699 Ofrecemos a Dios el sacrificio más valioso

Luego de años de adversidades, castigado y refinado,

al fin el hombre se ha curtido;

la gloria y el romance ya perdidos.

Ahora él entiende la verdad de ser un hombre

y la devoción de Dios.

Y por eso ofrece el más precioso

sacrificio a su Dios, que le sonríe.

Y por eso ofrece el más precioso

sacrificio a su Dios, que le sonríe.

Él odia su maldad, odia su salvajismo

e ideas erróneas, y exigencias a Dios.

Él no puede revertir el tiempo, cambiar sus remordimientos.

Pero el amor y la palabra de Dios le dan una nueva vida.

Y por eso ofrece el más precioso

sacrificio a su Dios, que le sonríe.

Y por eso ofrece el más precioso

sacrificio a su Dios, que le sonríe.

Día a día, el hombre cura sus heridas y recobra su fuerza.

Está de pie, mirando el rostro del Todopoderoso,

sólo para descubrir que Dios siempre ha estado aquí,

Su sonrisa y Su amor son aún tan hermosos.

Y por eso ofrece el más precioso

sacrificio a su Dios, que le sonríe.

Y por eso ofrece el más precioso

sacrificio a su Dios, que le sonríe.

Su corazón se preocupa por el hombre;

Sus manos, cálidas y fuertes,

como siempre lo han sido desde el principio.

Es como si el hombre regresara al Jardín del Edén.

Él rechaza a la serpiente y acude a Jehová.

Y por eso ofrece el más precioso

sacrificio a su Dios, que le sonríe.

Y por eso ofrece el más precioso

sacrificio a su Dios, que le sonríe.

¡Oh mi Señor! ¡Dios mío!

Adaptado de ‘El hombre sólo puede salvarse en medio de la gestión de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 698 El juicio de Dios nos da la vida

Siguiente: 700 Los cambios de carácter sobre todo se deben a cambios en la naturaleza

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro