Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

262 El amor de las personas sólo se hace puro en el sufrimiento del refinamiento

I

En su vida, Pedro sufrió cientos de duras pruebas.

Ese refinamiento fue la base de su amor supremo a Dios.

Fue la experiencia más importante de toda su vida.

Su amor a Dios fue por su voluntad,

pero más por su refinamiento y sufrimiento.

Ese sufrimiento fue su guía para amar a Dios,

fue lo más memorable para él.

Si las personas no pasan por el dolor

del refinamiento cuando aman a Dios,

su amor sigue el curso natural,

invadido por preferencias.

Si las personas no pasan por el dolor

del refinamiento cuando aman a Dios,

las ideas satánicas invaden su amor

y no satisfacen la voluntad de Dios.

II

Estar decidido a amar a Dios

no es lo mismo que amarle de verdad.

Puede uno guardar en su corazón

sólo amor y satisfacción hacia Él,

como si no hubiera ideas humanas,

como si todo fuera por Dios.

Pero ante Él, nada de eso es elogiado ni bendecido.

Incluso cuando uno comprenda y conozca todas las verdades,

no es señal de amar verdaderamente a Dios.

Aunque las personas puedan haber comprendido

muchas verdades sin refinamiento,

son incapaces de ponerlas en práctica.

Sólo cuando son refinados

pueden comprender verdaderamente

el significado real de dichas verdades

y apreciar su significado profundo.

III

Es entonces cuando pueden practicar la verdad

según la voluntad de Dios.

Sus pensamientos humanos disminuirán,

y su naturalidad humana.

Es entonces cuando menguarán

todas sus emociones humanas.

Sólo entonces, lo que hacen expresa amar a Dios.

La verdad de amar a Dios no da fruto por decir palabras

ni por deseos ni por comprensión,

sino que exige pagar un precio.

Requiere que el hombre sufra, sufra mucho refinamiento.

Sólo entonces será puro su amor

y satisfará el corazón de Dios sin duda.

Adaptado de ‘Sólo experimentando el refinamiento el hombre puede amar verdaderamente a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:El refinamiento es el mejor medio para que Dios perfeccione al hombre

Siguiente:Dios pone a prueba y refina al hombre para perfeccionarlo