App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

132. Dios ha dado todo Su amor a la humanidad

I

Ya sea mostrando Su justicia, Su majestad o ira,

Dios lleva a cabo Su gestión y salva al hombre por amor.

Hay quien pregunta, ¿cuánto amor?

Pero la respuesta no es cuánto,

el amor de Dios es 100% amor.

Porque si Su amor fuese menos, la gente no se salvaría.

Por la humanidad Dios dio todo Su amor.

Dios da todo Su amor. Dios da todo Su amor.

Dios da todo Su amor. Dios da todo Su amor.

Dios da todo Su amor a la humanidad.

Él da todo Su amor. Él da Su amor.

II

¿Por qué Dios se ha encarnado?

Para salvar al hombre no escatima en nada.

Su encarnación contiene todo Su amor.

El hombre muestra sus extremos contra Dios.

El hombre ya ha pasado el punto de Su salvación.

Entonces Dios debe encarnarse para sacrificarse por el hombre.

Dios da todo Su amor. Dios da todo Su amor.

Dios da todo Su amor. Dios da todo Su amor.

Dios da todo Su amor a la humanidad.

Él da todo Su amor. Él da Su amor.

III

Dios no se encarnaría si no amase al hombre.

Dios podría enviar rayos del cielo, y podría desatar Su ira.

La humanidad así colapsaría y no habría necesidad de que

Dios sufriese el humillante costo de hacerse carne, no.

Se sacrificó por la humanidad, dio Su amor por la humanidad.

Se sacrificó por la humanidad, dio Su amor por la humanidad.

Dios prefirió sufrir el dolor y la opresión,

la humillación y el rechazo.

Aún con todo esto, salvó a la humanidad.

La misma definición del amor.

Dios da todo Su amor. Dios da todo Su amor.

Dios da todo Su amor. Dios da todo Su amor.

Dios da todo Su amor a la humanidad.

Él da todo Su amor. Él da Su amor.

Él da todo Su amor. Él da Su amor. Él da Su amor.

De “Registros de las pláticas de Cristo”

Anterior:Despierta, que eres capaz

Siguiente:Levántate, colabora con Dios