Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

91 La práctica de abandonar la carne

Si algo pasa que exige de ti resistir dificultades,

sé consciente y comprende la voluntad de Dios allí.

No te satisfagas, sólo hazte a un lado.

Más abyecto que la carne no hay.

Debes buscar satisfacer a Dios y cumplir con tu deber.

Con pensamientos así,

Dios te dará inspiración especial con esto

y tu corazón va a encontrar consuelo.

I

Grande o pequeño,

cuando te pase algo, da un paso hacia un lado,

considera a la carne lo más inferior.

Cuanto más la satisfagas, más pedirá y libertades se dará,

entre más desea, más perversa es,

hasta que la carne albergue más profundas concepciones,

rebelarse a Dios, enaltecerse, dudar de la obra de Dios.

Si algo pasa que exige de ti resistir dificultades,

sé consciente y comprende la voluntad de Dios allí.

No te satisfagas, sólo hazte a un lado.

Más abyecto que la carne no hay.

Debes buscar satisfacer a Dios y cumplir con tu deber.

Con pensamientos así,

Dios te dará inspiración especial con esto

y tu corazón va a encontrar consuelo.

II

La carne es como una serpiente

y tu vida perderás cuando al final se sale con la suya.

La carne es de Satanás.

Es egoísta con extravagantes deseos

de comodidad, ocio y facilidad.

Una vez satisfecha hasta cierto punto,

al final la carne te va a devorar.

Si algo pasa que exige de ti resistir dificultades,

sé consciente y comprende la voluntad de Dios allí.

No te satisfagas, sólo hazte a un lado.

Más abyecto que la carne no hay.

Debes buscar satisfacer a Dios y cumplir con tu deber.

Con pensamientos así,

Dios te dará inspiración especial con esto

y tu corazón va a encontrar consuelo.

Adaptado de ‘Sólo amar a Dios es realmente creer en Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:El deber de uno es la vocación de un ser creado

Siguiente:La clave de la fe es aceptar las palabras de Dios como la realidad de la vida