33. Una pequeña brizna de pasto que creció entre las zarzas

Por Yixin, Singapur

En noviembre de 2016 conocí a través de Facebook al hermano Lin y a las hermanas Zhang y Xiaoxiao de la Iglesia de Dios Todopoderoso. Ellos integraron algunas de las profecías de la Biblia en las enseñanzas que me impartieron y dieron testimonio de la obra de Dios de los últimos días. Su enseñanza y sus testimonios me permitieron comprender que Dios Todopoderoso está llevando a cabo la obra de juzgar y purificar a las personas por medio de la palabra basándose en la obra de redención que llevó a cabo el Señor Jesús. Dios Todopoderoso lleva a cabo esta obra para salvar por completo a la humanidad del campo de acción de Satanás y para liberarnos de nuestro carácter corrupto de modo que ya no nos rebelemos ante Dios ni nos resistamos a Él, sino que, por el contrario, nos convirtamos en personas que verdaderamente le obedecen y le adoran. A partir de las palabras de Dios Todopoderoso pude comprender que la obra de juicio de Dios en los últimos días revelará el trigo y la cizaña, las ovejas y las cabras, y las vírgenes prudentes y las insensatas y, finalmente, separará a cada uno de acuerdo con su propia especie y recompensará a los buenos y castigará a los malvados. Me di cuenta de que Dios Todopoderoso era el regreso del Señor Jesús que yo había anhelado y gozosamente acepté la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días.

Un día, la hermana Zhu, de mi antigua iglesia, me preguntó repentinamente en qué me había ocupado recientemente, así que le dije que había estado estudiando la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. La hermana Zhu tenía muchas cosas malas que decir acerca de la Iglesia de Dios Todopoderoso y también blasfemaba contra Él. Me exhortó a que no tuviera nada que ver con ellos. Le dije: “He estado en contacto con algunos hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso desde hace algún tiempo y ha sido fantástico intercambiar ideas con ellos. Tienen una manera innovadora y clara de comunicar las verdades y he comprendido muchas de ellas al escucharlos. Me ha ayudado mucho, me he beneficiado mucho y, ciertamente ellos no son como tú dices. Es más, las palabras de Dios Todopoderoso son muy prácticas y han resuelto muchos asuntos que jamás habría podido descifrar. Sus palabras pueden dar sustento a nuestra vida y nos han mostrado la senda de práctica”. Al ver que no cedía en mi actitud, la hermana Zhu cambió de tema y me preguntó si le contaría a la hermana Yun —quien nos predicaba el evangelio del Señor— que yo estaba estudiando la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. Le dije: “Todavía no es necesario decirle. Aún hay muchas cosas que no entiendo, pero cuando haya terminado de estudiarla y esté completamente segura, entonces le contaré a todos lo que he descubierto”. Estuvo de acuerdo en que debía tener un panorama claro antes de decirle cualquier cosa a la hermana Yun.

Por tanto, fue una sorpresa cuando, cinco días después, la jefa del salón de belleza para la cual yo trabajaba vino y me dijo: “Yixin, la hermana Yun me pidió que orara por ti. De hecho, no sé orar, pero lo haré lo mejor que pueda…”. Después de escuchar esto, de inmediato me di cuenta de que la hermana Zhu le había contado a la hermana Yun que yo estaba estudiando la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. Sentí que la hermana Zhu no se había comportado de una manera muy virtuosa y me molesté un poco con ella. Sentí que me había engañado y traicionado y comencé a tener la impresión de que incluso mis hermanos y hermanas en el Señor no eran dignos de confianza. Justo cuando pensaba esto, mi jefa, sin consultarme nada, llamó la atención de aproximadamente una docena de colegas que se encontraban en el salón y les dijo que yo no era una buena cristiana y que me había desviado del camino. Continuó diciendo muchas cosas que se oponían a la Iglesia de Dios Todopoderoso y la condenaban. Todo esto ocurrió tan rápido que no supe cómo reaccionar y me molesté mucho. Oré en silencio: “Señor mío, ellos se han enterado de que has regresado; entonces ¿por qué no están todos interesados en estudiar Tu regreso? ¿Por qué escuchan únicamente los rumores que circulan en internet y dicen todas esas cosas que se oponen a Ti y Te condenan? Dios Todopoderoso ha expresado muchas verdades; así pues, ¿no prueba eso que Dios Todopoderoso es Tu regreso? ¿Por qué tienen que oponerse a mi creencia en Dios Todopoderoso? ¿Será que quien está equivocada soy yo? ¡Oh, Señor! No sé qué hacer. Por favor dirígeme y guíame…”.

Más tarde, le conté al hermano Lin lo que había ocurrido ese día y él encontró un pasaje de las palabras de Dios Todopoderoso para mí: “Satanás está constantemente devorando el conocimiento que los hombres tienen de Mí en su corazón, y, constantemente, mientras muestra sus dientes y desenfunda sus garras, manifiesta los últimos estertores de su lucha con la muerte. ¿Deseáis ser capturados por sus estratagemas engañosas en este momento? ¿Deseáis que, al momento de completarse la última fase de Mi obra, vuestra propia vida sea arruinada? ¿Acaso seguís esperando que Yo muestre Mi indulgencia una vez más? Buscar conocerme es la clave, pero vosotros no debéis dejar de prestar atención a la práctica real. Os estoy revelando conocimientos directamente en Mis palabras, con la esperanza de que seáis capaces de someteros a Mi guía” (‘Capítulo 6’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”). Luego, el hermano Lin dio una enseñanza: “Podemos ver a partir de las palabras de Dios que lo que te ocurrió fue una batalla en el mundo espiritual y te topaste con la tentación de Satanás. En los últimos días, Dios ha encarnado y está hablando para salvar a la humanidad. Al hacerlo, Él nos permite comprender la verdad a partir de Sus palabras, conocer Su obra, Su carácter, renunciar por completo a Satanás y regresar a Él, lograr la salvación y ser ganados por Dios. Satanás siempre le pisa los talones a Dios y trata de perturbar y alterar Su obra y utiliza a todo tipo de personas para crear rumores que difaman y condenan a Dios Todopoderoso —el Cristo de los últimos días— y para evitar que vayamos ante Dios. Los líderes religiosos y los ateos que ocupan cargos de poder son la encarnación de Satanás y cada vez que Dios encarna en la tierra para llevar a cabo Su obra ellos se resisten a Él y lo condenan, y tratan de perturbar a las personas e impedirles que le sigan. Cuando el Señor Jesús llevó a cabo Su obra, los sumos sacerdotes, escribas y fariseos de aquella época actuaron como lacayos de Satanás e hicieron todo lo que pudieron por condenarlo y oponerse a Su obra. Difundieron falsos rumores y dieron falso testimonio para calumniar al Señor Jesús y blasfemar contra Él. Por ejemplo, de una manera blasfema afirmaron que el Señor Jesús exorcisaba demonios por el poder de Belcebú; de una manera difamatoria dijeron que el Señor Jesús estaba incitando a los ciudadanos locales a no pagar impuestos al César y sobornaron algunos soldados para que dieran falso testimonio y dijeran que el Señor Jesús no había resucitado y que Sus discípulos se habían llevado Su cuerpo a escondidas. Cuando Dios encarnó para llevar a cabo Su nueva obra en los últimos días, el Gobierno comunista chino, que intenta convertir a China en una zona de ateísmo, junto con muchos pastores religiosos y ancianos que desean proteger su modo de ganarse la vida y estatus, comenzaron a difundir incontables mentiras y falsos testimonios acerca de Dios Todopoderoso y sobre la Iglesia de Dios Todopoderoso con el fin de engañar y atemorizar a las personas e impedirles estudiar y aceptar la obra de Dios de los últimos días. Muchas personas que no comprenden la verdad y que carecen de discernimiento creen ciegamente estos rumores y hacen la voluntad de Satanás al difundir estas falacias, acosando a las personas e impidiéndoles aceptar el camino verdadero. Tales personas se convierten en cómplices de Satanás y se vuelven seres malvados que se oponen a Dios. Por tanto, debemos ver claramente que el Gobierno comunista chino ateo es el enemigo de Dios y también que esos pastores y ancianos que impiden que otros estudien la obra de Dios son los fariseos de nuestra época. Debemos ver que todos los rumores que circulan en internet forman parte del plan de Satanás para impedir que recurramos a Dios y también debemos tener claro que, si queremos estudiar el camino verdadero, entonces únicamente debemos escuchar las palabras de Dios y, definitivamente, no debemos creer los rumores de Satanás. Así es como podremos estar del lado de Dios durante las batallas espirituales y dar testimonio de Él y no ser atrapados por Satanás”.

La enseñanza del hermano Lin me ayudó a comprender los orígenes de los rumores. Entendí que el propósito de Satanás al difundir los rumores para perturbarme y obstruirme era impedir que alcanzara la salvación de Dios de los últimos días. Tras reflexionar más al respecto, me di cuenta de que estas personas que me atacaban jamás habían leído las palabras de Dios Todopoderoso, jamás habían estudiado la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días y simplemente creían ciegamente en rumores y se resistían a Dios Todopoderoso y le condenaban. Satanás había confundido completamente su mente y ellos estaban haciendo la voluntad de Satanás y resistiéndose a Dios sin siquiera saberlo. Una persona sensata leería primero las palabras de Dios Todopoderoso a conciencia y llevaría a cabo una investigación a fondo antes de llegar a cualquier conclusión. Sin embargo, la fe en Dios no es un asunto de poca importancia y yo tenía miedo de tomar la senda equivocada, así que todavía tenía algunas preocupaciones en mi corazón. Cuando llegué a casa después de trabajar, oré al Señor con lágrimas en los ojos: “¡Oh, Dios! Me siento verdaderamente perdida y confundida, pero no quiero creer simplemente lo que otros dicen y repetir como loro palabra por palabra. Quiero actuar de acuerdo con Tu voluntad, así que, por favor, dirígeme y guíame”. Esa noche, me quedé dormida y unas horas después tuve una vaga sensación de que algo ejercía presión sobre mí. Luché por abrir los ojos, pero no pude y, cuando me di cuenta de que era inútil luchar, rápidamente grité: “¡Sálvame, Señor Jesús!”. Grité esto dos veces, pero nada ocurrió. Aún sentía que algo ejercía presión sobre mí. No sabía qué hacer y me dio mucho miedo. De repente, pensé en Dios Todopoderoso, así que clamé: “¡Dios Todopoderoso! ¡Dios Todopoderoso!” y, luego, desperté. Tras despertar, todavía estaba temblando un poco y me tomó un rato poder calmarme por completo. Me pregunté por qué no había funcionado clamar el nombre del Señor Jesús mientras que clamar “¡Dios Todopoderoso!” me había despertado de inmediato. Luego recordé una enseñanza que el hermano Lin me había dado: “Dios asume un nombre diferente en cada era y, después de que Dios comienza una nueva obra, el Espíritu Santo sostiene Su nombre para la nueva era. Así pues, para que los creyentes obtengan el elogio, el cuidado y la protección de Dios, deben orar utilizando el nombre que Dios tiene en la era actual. En esta era, el Señor Jesús ya ha regresado y está utilizando el nombre ‘Dios Todopoderoso’ para finalizar la Era de la Gracia y comenzar la Era del Reino. En los últimos días, el nombre de Dios es Dios Todopoderoso, así que debemos utilizar este nombre en nuestras oraciones, pues, de lo contrario, Dios no las escuchará”. Fue entonces que me di cuenta de que mi pesadilla no había sido espontánea, sino que Dios había escuchado mi oración y me había dado una prueba de que Dios Todopoderoso es el regreso del Señor Jesús. ¡Gracias a Dios! Tras darme cuenta de esto, aumentó la fuerza en mi corazón y ahora tenía la fe para enfrentar cualquier ataque de mi jefa y mis colegas.

Al día siguiente en el trabajo, mi jefa dijo una vez más frente a todos los que trabajaban ahí que yo me había desviado del camino y también dijo muchas cosas que constituían una blasfemia contra Dios Todopoderoso. Escucharla decir esas cosas me hizo enfurecer mucho, así que le pregunté: “Todos creemos en Dios. Entonces, ¿por qué no estudias las palabras y la obra de Dios Todopoderoso y buscas la voluntad de Dios en lugar de simplemente condenar ciegamente a Dios y blasfemar en Su contra? ¡Hacerlo muestra que no tienes reverencia por Dios en tu corazón!”. Después de decir todo esto, salí furiosa. Poco después, mi jefa vino a buscarme y me dijo que no debí haber perdido los estribos con ella. Le dije: “No quería perder los estribos, pero tú no debiste haber dicho esas cosas. Lo que dijiste que blasfemaba contra Dios, se oponía a Él y lo condenaba, no son cosas que los creyentes en Dios deban decir jamás, porque lo ofenden. Desde tu perspectiva, parece que estás haciendo algo bueno al instarme a cambiar de opinión. Sin embargo, soy un adulto y sopeso las cosas de una manera racional. El asunto de si Dios Todopoderoso es o no el regreso del Señor Jesús es algo que he buscado e investigado. No se trata de algo en lo que haya decidido creer al azar. Por favor, respeta mi decisión y no trates de detenerme o impedirme que busque y estudie la obra de Dios de los últimos días”. Entonces mi jefa me preguntó si había visto alguno de los rumores que habían salido en televisión y en internet acerca de la Iglesia de Dios Todopoderoso. Contesté: “Las cosas negativas siempre vienen de Satanás. Lo que yo leo son las palabras de Dios Todopoderoso y lo que veo son las películas, los videos corales y los videos musicales que produce la Iglesia de Dios Todopoderoso. Yo no veo lo que tú ves. La Iglesia de Dios Todopoderoso no permite que sus miembros lleven a cabo actos malvados, que es exactamente lo opuesto a lo que todos ustedes están diciendo. Dios Todopoderoso nos pide que nos volvamos personas honestas y buenas que posean humanidad, conciencia y razón”. Después de escuchar lo que yo tenía que decir, mi jefa se quedó sin palabras y no tuvo otra opción que irse.

Después de eso, mi jefa comenzó a acosarme e, incluso, a decir cosas sarcásticas sobre mí. Yo sabía que ella decía estas cosas en un intento por obligarme a abandonar mi fe en Dios Todopoderoso. Un día, me dijo de repente: “La hermana Yun quiere hablar contigo cuando regrese de su viaje de negocios”. Cuando escuché eso, me sentí un tanto inquieta y nerviosa. Pensé: “La hermana Yun definitivamente va a tratar de impedir que yo crea en Dios Todopoderoso. Me volví cristiana después de escucharla predicar y ella es una clienta importante en nuestro salón de belleza. Si la ofendo, la jefa no estará contenta y me costará todavía más trabajo llevarme bien con ella en el futuro”. A medida que se acercaba el día en que la hermana Yun regresaría, yo me ponía más nerviosa y temerosa. Una tarde, me encontraba sentada en el salón VIP orando a Dios. Acababa de terminar mi oración cuando sonó mi teléfono. Era mi jefa. “Vendrá la hermana Yun. Hazle un tratamiento facial”. No me entusiasmaba en absoluto hacerlo, pero no había forma de negarme. Cuando regresé al salón de tratamientos puse una grabación de himnos para calmarme en presencia de Dios. Mientras escuchaba el himno “Estoy decidido a amar a Dios” escuché estas líneas: “Dios, abre los ojos de mi espíritu, que Tu Espíritu toque mi corazón para librarme de lo negativo y que nada ni nadie me limite; para revelarte mi corazón dedicado por completo a Ti. No importa la prueba que desees ponerme, me entrego a Ti. Ahora no pienso en mis perspectivas ni me ata la muerte. Yo te amo con el corazón y busco el camino de la vida” (“Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”). Las palabras de Dios me dieron fe y gradualmente comencé a calmarme y a sentirme más centrada. “Así es”, pensé. “Ninguna persona, asunto u objeto debe limitarme a la hora de escoger el camino verdadero. Ya que tengo la certeza de que Dios Todopoderoso es el regreso del Señor Jesús, debo seguirle sin la menor duda o vacilación. La forma como mi jefa me ve y me trata o cómo se desarrolla mi relación con la hermana Yun está en manos de Dios. Debo deshacerme de mis preocupaciones y conducirme de acuerdo con los preceptos de Dios”. Así pues, me enfrenté a la situación con confianza.

Unos minutos después, llegó la hermana Yun. Oré en silencio a Dios: “¡Oh, Dios Todopoderoso! Tengo miedo de que ella diga algo que constituya una blasfemia contra Ti, se resista a Ti, Te condene y Te ataque. También me da miedo que trate de acosarme. Dios, por favor ayúdame y protégeme”. Al principio, la hermana Yun únicamente habló sobre su viaje de negocios a Israel y lo exitoso que había sido. Sin embargo, al final trajo a colación el tema de una forma evasiva. “En los últimos días hay muchos falsos cristos y falsos profetas que tratan de engañar a las personas”. No quería escucharla decir nada que blasfemara contra Dios Todopoderoso, así que la interrumpí, diciendo: “Sí, el Señor nos dio este recordatorio para que podamos protegernos contra esos falsos cristos que imitan al Señor Jesús al manifestar señales y milagros. Pero la intención del Señor era hacer que desarrolláramos el discernimiento y no que nos negáramos a escuchar a todos aquellos que predican el evangelio del regreso del Señor. El Señor Jesús dijo: ‘Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen’ (Juan 10:27). El Señor nos guiará por la senda correcta, así que no debemos preocuparnos por ser engañados por los falsos cristos de los últimos días, sino que debemos tener presente el hecho de que el Señor regresará durante los últimos días. En tanto busquemos al Señor, encontraremos Su manifestación porque Él nos ha dicho que las ovejas de Dios pueden oír Su voz”. Sin embargo, la hermana Yun no prestó atención a lo que dije y simplemente repitió la cuestión de los falsos cristos que engañan a las personas durante los últimos días y que yo debía tener más cuidado. Luego dijo más cosas acerca de cuán mala era la Iglesia de Dios Todopoderoso. La ignoré y, cuando vio que yo no respondería, dejó de hablar.

Después de eso, a mi jefa seguía sin gustarle que yo creyera en Dios Todopoderoso y siguió molestándome y atacándome frente a mis colegas. Durante este periodo, los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso siempre estuvieron ahí para enseñarme y compartir conmigo las palabras de Dios de modo que yo pudiera comprender Su voluntad. También me dijeron que Dios es santo y que cuando Dios creó a la humanidad, nos dio libre albedrío, la libertad de elegir. Dijeron que Dios nunca fuerza a nadie a hacer algo, sino que únicamente expresa verdades que nos dan sustento y nos ayudan a comprender Su voluntad y a diferenciar entre el bien y el mal. Por ejemplo, Dios les dijo a Adán y Eva que podían comer del fruto de cualquier árbol en el Jardín del Edén, excepto del fruto del árbol del conocimiento del bien y el mal, porque, si lo hacían, ¡ciertamente morirían! La esencia de Dios es buena y Él da a la humanidad la libertad de elegir; solo Satanás es quien controla y coacciona a las personas, porque Satanás es el mal. Así pues, aceptar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días es decisión de cada persona y a nadie se le fuerza a hacerlo. Además de decirme estas cosas, los hermanos y hermanas encontraron también un pasaje de las palabras de Dios: “En cada paso de la obra que Dios hace en las personas, externamente parece que se producen interacciones entre las personas, como nacidas de disposiciones humanas, o de la interferencia humana. Sin embargo, detrás de bambalinas, cada etapa de la obra, y todo lo que acontece, es una apuesta hecha por Satanás delante de Dios, y exige que las personas se mantengan firmes en su testimonio de Dios. Mira cuando Job fue probado, por ejemplo: detrás de la escena, Satanás estaba haciendo una apuesta con Dios, y lo que aconteció a Job fue obra de los hombres, y la interferencia de estos. Detrás de cada paso que Dios hace en vosotros está la apuesta de Satanás con Él, detrás de todo ello hay una batalla. […] Cuando Él y Satanás luchan en el ámbito espiritual, ¿cómo deberías satisfacer a Dios? ¿Y cómo deberías mantenerte firme en tu testimonio de Él? Deberías saber que todo lo que te ocurre es una gran prueba y el momento en que Dios necesita que des testimonio” (‘Solo amar a Dios es realmente creer en Él’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las enseñanzas con los hermanos y hermanas me ayudaron a entender un poco este pasaje. Entendí que, sin importar lo que me pasara, siempre estaba aprobado por Dios. Dios estaba utilizando estas situaciones para ponerme a prueba con el fin de ver si tenía verdadera fe en Él y para hacerme desarrollar el discernimiento. Dios quería que yo viera claramente lo que viene de Él y lo que viene de Satanás, y quería que aprendiera a confiar en Él y recurrir a Él en momentos de prueba, para mantenerme firme en el testimonio de Dios como Job, y, de esa forma, humillar a Satanás.

Con la guía de las palabras de Dios y la ayuda de los hermanos y hermanas, pude formar un panorama más claro del camino verdadero, tuve la seguridad de que no me encontraba en la senda incorrecta al seguir a Dios Todopoderoso, y que, por el contrario, estaba yendo al compás de los pasos del Cordero. Los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso me estaban enseñando verdades y la voluntad de Dios. Estaban dando testimonio de la obra de Dios de salvar a la humanidad y, también, de todo lo que Dios tiene y es. Nunca trataron de obligarme a creer nada; por el contrario, me ayudaron a aprender a discernir entre distintas voces para que yo pudiera tomar mis propias decisiones libremente. Sin embargo, la hermana Yun y mi jefa creían todos los rumores que circulaban en internet y continuamente decían cosas que se resistían a Dios y constituían una blasfemia en Su contra para obstruirme y coaccionarme y para impedir que aceptara la obra de Dios de los últimos días. Cuando no acepté su punto de vista, comenzaron a molestarme, a burlarse de mí y a atacarme verbalmente. Pero yo vi claramente que todo lo que decían y hacían venía de Satanás, porque el acoso, la coacción y el ataque hacia las personas son acciones que solo pueden venir de Satanás. ¡Gracias a Dios! Ahora podía ver a simple vista quién viene de Dios y, quién, de Satanás, y ahora distinguía a este tipo de personas. Sentí cómo la luz llenaba mi corazón y que me habían quitado un gran peso de encima. Estaba muy agradecida con Dios por encarnar en forma humana durante los últimos días y por expresar tantas verdades de modo que, cada vez que me acosaran, pudiera recurrir a las palabras de Dios para comprender Su voluntad y encontrar la senda de práctica. ¡Me sentí muy afortunada de poder crecer, un poco a la vez, bajo la provisión de las palabras de Dios!

Al principio, pensé que el asunto había terminado, así que me sorprendió cuando comenzó una nueva ronda de ataques. Un día, acababa de terminar de aplicarle un tratamiento de belleza a una clienta cuando mi jefa vino y me llevó al edificio de al lado. Cuando llegamos a la puerta, me dijo que la hermana Yun estaba ahí esperándome. Entré, y cuando vi que la hermana Yun y el pastor Liu y su esposa estaban allí, de inmediato comencé a ponerme nerviosa y no tenía idea de lo que iban a hacer. Rápidamente oré en silencio a Dios: “¡Oh, Dios! Han venido a hablar conmigo otra vez. Por favor, protégeme y ayúdame, y dame sabiduría para responderles”. Después de orar, ya no me sentí nerviosa y me pregunté: ¿Han venido a obligarme a dejar a Dios Todopoderoso? Y, si me negaba, ¿perdería mi trabajo? Pero entonces recordé que todo estaba en manos de Dios y que los preceptos de Dios siempre son adecuados, así que decidí que, aun si perdía mi empleo, no abandonaría a Dios Todopoderoso.

El pastor me preguntó cuándo comencé a creer en el Señor y luego habló acerca de las muchas cosas que se pueden hacer con fe en Él. Luego, me preguntó: “¿Sabes algo acerca de la Iglesia de Dios Todopoderoso? ¿Sigues en contacto con ellos?”. Después prosiguió a decir muchas cosas que constituyen una blasfemia contra Dios Todopoderoso e hizo falsas acusaciones en contra de Su Iglesia. Me enojó mucho escucharlo y le dije: “¿Por qué la Iglesia de Dios Todopoderoso que tú describes no se parece en nada a aquella con la cual yo he estado en contacto y de la cual sé algo? Todos hemos visto lo que hay en internet. Lo que yo he visto son las palabras de Dios Todopoderoso y las películas y videos que ha producido Su Iglesia, así como los testimonios por escrito de las experiencias que han tenido los hermanos y hermanas. También he visto parte de la propaganda negativa, pero todo lo que vi fue un montón de rumores y mentiras vacíos y sin fundamento. No pueden producir ni una pizca de evidencia creíble con la cual respaldar siquiera uno de esos rumores. O inventan cosas desde cero o toman una falsedad existente y la adornan y luego la difunden más. Todas estas cosas son mentiras de Satanás, así que no las creo y no tengo ningún interés en ellas. ¿Cómo es que ustedes solo creen en los rumores negativos, pero nunca ven las palabras de Dios que se encuentran en el sitio web de la Iglesia de Dios Todopoderoso? Ninguno de ustedes lee las palabras de Dios Todopoderoso ni estudia la obra de Dios de los últimos días; más bien, simplemente la condenan como les place. ¿Es eso lo correcto?”. El pastor no respondió mi pregunta directamente, pero dijo: “La Iglesia de Dios Todopoderoso ha crecido muy rápidamente y ellos han estado yendo activamente a otras iglesias a robar sus miembros. Si tú insistes en creer en Dios Todopoderoso, entonces ya no seremos amables contigo. Diremos a todos los hermanos y hermanas de nuestra Iglesia que ahora crees en Dios Todopoderoso, de modo que la próxima vez que vengas a nuestra congregación ellos pensarán que has venido a robártelos y te rechazarán”. Luego trató de utilizar algunos testimonios falsos para asustarme, pero nada de lo que dijo me afectó. De hecho, me sentí todavía más envalentonada y le dije: “¿Tú viste personalmente que ocurriera esto de lo que estás hablando o has llevado a cabo una investigación minuciosa y obtenido evidencia sólida? ¿Qué prueba tienes de que los miembros de la Iglesia de Dios Todopoderoso hicieron todo esto? ¿Dónde están las evidencias? Simplemente estás tomando los rumores y falsos testimonios difundidos por el Gobierno del PCCh y la comunidad religiosa para condenar a Dios Todopoderoso y acusar e incriminar falsamente a Su iglesia. ¿No te preocupa ser condenado por el Señor, tal y como ocurrió con los fariseos?”.

Continué: “El Señor Jesús predijo lo siguiente acerca de Su regreso: ‘Pero primero es necesario que Él padezca mucho y sea rechazado por esta generación’ (Lucas 17:25). ¿Qué significa esto? Actualmente, la totalidad de la comunidad religiosa y el Gobierno ateo comunista de China están haciendo todo lo que está a su alcance para resistirse a la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días y condenarla. ¿No cumple esto la predicción del Señor? ¿Acaso la resistencia y la condenación por parte de la comunidad religiosa hacia Dios Todopoderoso en la actualidad no son exactamente las mismas que las que manifestaron los fariseos judíos hacia el Señor Jesús hace tantos años? Los fariseos se resistieron al Señor Jesús y negaron que Él fuera el Mesías que había sido profetizado, pero los discípulos del Señor pudieron reconocer que el Señor Jesús era el Mesías presagiado en las profecías, así que le siguieron. Y, en la actualidad, nos encontramos exactamente en la misma situación. Los pastores y ancianos no aceptan la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días y se resisten a Él y le condenan, pero las buenas ovejas de las distintas denominaciones pueden reconocer la voz de Dios en las palabras de Dios Todopoderoso y que Él es el regreso del Señor Jesús. ¿Cómo es esto? El Señor Jesús dijo que las ovejas de Dios pueden oírla voz de Dios, y que el regreso de Dios separaría a las ovejas de las cabras. He creído en el Señor por poco tiempo, y no entiendo muy bien la Biblia, así que no sé cómo separará el Señor a las ovejas de las cabras. Pastor Liu, usted estudió en el seminario y ha sido pastor durante muchos años. ¿Sería tan amable de explicármelo?”. El pastor Liu me miró con enojo, porque era claro que él no sabía cómo explicarme esto. Únicamente dijo: “Nosotros los creyentes obtenemos la vida eterna porque hemos sido bautizados”. Así que le dije: “¿Qué? ¿Alcanzar la vida eterna es así de fácil? Entonces, ¿todos los que han venido a su Iglesia y han sido bautizados entrarán en el reino de los cielos? ¿Eso concuerda con lo que el Señor dijo? ¿Todos ellos se acercan al Señor con un corazón sincero? ¿Acaso todos ellos cumplen la voluntad del Padre celestial? Cada sermón de la iglesia menciona el hecho de dar ofrendas, pero el Señor nunca dijo que dar ofrendas es lo mismo que amar al Señor. Así pues, ¿qué es amar al Señor?”. El pastor Liu respondió: “Leer mucho la Biblia y orar mucho es amar al Señor”. Aunque yo no sabía lo que significaba amar verdaderamente al Señor, sabía que era tonto decir que leer la Biblia y orar mucho era amar al Señor. Los fariseos leían mucho la Biblia y oraban mucho, pero ¿puede decirse que amaban al Señor? Si amaban al Señor, ¿por qué blasfemaron en Su contra y lo condenaron y crucificaron? Me pareció que el pastor no entendía en absoluto lo que significaba amar al Señor. Los pastores pueden comprender bien el conocimiento bíblico y las teorías teológicas, ¡pero eso no significa que comprendan las verdades! Sin embargo, solo podía culparme a mí misma por no haber tenido previamente suficiente discernimiento y por haberlos tenido en tan alta estima.

Cuando me di cuenta de esto, vi que no tenía caso continuar debatiendo con el pastor Liu, así que dejé de hablar. Sin embargo, el pastor tenía más que decir. “¿Sabes que dicen que el Señor ha regresado encarnado como mujer para llevar a cabo la obra de Dios?”. Contesté: “La forma que adopta el Señor cuando regresa y encarna para llevar a cabo la obra es asunto de Dios. Nosotros solo somos seres pequeños e insignificantes creados por Dios; así pues ¿cómo podemos elaborar reglas para la obra de Dios? En la Biblia dice: ‘¿Quién llego a ser su consejero?’ (Romanos 11:34). Las palabras de Dios Todopoderoso dicen: “El hombre no debería definir la obra de Dios; además, no puede hacerlo. A los ojos de Dios, el hombre es simplemente más pequeño que una hormiga, así que, ¿cómo puede este sondear Su obra?” (‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”). Dios es el Creador de todas las cosas y Su sabiduría está por encima de todo; así pues, sea cual sea la manera en la que Dios lleva a cabo Su obra, ¡Él no necesita consultarlo primero con nosotros los humanos!” Cuando vi que no tenían el más mínimo interés en buscar y estudiar la obra de Dios de los últimos días, sino que únicamente querían encontrarle tres pies al gato y buscar la oportunidad de atacar a Dios y blasfemar en su contra e impedirme aceptar la obra de Dios de los últimos días, decidí no continuar con la conversación. Finalmente, les pregunté: “¿Alguna vez han pensado cómo el hecho de que vinieran al salón de belleza hoy afectaría mi trabajo aquí?” Para mi gran sorpresa, el pastor mintió en mi propia cara y dijo: “Tu jefa no sabe de qué trata esta conversación”. Antes, me habría impactado mucho que este pastor —un hombre que predica e instruye a las personas y conoce muy bien la Biblia— pudiera decir una mentira tan flagrante. Sin embargo, después de haberlos escuchado inventar mentiras que blasfemaban contra Dios, no me sorprendió en absoluto. Esta conducta era muy normal para ellos. No pude más que pensar en las palabras del Señor Jesús: “Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. Él fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira” (Juan 8:44). En mi corazón le dije estas palabras a Dios: “¡Gracias, Dios! Has permitido que esto me ocurriera hoy de modo que pudiera ver que ellos no entienden las verdades y que son mentirosos que difunden falsedades descaradamente y engañan a las personas. Ciertamente, son fariseos hipócritas”. No tenía nada más que decirles y quise irme de inmediato.

