352 La autoridad y el sentido de la encarnación de Dios

I

El amor del hombre, su talla y lealtad,

su obediencia, conocimiento y visión

provienen del juicio, y Su palabra sostiene tu fe.

El hombre ve la gran obra de Dios.

Él hace muchas cosas que el hombre no puede conseguir;

grandes misterios y maravillas por todas partes.

Y por eso muchos se han entregado.

Nadie supera al juicio de Su palabra,

y no hay oscuridad por encima de Su autoridad.

El hombre se entrega por Su encarnación, Su autoridad

y el juicio de Su palabra.

II

Y aquellos que nunca se entregaron

se arrodillan, confrontados por Su palabra.

Se inclinan ante el juicio de Su palabra,

nunca indagando ni juzgando con su lengua.

La carne de Dios aparece como si Él fuera ordinario,

pero Sus palabras muestran al hombre Su autoridad.

Él es Dios mismo, lo muestran Sus palabras.

Nadie puede ofender al Dios hecho carne.

III

Dios encarnado entrega Sus palabras

para que aquellos con oídos escuchen y reciban Su juicio.

Dios no asusta al hombre hacia la sumisión

mostrándose en forma de espíritu.

El carácter del hombre, aunque oculto en lo profundo,

es revelado por esta obra real y única,

para que el hombre lo reconozca y cambie.

Su juicio es práctico, y se transmite por la palabra.

Esta es la autoridad y el significado de la encarnación de Dios.

Esta es la autoridad y el significado de la encarnación de Dios.

Nadie supera el juicio de Su palabra,

y no hay oscuridad por encima de Su autoridad.

El hombre se entrega por Su encarnación, Su autoridad

y el juicio de Su palabra,

por Su encarnación, Su autoridad y el juicio de Su palabra.


Adaptado de ‘El misterio de la encarnación (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 351 La obra de la carne y la del Espíritu tienen la misma esencia

Siguiente : 353 El hombre puede entender mejor a Dios a través de Dios encarnado

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

15. Esta es una persona verdaderamente buena

No sólo los que las personas ordinarias describen como ‘hombre sumiso’ no tienen ningún sentido de justicia, tampoco tienen metas en la vida. Son meramente personas que nunca quieren ofender a nadie, así que, ¿qué valen? Una persona verdaderamente buena es indicio de alguien que ama las cosas positivas, alguien que busca la verdad y anhela la luz, alguien que puede discernir el bien del mal y que tiene las metas correctas en la vida; sólo a esta clase de persona ama Dios.

Capítulo 6

En los asuntos del espíritu, debes ser delicadamente sensible; a Mis palabras debes ser cuidadosamente atento. Debes aspirar al estado en...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro