275 Dios controla el destino de cada pueblo y nación

El auge y la caída de una nación

depende de si su gobierno adora a Dios,

si guía a su gente para acercarla a Dios,

y de si la guía a adorarlo.

Aunque tu país prospere, si tu pueblo se aparta de Dios,

será cada vez más despojado de las bendiciones de Dios.

Su civilización será pisoteada en el suelo

y su gente se alzará contra Dios y maldecirá el Cielo.

Sin que el hombre lo sepa, su país caerá en la ruina.

Dios elevará a países poderosos para lidiar con los malditos,

que quizás desaparezcan de la faz de la tierra.

Dios no participa en la política del hombre,

pero controla el destino de un país o nación.

Dios controla este mundo y el universo entero.

Su plan y el destino del hombre están entrelazados,

y no hay hombre, país ni nación

que esté exento de la soberanía de Dios.

Las fuerzas justas existen en la tierra,

pero son débiles allí donde Dios no tiene lugar en el corazón de la gente.

Sin las bendiciones de Dios, la arena política

se hace más propensa a los ataques y cae en el caos.

No tener las bendiciones de Dios es como vivir sin sol.

No importa cuántas reuniones justas tenga el hombre

o lo que haga un gobierno por su gente, no puede cambiar su destino.

El hombre cree que un país en paz que alimenta y viste a su gente

es un buen país con buenos líderes,

pero Dios cree que un país en el que nadie lo adora

es uno que Él aniquilará y destruirá.

El hombre piensa de una forma demasiado opuesta a la de Dios.

Así que si el líder de un país no adora a Dios,

siempre tendrá un trágico destino.

Dios no participa en la política del hombre,

pero controla el destino de un país o nación.

Dios controla este mundo y el universo entero.

Su plan y el destino del hombre están entrelazados,

y no hay hombre, país ni nación

que esté exento de la soberanía de Dios.

El hombre debe venir ante Dios a conocer su destino.

Dios hará prosperar a Sus seguidores

y extinguirá a los que se le resisten y lo rechazan.

Adaptado de ‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 274 El hombre debe adorar a Dios si quiere tener un buen destino

Siguiente: 276 Presten atención al destino de la humanidad

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro