211 La verdad de las secuelas de la corrupción del hombre por Satanás

I

Por tantos años, los pensamientos que la gente

usaba para sobrevivir les dañaron el corazón,

los hicieron cobardes, traicioneros y despreciables.

Carecen de voluntad o decisión,

son avaros, arrogantes y obstinados,

muy débiles para trascender el ego

o librarse de la influencia oscura,

librarse del poder oscuro.

II

Sus pensamientos y vidas están podridos.

Sus ideas sobre creer en Dios

son tan feas, difíciles de soportar.

Oírlas es tan insufrible.

Carecen de voluntad o decisión,

son avaros, arrogantes y obstinados,

muy débiles para trascender el ego

o librarse de la influencia oscura,

librarse del poder oscuro.

III

El hombre es cobarde, despreciable y débil.

No odia las fuerzas de la oscuridad.

No siente amor por la luz y la verdad,

sino que las expulsa en todo lo que hace.

Carecen de voluntad o decisión,

son avaros, arrogantes y obstinados,

muy débiles para trascender el ego

o librarse de la influencia oscura,

librarse del poder, librarse del poder,

librarse del poder oscuro.


Adaptado de ‘¿Por qué no estás dispuesto a ser un contraste?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 210 La humanidad ha dejado de ser la que quiere Dios

Siguiente : 212 ¿Has oído suspirar al Todopoderoso?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

La visión de la obra de Dios (3)

La primera vez que Dios se hizo carne fue a través de la concepción por el Espíritu Santo, y tuvo relación con la obra que pretendía hacer....

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro