211 La verdad de las secuelas de la corrupción del hombre por Satanás

I

Por tantos años, los pensamientos que la gente

usaba para sobrevivir les dañaron el corazón,

los hicieron cobardes, traicioneros y despreciables.

Carecen de voluntad o decisión,

son avaros, arrogantes y obstinados,

muy débiles para trascender el ego

o librarse de la influencia oscura,

librarse del poder oscuro.

II

Sus pensamientos y vidas están podridos.

Sus ideas sobre creer en Dios

son tan feas, difíciles de soportar.

Oírlas es tan insufrible.

Carecen de voluntad o decisión,

son avaros, arrogantes y obstinados,

muy débiles para trascender el ego

o librarse de la influencia oscura,

librarse del poder oscuro.

III

El hombre es cobarde, despreciable y débil.

No odia las fuerzas de la oscuridad.

No siente amor por la luz y la verdad,

sino que las expulsa en todo lo que hace.

Carecen de voluntad o decisión,

son avaros, arrogantes y obstinados,

muy débiles para trascender el ego

o librarse de la influencia oscura,

librarse del poder, librarse del poder,

librarse del poder oscuro.


Adaptado de ‘¿Por qué no estás dispuesto a ser un contraste?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 210 La humanidad ha dejado de ser la que quiere Dios

Siguiente: 212 ¿Has oído suspirar al Todopoderoso?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro