189 El significado de la encarnación

I

Encarnación es que el Espíritu de Dios se hace carne.

Esto significa que Dios mismo se hace carne.

Su obra en la carne es la obra del Espíritu

que se realiza en la carne y se expresa por ella.

Nadie, excepto la carne de Dios puede cumplir

el ministerio del Dios encarnado.

Sólo la carne encarnada de Dios, esta humanidad normal,

puede expresar la obra divina.

El significado de la encarnación de Dios

es que un hombre común y normal hace la obra de Dios,

que Dios hace Su obra divina en la humanidad

y vence a Satanás.

II

Al venir a la carne para hacer obras,

Él le muestra a Satanás que Dios es ahora carne.

Dios es ahora una persona normal y común,

pero Él puede reinar triunfante sobre el mundo.

Él le muestra a Satanás que Dios es ahora carne,

y sin embargo Él puede vencer a Satanás,

Él es capaz de redimir a la humanidad,

Él es capaz de conquistar a la humanidad.

El significado de la encarnación de Dios

es que un hombre común y normal hace la obra de Dios,

que Dios hace Su obra divina en la humanidad

y vence a Satanás.

III

La obra de Satanás busca corromper la humanidad,

mientras que el objetivo de Dios es salvarla.

Satanás atrapa al hombre en un abismo sin fondo,

mientras que Dios lo rescata de este abismo.

Satanás hace que todos los hombres lo adoren,

mientras que Dios los somete a Su dominio.

Porque Él es el Señor de toda la creación.

Sí, Él es el Señor de toda la creación.

El significado de la encarnación de Dios

es que un hombre común y normal hace la obra de Dios,

que Dios hace Su obra divina en la humanidad

y vence a Satanás.

IV

Toda esta obra está hecha por las dos encarnaciones de Dios.

Su carne es en esencia la unión de la humanidad y la divinidad,

y posee humanidad normal.

El significado de la encarnación de Dios

es que un hombre común y normal hace la obra de Dios,

que Dios hace Su obra divina en la humanidad

y vence a Satanás.


Adaptado de ‘La esencia de la carne habitada por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 188 Dios mismo es la verdad y la vida

Siguiente: 190 La carne de Dios y el Espíritu son idénticos en esencia

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro