Palabras diarias de Dios | Fragmento 160 | "Dios mismo, el único VI"

Dios hace mucho más aparte de garantizar la seguridad de las personas, garantizando que no serán devorados por Satanás; asimismo, realizar mucho trabajo de preparación para escoger a alguien y salvarle. En primer lugar, qué tipo de carácter tienes, en qué clase de familia nacerás, quiénes serán tus padres, cuántos hermanos y hermanas tendrás, cuáles serán la situación y el estatus económico de tu familia, cuáles son sus condiciones, Dios ha dispuesto minuciosamente todo esto para ti. ¿Sabéis en qué tipo de familia nacen en su mayoría los elegidos de Dios, en lo que respecta a la mayoría de la gente? ¿Son familias prominentes? Quizás algunas lo sean. No podemos afirmar con seguridad que no haya ninguna así, pero son muy pocas. ¿Son estas familias de excepcional riqueza como los billonarios o los multimillonarios? Casi nunca son esta clase de familia. Entonces, ¿qué clase de familia dispone Dios la mayoría de las veces para las personas? (Familias corrientes). ¿Y qué familias son estas? En su mayoría son familias de obreros y agricultores. Los trabajadores confían en su salario para vivir y pueden permitirse las necesidades básicas. No permitirán que te marches hambriento en ningún caso, pero no puedes esperar que suplan todas tus necesidades materiales. Los agricultores cuentan con plantar cosechas para alimentarse, tienen grano para comer y, pase lo que pase, no te irás con hambre, pero no puedes tener ropa muy bonita. Y también hay algunas familias que están metidas en negocios o que dirigen pequeños comercios, y algunas en las que los padres son intelectuales y, estas también pueden ser contadas como familias ordinarias. Además, hay algunos padres que son trabajadores de oficina u oficiales menores del gobierno como mucho, que tampoco pueden contarse como familias destacadas. La mayoría de las personas han nacido en familias corrientes, y todo esto lo ha dispuesto Dios. Con esto quiero decir que, lo primero de todo, este entorno en el que vives no es la familia de medios sustanciales que tú imaginas, sino más bien la familia que Dios ha decidido para ti, y la mayoría de las personas vivirán dentro de los límites de este tipo de familia; no explicaremos aquí las excepciones. ¿Qué hay, pues, del estatus social? Las condiciones económicas de la mayoría de los padres son promedias y no poseen un alto estatus social, para ellos, basta con tener un trabajo. ¿Son alguno de ellos gobernadores? ¿Presidentes? (No). Como mucho, son personas como directores de pequeños negocios o jefes de poca monta, todos con un estatus social mediano, todos viviendo con unas condiciones económicas promedias. Otro factor es el entorno de la vida familiar. Primero que nada, no hay padres que pudieran tener una clara influencia sobre sus hijos con respecto a caminar por la senda de la adivinación y de los videntes; estos también son muy pocos. La mayoría de los progenitores son bastante normales y son similares a vosotros. Dios establece este tipo de entorno para las personas en el mismo momento de escogerlas, y es grandemente beneficioso para Su obra de salvar a las personas. Desde afuera, parece que Dios no haya hecho nada trascendental para el hombre; lo hace todo en secreto, con humildad y en silencio. Sin embargo, en realidad, todo lo que Dios hace tiene como objetivo echar el fundamento para tu salvación, para preparar el camino que tienes por delante y adecuar todas las condiciones necesarias para tu salvación. Enseguida, en el momento especificado para cada persona, Dios los lleva de nuevo ante Él; cuando llegue la hora para que oigas Su voz, ese es el momento de venir delante de Él. Cuando esto ocurre, algunos ya se han convertido en padres mientras que otros son tan sólo hijos de alguien. En otras palabras, algunas personas se han casado y han tenido hijos, mientras que otros siguen solteros sin haber iniciado todavía su propia familia. Pero independientemente de las situaciones personales, Dios siempre ha establecido los momentos en que serás escogido y cuándo te alcanzarán Su evangelio y Sus palabras. Dios ha dispuesto las circunstancias, ha decidido respecto a cierta persona o contexto a través del cual se te transmitirá el evangelio, para que puedas escuchar Sus palabras. Él ya ha preparado para ti todas las condiciones necesarias para que, sin saberlo, vengas delante de Él y regreses a Su familia. Sin percatarte de ello, también sigues a Dios y entras en Su obra que se realiza paso a paso, ingresando en la forma de obrar que Él ha preparado para ti y que se desarrolla dando un paso tras otro. Lo minimísimo de todo lo que Dios hace y le da al hombre en ese momento es, principalmente, el cuidado y la protección de los que el hombre disfruta, y esto es ciertamente real. ¿Qué tipos de maneras usa, pues, Dios? Él presenta a diversas personas, eventos y cosas para que el hombre pueda ver Su existencia y Sus hechos en medio de ellos. Por ejemplo, algunos creen en Dios, porque alguien está enfermo en su familia y dicen: “En mi familia hay alguien enfermo, ¿qué puedo hacer?”. Unos les dirán: “¡Cree en Jesús!”. Y ellos empiezan a creer en Dios, y esta creencia se ha producido a causa de la situación. ¿Quién la dispuso? (Dios). Por medio de esta circunstancia, acuden a Dios. Hay algunas familias así, en las que todos son creyentes, jóvenes y ancianos, mientras que en otras la fe es algo individual. Y tú me preguntarás ¿qué obtiene el creyente de Dios? Al parecer, la enfermedad es algo que ocurre, pero en realidad es una condición que Dios permite para que él venga ante Él; esta es la bondad de Dios. Por ser dura la vida familiar de algunas personas y por no poder hallar paz, se produce una oportunidad casual en la que alguien transmitirá el evangelio y le dirá: “Tu familia lo tiene difícil. Crees en Jesús. Crees en Él y tendrás paz”. Inconscientemente, esta persona llega a creer en Dios bajo circunstancias muy naturales; ¿no es esto, pues, un tipo de condición? (Sí). Y el que su familia no esté en paz, ¿no es una gracia que le ha sido concedida a él por Dios? (Sí). Entonces hay algunos que creerán en Dios por otras razones; no obstante, no importa qué razón te haga creer en Él, en realidad ha sido Él quien lo ha dispuesto y guiado todo, sin lugar a dudas. Al principio, Dios utilizó diversos medios para escogerte y llevarte a Su familia. Esto es lo primero que hace y es una gracia que le concede a todas y cada una de las personas.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado