” No dudes. Estas son, sin duda alguna, las palabras de Dios, ¿entiendes? Pero llegará un día en tu experiencia cuando digas: “Dios no estaba burlándose de nosotros después de todo, las palabras de Dios tienen un significado real. Son verdaderas y objetivas, ¡no son tendenciosas! Son correctas, ¡son completamente exactas!”. Sin la experiencia adecuada, no podrás decir esas palabras. Por eso, después de experimentar varios años de fe, nos sentimos humillados. ¿Qué pasó con todas las nociones que hemos tenido sobre esta o aquella porción de la palabra de Dios? Al final, oramos a Dios para reconocer nuestro pecado y nos golpeamos en la boca: “Juzgué a Dios y a Su palabra. No tengo ningún sentido. ¡Soy inhumano!” Entenderéis después de algunos años de experiencia. Así que no importa en cuáles partes de la palabra de Dios tengáis dudas u os falte entendimiento hoy, recordad, esta es la palabra de Dios y después de contar con la suficiente experiencia, la entenderéis, así que manteneos alejados del juicio y de nociones sobre ella. Decíos vosotros mismos: “No importa si la entiendo, si me gusta, o si la acepto, es palabra de Dios. Así es, esta es la palabra de Dios”. Es la forma correcta de aceptarla. Después de alguna experiencia, en tres años, sentiréis: “Ahora, leer la palabra de Dios es diferente. Las palabras de Dios son prácticas, verdaderas, exactas y apropiadas. ¡Esto es verdaderamente la palabra de Dios! Soy afortunado de no haber juzgado al inicio”. Todas las nociones que se tienen al empezar a creer hacen que sea impracticable la palabra de Dios, pero después de tres o cinco años, todo es posible, y ya no plantea ningún problema. ¡Esto es verdaderamente la palabra de Dios! Es el viaje que todos experimentamos. Algunos dicen: “No siento que estas sean las palabras de Dios, estas palabras no pueden proceder de Dios, ¿es esto algo confuso escrito por el hombre?” No importa lo que digas acerca de Dios, o lo que puedan ser tus nociones acerca de Dios, Sus palabras o Su obra, no juegues con Dios. “Dios, tengo muchas ideas sobre ciertas palabras tuyas, estas palabras no pueden provenir de Ti. Dios, sin duda no es adecuado que Tú hagas esto, sin duda proviene del hombre”. No juegues, porque si lo haces, está garantizado para el perder por completo, no hay duda de ello. Quien apuesta con Dios pierde, y después serás humillado y te arrepentirás por toda la eternidad.

Os digo, creer en Dios Todopoderoso es diferente a creer en Jesús. Los creyentes en Dios Todopoderoso se esfuerzan por comer y beber la palabra de Dios y hablan diariamente de la verdad, hablan de cómo realizar sus deberes y practicar las palabras de Dios cada día, y pasan cada día en presencia de la verdad y de la palabra de Dios. Quienes creen en el Señor leen y comentan la Biblia todos los días y luego van a trabajar para el Señor. Pero incluso después de décadas de fe en el Señor, ¿qué obtienen? ¿Qué cosechan después de décadas de fe en el Señor? Entienden algunas de las cartas y doctrinas bíblicas, pero no cuentan con una verdadera comprensión del Señor, solo teorías, charla vacía e hipótesis inútiles. Creer en el Señor toda la vida no te hará ganar un corazón que tema a Dios. Creer en el Señor toda la vida no te hará ganar una comprensión del Señor. Creer en el Señor toda la vida puede cambiar tu comportamiento, pero no cambiará tu carácter de vida. Creer en el Señor toda la vida solo te hará ganar una vida de conocimiento bíblico, y al ganarla te volverás más arrogante y engreído, ¡hasta ya no escuchar a nadie! Esto es lo que cosecharás de creer en el Señor. ¿No es verdad lo que digo? ¿En cuál iglesia los pastores, ancianos, estudiantes del seminario y los creyentes no discuten sobre la Biblia, sin dar lugar uno a otro y cada uno compitiendo por posiciones? Dales una sola línea en la Biblia, y cada uno tiene su propia opinión inquebrantable, así que quienes creen en el Señor no se rigen por el Espíritu Santo, y aún menos son gobernados por Cristo, porque su fe se detiene en las palabras “Señor Jesús” y solo el Nombre “Señor Jesús”, pero el Señor Jesús no está entre ellos, por lo que nunca pueden ganar la vida, no importa cuántos años crean en el Señor. Cualquiera que ha creído por años en el Señor, Si tú has creído por años en el Señor . ¿Tienes algún conocimiento real? ¿Puedes expresar cualquier comprensión real de Dios? ¿Podrías hablar acerca de tu comprensión de Dios ante los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso? Pide a los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso que escuchen lo que tienes que decir y que evalúen si hay algo de verdad en ello, porque tienen el discernimiento para saber. En el momento que escuchen tu doctrina y palabras, ellos sabrán que tus palabras no contienen ninguna verdad práctica y la descalificarán. Las cosas son diferentes después de creer en Dios Todopoderoso. Después de un año de experiencia, comenzarás a sentir un cambio: “Bondad, todo en la religión es solo letras y doctrinas, en este año me he dado cuenta de que había muchos lugares donde mis nociones y mi imaginación no eran compatibles con la realidad de la verdad, en este año he visto cuán arrogante y pretencioso soy por dentro, me he puesto en un pedestal bastante alto, todavía no me he hecho humilde, y aunque proclamo ser humilde, amoroso y tolerante, realmente me coloco mucho más alto que otros en mi corazón, no respeto para nada a los demás”. Cuanto más crea un hombre en el Señor, más evalúa a los demás y mayor es su opinión de sí mismo. Por esto es que, cuando expones a un creyente en el Señor por su arrogancia e hipocresía, inmediatamente te pega, te juzga y se hace tu enemigo. No se debe acariciar el lomo de un tigre, ¡nunca se debe lanzar suciedad a la cara del emperador! Los pastores y los ancianos religiosos son los reyes del mundo religioso, y pelean uno contra el otro por medio de la Biblia, sus peleas incesantes hasta que se decide un claro ganador. Insisten en que os sometáis y los miréis antes de dejaros en paz. Si no os sometéis, se esfuerzan contra vosotros. Eso es lo que sucede en la religión. Las cosas son diferentes en la Iglesia de Dios Todopoderoso, quienes no cuentan con la realidad de la verdad son avergonzados y sienten esa vergüenza sin que nadie les diga que deben sentirla. Cuando la gente oye la forma en que alguien habla, su tono de voz, su dicción, sacude la cabeza y dice: “Aquí no hay ninguna realidad de la verdad”. Sin decir nada pueden decir si tienes algo de la verdad y tu estatura espiritual. Por lo tanto, lo que ves en la Iglesia de Dios Todopoderoso es que cuando otros exponen a alguien, lo culpan o incluso tratan con él, ¡él no se resiste! Tal vez al inicio, pero después de algunos años él ya no se resiste. ¿Por qué pensáis que sucede esto? “Si lo que tú dices es la verdad, te obedeceré en todo, obedeceré a quienquiera que hable palabras compatibles con la verdad, sin importar quien sea mi líder, si lo que dice es compatible con la verdad y con el hecho, obedeceré,” es por ello que la verdad gobierna en la casa de Dios. ¿Y qué significa que la verdad gobierna? ¿No significa que Dios gobierna? ¿No es el gobierno de Cristo? Donde Cristo gobierna, Dios gobierna. ¿No muestra esto la apariencia del Reino de Cristo? ¡Es absolutamente correcto decir que el Reino de Cristo ha aparecido en la tierra!

Anterior:130-B5 Más bienaventurados son los que aceptan y obedecen la palabra de Dios

Siguiente:130-B7 Más bienaventurados son los que aceptan y obedecen la palabra de Dios

También podría gustarte