628 Lo que más entristece a Dios

1 El esfuerzo que he invertido en el hombre prueba Mi esencia de amar al hombre y las acciones y hechos del hombre ante Mi presencia también han probado la esencia del hombre de aborrecer la verdad y oponerse a Mí. En todo momento me preocupo por todos los que me han seguido; sin embargo, los que me siguen en ningún momento son capaces de recibir Mi palabra; son completamente incapaces de aceptar siquiera sugerencias que provengan de Mí. Esto es lo que más me entristece de todo. Ninguno es capaz de entenderme y, más aún, ninguno es capaz de aceptarme, aunque Mi actitud es sincera y Mis palabras son gentiles.

2 Todos están haciendo el trabajo que Yo les he encomendado de acuerdo con sus intenciones originales; no buscan Mis intenciones y mucho menos preguntan por Mis peticiones. Siguen afirmando que me sirven con lealtad al tiempo que se rebelan contra Mí. Muchos creen que las verdades que les son inaceptables o que no pueden practicar, no son verdades. Para tales hombres, Mis verdades se vuelven algo que debe ser negado y desechado. Al mismo tiempo, me convierten en alguien a quien el hombre reconoce como Dios sólo de palabra, pero a quien también considerado un extraño que no es la verdad, el camino o la vida.

Adaptado de ‘Deberíais considerar vuestros hechos’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 627 Solo tenéis injusticia en vuestro corazón

Siguiente : 629 Si te pierdes la oportunidad de ser perfeccionado por Dios, te arrepentirás para siempre

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 35

¡Siete truenos salen del trono, hacen temblar el universo, vuelcan el cielo y la tierra y resuenan por los cielos! El sonido es tan...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro