Pregunta 13: A través de la lectura de la Biblia, todos sabemos que los judíos fariseos se opusieron al Señor Jesús y lo condenaron. Sin embargo, la mayoría aún no comprende que, cuando el Señor Jesús realizó Su obra, los fariseos sabían que Sus palabras tenían autoridad y poder; y aun así, siguieron oponiéndose a Él y condenándolo de forma fanática. Lo crucificaron. ¿Cuáles eran su naturaleza y su esencia?

Respuesta: Todo el que cree en el Señor sabe que los fariseos se oponían al Señor Jesús, pero ¿cuál era la raíz, la verdadera esencia de su oposición? Se puede decir que, en los dos mil años de historia de la religión, nadie ha averiguado la respuesta a esta pregunta. Aunque la maldición del Señor Jesús sobre los fariseos aparece en el Nuevo Testamento, nadie ha sabido discernir la esencia de los fariseos. Cuando Dios Todopoderoso llegue en los últimos días, Él revelara la respuesta verdadera a esta pregunta. Leamos las palabras de Dios Todopoderoso. Dios Todopoderoso dice: “¿Deseáis conocer la raíz de la oposición de los fariseos a Jesús? ¿Deseáis conocer la esencia de los fariseos? Estaban llenos de fantasías sobre el Mesías. Aún más, sólo creían que Él vendría, pero no buscaban la verdad de la vida. Por tanto, incluso hoy siguen esperándole, porque no tienen conocimiento del camino de la vida ni saben cuál es la senda de la verdad. Decidme, ¿cómo podrían obtener la bendición de Dios tales personas insensatas, tozudas e ignorantes? ¿Cómo podrían contemplar al Mesías? Se opusieron a Jesús porque no conocían la dirección de la obra del Espíritu Santo ni el camino de la verdad mencionado por Jesús y, además, porque no entendían al Mesías. Y como nunca le habían visto ni habían estado en Su compañía, cometieron el error de aferrarse en vano al nombre del Mesías mientras se oponían a Su esencia por todos los medios posibles. Estos fariseos eran tozudos y arrogantes en esencia, y no obedecían la verdad. El principio de su creencia en Dios era: por muy profunda que sea Tu predicación, por muy alta que sea Tu autoridad, no eres Cristo a no ser que te llames el Mesías. ¿No son estas opiniones absurdas y ridículas?” (‘En el momento que contemples el cuerpo espiritual de Jesús, Dios ya habrá vuelto a crear el cielo y la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Dios Todopoderoso lo dice muy claro. La raíz de la oposición y condena de los fariseos al Señor Jesús era que no temía a Dios ni buscaban la verdad en absoluto. En el fondo eran obstinados y arrogantes, y no obedecían la verdad. Los fariseos definieron a Dios dentro de sus nociones y imaginaciones, dentro de las palabras literales de la Biblia. Ellos seguían al Mesías sólo de nombre. Por muy profundos y correctos que sean los sermones del Señor Jesús, por mucha verdad que haya en Sus palabras, o por más autoridad y poder que tengan estas, puesto que Su nombre no era Mesías, los fariseos se opusieron a Él y lo condenaron. Los principios de su fe son exactamente los que dice Dios Todopoderoso: “por muy profunda que sea Tu predicación, por muy alta que sea Tu autoridad, no eres Cristo a no ser que te llames el Mesías”. Los fariseos no sólo no aceptaban las verdades expresadas por el Señor Jesús, sino que lo tentaban y procuraban criticarle. Por ejemplo, lo tentaron al preguntarle con qué autoridad obraba Él los milagros y le preguntaron a propósito si ellos podían pagar tributos al César. Le preguntaron si era el Hijo de Dios, Cristo, etc. El Señor Jesús respondía a sus malvados planes con la verdad y la sabiduría. Los fariseos no tenían argumentos con qué refutarle, pero seguían sin buscar la verdad. Seguían oponiéndose a Él y condenándolo de forma fanática, incluso lograron que lo detuvieran y pidieron Su crucifixión. Ocurrió lo que dijo el Señor Jesús cuando los dejó en evidencia: “Pero ahora procuráis matarme, a mí que os he dicho la verdad que oí de Dios. […] Y si digo verdad, ¿por qué vosotros no me creéis?” (Juan 8:40, 46). Por tanto, vemos que los fariseos, en naturaleza y esencia, ¡eran demonios satánicos y unos enemigos de Dios que detestaban la verdad! Hermanos y hermanas, ¿qué clase de gente puede odiar y condenar a Cristo? Sí, la historia de los fariseos demuestra claramente un hecho: aquellos que creen en Dios, pero no aman la verdad, están cansados de ella y la odian, no conocen a Dios. Además, estas personas seguro se oponen a Dios y lo consideran su enemigo. Puesto que la esencia de Cristo es la verdad, el camino y la vida, quien odia la verdad también odia a Cristo. Muchas personas que odian la verdad aparentan ser buenas; se aferra a las normas de la Biblia y no parecen malas personas, pero cuando Cristo venga a realizar Su obra, estos enemigos satánicos de Dios quedarán totalmente al descubierto.

La malvada oposición y condena de los fariseos contra el Señor Jesús revela totalmente su esencia demoníaca: ellos detestan la verdad y se oponen a Dios. cuando el Señor Jesús predicó y realizó Su obra, expresó muchas verdades, hizo muchos milagros y dio gracia abundante a la gente. La obra del Señor Jesús sacudió las bases del judaísmo y conmocionó al Estado judío. Mucha gente siguió al Señor Jesús. Los fariseos sabían que si el Señor Jesús seguía realizando Su obra, todos los judíos fieles lo seguirían; el judaísmo caería y su posición y sustento desaparecerían. Por tanto, decidieron matarlo. Como dice la Biblia: “Entonces los principales sacerdotes y los fariseos convocaron un concilio, y decían: ¿Qué hacemos? Porque este hombre hace muchas señales. Si le dejamos seguir así, todos van a creer en Él, y los romanos vendrán y nos quitarán nuestro lugar y nuestra nación. […] Así que, desde ese día planearon entre sí para matarle” (Juan 11:47-48, 53). Para proteger su estatus y su sustento, los fariseos se confabularon con el Gobierno romano para crucificar al Señor Jesús. Dijeron: “¡Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!” (Mateo 27:25). Como veis, los fariseos odiaban la verdad y detestaban a Cristo. ¡Hacía mucho tiempo que habían alcanzado el punto en el que ya no deseaban coexistir con Él! Ellos preferían abandonar su ofrenda por el pecado antes que privarse de crucificar al Señor Jesús; elegían cometer pecados monstruosos, oponerse a Dios y ofenderlo y hacer que sus hijos y nietos fuesen malditos antes que renunciar a clavar al Señor Jesús en la cruz; a Él, que expresa la verdad de la redención para la humanidad. Esa es la verdadera naturaleza y esencia de los fariseos: satánica y enemiga de la verdad. cuando el Señor Jesús fue crucificado, el sol se oscureció, la tierra tembló y se rasgó el velo del templo. Tras resucitar, el Señor Jesús se apareció de nuevo a los hombres. Cuando la gente se enteró de estos hechos, se arrepintió de sus pecados y se volvió hacia el Señor Jesús. ¿Y los fariseos? Ellos no sólo no se arrepintieron, sino que incluso se hicieron enemigos más acérrimos del Señor Jesús. Sobornaron a unos soldados para que dieran falso testimonio y dijeran que el Señor Jesús no había resucitado. Cuando los apóstoles difundían el evangelio del Señor Jesús, los fariseos los perseguían y los capturaban fanáticamente. Querían prohibir la obra del Señor Jesús para alcanzar sus ambiciones de controlar permanentemente el mundo religioso. Los fariseos creían en Dios sólo de nombre. En realidad, detestaban la verdad y se oponían a Él. La esencia de su oposición y condena al Señor Jesús era la siguiente: Intentaban competir con Dios y medirse con Él, luchaban contra Él. La arrogancia de su oposición y odio hacia el Señor Jesús reveló plenamente sus ambiciones y su rostro malvado y satánico. También reveló su naturaleza de anticristos demoníacos: su negativa a arrepentirse, su furibundo odio a la verdad y su odio a Dios. ¿No es así como tratan a Dios Todopoderoso los pastores y ancianos del mundo religioso? Si viéramos claramente cómo los pastores y ancianos se oponen y condenan a Dios Todopoderoso, sin duda sabríamos que los fariseos se opusieron al Señor Jesús y lo condenaron de la misma forma.

Hace dos mil años, los principales sacerdotes, escribas y fariseos judíos crucificaron al Señor Jesús. Dos mil años después, ¡los líderes religiosos han hecho que se repita la historia volviendo a crucificar a Dios! Todos hemos visto que Dios Todopoderoso lleva a cabo la obra del juicio comenzando por la casa de Dios en los últimos días. Él expresa verdades que purifican y salvan a la humanidad y descubre todos los misterios del plan de gestión de Dios. Él juzga y revela la naturaleza satánica de la humanidad, que se opone y traiciona a Dios. Le muestra Su carácter justo, que no admite ofensa. Las palabras de Dios Todopoderoso son la verdad. Tienen autoridad y poder y nos convencen totalmente. Estas verdades purifican y salvan a la humanidad. ¿Y los pastores y ancianos actuales? No les importa que las palabras de Dios Todopoderoso sean la verdad, ni la autoridad y el poder que tengan ni cómo pueden purificar y salvar al hombre. Siguen obstinados en mantener su idea absurda: “Quien no descienda sobre una nube y me eleve al reino de los cielos no es el regreso del Señor Jesús”. Se oponen a Dios Todopoderoso y lo condenan con tenacidad. Se aferran al Señor Jesús sólo de nombre, pero se oponen y condenan a Dios Todopoderoso de forma fanática. ¿Existe alguna diferencia entre ellos y los fariseos que se aferraban al nombre del Mesías, pero se oponían y condenaban al Señor Jesús? ¿No es su esencia idéntica a la de los fariseos: obstinada, arrogante, que odia la verdad y no la obedece? Ellos sólo creen en un Dios ambiguo allá en el cielo y reniegan de Cristo encarnado, se oponen a Él y lo condenan; son rivales irreconciliables de Cristo. ¿No son unos anticristos que reniegan de Cristo, lo condenan y se oponen a Él? La Biblia dice: “Y así como oísteis que el anticristo viene, también ahora han surgido muchos anticristos; por eso sabemos que es la última hora” (1 Juan 2:18). “Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el engañador y el anticristo” (2 Juan 1:7). Por tanto, todos aquellos que no reconocen a Dios encarnado son unos anticristos. Quienes se oponen y condenan a Cristo son unos anticristos. Así pues, la obra del Señor Jesús reveló que los judíos fariseos eran unos anticristos. Todos los pastores y ancianos en los últimos días son unos anticristos que la obra de Dios Todopoderoso ha dejado al descubierto. Realmente, ¡la obra de Dios encarnado deja al descubierto a la gente! Todo lo que expresa Cristo en los últimos días es verdad. No sólo deja al descubierto a las vírgenes prudentes y a las necias, sino también a todo tipo de anticristos y incrédulos. ¡Esta es una verdad que nadie puede negar!

La esencia y las raíces de la oposición a Dios de los líderes religiosos en los últimos días son iguales a las de los principales sacerdotes, escribas y fariseos judíos. Los modos en que los pastores y ancianos se oponen a Dios son incluso peores que los de los principales sacerdotes, escribas y fariseos. Desde que Dios Todopoderoso inició Su obra de juicio por la casa de Dios, gente de todas las sectas, que ame la verdad y anhele Su aparición, ha sido arrebatada ante el trono de Dios, Los pastores y ancianos no se detienen ante nada para oponerse y condenar a Dios Todopoderoso, todo por intentar limitar a los fieles y estabilizar su propia posición y sustento. Difunden rumores, dan falso testimonio y blasfeman contra Dios Todopoderoso; cierran la iglesia y prohíben terminantemente a los creyentes investigar la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días. Ellos amenazan, atemorizan, ridiculizan y pegan a los hermanos y hermanas que difunden el evangelio del reino. Incluso se confabulan con el diabólico PCCh para capturarlos y perseguirlos y dejan a cientos de miles de ellos sin un hogar al que regresar. Al menos cien mil personas han sido brutalmente torturadas por el PCCh. Muchas han sido incluso asesinadas… La oposición de los pastores y ancianos contra Dios Todopoderoso es incluso más fanática que la de los fariseos hacia el Señor Jesús. Sus malas obras para oponerse a Dios son muchas. Hace tiempo que Dios Todopoderoso los juzgó y maldijo. Dios Todopoderoso dice: “¿Cuántos de ellos buscan la verdad, y siguen la justicia? Todos son bestias como cerdos y perros, que dirigen a una panda de moscas apestosas, meneando la cabeza con autocomplacencia e incitando todo tipo de problemas en medio de un montón de estiércol. Creen que su rey del infierno es el mayor de los reyes, sin darse cuenta de que ellos mismos no son más que moscas apestosas. […] Con alas verdes en su espalda (esto se refiere a su afirmación de creer en Dios), son presuntuosos y se jactan en todas partes de su propia belleza y atractivo, mientras que echan en secreto las impurezas de sus propios cuerpos sobre el hombre. Además, están extremadamente satisfechos de sí mismos, como si pudieran usar un par de alas con los colores del arcoíris para esconder sus propias impurezas; y por estos medios traen su opresión a la existencia del Dios verdadero (esto se refiere a lo que sucede entre bambalinas en el mundo religioso). ¿Cómo iba a saber el hombre que, aunque las alas de la mosca sean hermosas y encantadoras, la mosca en sí después de todo no es más que una criatura minúscula con la barriga llena de suciedad y el cuerpo cubierto de gérmenes? Sobre la base de sus padres, unos cerdos y perros, hacen estragos por la tierra (esto se refiere a la manera en que los oficiales religiosos que persiguen a Dios se basan en el firme apoyo del gobierno de la nación para levantarse contra el Dios verdadero y la verdad con su salvajismo descontrolado). Es como si los fantasmas de los fariseos judíos hubieran regresado con Dios a la nación del gran dragón rojo, de vuelta a su viejo nido. Han iniciado otra ronda de persecución, retomando su obra de hace varios miles de años. ¡Sin lugar a duda, este grupo de degenerados perecerá en la tierra al final!” (‘La obra y la entrada (7)’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras expresadas por Dios Todopoderoso se publicaron en los periódicos, la TV e internet hace mucho tiempo. En Internet ya se han publicado todos los diferentes tipos de películas y vídeos evangelizadores que ofrecen al mundo entero el testimonio de la manifestación y de la obra de Dios. Esto ha provocado una gran conmoción en el mundo religioso y en la humanidad en general. Los pastores y ancianos del mundo religioso ya han visto la tendencia creciente: las palabras de Dios Todopoderoso están conquistando el mundo religioso y la humanidad en general. No existe persona ni fuerza capaz de detener esto. Ellos se han vuelto irritables y se oponen y condenan a Dios Todopoderoso frenéticamente. Intentan aniquilar la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días y así lograr sus aspiraciones más ambiciosas: el eterno control del mundo religioso y la hegemonía eterna sobre el pueblo escogido de Dios. Estos hechos bastan para demostrar que ¡los ancianos y los pastores religiosos en los últimos días son la reaparición de los fariseos! ¡Son los anticristos y demonios que trabajan todo lo que pueden para interrumpir y destruir la obra de Dios y que juran ser enemigos de Dios hasta la muerte! Sus numerosas malas acciones ya han ofendido el carácter de Dios. ¿Cómo pueden escapar al juicio y castigo justos de Dios?

Extracto del guion de la película de “La ciudad será destruida”

Anterior: Pregunta 12: La mayoría de los hermanos y hermanas no comprende una cosa: Antes de la llegada del Señor Jesús, los fariseos solían interpretar la Biblia para otros en la sinagoga; se ponían de pie ante el pueblo, oraban y utilizaban las normas de la Biblia para condenar a gente. por fuera parecían reverentes, gente que nunca traicionaría la Biblia, pero ¿por qué los maldijo el Señor Jesús? ¿De qué maneras se oponían a Dios? ¿Cómo mostraban su hipocresía? ¿Por qué provocaron la ira de Dios?

Siguiente: Pregunta 14: Muchos hermanos y hermanas idolatran a los pastores y ancianos de corazón. Ellos no comprenden por qué los pastores y ancianos, que suelen interpretar y exaltar la Biblia, todavía odian la verdad y se oponen y condenan a Dios Todopoderoso encarnado. ¿Interpretar y exaltar la Biblia es lo mismo que dar testimonio del Señor y exaltarle?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Cuáles serán las consecuencias de confiar en el conocimiento teológico de la Biblia en la fe da cada uno?

A los que solo se preocupan por las palabras de la Biblia, que no les interesa la verdad o no buscan Mis pisadas, están contra Mí, porque me limitan de acuerdo a la Biblia y me restringen dentro de la Biblia, y por eso son blasfemos en extremo hacia Mí. ¿Cómo podrían esas personas venir delante de Mí? No prestan atención a Mis hechos o a Mi voluntad o a la verdad, sino que se obsesionan con las palabras, que los matan. ¿Cómo pueden esas personas ser compatibles conmigo?

¿Cómo debe la persona abordar la Biblia y usarla de una forma que se conforme a la voluntad de Dios? ¿Cuál es el valor inherente de la Biblia?

La explicación de Dios sobre la esencia, la construcción y los defectos de la Biblia, bajo ningún concepto está negando la existencia de la misma, ni tampoco está condenándola. Más bien, su objetivo es brindar una explicación razonable y apropiada, restaurar la imagen original de la Biblia y corregir los malentendidos que la gente tiene sobre la Biblia, para que todas las personas tengan una visión correcta de ella, dejen de adorarla y dejen de estar perdidas por más tiempo.

¿Cómo se debe discernir la voz de Dios? ¿Cómo se puede confirmar que Dios Todopoderoso es de verdad el Señor Jesús que ha regresado?

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino. La carne que no contiene la esencia de Dios seguramente no es el Dios encarnado; de esto no hay duda.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro