666 Solo quienes son perfeccionados por Dios pueden amarlo sinceramente

1 El hombre ha estado viviendo bajo la cubierta de la influencia de las tinieblas, encadenado sin libertad por la influencia de Satanás. Y el carácter del hombre, después de que Satanás lo haya procesado, se está volviendo cada vez más corrupto. En otras palabras, el hombre vive constantemente con su carácter satánico corrupto, incapaz de amar sinceramente a Dios. Así pues, si quiere amar a Dios, debe despojarse de su autocomplacencia, prepotencia, arrogancia, engreimiento, y los cuales que pertenecen al carácter de Satanás. De lo contrario, el amor del hombre es impuro, totalmente el amor de Satanás, uno que no puede recibir en absoluto la aprobación de Dios.

2 Si el Espíritu Santo no perfecciona, se ocupa de, quebranta, poda, disciplina, castiga o refina directamente al hombre, nadie puede amar sinceramente a Dios. Si dices que una parte de tu carácter representa a Dios y, por lo tanto, puedes amarle sinceramente, hablas palabras arrogantes y eres un hombre ridículo. ¡Hombres así son el arcángel! La naturaleza innata del hombre no puede representar directamente a Dios. El ser humano debe eliminarla por medio de Su perfección, y preocuparse después de la voluntad de Dios y satisfacerla, y pasar por la obra del Espíritu Santo, antes de que Dios pueda aprobar su vivir.

Adaptado de ‘El hombre corrupto no es capaz de representar a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 664 Dios perfecciona al hombre de muchas formas

Siguiente : 667 Practicad más la verdad y seréis más bendecidos por Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

2. No estoy capacitado para ver a Cristo

Por medio de esa revelación finalmente entendí que aunque yo quería ver a Cristo, no estaba capacitado para ver a Cristo porque Satanás me ha corrompido muy profundo, soy arrogante y rebelde por naturaleza, no tengo verdad ni amor por la verdad, no entiendo la esencia de Cristo.

¡Pueblos todos! ¡Alegraos!

En Mi luz, la gente ve la luz de nuevo. En Mi palabra, la gente encuentra las cosas que disfruta. He venido de oriente, de oriente...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro