Descubriendo el Relámpago Oriental: la relación entre el Relámpago Oriental y la segunda venida de Jesús

4 Jun 2020

Por Mingbian

En los últimos años, el Relámpago Oriental ha estado dando testimonio abiertamente de que el Señor Jesús ha regresado como el Dios Todopoderoso encarnado en los últimos días. Dios Todopoderoso ha expresado millones de palabras y está llevando a cabo la obra del juicio empezando por la casa de Dios. La aparición del Relámpago Oriental ha perturbado a todo el mundo religioso y muchos de los que han anhelado la aparición de Dios han escuchado las declaraciones de Dios Todopoderoso y las han reconocido como la voz de Dios. Han llegado a la certeza de que Dios Todopoderoso es el Señor Jesús regresado y, uno tras otro, se han presentado ante Él. La aparición del Relámpago Oriental ha cumplido el siguiente versículo de la Biblia: “Porque así como el relámpago sale del oriente y resplandece hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:27). El “relámpago” es la verdad, la palabra de Dios; “sale del oriente” significa que la verdad ha salido de China, y “resplandece hasta el occidente” quiere decir que ha llegado a Occidente; “la venida del Hijo del Hombre” se refiere a que Dios encarnado ha aparecido y obrado en Oriente, en concreto en China, y finalmente ha extendido Su obra a Occidente. Estas palabras se han cumplido ahora. Sin embargo, muchos hermanos y hermanas no se atreven a investigar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días porque creen las mentiras del PCCh y la condena de la Iglesia de Dios Todopoderoso por parte de los pastores y ancianos. Se preguntan por qué el gobierno chino y los pastores y ancianos de las iglesias condenan al Relámpago Oriental si este es el camino verdadero y la aparición y obra de Dios. ¿Es el Relámpago Oriental la aparición y obra verdaderas del Señor Jesús regresado? Nos centraremos en este asunto en la siguiente enseñanza.

El camino verdadero ha sufrido persecución desde la Antigüedad

El Señor Jesús dijo: “Esta generación es una generación perversa” (Lucas 11:29). “Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas. Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas” (Juan 3:19-20). Con la precisión de un cirujano, el Señor Jesús expone la maldad y la oscuridad de este mundo y así demuestra que toda la humanidad vive bajo el campo de acción de Satanás y no puede tolerar la existencia de Dios. En la Era de la Gracia, el Señor Jesús se hizo carne y vino a obrar en la tierra personalmente con el fin de redimir a la humanidad, y fue clavado en la cruz por los líderes religiosos judíos en complicidad con las autoridades romanas. Está claro que la humanidad había llegado a ser tan corrupta y malvada que negó y se resistió a Dios abiertamente. Ahora, Dios Todopoderoso ha venido en los últimos días y ha expresado todas las verdades que permiten al hombre obtener la salvación completa, pero los líderes del mundo religioso y el gobierno chino lo han condenado y se han resistido a Él frenéticamente y esta generación lo ha rechazado. Esto cumple exactamente las siguientes palabras del Señor Jesús: “Porque como el relámpago al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro extremo del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero primero es necesario que Él padezca mucho y sea rechazado por esta generación” (Lucas 17:24-25). El gobierno chino es ateo, su propia esencia está en contra de Dios, y por eso no es extraño que condene a la Iglesia de Dios Todopoderoso. No obstante, los pastores y ancianos del mundo religioso actual están todos esperando el regreso del Señor, ¿por qué no buscan o investigan entonces la aparición y la obra de Dios Todopoderoso, sino que se oponen a Él y lo condenan frenéticamente? Esto merece una minuciosa reflexión. De hecho, hay muchos pastores y ancianos que han visto la autoridad y el poder en las palabras y la obra de Dios Todopoderoso. Pero, cuando ven a tantas personas que han anhelado que Dios aparezca reconocer a partir de las palabras de Dios Todopoderoso que Él es, sin duda, el Señor Jesús regresado y entonces se presentan ante Él una tras otra, estos pastores y ancianos del mundo religioso tienen miedo de que los creyentes sigan a Dios Todopoderoso y entonces dejen de seguirles o idolatrarles a ellos. A fin de mantener su propia posición y sustento, fingen “proteger el verdadero camino y cuidar del rebaño”, mientras que condenan deliberadamente la aparición y la obra de Dios Todopoderoso e impiden que los creyentes investiguen el verdadero camino. El mundo religioso ha condenado la aparición y la obra de ambas encarnaciones de Dios, lo que nos demuestra que es tan oscuro y malvado que incluso se opone a Dios. Por tanto, es inevitable que las fuerzas de Satanás condenen y persigan a Dios cuando Él viene a este mundo malvado a hacer Su obra.

De modo que, cuando investigamos el verdadero camino, ¿qué actitud debemos adoptar cuando nos enfrentemos a la condena y resistencia de los líderes del mundo religioso? Si recordamos a Pedro, Juan y los demás discípulos en los comienzos, no creyeron a ciegas las mentiras de los líderes religiosos que condenaban al Señor Jesús, sino que trataron de escuchan con humildad la voz del Señor. Cuando reconocieron que las palabras del Señor Jesús eran la verdad, la voz de Dios, pudieron abandonar sus nociones y seguir al Señor, y en última instancia recibieron la salvación del Señor. Tal y como dijo el Señor Jesús: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Mateo 7:7). Si deseamos saber si el Relámpago Oriental es el camino verdadero, debemos investigar la obra de Dios Todopoderoso y leer las palabras que Él expresó. Esta es la única manera de llegar a la verdad del asunto. Si creemos a ciegas lo que los pastores y ancianos dicen, entonces es probable que sigamos las huellas de los judíos comunes de los días de Jesús, quienes siguieron a los fariseos, se resistieron y rechazaron al Señor Jesús, perdieron la oportunidad de investigar el camino verdadero y fueron incapaces de recibir el regreso del Señor para siempre.

¿Cómo podemos estar seguros de que el Relámpago Oriental es el camino verdadero?

¿Cómo podemos entonces estar seguros de que el Relámpago Oriental es el camino verdadero? Vamos a leer las palabras de Dios Todopoderoso. Dios Todopoderoso dice: “¿Cuál es el principio más fundamental en la búsqueda del camino verdadero? Debes ver si existe o no la obra del Espíritu Santo en este camino, si estas palabras son la expresión de la verdad, a quién han sido testificadas y lo que pueden traerte. Distinguir entre el camino verdadero y el falso requiere de varios aspectos de los conocimientos fundamentales, el más fundamental de los cuales es decir si existe o no la obra del Espíritu Santo. Porque la esencia de la creencia del hombre en Dios es la creencia en el Espíritu de Dios, e incluso su creencia en Dios encarnado se debe a que esta carne es la personificación del Espíritu de Dios, lo que significa que tal creencia sigue siendo la creencia en el Espíritu. Existen diferencias entre el Espíritu y la carne, pero debido a que esta carne proviene del Espíritu, y es la Palabra hecha carne, entonces en lo que el hombre cree sigue siendo la esencia inherente de Dios. Y, por ende, al diferenciar si este es o no el camino verdadero, por sobre todo se tiene que observar si es o no la obra del Espíritu Santo, después de lo cual se debe ver si existe o no la verdad en este camino. Esta verdad es el carácter de vida de la humanidad normal, es decir, lo que fue requerido del hombre cuando Dios lo creó en el principio, a saber: toda la humanidad normal (incluyendo el sentido humano, la percepción, la sabiduría y el conocimiento básico de ser hombre). Es decir, se necesita analizar si este camino puede llevar o no al hombre a una vida de humanidad normal, si la verdad dicha es o no requerida de acuerdo con la realidad de la humanidad normal, si esta verdad es o no práctica y real, y si es o no la más oportuna. Si existe verdad en ello, entonces será capaz de llevar al hombre a experiencias normales y prácticas; el hombre, por otra parte, se hace cada vez más normal, el sentido humano del hombre se vuelve cada vez más completo, la vida del hombre en la carne y la vida espiritual se vuelven cada vez más ordenadas, y las emociones del hombre se hacen cada vez más normales. Este es el segundo principio. Hay otro principio, que se refiere a si el hombre tiene o no un conocimiento cada vez mayor de Dios, si el que experimente este tipo de obra y verdad puede inspirar el amor por Dios en él y acercarlo cada vez más a Dios. En esto se puede medir si este es o no el camino verdadero” (‘Sólo los que conocen a Dios y Su obra pueden satisfacer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Las palabras de Dios afirman de manera muy clara que hay tres principios fundamentales para distinguir entre el camino verdadero y el camino falso. En primero lugar, hay que ver si el camino tiene la obra del Espíritu Santo. Dios es Espíritu y, aunque Dios obra en la carne, Su esencia sigue siendo la de Su Espíritu. Por tanto, la obra de Dios debe ir codo con codo con la obra del Espíritu Santo. En segundo lugar, hay que ver si el camino tiene la verdad. Todos sabemos que solo la palabra de Dios es la verdad; esta se puede convertir en nuestra vida misma, es el principio que rige nuestro comportamiento, nuestra conducta y nuestra adoración a Dios y puede permitirnos recuperar la humanidad normal. En tercer lugar, hay que ver si el camino puede permitir a la gente poseer un conocimiento de Dios cada vez mayor. Como es Dios mismo quien hace Su obra, como todo lo que revela es lo que tiene y es, y como siempre que aparece y obra para salvar al hombre le explica Su voluntad y lo que requiere, cuanto más leemos las palabras de Dios y cuanto más experimentemos Su obra, mayor es nuestra fe en Dios y nuestro conocimiento de Dios.

Por ejemplo, cuando el Señor Jesús vino a hacer Su obra, otorgó gracia abundante al hombre, sanó a los enfermos, expulsó demonios y trajo el camino del arrepentimiento a la humanidad. Le enseñó al hombre a confesar y arrepentirse, amar a su prójimo como a sí mismo, cargar con su cruz, ser paciente y tolerante, perdonar a los demás setenta veces siete, amar a Dios con todo su corazón y mente, etc. Estas enseñanzas del Señor Jesús eran palabras que ningún ser humano podría haber dicho. Antes de que el Señor Jesús viniese y expresase la verdad, los que vivían bajo a ley solo sabían cómo vivir. No tenían ni idea de las verdades de cómo amar y perdonar a los demás. Pero, al seguir al Señor y practicar Sus enseñanzas, vieron que la palabra del Señor Jesús era la verdad y que podía mostrar la senda de práctica a la gente de aquella época. Así, también llegaron a entender, a través de la obra del Señor Jesús, que el carácter de Dios está repleto de misericordia y compasión y estuvieron dispuestos a volver al Señor. A pesar de que la obra del Señor Jesús de aquella época se enfrentaba constantemente a la condena, resistencia y persecución de los sacerdotes principales, escribas y fariseos, el número de seguidores del Señor Jesús aumentó aun más. Al final, estos líderes religiosos se aliaron a las autoridades romanas para crucificar al Señor Jesús, con la convicción de que así abolirían Su obra. No obstante, aquellos que creyeron en Dios sinceramente averiguaron a través de Su obra y palabras que Su obra venía de Dios y por eso le siguieron con un corazón rebosante de fe y difundieron el evangelio del Señor, aunque las autoridades romanas y el mundo religioso de entonces los persiguiera. El Evangelio del Señor Jesús ha llegado a los rincones recónditos del universo y a los confines de la tierra en la actualidad. Es imparable. El fruto de las palabras y la obra del Señor Jesús nos muestra que Su obra vino de Dios y que es el verdadero camino.

Asimismo, si queremos confirmar si la obra de Dios Todopoderoso es el camino verdadero o no, podemos ver si la verdad está expresada en ella, si tiene la obra del Espíritu Santo y si concede a la gente un mayor conocimiento de Dios. Dios Todopoderoso ha venido en los últimos días y ha expresado todas las verdades que permiten al hombre obtener la purificación y la salvación completa sobre los cimientos de la obra de redención del Señor Jesús. Él da el paso de la obra para juzgar y purificar al hombre y nos salva de una vida llena de sufrimiento atrapada en el ciclo de pecar y arrepentirse. Dios Todopoderoso dice: “Cuando Dios se hace carne esta vez, Su obra es expresar Su carácter, principalmente por medio del castigo y el juicio. Usando esto como el fundamento, trae más verdad al hombre, muestra más formas de práctica, y por tanto logra Su objetivo de conquistar al hombre y salvarlo de su carácter corrupto. Esto es lo que hay detrás de la obra de Dios en la Era del Reino” (‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Por medio de esta obra de juicio y castigo, el hombre llegará a conocer plenamente la esencia inmunda y corrupta de su interior, y podrá cambiar completamente y ser purificado. Sólo de esta forma puede ser el hombre digno de regresar delante del trono de Dios. Toda la obra realizada este día es con el fin de que el hombre pueda ser purificado y cambiado; por medio del juicio y el castigo por la palabra, así como del refinamiento, el hombre puede desechar su corrupción y ser hecho puro. En lugar de considerar que esta etapa de la obra es la de la salvación, sería más apropiado decir que es la obra de purificación” (‘El misterio de la encarnación (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios Todopoderoso nos hablan de tales verdades como el misterio del plan de gestión de Dios de seis mil años, el resultado y destino futuros de la humanidad, el significado de ser arrebatado, cómo distinguir al verdadero Cristo de los falsos cristos, la verdad de la corrupción de la humanidad por parte de Satanás, cómo librarse de la prisión del pecado y cómo temer a Dios y apartarse del mal. Dios ha expresado todas estas verdades según nuestras necesidades; son verdades mayores que las de la Era de la Gracia. No solo nos hablan de los misterios de Su obra de gestión, sino que también revelan nuestras actitudes satánicas, como la arrogancia, la malicia, el egoísmo, el engaño y la perversidad. Al someternos al juicio y castigo de las palabras de Dios, vemos cómo Dios detesta la corrupción del hombre, percibimos el carácter justo y santo de Dios que no tolera ofensa alguna y surge en nuestro corazón el temor de Dios. Entonces dejamos de atrevernos a cometer pecados y oponernos a Dios fácilmente, estamos dispuestos a abandonar nuestra carne y practicar la verdad, y poco a poco empezamos a vivir con cierta apariencia de humanidad. Asimismo, llegamos a apreciar que, sin el juicio y castigo de Dios, nunca podríamos conocer las actitudes satánicas que se encuentran arraigadas en la profundidad de nuestro ser. Solo podríamos ser como los de la religión, atrapados eternamente en el ciclo de pecar y confesar. Aunque creyésemos en Dios hasta el final, aun así, no podríamos obtener la salvación completa de Dios. Al experimentar la obra del juicio de Dios en los últimos días, vemos que el carácter de Dios no solo se caracteriza por su misericordia y amor, sino que aun más por su justicia y majestuosidad. No tolera ofensa alguna. Aunque el carácter de Dios contenga misericordia y amor o justicia y majestuosidad, siempre alberga el gran amor de salvación de Dios por el hombre.

Además, si es la obra de Dios o el camino verdadero, posee la obra del Espíritu Santo y este la apoya, por lo que ningún enemigo puede obstruir la obra de Dios. Desde que Dios Todopoderoso apareció y empezó a obrar en China en 1991, el gobierno chino y el mundo religioso no han dejado de oponerse y perseguir a la Iglesia de Dios Todopoderoso. A pesar de ello, estas fuerzas enemigas no han estorbado al evangelio del reino de Dios de ningún modo, sino que este se ha propagado por todo la China continental y por muchas otras naciones del mundo en unos escasos veinte años aproximadamente. El libro de las palabras de Dios Todopoderoso, La Palabra manifestada en carne, está disponible en Internet desde hace tiempo en más de veinte idiomas y se ha predicado y testificado abiertamente a toda la humanidad. En Internet se han publicado películas, espectáculos de baile, sketches y diálogos cómicos que dan testimonio de la obra de Dios en los últimos días, así como testimonios de vivencias de hermanos y hermanas que se han sometido al juicio y castigo de las palabras de Dios y han experimentado la purificación y transformación de su carácter corrupto. Muchos de los verdaderos creyentes que anhelan la aparición de Dios han escuchado Su voz y han visto estos testimonios de vivencias. La luz ha entrado en su vida. Han llegado a la certeza de que las palabras expresadas por Dios Todopoderoso son las declaraciones del Espíritu Santo a las iglesias, que Dios Todopoderoso es el regreso del Señor Jesús y que el Relámpago Oriental es el camino verdadero. Uno tras otro, han venido bajo el nombre de Dios Todopoderoso. En la actualidad, se han establecido iglesias de la IDT en muchos países del mundo y esto cumple por completo la siguiente profecía del Señor Jesús: “Porque así como el relámpago sale del oriente y resplandece hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:27).

Hermanos y hermanas, el fruto de la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días nos da la certeza de que el Relámpago Oriental tiene la obra del Espíritu Santo y la expresión de la verdad, y al experimentar la obra de Dios, nuestro conocimiento de Dios seguirá aumentando. El Relámpago Oriental es el camino verdadero, la aparición y obra del Señor Jesús regresado. El que podamos o no seguir las huellas del Cordero y que Dios nos bendiga dependerá de nuestra propia elección. Dios Todopoderoso dice: “La obra de Dios es como las olas que crecen con fuerza. Nadie puede detenerlo, y nadie puede parar Sus pasos. Sólo aquellos que escuchan Sus palabras con atención, y que lo buscan y tienen sed de Él, pueden seguir Sus huellas y recibir Su promesa. Aquellos que no, sufrirán un desastre abrumador y un castigo merecido” (‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”). “No debéis condenar ciegamente las palabras expresadas por Dios debido a la aparición de falsos Cristos durante los últimos días ni ser personas que blasfeman contra el Espíritu Santo, porque teméis al engaño. ¿No sería esto una gran lástima? Si, después de mucho examen, sigues creyendo que estas palabras no son la verdad, no son el camino ni la expresión de Dios, entonces serás castigado en última instancia y te quedarás sin bendiciones. Si no puedes aceptar esa verdad hablada de forma tan llana y clara, ¿no eres indigno entonces de la salvación de Dios? ¿No eres alguien sin la fortuna suficiente como para regresar ante el trono de Dios? ¡Piensa en ello! No seas imprudente e impetuoso, y no trates la creencia en Dios como un juego. Piensa en el bien de tu destino, en el bien de tus perspectivas, en el bien de tu vida, y no juegues contigo mismo. ¿Puedes aceptar estas palabras?” (‘En el momento que contemples el cuerpo espiritual de Jesús, Dios ya habrá vuelto a crear el cielo y la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Deja un comentario