Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

245 Nadie se preocupa por entender activamente a Dios

I

Cuando está triste Dios, Él se enfrenta a una humanidad

que no le presta atención a Él,

que lo sigue, dice amarlo, descuidando lo que siente.

¿Cómo no va a doler Su corazón?

Incluso aquellos que quieren ser confidentes de Dios,

no quieren acercarse a Él o cuidar Su corazón.

¡Dios está solo!

No sólo porque la humanidad corrupta se opone a Dios,

sino aquellos que buscan ser espirituales y conocer a Dios

o aquellos devotos a Dios,

no entienden Sus pensamientos.

Ellos no conocen Su carácter ni Sus emociones.

¡Oh, Dios está solo, Dios está solo!

II

En la obra que gestiona Dios,

aunque sinceramente obra y habla,

y se enfrenta al hombre sin reservas,

Sus seguidores se cierran a Él.

No hay nadie dispuesto a acercarse,

sin importar Su corazón o sentimiento.

Incluso aquellos que quieren ser confidentes de Dios,

no quieren acercarse a Él o cuidar Su corazón.

¡Dios está solo!

No sólo porque la humanidad corrupta se opone a Dios,

sino aquellos que buscan ser espirituales y conocer a Dios

o aquellos devotos a Dios,

no entienden Sus pensamientos.

Ellos no conocen Su carácter ni Sus emociones.

¡Oh, Dios está solo, Dios está solo!

III

Cuando Dios está alegre, nadie comparte Su alegría.

Cuando es malentendido, nadie consuela Su corazón herido.

Cuando Su corazón duele,

nadie esta dispuesto a escucharlo confiar.

A través de miles de años de obra de gestión,

nadie entiende las emociones de Dios,

nadie las aprecia o, permanece junto a Él

para compartir Sus penas y alegrías.

Incluso aquellos que quieren ser confidentes de Dios,

no quieren acercarse a Él o cuidar Su corazón.

¡Dios está solo!

No sólo porque la humanidad corrupta se opone a Dios,

sino aquellos que buscan ser espirituales y conocer a Dios

o aquellos devotos a Dios,

no entienden Sus pensamientos.

Ellos no conocen Su carácter ni Sus emociones.

¡Oh, Dios está solo, Dios está solo!

Adaptado de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo I’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Lo desgarrador

Siguiente:Nadie entiende la voluntad de Dios