471 Las palabras de Dios son la verdad que nunca cambia

Las palabras de Dios son la verdad que jamás cambia.

Él es el suministro de vida y la única guía para el hombre.

El valor y el significado de Sus palabras

no se determinan según si el hombre las reconoce o acepta,

sino en la esencia de las palabras mismas.

Aunque nadie en la tierra pueda comprender Sus palabras,

el valor y la ayuda de Sus palabras para el hombre son inestimables.


Cuando se enfrenta con las muchas personas

que se rebelan en contra de Sus palabras,

las refutan o las desdeñan por completo,

Su posición es simplemente esta:

dejar que el tiempo y los hechos sean testigos de Dios

y muestren que Sus palabras son la verdad, el camino y la vida.

Dejar que muestren que todo lo que ha dicho es correcto

es lo que hombre debe poseer y, además, debe aceptar, debe aceptar.


Dios va a dejar que todos los que lo siguen conozcan este hecho:

los que no pueden aceptar completamente Sus palabras,

los que no pueden practicarlas,

los que no pueden encontrar un propósito en Sus palabras

ni recibir la salvación por causa de ellas,

son los que han sido condenados por ellas

y, además, han perdido Su salvación

y Su vara nunca se apartará de ellos,

y Su vara nunca se apartará de ellos.

Dejar que el tiempo y los hechos sean testigos de Dios

y muestren que Sus palabras son la verdad, el camino y la vida.


de La Palabra, Vol. I. La aparición y obra de Dios. Deberíais considerar vuestros hechos

Anterior: 470 Las palabras de Dios: el único principio para la supervivencia del hombre

Siguiente: 472 La verdad es el más elevado de todos los aforismos de la vida

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Conéctate con nosotros en Messenger