App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

La Palabra manifestada en carne

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Capítulo 88

Las personas simplemente no se pueden imaginar el grado al que Mi paso se ha acelerado: es una maravilla que ha ocurrido y que es insondable para el hombre. Desde la creación del mundo, Mi paso ha continuado y Mi obra nunca se ha detenido. Todo el mundo-universo cambia de día en día y las personas también están cambiando constantemente. Todos estos son Mi obra, Mi plan y, aún más, Mi gestión; ninguna persona conoce o entiende estas cosas. Sólo cuando Yo mismo os digo, sólo cuando os lo comunico cara a cara, conocéis un poco; de lo contrario, absolutamente nadie conoce el proyecto para Mi plan de gestión. Tal es Mi gran poder y, aún más, Mis maravillosas acciones que nadie puede cambiar. Por lo tanto, lo que Yo digo hoy se hace y esto simplemente no puede cambiar. En las nociones humanas no existe el menor conocimiento de Mí, ¡todo es un parloteo ridículo! ¡No penséis que habéis tenido suficiente o que estáis llenos! Te digo, ¡aún tienes mucho por recorrer! De todo Mi plan de gestión sólo conocéis un poco, así que debéis escuchar lo que digo y hacer lo que sea que Yo os diga que hagáis. Actuad de acuerdo con Mi deseo en todo y con toda seguridad tendréis Mi bendición; cualquiera que crea podrá recibir, mientras que cualquiera que no crea obtendrá la “nada” que imaginó lo satisfaría. Esta es Mi justicia y, aún más, es Mi majestad, ira y castigo; no estoy perdonando el corazón ni la mente de nadie, ni de cada uno de sus movimientos.

Al escuchar Mis palabras la mayoría de las personas temen y tiemblan con un ceño fruncido preocupado. ¿Te he acusado injustamente? ¿Podría ser que no eres uno de los hijos del gran dragón rojo? ¡Estás fingiendo ser bueno! ¡Y fingiendo ser Mi hijo primogénito! ¿Crees que estoy ciego? ¿Crees que no puedo distinguir a las personas? Yo soy el Dios quien observa los corazones más íntimos de las personas: esto es lo que les digo a Mis hijos y lo que también os digo a vosotros —los hijos del gran dragón rojo—. Veo todo claramente, sin ningún error en absoluto. ¿Cómo no podría saber lo que hago? ¡Soy tan claro como el cristal acerca de ello! ¿Por qué digo que Yo soy Dios mismo, el Creador de todas las cosas en el universo? ¿Por qué digo que soy el Dios quien examina los corazones más íntimos de las personas? Soy bastante consciente de la situación de cada persona. ¿Creéis que no sé qué hacer o qué decir? Este no es vuestro asunto, tened cuidado de no ser asesinados por Mi mano; de esa manera sufriríais pérdida. Mis decretos administrativos no son perdonadores. ¿Entendéis? Todo lo anterior es parte de Mis decretos administrativos. Comenzando desde el día que os digo, si hay más violaciones habrá retribución, porque previamente no entendisteis.

Ahora promulgo Mis decretos administrativos para vosotros (efectivos a partir del día de su promulgación, asignando diferente castigo a diferentes personas):

Yo cumplo Mis promesas y todo está en Mis manos, cualquiera que dude ciertamente herirá. No hay lugar para ninguna consideración. Serán exterminados de inmediato, quitando el odio de Mi corazón. (De esto se confirma que cualquiera que hiera no debe ser uno de los miembros de Mi reino, sino que debe ser el descendiente de Satanás).

Como los hijos primogénitos debéis mantener vuestras propias posiciones, hacer bien vuestros propios deberes y no ser personas entrometidas. Os debéis ofrecer para Mi plan de gestión, a dondequiera que vayáis debéis dar ese buen testimonio de Mí y glorificar Mi nombre. No hagáis cosas vergonzosas, sino sed un ejemplo para todos Mis hijos y Mi pueblo. No seáis desenfrenados ni siquiera por un momento: siempre debéis aparecer ante todo el mundo con la identidad de hijos primogénitos, no siendo serviles, sino andando con la cabeza en alto. Os estoy pidiendo que glorifiquéis Mi nombre, no que lo deshonréis. Aquellos que son hijos primogénitos, cada uno tiene su propia función y no puede hacerlo todo. Esta es la responsabilidad que os he dado, la cual no debe ser eludida, y os debéis dedicar a cumplir lo que os he confiado con todo vuestro corazón, con toda vuestra mente y con toda vuestra fuerza.

Después de esto, en todo el mundo-universo, la tarea de pastorear a todos Mis hijos y a todo Mi pueblo se confía a Mis hijos primogénitos para que la cumplan, y cualquiera que no la pueda cumplir con todo su corazón y toda su mente, lo reprenderé. Esta es Mi justicia, no perdonaré ni seré ligero ni siquiera con Mis hijos primogénitos.

Si hay alguien entre Mis hijos o entre Mi pueblo que ridiculice e insulte a uno de Mis hijos primogénitos, lo castigaré severamente, porque Mis hijos primogénitos me representan, y lo que alguien les haga a ellos, también me lo hace a Mí. Este es el más severo de Mis decretos administrativos. Hago un llamado a Mis hijos primogénitos a administrar Mi justicia de acuerdo con sus deseos contra cualquiera que entre Mis hijos y Mi pueblo viole este decreto.

Poco a poco abandono a cualquiera que me considere frívolamente; que se enfoque sólo en Mi comida, vestido y sueño; que sólo se ocupe de Mis asuntos externos y no se ocupe de ser considerado con Mi carga, y que no preste atención a cumplir su propia función apropiadamente. Esto va dirigido a todos los que tienen oídos.

Cualquiera que termine de rendirme servicio se debe retirar de manera deferente y no ser escandaloso. Ten cuidado, de lo contrario me encargaré de ti. (Esto es adicional).

Mis hijos primogénitos levantarán la vara de hierro de ahora en adelante y comenzarán a ejecutar Mi autoridad para gobernar a todas las naciones y pueblos, para caminar entre todas las naciones y pueblos y para llevar a cabo Mi juicio, justicia y majestad entre todas las naciones y pueblos. Mis hijos y Mi pueblo me temerán, me alabarán, me aclamarán y me glorificarán sin cesar, porque Mi plan de gestión se cumple y Mis hijos primogénitos pueden reinar conmigo.

Esto es parte de Mis decretos administrativos y después os lo diré de acuerdo con el grado de progreso de la obra. De los decretos administrativos anteriores, veréis el ritmo al que hago Mi obra y veréis el paso al que Mi obra se ha movido. Esta es la confirmación.

Ya he juzgado a Satanás, porque Mi voluntad es sin impedimentos y porque Mis hijos primogénitos han sido glorificados conmigo. Y ya he ejercitado Mi justicia y majestad hacia el mundo y hacia todas las cosas que pertenecen a Satanás. No muevo un dedo ni presto atención a Satanás en absoluto (porque él no merece hablar conmigo). Sólo sigo haciendo lo que quiero hacer. Mi obra se desarrolla sin problemas, paso a paso, y Mi obra es sin impedimentos en toda la tierra. Esto ha avergonzado a Satanás hasta cierto punto y ha sido completamente destruido, pero esto no ha cumplido Mi voluntad. También les permito a Mis hijos primogénitos llevar a cabo Mis decretos administrativos sobre ellos. Por un lado, lo que le permito ver a Satanás es Mi ira hacia él; por el otro, le permito ver Mi gloria (ver que Mis hijos primogénitos son los testigos más resonantes para la humillación de Satanás). No lo castigo personalmente, sino que dejo que Mis hijos primogénitos lleven a cabo Mi justicia y majestad. Debido a que solía abusar de Mis hijos, perseguir a Mis hijos y oprimir a Mis hijos, hoy, después de que su servicio ha terminado, les permito a Mis hijos primogénitos maduros encargarse de él. Satanás ha sido impotente contra la caída. La parálisis de todas las naciones en el mundo es el mejor testigo, las personas peleando y los países en guerra son las manifestaciones aparentes del colapso del reino de Satanás. Que Yo no haya mostrado ningunas señales ni maravillas antes, ha sido con el fin de humillar a Satanás y glorificar Mi nombre paso a paso. Cuando Satanás sea completamente liquidado Yo comenzaré a mostrar Mi poder: lo que digo se hace realidad y las cosas sobrenaturales que no estén en conformidad con los conceptos humanos se cumplirán (esto se refiere a las bendiciones que están por venir pronto). Porque Yo soy el Dios mismo vivo y no tengo reglas, y hablo de acuerdo a los cambios en Mi plan de gestión, por lo tanto lo que he dicho en el pasado no es necesariamente aplicable en el presente. ¡No te aferres a tus propias nociones! No soy un Dios que acate reglas. Conmigo todo es libre, trascendente y completamente liberado. Tal vez lo que se dijo ayer sea obsoleto hoy, o sea echo a un lado hoy (pero Mis decretos administrativos, desde que son promulgados, nunca cambiarán). Estos son los pasos en Mi plan de gestión. No os aferréis a reglamentaciones. Cada día hay nueva luz, nuevas revelaciones y ese es Mi plan. Cada día Mi luz se revelará en ti y Mi voz se liberará al mundo-universo. ¿Entiendes? Esta es tu obligación, la responsabilidad que te he confiado. No la debes descuidar por un momento. Las personas que apruebo las usaré hasta el final y esto nunca cambiará. Porque Yo soy el Dios todopoderoso, sé qué clase de persona debe hacer qué cosa y qué clase de persona es capaz de hacer qué cosa. Esta es Mi omnipotencia.

Anterior:Capítulo 87

Siguiente:Capítulo 90

También podría gustarte