497 Practicar la verdad cuesta un precio real

Cuando viene la adversidad, empieza a orar:

“¡Oh Dios! Deseo complacerte,

superar el dolor para complacerte,

no importan los problemas que yo enfrente.

Incluso si debo entregar mi vida,

trabajaré para complacerte”.

Con esa actitud, cuando ores,

te mantendrás firme en tu testimonio.

Cada vez que se pone en práctica la verdad,

cada purificación, cada prueba,

cada vez que Dios realiza Su obra,

la gente padece gran dolor.

Es una prueba, una batalla interna,

el verdadero precio que pagar.

Si hay algo que quieres decir,

pero sientes que no es correcto y no está bien,

si no beneficia a tus hermanos y hermanas,

si puedes herirlos, no digas nada,

es preferible el dolor y vivir con ello,

porque esas palabras no son lo que quiere Dios.

Cada vez que se pone en práctica la verdad,

cada purificación, cada prueba,

cada vez que Dios realiza Su obra,

la gente padece gran dolor.

Es una prueba, una batalla interna,

el verdadero precio que pagar.

Una batalla interna que sigues viviendo,

pero estás dispuesto a sufrir dolor,

para renunciar a lo que amas,

superar la adversidad por Dios.

Sufre, pero no te rindas a la carne,

complace el corazón de Dios,

para que te consuele también.

Esto es pagar el precio que desea Él.

Cada vez que se pone en práctica la verdad,

cada purificación, cada prueba,

cada vez que Dios realiza Su obra,

la gente padece gran dolor.

Es una prueba, una batalla interna,

el verdadero precio que pagar.

Es el precio que pagar.

Adaptado de ‘Solo amar a Dios es realmente creer en Él’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 496 Cuanto más practiques la verdad, más rápido progresará tu vida

Siguiente: 498 Sólo los que practican la verdad pueden dar testimonio durante las pruebas

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

22. Finalmente he aprendido cómo cumplir con mi deber

Después de contemplar estas palabras, finalmente me di cuenta: resulta ser que los títeres y los traidores que huyen del gran trono blanco no sólo se refiere a los que se apartan de esta senda. Más importante aún, se está refiriendo a los que siguen a Dios pero no valoran estas verdades, a las personas que siempre las evaden, que buscan una nueva salida fuera de estas verdades, que no están dispuestas a someterse al castigo y juicio de Dios y a buscar que Dios las purifique.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp