Testimonio cristiano 2020 | Después de que me remplazaron

206 |13 Sep 2020

Tras ser elegida líder de la iglesia, la protagonista de Después de que me remplazaron se embarca en su deber con entusiasmo y, poco a poco, la obra de la iglesia comienza a dar fruto. Pronto empieza a sentirse muy satisfecha consigo misma, a lucirse en las reuniones y en comunión y a tratar de que los demás la admiren. Incluso denigra a los colaboradores y se encumbra a sí misma. Acaban cesándola del deber porque persigue la reputación y el estatus con gran determinación, ha perdido la obra del Espíritu Santo y no sabe hacer ningún trabajo práctico. Cuando pierde el puesto, se sume en un sufrimiento y una refinación enormes. Al someterse al juicio y castigo de las palabras de Dios, le queda clara la esencia de la búsqueda de reputación y estatus y consigue entender qué es una senda próspera de fe. ¿Qué más aprende y de qué otro modo se transforma después de su cese? Lo verás en Después de que me remplazaron.

Mostrar más
Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Compartir

Cancelar