Al ver que yo no estaba de ánimo para continuar la conversación, la hermana Yun me dijo: “Yixin, debes pensar en tus hijos y en tus padres”. Le contesté: “A ellos les está yendo bien y todos estamos bien. Yo creo en el único y verdadero Dios, el Creador de todas las cosas. Dios Todopoderoso es el regreso del Señor Jesús. Dios es el Dios que ama y salva a las personas y con Su bendición y Su guía, a mi familia le irá cada vez mejor”. El pastor y la hermana Yun querían orar por mí, pero yo me negué. El pastor Liu concluyó con una advertencia: “Si no dejas la Iglesia de Dios Todopoderoso, ¡serás excluida de nuestra iglesia!” Pensé: “¿Y cómo es la iglesia en estos días? Es como el templo cuando el Señor Jesús inició Su obra: no es más que una cueva de ladrones. Las reuniones no brindan ningún tipo de sustento espiritual; así pues, ¿qué habría de extrañar?” Yo ya había aceptado la obra de Dios de los últimos días, estaba yendo al compás de los pasos del Cordero y había ido ante el trono de Dios. Estaba recibiendo el agua viva de vida otorgada por Cristo y disfrutaba de estar cara a cara siendo regada y pastoreada por Dios. Era la mujer más feliz de la tierra y la Iglesia de Dios Todopoderoso era ahora mi verdadero hogar.

Las palabras de Dios Todopoderoso dicen: “Todo lo que se ha dispuesto ahora tiene el propósito de entrenaros, de forma que podáis crecer en vuestras vidas, hacer que vuestro espíritu sea agudo, abrir vuestros ojos espirituales y reconocer las cosas que vienen de Dios” (‘Capítulo 13’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”). Estoy agradecida con Dios por tener misericordia de mí y por utilizar el acoso de las fuerzas religiosas para permitirme desarrollar el discernimiento. Vi cuán llenos de mentiras están los pastores religiosos, cómo se resisten a la obra de Dios de los últimos días y la condenan y cómo no tienen ni una pizca de reverencia hacia Dios. Vi cómo sus congregaciones se aferran a sus costumbres pecaminosas, cómo siguen las tendencias y las modas del mundo material, cómo se engañan unos a otros y cómo no se comportan, en absoluto, como creyentes en Dios. Todo esto hizo que yo estuviera aún más segura de que la comunidad religiosa ya no tiene la obra del Espíritu Santo, que está ahogada en la oscuridad y bajo el control de Satanás. Al mismo tiempo, pude ver que los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso buscan la verdad y conocer a Dios bajo la guía de Sus palabras y, cuando se topan con dificultades, buscan utilizarlas para resolver sus problemas. En la Iglesia de Dios Todopoderoso son la verdad, las palabras de Dios y el Espíritu Santo quienes gobiernan totalmente. Las palabras de Dios Todopoderoso deben cumplirse y lo que se dice se hará. Nadie puede interponerse en el camino de lo que Dios quiere lograr ¡y este es un hecho innegable! Las palabras de Dios Todopoderoso son, ciertamente, la verdad, y Dios Todopoderoso es la manifestación del Señor de la creación. ¡Deseo seguir a Dios Todopoderoso por el resto de mi vida!

Anterior : 32. Ese día el cielo estaba especialmente claro y soleado

Siguiente : Ruptura

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

57. Yo experimenté la salvación de Dios

Entonces, a través del juicio y del castigo, Él me trajo salvación, bendiciéndome con Su gracia salvadora y ayudándome a escapar de las garras de la corrupción de Satanás.

5. Las palabras de Dios eliminaron mis nociones

Dios usa estas dificultades para permitirnos saborear las adversidades de Su propia obra, para permitirnos ver con nuestros propios ojos Su voluntad para salvar a la humanidad en la mayor medida posible, reconociendo así la benignidad y belleza de Dios.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro