Capítulo 61

Cuando seas consciente de tu propia condición, podrás cumplir Mi voluntad. En realidad, Mi voluntad no es difícil de comprender; es solo que en el pasado nunca buscaste de acuerdo con Mis intenciones. No quiero las nociones o pensamientos de la gente; mucho menos tu dinero o tus posesiones. Lo que quiero es tu corazón, ¿entiendes? Esta es Mi voluntad. Es más, es lo que deseo obtener. Las personas siempre usan sus propias nociones para juzgarme y usan su criterio para evaluar Mi estatura. Con la raza humana, esto es lo más difícil de tratar, y es lo que odio y detesto más. ¿Lo ves ahora? Es porque este es el carácter más visible de Satanás. Además, como carecéis de estatura, frecuentemente caéis en los planes astutos de Satanás. ¡Simplemente no sois capaces de discernirlos! Os he dicho muchas veces que seáis cautelosos en todo momento y en todos los aspectos, para no ser engañados por Satanás. Sin embargo, vosotros no escucháis y alegremente hacéis caso omiso de lo que digo. Como consecuencia, termináis sufriendo pérdidas en vuestra vida y luego ya es muy tarde para lamentarse. ¿No sería una muy buena idea que tomaras esto como una lección para tu búsqueda futura? ¡Te digo! Ser propenso a la negatividad traerá pérdidas a tu vida de la mayor gravedad. Sabiendo esto, ¿no es hora de que despiertes?

La gente es impaciente por tener resultados rápidos y solo ven lo que tienen delante. Cuando digo que he comenzado a castigar a los que están en el poder, vosotros os volvéis aún más ansiosos, y preguntáis: “¿Por qué están esos hombres todavía en el poder? ¿No significa esto que las palabras de Dios son vacías?”. ¡Las nociones humanas están tan arraigadas! No entendéis el significado de lo que digo. La gente a la que castigo es la malvada, y aquellos que Me desafían, y los que no Me conocen, e ignoro a aquellos que solo creen en Mí sin buscar la verdad. ¡Eres tan ignorante! ¡No has entendido nada de lo que he dicho! Sin embargo, todavía te precias y piensas que has madurado, que comprendes las cosas y que eres capaz de comprender Mi voluntad. A menudo digo que todas las cosas y asuntos prestan servicio a Cristo, pero ¿realmente entiendes estas palabras? ¿Conoces realmente lo que significan? He dicho antes que no castigo a nadie precipitadamente. Cada persona en el mundo-universo sigue Mis arreglos apropiados. Aquellos que son los objetos de Mi castigo, los que prestan servicio a Cristo (a quienes no salvaré), los que son escogidos por Mí, y aquellos que son elegidos por Mí pero que después se convierten en objetos de eliminación, tengo a todos estos en Mis manos, sin mencionarte a ti —uno de los elegidos— a quien entiendo aun más. Todas las cosas que hago durante esta fase y la siguiente fase están de acuerdo con Mis sabios arreglos. ¡No necesitas hacer arreglos por Mí de antemano; solo espera y disfruta! Esto es algo que mereces. Yo domino lo que es Mío y no perdono fácilmente a los que se atreven a quejarse o a tener otras opiniones de Mí. A menudo Me lleno de ira en estos días, ya que el programa de decretos administrativos que he arreglado está llegando a esta etapa. No supongas que no tengo sentimientos. Esto es porque, como he dicho antes, ningún objeto, persona o evento se atreve a estorbar Mis pasos hacia adelante. Hago lo que digo, y esto es lo que soy; es más, esta es la manifestación más visible de Mi carácter. Yo trato a todas las personas por igual, ya que todos vosotros sois Mis hijos, y amo a cada uno de vosotros. ¿Qué padre no se hace responsable de la vida de su hijo? ¿Qué padre no trabaja duro día y noche por el futuro de su hijo? ¿Quién de vosotros reconoce esto? ¿Quién puede mostrar consideración a Mi corazón? Constantemente hacéis planes y arreglos para vuestros propios placeres carnales y no tenéis ninguna comprensión de Mi corazón. Me preocupo hasta hacer Mi corazón pedazos por vosotros, pero constantemente perseguís los placeres carnales, comer y beber, dormir, y prendas de vestir. ¿No tenéis ni el menor atisbo de conciencia? Si esto es así, entonces sois bestias vestidas de humano. Lo que digo no es indebido y deberíais ser capaces de soportar estas palabras. Esta es la mejor manera de salvaros y aún más, es donde radica Mi sabiduría: ataca la debilidad vital de Satanás, lo derrota completamente y lo deja completamente destruido. Mientras te arrepientas y te asegures de confiar en Mí para eliminar tu vieja naturaleza y vivir a imagen de una nueva persona, estaré completamente satisfecho, ya que esto es lo que significa vivir una humanidad normal y dar testimonio de Mi nombre. Nada Me hace más feliz.

Debes permanecer siempre cerca de Mí. Es evidente que Mi paso se está acelerando día a día. Si te falta comunión espiritual aunque sea por un momento, entonces Mi juicio caerá sobre ti inmediatamente. En este punto, habéis ganado una comprensión profunda. Te castigo, no porque no te amo, sino que te disciplino por amor. De lo contrario, no crecerías y siempre serías depravado sin las restricciones del Espíritu Santo. Esto demuestra aun más Mi sabiduría.

Anterior: Capítulo 60

Siguiente: Capítulo 62

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro