Pregunta 6: En vuestra comunicación, decís que la Biblia es la Biblia, Dios es Dios. Entiendo que la Biblia no puede en absoluto representar a Dios. Pero entonces, ¿cuál es la relación entre la Biblia y Dios? Aún no lo entiendo. Por favor, ¡comunicaos más con nosotros!

Respuesta: El Señor Jesús explicó esta cuestión con gran claridad. Juan 5:39-40. “Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida” (Juan 5:39-40). El Señor Jesús explicó la relación entre la Biblia y Dios con gran claridad. La Biblia es un testimonio de Dios. La Biblia en sí misma no tiene vida eterna y no puede otorgar vida al hombre. Sólo Cristo es la verdad, el camino y la vida. Por eso, sólo al aceptar y seguir a Cristo y al obedecer las palabras y obra de Dios de los últimos días, podemos obtener la verdad y la vida eterna. Analicemos de nuevo cómo es que todavía hay mucha gente en los círculos religiosos que sostiene que “Creer en el Señor es creer en la Biblia, alejarse de la Biblia significa no creer en el Señor”. Ellos incluso creen que mientras se aferren a la Biblia podrán ser arrebatados al reino de los cielos. ¿No es este un punto de vista muy absurdo? De hecho, la Biblia es sólo un libro de historia, un registro que documenta la obra de Dios. Si la gente no lo entiende así y sigue aferrándose a la Biblia, déjenme que les pregunte: ¿La Biblia puede reemplazar la obra de Dios de los últimos días? ¿La Biblia puede reemplazar a Cristo al expresar la verdad? ¿Es posible realmente obtener la verdad y la vida estudiando y aferrándose a la Biblia? Si la gente se aferra obstinadamente a las Escrituras como los fariseos, ¿es esto una prueba de que siguen y obedecen a Dios? Si la gente sólo se aferra a la Biblia, pero no acepta ni obedece la obra de Cristo en los últimos días, ¿cómo van a obtener la verdad y la vida, a conseguir la salvación, a perfeccionarse y a entrar en el reino de Dios? Leamos algunos pasajes más de las palabras de Dios Todopoderoso ¡y entenderemos este aspecto de la verdad con mayor claridad!

Dios Todopoderoso dice: “Desde el momento en el que la Biblia existió, la creencia de las personas en el Señor ha sido la creencia en la Biblia. En lugar de decir que las personas creen en el Señor, es mejor decir que creen en la Biblia; en lugar de decir que han comenzado a leer la Biblia, es mejor decir que han empezado a creer en ella, y, en lugar de decir que han vuelto a la presencia del Señor, es mejor decir que han regresado delante de la Biblia. De esta forma, las personas adoran la Biblia como si fuera Dios, como si fuera su vida, y perderla sería lo mismo que perder su vida. Las personas consideran que la Biblia es algo tan elevado como Dios, y están incluso aquellas que la ven como algo superior a Dios. Si las personas no tienen la obra del Espíritu Santo, si no pueden sentir a Dios, pueden seguir viviendo, pero tan pronto como pierden la Biblia o sus capítulos famosos y sus dichos célebres, es como si hubieran perdido su vida” (‘Relativo a la Biblia (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Creen en Mi existencia solo dentro del alcance de la Biblia y me equiparan con ella; sin la Biblia Yo no existo y sin Mí no existe la Biblia. No prestan atención a Mi existencia o acciones, sino que dedican una atención extrema y especial a todas y a cada una de las palabras de las Escrituras. Muchas más incluso creen que Yo no debería hacer nada que quisiera a menos que las Escrituras lo predijeran. Le atribuyen demasiada importancia a las Escrituras. Se puede decir que ven las palabras y expresiones como demasiado importantes, hasta el punto de que usan versículos de la Biblia para medir cada palabra que digo y para condenarme. Lo que buscan no es el camino de la compatibilidad conmigo, o el camino de la compatibilidad con la verdad, sino el camino de la compatibilidad con las palabras de la Biblia, y creen que cualquier cosa que no se ciña a la Biblia, sin excepción, no es Mi obra. ¿No son esas personas los descendientes sumisos de los fariseos? Los fariseos judíos usaron la ley de Moisés para condenar a Jesús. No buscaron la compatibilidad con el Jesús de esa época, sino que diligentemente siguieron la ley al pie de la letra, hasta el grado de que, después de haberlo acusado de no seguir la ley del Antiguo Testamento y de no ser el Mesías, al final crucificaron al inocente Jesús. ¿Cuál era su sustancia? ¿No era que no buscaban el camino de la compatibilidad con la verdad? Se obsesionaron con todas y cada una de las palabras de las Escrituras mientras que no prestaron atención a Mi voluntad ni a los pasos ni métodos de Mi obra. No eran personas que buscaran la verdad, sino que se aferraban a las palabras; no eran personas que creyeran en Dios, sino que creían en la Biblia. En esencia, eran los guardianes de la Biblia. Con el fin de salvaguardar los intereses de la Biblia, de sostener la dignidad de la Biblia y de proteger la reputación de la Biblia, llegaron tan lejos que crucificaron al misericordioso Jesús. Lo hicieron solamente en aras de defender la Biblia y por el bien de mantener el estatus de todas y cada una de las palabras de la Biblia en los corazones de las personas. Así que prefirieron abandonar su futuro y la ofrenda por el pecado para condenar a muerte a Jesús, que no se conformaba a la doctrina de las Escrituras. ¿No fueron todos lacayos de todas y cada una de las palabras de las Escrituras?

¿Y qué pasa hoy con las personas? Cristo ha llegado para liberar la verdad, pero preferirían expulsarlo de este mundo para poder entrar al cielo y recibir la gracia. Preferirían negar por completo la venida de la verdad con el fin de salvaguardar los intereses de la Biblia, y preferirían volver a crucificar al Cristo encarnado de nuevo con el fin de asegurar la existencia eterna de la Biblia. ¿Cómo puede el hombre recibir Mi salvación cuando su corazón es tan malvado y su naturaleza tan opuesta a Mí?” (‘Deberías buscar el camino de la compatibilidad con Cristo’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Las palabras de Dios Todopoderoso han puesto en evidencia de una manera clara a los líderes religiosos que sólo exaltan la Biblia y dan testimonio de ella pero que nunca exaltan o dan testimonio de Dios, y también han expuesto la verdad y la esencia de su uso de la Biblia para reemplazar a Dios y suplantarlo, y su uso de las palabras de la Biblia para resistirse y condenar la obra de Dios, exponiendo por completo sus naturalezas satánicas que odian la verdad y se oponen a Dios. Recordad el tiempo en que los fariseos se aferraban obstinadamente a las Escrituras y delimitaban a Dios dentro de las Escrituras. Ellos nunca buscaban la verdad ni seguían los pasos de Dios. Cuando el Señor Jesús predicaba y hacía Su obra, Él expresaba muchas verdades y llevaba a cabo muchas señales y maravillas, demostrando ya la autoridad y el poder de Dios, y a pesar de ello, ¿qué hicieron los fariseos? No les importó cuán profundo fuera el sermón del Señor Jesús o cuán grande fuera Su autoridad. Mientras no se ajustara a las palabras de las Escrituras, condenarían y se resistirían ferozmente al Señor Jesús. Y porque el Señor Jesús expresó la palabra de Dios, condenaron y blasfemaron las palabras del Señor Jesús como blasfemia, y al final clavaron vivo en la cruz al misericordioso Señor Jesús, exponiendo por completo sus naturalezas satánicas que odian la verdad y se oponen a Dios. Hoy, los pastores y los ancianos religiosos son iguales que los fariseos de antaño. Hacen todo lo posible por exaltar y dar testimonio de la Biblia, pero nunca exaltan o dan testimonio del Señor, y además no proclaman ni dan testimonio de las palabras del Señor ni de todas las verdades expresadas por el Señor. Se especializan en hablar sobre el conocimiento de la Biblia y la teología, propagando diversas teorías espirituales paradójicas y vacías para engañar, controlar y esclavizar a la gente, afirmando que: “Todas las declaraciones y obra de Dios están registradas en la Biblia, no hay declaraciones u obra de Dios fuera de la Biblia”, “Creer en Dios es creer en la Biblia, apartarse de la Biblia significa no creer en Dios” y “Sólo es necesario aferrarse a la Biblia para ser llevado al reino de los cielos”, haciendo que todos crean erróneamente que la vida eterna está contenida en la Biblia, y que la gente sólo necesita aferrarse a la Biblia para poder entrar en el reino de los cielos y recibir la vida eterna. Antes de que lo supieran, la Biblia reemplazó la posición de Dios en los corazones de las personas. Todos creen ciegamente en la Biblia y la idolatran, y tratan la Biblia como si fuera Dios. Imperceptiblemente, la Biblia se ha convertido en un hechizo obligatorio para los creyentes, y la posición del Señor en los corazones de las personas ha desaparecido del todo. ¿Cuál sería la consecuencia? ¡El conocimiento y la fe de las personas en el Señor se reducen a nada! Ésta es la consecuencia de dejar que los pastores y los ancianos religiosos expliquen la Biblia.

Extracto del guion de la película de “Rompe el hechizo”

Anterior: Pregunta 5: Pablo dijo muy claramente en 2 Timoteo que “Toda Escritura es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16). Esto significa que cada palabra de la Biblia es la palabra de Dios, y que la Biblia representa al Señor. Creer en el Señor es creer en la Biblia, creer en la Biblia es creer en el Señor. ¡Apartarse de la Biblia significa no creer en el Señor! Nuestra creencia en el Señor sólo requiere que nos aferremos con firmeza a la Biblia. Incluso si no aceptamos la obra de Dios en los últimos días, ¡aun así recibiremos la salvación y entraremos en el reino de los cielos! ¿Hay algo de malo en este entendimiento?

Siguiente: Pregunta 7: Predicáis que Jesús Nuestro Señor ya ha regresado y que él es Dios Todopoderoso, que ha expresado muchas verdades y está haciendo su juicio de los últimos días. Creo que es imposible. Siempre hemos asegurado que la palabra y la obra de Dios están registradas en la Biblia, y que la palabra y la obra de Dios no existen fuera de la Biblia. Creemos que la Biblia ya incluye la totalidad de la salvación de Dios, la Biblia representa a Dios. Todo el que se adhiera a la Biblia, entrará en el reino de los cielos. ¡Nuestra creencia en el Señor se basa en la Biblia, alejarse de la Biblia constituye una negación y una traición al Señor! ¿Hay algo falso en esta afirmación?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

1. Base de la encarnación de Dios en China en los últimos días en las profecías de la Biblia y en las palabras de Dios

En muchos lugares, Dios ha profetizado ganar a un grupo de vencedores en la tierra de Sinim. Es en la parte oriental del mundo que se ganan los vencedores, de modo que el punto de aterrizaje de la segunda encarnación de Dios es, sin lugar a duda, la tierra de Sinim, exactamente donde descansa enrollado el gran dragón rojo. Allí ganará Dios a los descendientes del gran dragón rojo para que quede totalmente derrotado y avergonzado.

5. Por qué se dice que la humanidad corrupta tiene mayor necesidad de la salvación de Dios hecho carne

Dios se hizo carne porque el objeto de Su obra no es el espíritu de Satanás o de cualquier cosa incorpórea, sino el hombre que es de la carne y a quien Satanás ha corrompido. Precisamente porque la carne del hombre ha sido corrompida es que Dios ha hecho al hombre carnal el objeto de Su obra; además, porque el hombre es objeto de la corrupción, ha hecho al hombre el único objeto de Su obra a través de todas las etapas de Su obra de salvación.

1. Qué es la verdad

Esta verdad es el carácter de vida de la humanidad normal, es decir, lo que fue requerido del hombre cuando Dios lo creó en el principio, a saber: toda la humanidad normal (incluyendo el sentido humano, la percepción, la sabiduría y el conocimiento básico de ser hombre).

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro