Capítulo 77

No estar seguro de Mis palabras equivale a mantener una actitud de negación hacia Mis acciones. Es decir, Mis palabras han fluido desde el interior de Mi Hijo, pero no les dais importancia. ¡Sois tan frívolos! Muchas palabras han fluido desde el interior de Mi Hijo, pero vosotros seguís dudando, no estáis seguros. ¡Estáis ciegos! No entendéis el propósito detrás de cada una de las cosas que he hecho. ¿Acaso no son mías las palabras que Yo expreso por medio de Mi Hijo? Hay algunas cosas que no estoy dispuesto a decir directamente, así que hablo por medio de Mi Hijo. Pero ¿por qué sois tan absurdos que insistís en que Yo debería hablar directamente? ¡No me entendéis y siempre tenéis dudas sobre Mis actos y hechos! ¿Acaso no he dicho antes que cada uno de Mis movimientos y cada uno de Mis actos y hechos son correctos? Las personas deben dejar de escudriñarlos. ¡Retira tus manos inmundas! Déjame decirte algo: todas las personas que Yo uso fueron predestinadas antes de que Yo creara el mundo y también son aprobadas por Mí hoy. Vosotros constantemente os esforzáis en tales cosas, escudriñáis a la persona que Yo soy y estudiáis Mis acciones. Todos tenéis mentalidad de transacciones. Si esto ocurre de nuevo, con certeza seréis derribados por Mi mano. Lo que Yo estoy diciendo es: no dudéis de Mí y tampoco analicéis ni penséis en las cosas que Yo he hecho. Y mucho menos os entrometáis en tales cosas, porque esto tiene que ver con Mis decretos administrativos. ¡No es un asunto insignificante!

Aprovecha el tiempo que tengas para hacer todo lo que Yo he pedido. Déjame decirlo de nuevo y también como advertencia: los extranjeros están a punto de llegar masivamente a China. ¡Esto es la verdad absoluta! Yo sé que la mayoría de las personas tienen dudas sobre esto y no están seguras, así que Yo os lo recuerdo una y otra vez para que podáis buscar rápidamente el crecimiento en la vida y para que podáis satisfacer Mi voluntad con mayor prontitud. A partir de ahora, la situación internacional se volverá aún más tensa, y diversos países empezarán a derrumbarse desde dentro. Ya no hay más días felices en China. Esto quiere decir que los trabajadores se declararán en huelga, los estudiantes dejarán sus clases, los empresarios dejarán de hacer negocios, y todas las fábricas cerrarán y no podrán sobrevivir. Esas organizaciones empezarán a preparar fondos para escapar (esto también servirá a Mi plan de gestión), y los líderes del Gobierno central en todos los niveles estarán demasiado ocupados centrándose en ciertas cosas a expensas de los demás mientras hacen los preparativos (esto servirá en el siguiente paso). ¡Echad un buen vistazo! Esto es algo que implica a todo el universo, no solo a China, ya que Mi obra está orientada hacia el mundo entero, pero también está al servicio de convertir en reyes al grupo de los hijos primogénitos. ¿Veis esto con claridad? ¡Apresuraos y buscad! Yo no os trataré de manera injusta; permitiré que experimentéis el disfrute hasta sentiros satisfechos.

Mis acciones son maravillosas. Cuando haya grandes desastres en el mundo, cuando todos los hacedores de maldad y gobernantes estén recibiendo castigo —o, para ser más claro, cuando los hacedores de maldad, que están fuera de Mi nombre, sufran—, Yo empezaré a concederos Mis bendiciones. Este es el significado intrínseco de las palabras “No sufriréis el dolor ni los daños de los desastres” que Yo he dicho repetidamente en el pasado. ¿Entendéis esto? “Este tiempo” del que hablo se refiere al tiempo en que las palabras salen de Mi boca. La obra del Espíritu Santo se hace a un ritmo muy rápido; no retrasaré ni malgastaré un solo minuto, ni siquiera un solo segundo, sino que actuaré de acuerdo con Mis palabras tan pronto como estas sean habladas. Si Yo digo que hoy elimino a alguien o que desprecio a alguien, todo habrá terminado para esa persona al instante. En otras palabras, Mi Espíritu Santo le será retirado y se convertirá en un muerto viviente, una persona completamente inútil. Esta gente puede que siga respirando, caminando y hablando, y puede que siga orando ante Mí, pero nunca será consciente de que Yo la he abandonado. Serán personas típicamente inútiles. ¡Esto es absolutamente cierto y genuino!

Mis palabras representan el ser humano que soy. ¡Recordad esto! No dudéis; debéis estar absolutamente seguros. ¡Este es un asunto de vida o muerte! ¡Esto es algo extremadamente serio! Tan pronto como Mis palabras se expresan, lo que quiero hacer ya ha sucedido. Todas estas palabras deben ser habladas por medio de Mi Hijo. ¿Quién entre vosotros ha meditado seriamente sobre este asunto? ¿De qué otra forma puedo explicarlo? Deja de estar tan asustado y tímido todo el tiempo. ¿De verdad no tengo consideración por los sentimientos de las personas? ¿Expulsaré con indiferencia a los que apruebo? Todo lo que hago se basa en principios. No romperé el pacto que Yo mismo establecí; no interrumpiré Mi propio plan. No soy ingenuo como vosotros. Mi obra es algo grande; es algo que ningún ser humano puede lograr. Yo he dicho que soy justo y que soy amor para los que me aman. ¿No crees que esto es cierto? ¡Sigues teniendo recelos! Si tienes una conciencia limpia sobre todo, entonces, ¿por qué sigues teniendo miedo? Todo es porque te has atado a ti mismo. ¡Hijo mío! Te he recordado muchas veces que no estés triste y que no derrames lágrimas, y que no te descartaré. ¿Sigues sin poder confiar en Mí? Te agarraré y no te dejaré ir. Siempre te abrazaré en Mi amor. Te cuidaré, te protegeré y en todo te daré revelaciones y percepciones para que puedas ver que Yo soy tu Padre y que soy quien te sustenta. Sé que siempre estás meditando en cómo puedes aligerar la carga sobre los hombros de tu Padre. Esta es la carga que te he dado. ¡No intentes ignorarla! ¿Cuántos pueden serme leales actualmente? Espero que puedas acelerar tu entrenamiento y crecer rápidamente y satisfacer Mi corazón. El Padre se esfuerza por el hijo día y noche, por lo que el hijo debe considerar también el plan de gestión del Padre cada minuto y cada segundo. Esta es la cooperación proactiva conmigo de la que Yo solía hablar.

Todo esto es Mi obra. Colocaré una carga sobre las personas que uso hoy y les daré sabiduría, de forma que todas sus acciones se conformarán a Mi voluntad, de forma que Mi reino se hará realidad, y un nuevo cielo y una nueva tierra emergerán. Las personas a las que no estoy usando son todo lo contrario. Están siempre aturdidas, duermen después de comer y comen después de dormir, sin tener ni idea de qué significa la carga. Estas personas carecen de la obra del Espíritu Santo y deben ser purgadas de Mi iglesia lo antes posible. Ahora comunicaré algunos asuntos relacionados con las visiones: la iglesia es una condición previa al reino. Las personas solo pueden entrar en el reino una vez que la iglesia haya sido edificada hasta cierto grado. Nadie puede entrar directamente en el reino (si no se lo he prometido Yo). La iglesia es el primer paso, mientras que el reino es el propósito de Mi plan de gestión. Todo tomará forma una vez que las personas entren en el reino, y no habrá nada que temer. Ahora, solo Mis hijos primogénitos y Yo hemos entrado en el reino y hemos empezado a gobernar a todas las naciones y a todos los pueblos. Es decir, Mi reino está comenzando a organizarse y todos los que serán reyes o Mi pueblo han sido anunciados públicamente. Los acontecimientos futuros se os dirán paso a paso y en orden. No debéis estar demasiado inquietos ni preocupados. ¿Recuerdas cada palabra que Yo te he dicho? Si eres en verdad para Mí, entonces te hablaré con sinceridad. En cuanto a los que practican el engaño y la tortuosidad, ¡Yo también los trataré con indiferencia y les dejaré ver claramente quién es el que será arruinado por tal comportamiento!

Anterior: Capítulo 76

Siguiente: Capítulo 78

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro