845 ¿Qué obtiene Dios del hombre?

1 Al salvar a la humanidad, Dios lo hace por Su amor y Su misericordia y por el bien de Su gestión; al recibir la salvación de Dios, la raza humana lo hace porque ha caído al punto en el que Dios no puede sino hablar de forma personal. Cuando el hombre recibe la salvación de Dios, esta es la gracia más grande y es también un favor especial; es decir, si no fuera porque Dios da voz a Su declaración en persona, el destino de la raza humana sería la extinción. Al mismo tiempo que Él detesta a la raza humana, Dios sigue estando listo y dispuesto a pagar cualquier precio por la salvación del hombre. Por otra parte, al mismo tiempo que el hombre insiste en su amor por Dios y sobre cómo consagra todo a Dios, se rebela en contra de Dios y obtiene por medio de extorsión todo tipo de gracia proveniente de Dios y, al mismo tiempo, incluso lastima a Dios y le inflige a Su corazón un dolor atroz. ¡Tal es el fuerte contraste entre el abnegado y el egoísta en la relación entre Dios y el hombre!

2 A la humanidad se le hace fácil tomar a Dios por alguien que se encuentra entre la raza de seres humanos creados; el mayor dolor y humillación que la humanidad le inflige a Dios es precisamente que, cuando Él se aparece u obra abiertamente, Dios continúa siendo rechazado por el hombre y hasta es olvidado por él. Dios soporta la más grande humillación para poder salvar a la raza humana; al darlo todo, Su propósito es salvar a la humanidad, obtener el reconocimiento de la humanidad. El precio que Dios ha pagado por todo esto es algo que toda persona que tenga una conciencia debe poder apreciar. La raza humana ha obtenido las palabras y las obras de Dios y ha obtenido la salvación de Dios. Al mismo tiempo, a nadie se le ha ocurrido preguntar lo siguiente: ¿Qué es lo que Dios ha obtenido de la humanidad? De todas y cada una de las declaraciones de Dios, la humanidad ha obtenido la verdad, ha logrado cambiar, ha encontrado dirección en la vida; sin embargo, lo que Dios ha obtenido no es más que las palabras que la humanidad utiliza para expresar su deuda con Dios y unos cuantos murmullos débiles de alabanza. ¿Acaso es esa la recompensa que Dios le exige al hombre?

Adaptado de ‘Introducción’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 844 La esencia de Dios es abnegada

Siguiente: 846 Dios cuida de todos en silencio

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Himno del Reino

El pueblo me aclama, el pueblo me alaba; todas las bocas nombran al único Dios verdadero, toda la gente alza sus ojos para observar Mis...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro