App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Capítulo 95

Las personas imaginan que todo es extremadamente sencillo, cuando en realidad este no es el caso. Contenidos dentro de todas las cosas hay misterios ocultos, así como Mi sabiduría y Mis disposiciones. Ningún detalle se pasa por alto y Yo mismo los dispongo todos. El juicio del gran día sobreviene a todos los que no me aman sinceramente (recuerda, el juicio del gran día va dirigido a toda persona que recibe este nombre) y causa que ellos lloren y crujan los dientes. Este sonido de lamento proviene del Hades y del infierno; no son personas llorando, sino demonios. Es Mi juicio que trae este llanto, que trae la salvación final de Mi plan de gestión para las personas. Yo solía tener algunas esperanzas por algunas personas. Pero al mirar ahora, debo abandonar a estas personas una por una, porque Mi obra ha llegado a esta etapa y es algo que nadie puede cambiar. ¡Todos los que no son Mis hijos primogénitos ni Mi pueblo deben ser abandonados y deben salir de aquí! Debes entender que, en China, excepto Mis hijos primogénitos y Mi pueblo, todos los demás son los descendientes del gran dragón rojo y tienen que ser descartados. Todos debéis entender que China es, después de todo, una nación maldecida por Mí y algunos de los de Mi pueblo no son nada más que los que rinden servicio para Mi obra futura. Por decirlo de otra forma, excepto Mis hijos primogénitos, no hay nadie más; todos van a perecer. No penséis que soy demasiado extremo en Mis hechos; este es Mi decreto administrativo. Los que sufren Mis maldiciones son objetos de Mi odio y esto es seguro. Yo no cometo equivocaciones; si veo a alguien que me desagrade lo expulsaré, y eso es prueba suficiente de que eres maldecido por Mí y de que eres un descendiente del gran dragón rojo. Déjame recalcarte algo de nuevo que sólo están Mis hijos primogénitos en China (además de Mi pueblo que rinde servicio) y este es Mi decreto administrativo. Pero Mis hijos primogénitos son muy pocos y todos han sido predestinados por Mí, Yo sé lo que hago. No temo tu negatividad ni que te voltees y me muerdas, porque Yo tengo Mis decretos administrativos y Mi ira. Es decir, Yo sostengo los grandes desastres en Mi mano y no temo nada, porque considero que todas las cosas ya se han logrado, y cuando llegue ese día encargaré de ti totalmente. Uno no puede ser perfeccionado ni edificado por el hombre para convertirse en uno de Mis hijos primogénitos, sino que eso reposa enteramente en Mi predestinación. Quienquiera que Yo diga que es un hijo primogénito lo es; no luches por ello ni te aferres a ello. Todas las cosas reposan sobre Mí, el Dios mismo todopoderoso.

Un día os permitiré a todos ver qué son Mis decretos administrativos y Mi ira (todos doblarán la rodilla ante Mí, todos me adorarán, todos me suplicarán perdón y todos permanecerán en la obediencia; ahora sólo permito que Mis hijos primogénitos vean una parte de eso). Yo haré que todos los descendientes del gran dragón rojo vean que he seleccionado a muchos para ser sacrificados (a todos excepto a Mis hijos primogénitos) con el fin de perfeccionar a Mis hijos primogénitos, que he hecho que el gran dragón rojo caiga en su propia conspiración astuta. (En Mi plan de gestión, el gran dragón rojo expulsa a quienes rinden servicio para Mí —siendo esto todos excepto Mis hijos primogénitos— para interrumpir Mi plan de gestión; pero él ha caído en su propia conspiración astuta y todos ellos rinden servicio a Mi obra. Esta es una parte del verdadero significado de que Yo movilice a todos para que me rindan servicio). Hoy, cuando todas las cosas se hayan logrado, Yo los desecharé a todos, los aplastaré bajo Mis pies y mediante esto humillaré al gran dragón rojo y lo avergonzaré totalmente (ellos intentan aparentar para obtener bendiciones, pero nunca pensaron que rendirían servicio para Mí); esta es Mi sabiduría. Al oír esto, las personas piensan que no tengo sentimientos ni misericordia y que no tengo humanidad. Realmente no tengo sentimientos ni misericordia hacia Satanás y además soy el Dios mismo que trasciende la humanidad. ¿Cómo puedes decir que soy un Dios con humanidad? ¿Acaso no sabes que Yo no soy del mundo? ¿Acaso no sabes que estoy por encima de todas las cosas? Excepto Mis hijos primogénitos, no hay nadie como Yo, nadie que tenga Mi carácter (no un carácter humano sino uno divino) y nadie que posea Mis cualidades.

Cuando se abra la puerta al mundo espiritual, vosotros veréis todos los misterios, permitiéndoos entrar completamente en un reino libre, entrar en Mi abrazo amoroso y entrar en Mis bendiciones eternas. Mis manos siempre han sustentado a la humanidad. Pero hay una parte de la humanidad a la que Yo salvaré y otra a la que no. (Digo “sustentar” porque si Yo no sustentara al mundo entero, este habría caído hace mucho tiempo en el Hades). ¡Ved esto claramente! Este es Mi plan de gestión. ¿Y cuál es Mi plan de gestión? Yo creé a la humanidad, pero nunca planeé ganar a cada una de las personas, sino sólo a una pequeña parte de la humanidad. Entonces, ¿para qué creé a tantas personas? Yo he dicho anteriormente que, conmigo, todo es libertad y liberación, y que Yo hago todo lo que deseo. Cuando creé a la humanidad, lo hice sólo para que esta pudiera vivir una vida normal y después pudiera surgir una pequeña parte de ella que fueran Mis hijos primogénitos, Mis hijos y Mi pueblo. Puede decirse que todas las personas, cosas y objetos —excepto Mis hijos primogénitos, Mi pueblo y Mis hijos— son hacedores de servicio y todos deben perecer. De esta forma, todo Mi plan de gestión concluirá. Este es Mi plan de gestión, es Mi obra y Mis pasos procedentes. Cuando todo termine reposaré completamente. En ese momento, todas las cosas serán hechas buenas así como pacíficas y seguras.

El ritmo de Mi obra es tan rápido que nadie puede imaginarlo. Cambia día a día y quienquiera que no pueda seguirlo sufrirá pérdidas; uno sólo puede estar sujeto a la nueva luz cada día (aunque Mis decretos administrativos, así como las visiones y la verdad que Yo comunico, nunca cambian). ¿Por qué hablo Yo cada día? ¿Por qué te esclarezco continuamente? ¿Entiendes el verdadero significado que hay dentro de eso? La mayoría de las personas siguen riendo y bromeando ahora y no pueden ser serias. Simplemente no prestan atención en absoluto a Mis palabras, sino que simplemente sienten una inquietud pasajera cuando las oyen. Después, Mis palabras se olvidan pronto y esas personas dejan pronto de ser conscientes de su propia identidad y se vuelven descuidadas. ¿Sabes cuál es tu estatus? Que una persona rinda servicio para Mí o sea predestinada y escogida por Mí, es administrado únicamente por Mis manos y nadie puede alterarlo; Yo mismo debo hacer esto, Yo mismo debo escogerlas y predestinarlas. ¿Quién se atreve a decir que Yo soy un Dios sin sabiduría? Cada palabra que digo y todo lo que hago son Mi sabiduría. ¿Quién se atreve a interrumpir una vez más Mi gestión o a destruir Mis planes? ¡Sin duda alguna no lo perdonaré! El tiempo reposa en Mis manos y no temo ninguna demora; ¿acaso no soy Aquel que decide el tiempo en que acabará Mi plan de gestión? ¿Acaso no se apoya eso en un único pensamiento mío? Cuando Yo digo que esté hecho, está hecho, y acaba cuando Yo digo que acabe. No tengo prisa y llevaré a cabo disposiciones apropiadas. El hombre no debe meter la nariz en Mi obra ni hacer las cosas para Mí como quiere. Yo maldigo a quienquiera que meta la nariz; este es uno de Mis decretos administrativos. Yo mismo llevo a cabo Mi obra y no necesito a nadie más (Yo permito que esos hacedores de servicio actúen, de lo contrario no se atreverían a actuar con dureza o ciegamente). Toda la obra es dispuesta por Mí, decidida por Mí, porque Yo soy el único Dios mismo.

Todas las naciones del mundo compiten entre ellas por poder y ganancia y pelean por la tierra, pero no te alarmes, ya que todas estas cosas están a Mi servicio. ¿Y por qué digo que están a Mi servicio? Hago las cosas sin levantar un dedo. Para juzgar a Satanás primeramente las hago discutir entre ellas mismas y al final las llevo a la ruina y las hago caer en sus propias maquinaciones astutas (desean competir conmigo por poder, pero terminan prestando servicio para Mí). Yo sólo hablo y doy Mis órdenes y todos haréis lo que te digo que hagas, o de lo contrario te destruiré inmediatamente. Todas estas cosas son parte de Mi juicio, porque Yo comando todas las cosas y estas son ordenadas por Mí. Quienquiera que haga algo lo hace involuntariamente, haciéndolo así por Mi propia disposición, y espero que podáis estar llenos de Mi sabiduría en los acontecimientos que pronto sobrevendrán. No lo echéis a perder, sino acercaos más a Mí cuando las cosas os sobrevengan; sed más cuidadosos y cautos en todos los aspectos para evitar ofender Mi castigo y caer en las conspiraciones astutas de Satanás. Debéis obtener una profunda percepción de Mis palabras, saber lo que soy y ver lo que tengo. Debéis hacer las cosas según Mis aspectos significativos y no debéis echarlo a perder. Haced lo que Yo hago y decid lo que Yo digo. Yo os digo estas cosas de antemano para que podáis evitar cometer equivocaciones y ser tentados. ¿Y qué es lo que Yo soy y lo que Yo tengo? ¿Lo sabéis realmente? El dolor que Yo sufro es una parte de lo que soy, ya que este es una parte de Mi humanidad normal, y lo que Yo soy también puede encontrarse en Mi divinidad completa; ¿sabéis esto? Lo que Yo soy está constituido por dos aspectos: un aspecto es el de Mi humanidad, mientras que el otro es el de Mi divinidad completa. Sólo estos dos aspectos combinados juntos hacen al Dios mismo totalmente completo. El ser de Mi divinidad completa también incluye muchísimas cosas: no sufro restricción de ninguna persona, asunto o cosa; trasciendo todos los ambientes; estoy más allá de cualquier restricción de tiempo, espacio o geografía; conozco a todas las personas, asuntos y cosas realmente como la palma de Mi mano; y, aún así, todavía soy de carne y hueso en una forma tangible; todavía soy esta persona a los ojos de la gente, pero la naturaleza ha cambiado: no es carne, sino cuerpo. Estas cosas son sólo una pequeña parte de eso. Todos Mis hijos primogénitos también serán así en el futuro; esta es la senda que debe recorrerse y los que están contados no pueden escapar. Mientras Yo esté haciendo esto, todos y cada uno de los que no han sido predestinados serán echados a patadas (ya que esto es Satanás poniéndome a prueba para ver si Mis palabras son precisas). Los que son predestinados no pueden escapar sin importar a adónde vayan y vosotros veréis de esta forma los principios que hay detrás de este hecho mío. Lo que tengo se refiere a Mi sabiduría, a Mi conocimiento, a Mi ingenio y a cada palabra que digo. Tanto Mi humanidad como Mi divinidad lo poseen. Es decir, todo lo que es hecho por Mi humanidad, además de lo que es hecho por Mi divinidad, son lo que tengo; nadie puede quitar estas cosas ni eliminarlas, están en Mi posesión y nadie las puede cambiar. Este es Mi decreto administrativo más poderoso (porque en los conceptos del hombre, muchas de las cosas que Yo hago no están en conformidad con sus conceptos y no pueden ser hechas para que las entiendan; este es el único decreto que todas las personas ofenden más fácilmente y también es el más poderoso, por lo tanto, sus vidas en eso sufren pérdida). Yo diré de nuevo que debéis adoptar un enfoque concienzudo de lo que os exhorto a hacer; ¡no debéis ser descuidados!

Anterior:Capítulo 94

Siguiente:Capítulo 96

También podría gustarte