App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

673 Nadie conoce a Dios encarnado

1 El hombre nunca me ha reconocido en la luz, sino que sólo me ha visto en el mundo de las tinieblas. ¿No estáis exactamente en la misma situación hoy? Fue en el punto culminante de los ataques violentos del gran dragón rojo cuando Yo me vestí formalmente de carne para hacer Mi obra. Cuando el gran dragón rojo reveló su verdadera forma por primera vez fue cuando Yo di testimonio de Mi nombre. Cuando anduve por los caminos de la humanidad, ningún ser, ninguna persona despertó en sorpresa; por tanto, cuando me encarné en el mundo humano, nadie lo supo. Pero cuando empecé a llevar a cabo Mi obra en Mi carne encarnada, la humanidad se despertó, se sobresaltó de sus sueños con Mi voz atronadora, y desde este momento comenzó la vida bajo Mi dirección.

2 No es simplemente que el hombre no me conozca en Mi carne; aun peor, ha sido incapaz de entender su propio ser que reside en un cuerpo carnal. ¿Cuántos años han pasado, y todo este tiempo los seres humanos me han engañado, tratándome como a un invitado de fuera? ¿Cuántas veces me han dejado fuera de la puerta de su hogar? ¿Cuántas veces, estando delante de Mí, no me han prestado atención? ¿Cuántas veces han renunciado a Mí en medio de otros hombres? ¿Cuántas veces me han negado delante del diablo? ¿Y cuántas veces me han atacado con sus bocas pendencieras? No obstante, no llevo cuenta de las debilidades del hombre, ni por causa de su desobediencia le pido que me dé diente por diente. Todo lo que he hecho es aplicar medicina a sus males con el fin de curar sus enfermedades incurables, restaurándole de esta forma su salud, para que pueda conocerme por fin.

Adaptado de ‘Capítulo 12’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Con el refinamiento viene la fe

Siguiente:La actitud de Job hacia las pruebas