12 La gloria de Dios brilla desde el Este

Sólo cuando Dios entró en el nuevo cielo y la nueva tierra,

reveló la otra parte de Su gloria.

Primero la mostró en la tierra de Canaán,

con un rayo de luz que iluminó toda la tierra oscura.

I

Que todo el mundo acuda a la luz y aproveche su fuerza

para que Su gloria crezca y se presente de nuevo ante todas las naciones.

Que todas las personas sepan que Dios vino a la tierra hace mucho tiempo,

trajo la gloria desde Israel hasta la nación del Este;

pues Su gloria brilla desde el Oriente,

donde fue traída hasta hoy desde la Era de la Gracia.

Pero fue desde Israel de donde partió

y desde ahí llegó al Este para quedarse.

Los relámpagos alumbran de Oriente a Occidente,

por eso Dios ha descendido en Oriente

y ha llevado la tierra de Canaán

a las personas que están, que están en Oriente.

II

Sólo cuando la luz del Este se vuelva blanca poco a poco,

la oscuridad a través de la tierra se convertirá en luz.

Entonces el hombre sabrá que Dios dejó Israel hace mucho tiempo

y está ascendiendo de nuevo, esta vez en Oriente.

Una vez descendió en Israel y luego Él se marchó de ahí.

Como Su obra lidera a todo, a todo el universo,

no puede volver a nacer en Israel.

Los relámpagos alumbran de Oriente a Occidente,

por eso Dios ha descendido en Oriente

y ha llevado la tierra de Canaán

a las personas que están, están en Oriente.

III

Él desea llevar a todo el mundo a Canaán,

y por tanto Él habla desde ahí, con el fin de controlar el universo.

No existe luz en la tierra que no sea la de Canaán,

y todos los hombres están en peligro de pasar hambre y frío.

Los relámpagos alumbran de Oriente a Occidente,

por eso Dios ha descendido en Oriente

y ha llevado la tierra de Canaán

a las personas que están, están en Oriente.


Adaptado de ‘Los siete truenos retumban: profetizan que el evangelio del reino se extenderá por todo el universo’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 11 Los decretos administrativos abiertos de Dios al universo

Siguiente : 13 El reino de Dios ha aparecido en la tierra

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Contemplando la aparición de Dios en Su juicio y Su castigo

Como cientos de millones de otros seguidores del Señor Jesucristo, nosotros acatamos las leyes y los mandamientos de la Biblia, gozamos la abundante gracia del Señor Jesucristo y nos reunimos, oramos, alabamos y servimos en el nombre del Señor Jesucristo, y todo esto lo hacemos bajo el cuidado y la protección del Señor. Muchas veces somos débiles y muchas veces fuertes. Creemos que todas nuestras acciones están en conformidad con las enseñanzas del Señor. Se sobreentiende, entonces, que también creemos que caminamos el camino de la obediencia a la voluntad del Padre que está en el cielo. Anhelamos el regreso del Señor Jesús, la gloriosa llegada del Señor Jesús, el fin de nuestra vida en la tierra, la aparición del reino, y todo lo que se predijo en el Libro de Apocalipsis: el Señor llega y trae el desastre, y recompensa a los buenos y castiga a los malvados, y se lleva en los aires a los que lo siguen y acogen Su regreso para que se encuentren con Él. Cada vez que pensamos en esto, no podemos evitar que la emoción nos embargue. Estamos agradecidos de haber nacido en los últimos días y somos lo suficientemente afortunados de ser testigos de la venida del Señor. Aunque hayamos sufrido persecución, es a cambio de “un peso de gloria que sobrepasa todo y que es eterno”; ¡qué bendición que así sea! Todo este anhelo y la gracia que otorga el Señor muchas veces nos vuelven más formales en la oración y nos reúnen con más frecuencia. Tal vez el año que entra, tal vez mañana o tal vez incluso antes, cuando el hombre no se lo espere, el Señor de repente llegará y aparecerá entre un grupo de personas que han estado esperándolo atentamente.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro