480 Llena tu vida con la palabra de Dios

Desde hoy, cuando hables, habla de las palabras de Dios.

Cuando te reúnas, que comuniques la verdad,

habla de lo que sabes de la palabra de Dios

y de lo que practicas, y cómo obra el Espíritu.

Siempre que puedas, habla de la palabra de Dios.

¡No hables con descuido! Oh~

Llena tu vida con la palabra de Dios.

¡Sólo así serás un verdadero creyente!

¡Sólo así serás un verdadero creyente!

Cuando la comuniques, el Espíritu Santo te iluminará.

El hombre debe cooperar para hacer un mundo de la palabra de Dios.

Si no entras en esto, Dios no puede hacer Su obra.

Si no hablas, Él no puede iluminarte. Oh~

Siempre que puedas, habla de la palabra de Dios.

¡No hables con descuido! Oh~

Llena tu vida con la palabra de Dios.

¡Sólo así serás un verdadero creyente! Oh~

¡Sólo así serás un verdadero creyente!

Incluso si tu comunicar es superficial,

eso estará bien, está bien.

Sin lo superficial, no hay profundidad.

Un proceso debe haber. Oh~

A través de tu práctica, obtendrás información sobre

la iluminación del Espíritu Santo sobre ti,

sabrás cómo comer y beber las palabras de Dios efectivamente,

y entrarás a la realidad de Su palabra.

¡Sólo con la voluntad de cooperar

recibirás la obra del Espíritu Santo!

Siempre que puedas, habla de la palabra de Dios.

¡No hables con descuido! Oh~

Llena tu vida con la palabra de Dios.

¡Sólo así serás un verdadero creyente! Oh~

¡Sólo así serás un verdadero creyente! Oh~

¡Sólo así serás un verdadero creyente! Oh~

¡Sólo así serás un verdadero creyente!

Adaptado de La Palabra, Vol. I. La aparición y obra de Dios. La Era del Reino es la Era de la Palabra

Anterior: 479 La actitud que uno debe tener ante las palabras de Dios

Siguiente: 481 Cómo debería el hombre seguir el camino de Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

83. Victorioso a través de las tentaciones de Satanás

Pero Dios siguió teniéndome lástima, salvándome y sólo después de repetidos castigos y juicios desperté y comprendí el deseo de Dios de salvarnos, dejando de lado mi búsqueda de una reputación y estatus para comenzar a actuar un poco como un ser humano.

62. Levantarse ante el fracaso

La frase común: “Todos colocan cargas sobre el caballo dispuesto” es una con la que personalmente estoy demasiado familiarizada. Mi esposo y yo éramos personas particularmente ingenuas: cuando se trataba de asuntos que involucraban nuestro propio beneficio o pérdida personal, no éramos del tipo que regatea y se queja con los demás.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp