Capítulo 69

Cuando Mi voluntad aparezca, a cualquiera que se atreva a resistirse y a cualquiera que se atreva a juzgar o a dudar, Yo lo purgaré inmediatamente. Hoy, cualquiera que no actúe de acuerdo con Mi voluntad o cualquiera que confunda Mi voluntad debe ser eliminado y expulsado de Mi reino. En Mi reino no hay nadie más; todos son Mis hijos, las personas que amo y que son consideradas conmigo. Además, ellos son los que actúan de acuerdo con Mi palabra y que son capaces de reinar en el poder para juzgar a todas las naciones y a todos los pueblos en Mi nombre. Es más, son un grupo de hijos primogénitos, inocentes y vivaces, simples y abiertos, y honestos y sabios a la vez. Mi voluntad está satisfecha en vosotros, y lo que deseo hacer se cumple en vosotros, sin errores, de manera completamente abierta y revelada. He comenzado a abandonar a aquellos que tienen intenciones y propósitos erróneos, y los haré caer uno por uno. Los destruiré de uno en uno hasta el punto en que no puedan sobrevivir, y todo esto se refiere a sus espíritus, sus almas y sus cuerpos.

Entiende que las acciones de Mi mano —apoyar a los pobres, cuidar y proteger a los que me aman, salvar a los ignorantes y celosos que no interfieren con Mi gestión, castigar a los que se resisten a Mí y a los que no cooperan activamente conmigo—, todas estas cosas serán confirmadas una a una de acuerdo con Mis declaraciones. ¿Eres uno que me ama de verdad? ¿Eres uno que se entrega fielmente a Mí? ¿Eres uno que escucha Mi palabra y actúa en consecuencia? ¿Eres uno que está en contra de Mí, o eres compatible conmigo? En el fondo, ¿tienes una idea clara de estas cosas? ¿Puedes responder a cada una de estas cosas que he dicho? Si no puedes, entonces, eres alguien que busca con entusiasmo, pero que no entiende Mi voluntad. Tales personas interferirán más fácilmente con Mi gestión y confundirán Mi voluntad. Si tienen una intención errónea, aunque sea un momento, serán sometidas a Mi purga y destrucción.

En Mí hay infinitos misterios que son insondables. Yo los revelaré al pueblo, uno por uno, de acuerdo con Mi plan. Es decir, los revelaré a Mis hijos primogénitos. A aquellos que son incrédulos y que se resisten a Mí, solo les permitiré ir con la corriente. Al final, sin embargo, tengo que hacerles entender que Yo soy majestad y juicio. Los incrédulos de hoy solo tienen conocimiento de lo que ocurre delante de sus ojos, pero no conocen Mi voluntad. Solo Mis hijos, las personas a las que amo, conocen y entienden Mi voluntad. Para Mis hijos, Yo estoy abiertamente revelado; para Satanás, soy juicio majestuoso y en absoluto oculto. En estos días, solo Mis hijos primogénitos son dignos de conocer Mi voluntad, nadie más califica, y todo esto es lo que he dispuesto antes de la creación. Antes dispuse adecuadamente quién sería bendecido y quién azotado; Yo ya lo tenía claro y hoy ya ha sido plenamente manifestado: aquellos que son bendecidos han comenzado a disfrutar de sus bendiciones, mientras que los que son azotados han comenzado a sufrir el desastre. Los que no desean ser azotados lo serán de todos modos, porque esto es lo que Yo he ordenado y lo que Mis manos de decretos administrativos han dispuesto. ¿Exactamente qué tipo de persona es bendecida y qué tipo de persona es azotada? Yo ya he revelado estas cosas; esto no es un misterio para vosotros, sino que está a la vista. Aquellos que me aceptan pero cuyas intenciones son equivocadas, aquellos que me aceptan pero no me buscan, aquellos que me conocen pero no se someten a Mí, aquellos que se dedican a la tortuosidad y la traición para engañarme, aquellos que leen mis palabras pero vomitan negatividad y aquellos que no se conocen a sí mismos, que no saben lo que son, que piensan que ellos mismos son grandes y que asumen que han alcanzado la madurez (el ejemplo de Satanás); tales personas son objetos de azote. Yo no recordaré las transgresiones de aquellas personas que me aceptan y cuyas intenciones son por Mi bien (y, aunque causen interrupciones, siempre que sus intenciones sean correctas y sean siempre cautelosas, cuidadosas, y no disolutas; y siempre alberguen la voluntad de escucharme y someterse a Mí). Las personas que son puras, las que son abiertas, las que son honestas, las que no están controladas por ninguna persona, cosa o asunto y las que tienen un aspecto infantil, a pesar de ser maduras en la vida; estas son Mis amadas, son los objetos de Mi bendición. Ahora bien, cada uno de vosotros ocupará su lugar apropiado según su condición. Además, sabrás si eres bendecido o azotado; no es necesario que Yo lo diga claramente. Quienes son bendecidos deben regocijarse y ser felices, mientras que quienes han de sufrir azotes no deben estar angustiados. Ambos han sido arreglados por Mi mano, aunque Yo no soy el culpable: lo es tu propia falta de cooperación activa conmigo, además de tu fracaso al no entender que Yo soy el Dios que busca en lo más profundo del corazón del hombre. Esto es lo que he determinado de antemano, y te has hecho daño a ti mismo a través de tus propios e insignificantes engaños; ¡tú mismo te has provocado esto! ¡Que debas caer en el Hades no es que se te esté maltratando! Este es tu fin, ¡este es tu resultado!

¡Benditos hijos primogénitos! ¡Levantaos rápidamente y vitoread! ¡Levantaos rápidamente y alabad! De ahora en adelante, no habrá más amargura ni más sufrimiento, todo está en nuestras manos. Todo aquel cuyos pensamientos estén totalmente sincronizados con los Míos es una persona a la que Yo amo y no tendrá que sufrir desastre. Cualquiera que sea el deseo de tu corazón, Yo lo cumpliré (aunque no puede ser arbitrario); esta es Mi obra.

Anterior: Capítulo 68

Siguiente: Capítulo 70

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Capítulo 5

Cuando Dios hace exigencias a los seres humanos que a estos les resulta difícil explicar y cuando Sus palabras golpean directamente el...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro