303 La realidad y belleza de Dios

“Jehová Dios hizo abrigos y vistió a Adán y Eva”.

I

Dios creó a Adán y Eva, y los tomó como compañeros.

Como su única familia, Él cuidó de sus vidas,

así como cuidó de toda necesidad.

Dios aparece en el rol de padre,

el rol de padre de Adán y Eva.

Dios aparece en el rol de padre de Adán y Eva,

como el padre de Adán y Eva.

En esta obra de Dios,

el hombre no ve cuán elevado es Dios,

o Su supremacía primordial.

Ni pueden verlo envuelto en misterio, o Su ira y majestad.

Ven sólo el amor de Dios y Su humildad.

Dios no se puso en una posición poderosa o alta,

y ellos ven Su preocupación por el hombre,

y también Su deber y cuidado hacia el hombre.

Él es genuino, y es, y es encantador.

II

La forma en que Dios trató y pensó sobre Adán y Eva

es como los padres humanos cuidan a sus propios hijos,

los protegen, cuidan y aman a sus hijos,

es cierto, se puede ver y tocar.

Dios no se puso en una posición poderosa,

pero con Sus propias manos, hizo ropa para al hombre vestir.

Aunque esto es simple, muy simple para ser mencionado,

hace que todos los que siguen a Dios, llenos de ideas vagas,

miren quién es realmente Él, es genuino y también es encantador;

miren que Él es humilde y fiel, encantador.

“Jehová Dios hizo abrigos y vistió a Adán y Eva”.

Lo que se puede ver de esta imagen

es que Dios aparece en el rol de padre de Adán y Eva,

en el rol de padre de Adán y Eva.


Adaptado de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo I’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 302 La compasión de Dios hacia la humanidad

Siguiente : 304 El mensaje de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 10

La Era del Reino es, después de todo, diferente a los tiempos pasados. No se relaciona con la forma como la humanidad actúa; más bien, Yo...

4. La Difusión del Evangelio del Reino de Dios Todopoderoso en China

En 1995, la obra de dar testimonio del evangelio del reino de Dios Todopoderoso comenzó formalmente en China Continental. Por medio de nuestra gratitud a Dios y con un amor que era verdadero, dimos testimonio de la aparición y de la obra de Dios Todopoderoso a los hermanos y hermanas en varias denominaciones y sectas. Poco esperábamos tener que someternos a la resistencia extrema y a la calumnia de sus líderes. Sólo podíamos venir ante Dios Todopoderoso para orar fervientemente, suplicando a Dios que obrara en persona. A partir de 1997 vimos la obra del Espíritu Santo en gran escala. Hubo un rápido aumento en la cantidad de miembros de las iglesias en varios lugares. Al mismo tiempo, ocurrieron muchas señales y maravillas y muchas personas en varias denominaciones y sectas regresaron a Dios Todopoderoso como resultado de recibir las revelaciones de Dios o de ver estas señales y maravillas. Si el Espíritu Santo no hubiera obrado, ¿qué podría hacer la gente? Esto nos hizo darnos cuenta de que, aunque entendíamos algunas verdades, no podíamos dar testimonio de Dios Todopoderoso solamente a través de nuestra fuerza humana. Después de que estas personas de diversas denominaciones y sectas aceptaron a Dios Todopoderoso, poco a poco se sintieron seguras de Dios Todopoderoso en sus corazones por medio de comer, beber y disfrutar de la palabra de Dios Todopoderoso y, después de un período de tiempo, se produjo en ellas una fe y obediencia genuinas. De esta manera, personas de todas las denominaciones y sectas fueron levantadas ante el trono y ya no esperaban “encontrar al Señor en el cielo” como lo habían imaginado.

Dios se ha encarnado en China en los últimos días; ¿qué base hay para esto en las profecías de la Biblia y en las palabras de Dios?

En muchos lugares, Dios ha profetizado ganar a un grupo de vencedores en la tierra de Sinim. Es en la parte oriental del mundo que se ganan los vencedores, de modo que el punto de aterrizaje de la segunda encarnación de Dios es, sin lugar a duda, la tierra de Sinim, exactamente donde descansa enrollado el gran dragón rojo. Allí ganará Dios a los descendientes del gran dragón rojo para que quede totalmente derrotado y avergonzado.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro