458 Cuando el Espíritu Santo obra en el hombre

La obra del Espíritu Santo guía e ilumina de forma positiva

y no le permite a la gente ser pasiva.

Le trae consuelo, le da fe y determinación,

le permite buscar y ser perfeccionada por Dios.

Cuando el Espíritu Santo obra,

la gente puede entrar activamente,

no es pasiva ni forzada, sino positiva y proactiva.

Cuando el Espíritu Santo obra,

la gente está contenta y dispuesta

a obedecer, se humilla a sí misma con alegría.

Aunque es frágil por dentro, coopera y sufre con alegría.

Obediente, no está mancillada

por lo que el hombre piensa y desea.

Cuando experimenta la obra del Espíritu Santo,

es especialmente santa por dentro.

Los que tienen la obra del Espíritu Santo

viven el amor de Dios, aman a sus hermanos y hermanas,

y aman y odian como lo hace Dios.

Cuando el Espíritu Santo obra, Él guía e ilumina

y provee a las personas según lo que necesitan.

Él guía e ilumina positivamente en base a lo que les falta.

Su obra sigue las reglas de la vida normal del hombre.

Solo en la vida real la gente puede ver la obra del Espíritu;

y aquellos a los que Su obra toca

tienen una humanidad normal, siempre buscan la verdad.

Su obra es normal y real, acorde a la vida normal del hombre.

Él ilumina y guía al hombre acorde a lo que busca.

Si la gente está en un estado positivo

y con una vida espiritual normal en su vida diaria,

tendrá la obra del Espíritu Santo.

Cuando comen y beben las palabras de Dios,

llegan a tener fe.

Orar los inspira, no son pasivos ante las cosas.

Pueden ver las lecciones de Dios, no son débiles ni pasivos.

A pesar de la adversidad, obedecen los planes de Dios.

Adaptado de ‘La obra del Espíritu Santo y la obra de Satanás’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 457 La obra del Espíritu Santo hace que el hombre progrese de forma activa

Siguiente: 459 Presta atención a la obra del Espíritu Santo

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Contemplando la aparición de Dios en Su juicio y Su castigo

Como cientos de millones de otros seguidores del Señor Jesucristo, nosotros acatamos las leyes y los mandamientos de la Biblia, gozamos la abundante gracia del Señor Jesucristo y nos reunimos, oramos, alabamos y servimos en el nombre del Señor Jesucristo, y todo esto lo hacemos bajo el cuidado y la protección del Señor. Muchas veces somos débiles y muchas veces fuertes. Creemos que todas nuestras acciones están en conformidad con las enseñanzas del Señor. Se sobreentiende, entonces, que también creemos que caminamos el camino de la obediencia a la voluntad del Padre que está en el cielo. Anhelamos el regreso del Señor Jesús, la gloriosa llegada del Señor Jesús, el fin de nuestra vida en la tierra, la aparición del reino, y todo lo que se predijo en el Libro de Apocalipsis: el Señor llega y trae el desastre, y recompensa a los buenos y castiga a los malvados, y se lleva en los aires a los que lo siguen y acogen Su regreso para que se encuentren con Él. Cada vez que pensamos en esto, no podemos evitar que la emoción nos embargue. Estamos agradecidos de haber nacido en los últimos días y somos lo suficientemente afortunados de ser testigos de la venida del Señor. Aunque hayamos sufrido persecución, es a cambio de “un peso de gloria que sobrepasa todo y que es eterno”; ¡qué bendición que así sea! Todo este anhelo y la gracia que otorga el Señor muchas veces nos vuelven más formales en la oración y nos reúnen con más frecuencia. Tal vez el año que entra, tal vez mañana o tal vez incluso antes, cuando el hombre no se lo espere, el Señor de repente llegará y aparecerá entre un grupo de personas que han estado esperándolo atentamente.

¡Ay de Quienes Crucifiquen a Dios Otra Vez!

Durante los últimos días Dios se ha encarnado en China para obrar y ha expresado millones de palabras, y ha conquistado y salvado a un grupo de personas con Su palabra y ha iniciado la nueva era del juicio, comenzando con la casa de Dios. Hoy, la difusión de la obra de Dios durante los últimos días ha alcanzado su clímax en China continental. La mayoría de las personas de la Iglesia Católica y de todas las denominaciones y sectas cristianas que buscan la verdad regresaron ante el trono de Dios. El Dios encarnado ha realizado la obra de “la venida secreta del Hijo del Hombre” profetizada en la Biblia y pronto aparecerá públicamente ante todas las naciones y lugares del mundo. Todas las personas en cada nación y lugar que estén sedientas de la aparición de Dios verán la aparición pública de Dios. Ninguna fuerza puede obstaculizar o destruir el reino de Dios y cualquiera que se resista a Dios será castigado por Su ira, tal y como lo dicen las palabras de Dios: “Mi reino se está formando sobre todo el universo y Mi trono se está apoderando de los corazones de trillones de personas. Con la ayuda de los ángeles, Mi gran logro pronto se llevará a un término exitoso. Todas las multitudes de Mis hijos y Mi pueblo esperan ansiosamente Mi regreso, anticipando Mi reunión con ellos, para nunca más volver a separarnos. ¿Cómo podría todo el pueblo de Mi reino no correr de un lado a otro celebrando los unos con los otros que esté junto a ellos? ¿A quién se le ocurriría ahorrar costos en esta reunión? Soy honorable a los ojos de todos; soy proclamado en las bocas de todos. Cuando regrese, voy a conquistar a todas las fuerzas enemigas aún más. ¡El momento ha llegado! ¡Quiero poner Mi obra en marcha; quiero reinar supremo entre los hombres! ¡Estoy regresando! ¡Me estoy yendo! Esto es lo que todos están anticipando, lo que están esperando. ¡Quiero dejar que todos vean la llegada de Mi día y que gozosamente le den la bienvenida al arribo de Mi día!”

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp