Pregunta 4: Que habéis dado testimonio de que Dios Todopoderoso encarnado ha expresado millones de palabras y ha llevado a cabo Su obra del juicio empezando por la casa de Dios. Pero esto claramente excede la Biblia. Que los pastores y ancianos solían decirnos a menudo que toda la palabra y obra del Señor está en la Biblia. No hay palabra y obra de Dios fuera de la Biblia. La obra de salvación del Señor Jesús ya ha sido completada. El regreso del Señor en los últimos días será para llevar a los creyentes directamente al reino de los cielos. Así que todo el tiempo hemos creído que la creencia en el Señor debe estar basada en la Biblia. Mientras nos ajustemos a la Biblia podremos entrar en el reino del cielo y recibir la vida eterna. Apartarse de la Biblia es abandonar el camino del Señor. Es resistirse a Él y traicionarlo. Todos los pastores y los ancianos religiosos piensan así. ¿Qué podría haber de erróneo en eso?

Respuesta: En la religión, por culpa de la predicación de los pastores y ancianos, aquellos que creen en el Señor piensan que toda palabra y obra de Dios está contenida en la Biblia. La salvación de Dios está completa en la Biblia, y no hay palabra u obra de Dios fuera de la Biblia. La fe en el Señor se basa en la Biblia y en aferrarse a ella. Mientras no abandonemos la Biblia, cuando el Señor venga seremos llevados al reino de los cielos. Tal punto de vista se ajustaría a las nociones e imaginaciones de la gente, ¿pero se basa en las palabras del Señor Jesús? ¿Podéis garantizar que se ajusta a la verdad? El Señor Jesús jamás ha dicho que todas las palabras y obras de Dios estén registradas en la Biblia, que no hay palabra y obra de Dios fuera de la Biblia. Esto es cierto. Todos aquellos que entienden la Biblia saben que ésta fue elaborada por los seres humanos muchos años después de la obra de Dios. Primero vino la obra de Dios, y después la Biblia. En otras palabras, cada vez que Dios completaba una etapa de Su obra, aquellos que experimentaban la obra de Dios registraban por escrito la palabra de Dios y la obra de aquel tiempo, y las personas recopilaron estos registros para conformar la Biblia. Piénsalo: ¿Cómo pudo ser recopilada con antelación en la Biblia la obra que Dios aún no ha realizado? La obra del juicio de Dios de los últimos días, en concreto, no pudo haberse registrado en la Biblia. El Nuevo y el Antiguo Testamento han formado parte de la Biblia desde hace casi 2000 años. Dios Todopoderoso apenas acaba de empezar Su obra del juicio de los últimos días. Por consiguiente, es imposible que la palabra y la obra de Dios en los últimos días se hayan registrado en la Biblia hace miles de años. ¿No es un hecho? En los últimos días, Dios Todopoderoso ha llevado a cabo la obra del juicio empezando por la casa de Dios, expresando varios millones de palabras. Estas palabras son todas verdades que purifican y salvan a la humanidad, y son el camino a la vida eterna traídas por Cristo de los últimos días. Ya se han recopilado en la Biblia de la Era del Reino, “La Palabra manifestada en carne”. Aunque las verdades expresadas por Dios Todopoderoso no se registraron con antelación en la Biblia, estas han cumplido totalmente las profecías del Señor Jesús: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13). “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 2:7). La verdad expresada por Dios Todopoderoso ha verificado por completo que Dios Todopoderoso es la personificación del Espíritu de la verdad, Él es Dios encarnado. Todas las palabras expresadas por Dios Todopoderoso, es decir, las expresiones del Espíritu de la verdad en los últimos días, son palabras del Espíritu Santo a las Iglesias. ¿Acaso nos atrevemos a decir que estas no son las palabras de Dios? ¿Nos atrevemos a negarlo? Si vemos la realidad de Dios que habla y obra en los últimos días, ¿diríamos aún que todas las palabras de Dios están registradas en la Biblia y que no hay palabra u obra de Dios fuera de la Biblia? No entendemos la historia interior de cómo se formó la Biblia. No conocemos el hecho de que la Biblia se formó sólo después de que Dios completara cada etapa de Su obra, y aun así sacamos conclusiones arbitrarias y determinamos que no hay palabra u obra de Dios fuera de la Biblia. ¿No somos bastante absurdos y arbitrarios? Si no entendemos cómo se formó la Biblia y su historia interna, puede ser muy fácil desviarse del camino de la fe en Dios. De hecho, durante las dos etapas de la obra de Dios en la Era de la Ley y la Era de la Gracia, no todas las palabras expresadas por Dios quedaron registradas en la Biblia. Por ejemplo, en la Era de la Ley, hubo algunos profetas cuyas profecías no se recogieron en la Biblia. Es un hecho que probablemente conozcan unos cuantos hermanos y hermanas. En la Era de la Gracia, hubo incluso más palabras pronunciadas por el Señor Jesús. Pero las palabras registradas en la Biblia son demasiado limitadas. Pensad un poco. El Señor Jesús predicó en la tierra durante tres años y medio. ¿Cuántas palabras habrá pronunciado cada día? ¿Cuántas palabras habrá pronunciado en cada sermón? El Señor Jesús pronunció muchos sermones y palabras en esos tres años y medio. No hay forma de calcularlo. Tal y como afirmó el Apóstol Juan: “Y hay también muchas otras cosas que Jesús hizo, que si se escribieran en detalle, pienso que ni aun el mundo mismo podría contener los libros que se escribirían” (Juan 21:25). Observemos ahora los Cuatro Evangelios del Nuevo Testamento. ¡Las palabras del Señor Jesús registradas en ellos son demasiado limitadas! ¡Son sólo la punta del iceberg! Si el Señor Jesús tan sólo hubiese pronunciado esas pocas palabras de los Cuatro Evangelios durante esos tres años y medio, ¿cómo habría podido Él conquistar a la gente que lo seguía en esa época? ¿Cómo habría podido la obra del Señor Jesús conmocionar toda Judea? Por eso, es cierto que las palabras de Dios registradas en la Biblia contienen sólo una parte muy limitada, y desde luego no todas las palabras pronunciadas por Dios durante Su obra. ¡Es un hecho que nadie puede negar! Todos sabemos que Dios es el Señor de la creación, el origen de la vida humana, el manantial de agua de vida que nunca se seca. La riqueza de Dios es un suministro inagotable y siempre está lista para su uso, mientras que la Biblia es un mero registro de las dos primeras etapas de la obra de Dios. La cantidad de las palabras de Dios recogidas en ella es demasiado limitada. Son como una gota en el mar de la vida de Dios. ¿Cómo pudimos delimitar la palabra y obra exclusivamente a la Biblia? Es como si Dios sólo pudiera decir esas palabras limitadas en la Biblia. ¿No es esto delimitar, denigrar y blasfemar a Dios? Por consiguiente, delimitamos toda la palabra y obra de Dios a la Biblia y pensamos que no hay palabra y obra de Dios fuera de la Biblia, ¡esto es un grave error!

A continuación, leamos algunos pasajes de las palabras de Dios Todopoderoso, y tendremos aún más claro este aspecto de la verdad. Dios Todopoderoso dice: “Lo que consta en la Biblia es limitado e incapaz de representar la totalidad de la obra de Dios. Los Cuatro Evangelios tienen, en conjunto, menos de cien capítulos, en los cuales está escrito un número limitado de sucesos, como cuando Jesús maldijo a la higuera, las tres veces que Pedro negó al Señor, la aparición de Jesús a los discípulos después de Su crucifixión y resurrección, la enseñanza sobre el ayuno, la enseñanza sobre la oración, la enseñanza sobre el divorcio, el nacimiento y la genealogía de Jesús, la elección de los discípulos por parte de Jesús, etc. Sin embargo, el hombre los valora como tesoros, comparando, incluso, la obra actual con ellos. Incluso creen que toda la obra que Jesús llevó a cabo en Su vida no fue tanta, como si Dios solo fuera capaz de hacer algunas cosas y nada más. ¿No es esto absurdo?” (‘El misterio de la encarnación (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Después de todo, ¿quién es más grande: Dios o la Biblia? ¿Por qué debe obrar Dios de acuerdo con la Biblia? ¿Podría ser que Dios no tuviera derecho a actuar más allá de la Biblia? ¿No puede apartarse Dios de la Biblia y realizar otra obra? ¿Por qué no guardaban el día de reposo Jesús y Sus discípulos? Si debía practicar a la luz del día de reposo y según los mandamientos del Antiguo Testamento, ¿por qué no lo hizo Jesús después de venir, sino que, en su lugar, lavó pies, cubrió cabezas, partió pan y bebió vino? ¿No está todo esto ausente de los mandamientos del Antiguo Testamento? Si Jesús honraba el Antiguo Testamento, ¿por qué rompió con estas doctrinas? Deberías saber qué fue primero, ¡Dios o la Biblia! Si era el Señor del día de reposo, ¿no podía ser también el Señor de la Biblia?” (‘Relativo a la Biblia (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

El hecho que quiero explicar aquí es este: lo que Dios es y tiene es inagotable e ilimitado por siempre. Dios es la fuente de la vida y de todas las cosas. Dios no puede ser dimensionado por ningún ser creado. Por último, debo todavía recordar a todos: no delimitéis otra vez a Dios a libros, palabras o a Sus declaraciones pasadas. Hay una sola palabra para describir la característica de la obra de Dios: nueva. A Él no le gusta tomar caminos antiguos o repetir Su obra, y mucho menos quiere que la gente lo adore mientras que lo delimita a un cierto ámbito. Este es el carácter de Dios” (‘Epílogo’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Extracto del guion de la película de “Rompe el hechizo”

Anterior: Pregunta 3: Pero creemos que la Biblia recoge toda la palabra y la obra de Dios, no hay palabras ni obras de Dios fuera de la Biblia. Por tanto, nuestra fe en Dios debe basarse en la Biblia. ¿No es así?

Siguiente: Pregunta 5: Pablo dijo muy claramente en 2 Timoteo que “Toda Escritura es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16). Esto significa que cada palabra de la Biblia es la palabra de Dios, y que la Biblia representa al Señor. Creer en el Señor es creer en la Biblia, creer en la Biblia es creer en el Señor. ¡Apartarse de la Biblia significa no creer en el Señor! Nuestra creencia en el Señor sólo requiere que nos aferremos con firmeza a la Biblia. Incluso si no aceptamos la obra de Dios en los últimos días, ¡aun así recibiremos la salvación y entraremos en el reino de los cielos! ¿Hay algo de malo en este entendimiento?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

4. Cómo profundizan por pasos las tres etapas de obra de Dios para que las personas sean salvadas y perfeccionadas

Toda la gestión de Dios se divide en tres etapas, y en cada etapa al hombre se le hacen exigencias adecuadas. Además, a medida que las épocas pasan y avanzan, las exigencias que Dios le hace a toda la humanidad cada vez son más altas. Así, paso a paso, esta obra de la gestión de Dios alcanza su clímax, hasta que el hombre contempla el hecho de la “aparición de la Palabra en la carne”, y de esta manera las exigencias para el hombre son cada vez más altas y las exigencias para el hombre de dar testimonio cada vez son más altas…

3. El nombre de Dios puede cambiar, pero Su esencia nunca cambia

Están aquellos que dicen que Dios es inmutable. Eso es correcto, pero se refiere a la inmutabilidad del carácter y la esencia de Dios. Los cambios en Su nombre y obra no demuestran que Su esencia se haya alterado; en otras palabras, Dios siempre será Dios, y esto nunca cambiará.

2. Diferencias entre las palabras de las personas usadas por Dios que se conforman a la verdad y las palabras de Dios mismo

Las palabras del Dios encarnado inician una nueva era, guían a toda la humanidad, revelan misterios y le muestran al ser humano la dirección de avance en una nueva era. La iluminación obtenida por el hombre no es sino simple práctica o conocimiento. No puede guiar a toda la humanidad a una nueva era ni revelar el misterio de Dios mismo. Después de todo, Dios es Dios, y el hombre es hombre.

2. Qué es la realidad-verdad y qué es el conocimiento y la doctrina de la Biblia

A los que solo se preocupan por las palabras de la Biblia, que no les interesa la verdad o no buscan Mis pisadas, están contra Mí, porque me limitan de acuerdo a la Biblia y me restringen dentro de la Biblia, y por eso son blasfemos en extremo hacia Mí. ¿Cómo podrían esas personas venir delante de Mí? No prestan atención a Mis hechos o a Mi voluntad o a la verdad, sino que se obsesionan con las palabras, que los matan. ¿Cómo pueden esas personas ser compatibles conmigo?

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro