La entrada en la vida (1)

Palabras diarias de Dios Fragmento 374

Dios Todopoderoso, la Cabeza de todas las cosas, ejerce Su poder real desde Su trono. Él gobierna sobre el universo y sobre todas las cosas y nos está guiando en toda la tierra. Estaremos cerca de Él en todo momento, y vendremos delante de Él en quietud; sin perder nunca ni un solo momento, y con lecciones que aprender en cada instante. Todo, desde el ambiente que nos rodea hasta las personas, asuntos y cosas, existe con el permiso de Su trono. No dejes, bajo ninguna circunstancia, que surjan quejas en tu corazón, o Dios no concederá Su gracia sobre ti. Cuando la enfermedad llega, esto es el amor de Dios, y ciertamente alberga dentro Sus buenas intenciones. Aunque tu cuerpo padezca un poco de sufrimiento, no consideres las ideas de Satanás. Alaba a Dios en medio de la enfermedad y disfruta a Dios en medio de tu alabanza. No pierdas la esperanza ante la enfermedad, sigue buscando una y otra vez y nunca te rindas, y Dios te iluminará con Su luz. ¿Cómo era la fe de Job? ¡Dios Todopoderoso es un médico lleno de poder! Vivir en la enfermedad es estar enfermo, pero habitar en el espíritu es estar sano. Mientras tengas aliento, Dios no te dejará morir.

Dentro de nosotros tenemos la vida resucitada de Cristo. Indiscutiblemente, nos falta fe en la presencia de Dios: ojalá que Dios ponga la verdadera fe dentro de nosotros. ¡La palabra de Dios es verdaderamente dulce! ¡La palabra de Dios es medicina potente! ¡Avergüenza a los diablos y a Satanás! Comprender la palabra de Dios nos da apoyo. ¡Su palabra actúa rápidamente para salvar nuestros corazones! Disipa todas las cosas y pone todo en paz. La fe es como un puente de un solo tronco: aquellos que se aferran miserablemente a la vida tendrán dificultades para cruzarlo, pero aquellos que están dispuestos a sacrificarse pueden pasar sin preocupación. Si el hombre alberga pensamientos asustadizos y de temor es porque Satanás lo ha engañado por miedo a que crucemos el puente de la fe para entrar en Dios. Satanás está intentando por todos los medios posibles enviarnos sus pensamientos: debemos orar en todo momento para que Dios nos ilumine con Su luz, y siempre debemos confiar en Dios para purgar el veneno de Satanás que hay dentro de nosotros, practicar en nuestro espíritu en todo instante cómo acercarnos a Dios y dejar que Dios domine todo nuestro ser.

de ‘Capítulo 6’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 375

El surgimiento de ambientes a nuestro alrededor apresura nuestro retiro hacia el espíritu. No actúes con un corazón endurecido, no ignores si el Espíritu Santo está o no preocupado, y no trates de ser listo. No seas complaciente ni satisfecho de ti mismo ni des demasiada importancia a tus propias dificultades. Lo único que hay que hacer es adorar a Dios en espíritu y en verdad. No se pueden dejar atrás las palabras de Dios ni hacer oídos sordos a ellas; debes entenderlas cuidadosamente, repetir tus oraciones‑lecturas, y entender la vida dentro de las palabras. No te dediques a la futilidad engulléndolas sin darte el tiempo de digerirlas. ¿Confías en las palabras de Dios en todo lo que haces? No fanfarronees como un niño para luego confundirte cada vez que surja un problema. Debes ejercitar el espíritu cada hora de cada día; no relajarte ni siquiera por un momento. Debes tener un espíritu agudo. No importa con qué persona, suceso o cosa puedas toparte, si vienes ante Dios, tendrás un camino para seguir. Debes comer y beber las palabras de Dios todos los días, comprender su significado sin ser negligente, hacer más esfuerzo, hacer las cosas bien hasta el último detalle y equiparte con la verdad completa para evitar entender mal la voluntad de Dios. Debes ampliar tu esfera de experiencia y enfocarte en experimentar las palabras de Dios. A través de la experiencia lograrás estar más seguro de Dios; sin experiencia, el afirmar que se está seguro de Él no es más que un montón de palabras vacías. ¡Debemos estar lúcidos! ¡Despertemos! Ya no hay que ser flojos; si haces las cosas de manera descuidada sin esforzarte por progresar, entonces realmente eres muy ciego. Debes concentrarte en la obra del Espíritu Santo, escuchar atentamente la voz del Espíritu Santo, abrir los oídos a las palabras de Dios, atesorar el tiempo que te queda y pagar el precio, sea cual sea. Cuando tienes acero, úsalo para lo que sirve, para hacer una fuerte hoja; agarra bien lo crucial y céntrate en practicar las palabras de Dios. Si has abandonado las palabras de Dios, no importa qué tan bien vivas exteriormente, todo será inútil. Practicar meramente con palabrerías es inaceptable para Dios, el cambio debe venir a través de tu comportamiento, tu carácter, tu fe, tu coraje y tu intuición.

¡El tiempo está tan cerca! ¡Incluso las mejores cosas del mundo deben ser desechadas! Ninguna dificultad ni peligro nos puede amedrentar ni abrumarnos, aunque el cielo cayera sobre nosotros. Sin este tipo de determinación, será simplemente demasiado difícil que te conviertas en alguien transcendente. Aquellos que son débiles de corazón y que se aferran a la vida no son dignos de estar delante de Dios.

Dios Todopoderoso es un Dios práctico. No importa cuán ignorantes podamos ser, Él aún tendrá piedad de nosotros, Sus manos de seguro nos salvarán y Él igual nos completará. Mientras tengamos un corazón que realmente anhele a Dios, mientras que sigamos de cerca y no nos desanimemos, y busquemos con un sentido de urgencia, entonces Él de seguro no tratará a ninguno de nosotros injustamente; Él definitivamente nos dará todo aquello que nos falta y Él nos satisfará. Todo esto es la bondad de Dios Todopoderoso.

Si alguien es glotón y perezoso, lleva una vida de tener siempre el estómago lleno y es indiferente a todo, le resultará difícil evitar sufrir la pérdida. ¡Dios Todopoderoso domina todas las cosas e incidentes! Mientras lo admiremos de corazón en todo momento y entremos en el espíritu y nos comuniquemos con Él, entonces nos mostrará todas las cosas que buscamos, y de seguro Su voluntad nos será revelada. Nuestros corazones entonces estarán alegres y en paz, firmes con perfecta claridad. Es crucial poder actuar según Sus palabras; sólo ser capaz de captar Su voluntad y vivir en dependencia de Sus palabras cuenta como experiencia verdadera.

Sólo si comprendemos las palabras de Dios podrá la verdad de las palabras de Dios entrar en nosotros y convertirse en nuestra vida. Sin ninguna experiencia práctica, ¿cómo puedes entrar en la realidad de las palabras de Dios? Si no puedes recibir las palabras de Dios como tu vida, tu carácter no podrá cambiar.

¡La obra del Espíritu Santo avanza ahora aceleradamente! Si no la sigues de cerca y recibes entrenamiento, será difícil mantenerte al ritmo del Espíritu Santo a medida que avanza con determinación. Apresúrate a hacer un cambio radical para no ser pisoteado por Satanás y entrar en el lago de fuego y azufre del cual no hay escapatoria. Ve ahora y busca lo mejor que puedas, para no ser dejado de lado.

de ‘Capítulo 7’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 376

Te quiero recordar que ser apenas un poco de ambigüedad o descuido en cuanto a Mi palabra es inaceptable: debes prestarle atención y obedecer y practicar de acuerdo con Mis intenciones. Siempre debes estar alerta y nunca mostrar un carácter arrogante y santurrón; en todo momento debes confiar en Mí para echar fuera el antiguo carácter natural que ha vivido dentro de ti. Siempre debes ser capaz de mantener un estado normal ante Mí y poseer un carácter estable. Tu pensamiento debe ser sobrio y claro y no debe ser controlado o influenciado por ninguna persona, evento o cosa. Siempre debes ser capaz de estar tranquilo en Mi presencia y mantener una continua cercanía y comunión conmigo. Deberás mostrar fuerza y determinación y mantenerte firme en tu testimonio de Mí. Levántate y habla de parte mía y no temas lo que otros hombres puedan decir. Solo satisface Mis intenciones y no permitas que nadie te controle. Lo que te revelo se debe seguir de acuerdo con Mis intenciones y no se puede retrasar. ¿Cómo te sientes por dentro? ¿Estás incómodo? ¿No lo estás? Entenderás. ¿Por qué eres incapaz de ponerte de pie y hablar de parte mía mientras tienes Mi carga en consideración? Insistes en participar en pequeñas intrigas, pero Yo lo veo todo claramente. Yo soy tu apoyo y tu escudo y todo está en Mis manos. ¿De qué tienes miedo entonces? ¿No estás siendo demasiado emocional? Debes desechar tus emociones lo antes que puedas; Yo no actúo de acuerdo a las emociones, sino que ejerzo justicia. Si tus padres hacen algo que no es de beneficio para la iglesia, no pueden escapar. Mis intenciones te han sido reveladas y no puedes ignorarlas. En su lugar, debes enfocar toda tu atención en ellas y dejar todo lo demás a un lado para seguir de todo corazón. Yo siempre te mantendré en Mis manos. No seas siempre tímida y bajo el control de tu marido o tu esposa; debes permitir que Mi voluntad se lleve a cabo.

¡Ten fe! ¡Ten fe! Yo soy tu todopoderoso. Quizás tengas cierta comprensión de esto, pero sigues teniendo que estar vigilante. Por el bien de la iglesia, de Mi voluntad y de Mi gestión, debes estar plenamente dedicado y se te hará ver todos los misterios y desenlaces claramente. No habrá ningún retraso más y los días están llegando a su fin. ¿Qué deberías hacer? ¿Cómo deberías buscar crecer y madurar en tu vida? ¿Cómo podrás hacerte útil para Mí más rápidamente? ¿Cómo harás que Mi voluntad se lleve a cabo? Estas preguntas requieren mucha reflexión y una comunicación más profunda conmigo. Confía en Mí, cree en Mí, nunca seas descuidado y sé capaz de abordar las cosas de acuerdo con Mi guía. Debes estar bien equipado con la verdad y debes comer y beber de ella más a menudo. Cada verdad debe ser puesta en práctica antes de que pueda entenderse claramente.

Extracto de ‘Capítulo 9’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 377

No debes tener miedo de esto o aquello; no importa a cuántas dificultades y peligros puedas enfrentarte, eres capaz de permanecer firme delante de Mí sin que ningún obstáculo te estorbe, para que Mi voluntad se pueda llevar a cabo sin impedimento. Este es tu deber, de lo contrario desataré Mi ira sobre ti y con Mi mano haré… Entonces tendrás un sufrimiento mental interminable. Debes soportarlo todo; por Mí, debes estar preparado para renunciar a todo lo que posees y hacer todo lo que puedas para seguirme, y estar preparado para gastarte por completo. Este es el momento en que te probaré, ¿me ofrecerás tu lealtad? ¿Puedes seguirme hasta el final del camino con lealtad? No tengas miedo; con Mi apoyo, ¿quién podría bloquear el camino? ¡Recuerda esto! ¡No lo olvides! Todo lo que ocurre es por Mi buena intención y todo está bajo Mi observación. ¿Puedes seguir Mi palabra en todo lo que digo y hago? Cuando las pruebas de fuego vengan sobre ti, ¿te arrodillarás y clamarás? ¿O te acobardarás, incapaz de seguir adelante?

Debes poseer Mi valentía dentro de ti y debes tener principios cuando te enfrentes a parientes que no creen. Sin embargo, por Mi bien, tampoco debes ceder a ninguna fuerza oscura. Confía en Mi sabiduría para caminar el camino perfecto; no permitas que ninguna de las conspiraciones de Satanás se apodere de ti. Dedica todos tus esfuerzos a poner tu corazón delante de Mí y Yo te consolaré y te traeré paz y felicidad. No te esfuerces por ser de cierta manera delante de otras personas; ¿acaso no tiene más valor y peso satisfacerme a mí? Al hacerlo, ¿no estarás aún más lleno de paz y felicidad eterna y duradera? Tu sufrimiento actual indica cuán grandes serán tus futuras bendiciones; son indescriptibles. No conoces la grandeza de las bendiciones que tendrás, ni siquiera puedes imaginarlas. Hoy se ha hecho real, ¡tan real! No está muy lejos, ¿puedes verlo? Cada último pedacito de esto está dentro de Mí, ¡qué brillante es el camino que hay por delante! Limpia tus lágrimas y no sientas más tristeza ni dolor. Todas las cosas están dispuestas por Mis manos y Mi objetivo es convertiros pronto en vencedores y traeros a la gloria junto a Mí. Debes estar debidamente agradecido y lleno de alabanzas por todo lo que te suceda; eso me proporcionará una honda satisfacción.

La vida trascendente de Cristo ya ha aparecido, no hay nada qué temer. Los Satanás están bajo nuestros pies y su tiempo no durará mucho más. ¡Despierta! ¡Aléjate del mundo de libertinaje, libérate del abismo de la muerte! Sé leal a Mí pase lo que pase, y avanza con valentía; ¡Yo soy tu fuerte roca, así que confía en Mí!

de ‘Capítulo 10’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 378

Si tienes un carácter inestable, que va hacia un lado u otro como el viento y la lluvia, y si no puedes seguir avanzando con toda tu fuerza constantemente, entonces Mi vara no estará lejos de ti. Cuando se está tratando contigo, cuanto más adverso sea el entorno y más perseguido seas, más aumentará tu amor por Dios y dejarás de aferrarte al mundo. Sin otro camino, vendrás a Mí y volverás a ganar tu fuerza y confianza. Sin embargo, en ambientes fáciles te las arreglarías. Debes entrar desde la positividad, ser activo y no pasivo. No te dejarás amedrentar por nada ni nadie en ninguna situación, y no debes ser influenciado por las palabras de nadie. Debes tener un carácter estable, sin importar lo que las personas pudieran decir, pondrás inmediatamente en práctica lo que sabes que es verdad. Siempre debes tener Mis palabras obrando dentro de ti, independientemente de a quién te estés enfrentando; debes poder permanecer firme en tu testimonio de Mí y mostrar consideración por Mis cargas. No te puedes confundir, y acordar a ciegas con la gente sin tener tus propias ideas. En cambio, debes tener el valor para ponerte de pie y objetar las cosas que no provienen de Mí. Si claramente sabes que algo está mal, pero te quedas callado, entonces no eres alguien que practique la verdad. Si sabes que algo está mal y después tuerces el tema y Satanás te bloquea, haciendo que hables sin ningún efecto y no puedas perseverar hasta el final, entonces esto significa que todavía llevas miedo en tu corazón. ¿No está entonces tu corazón todavía lleno de las ideas de Satanás?

¿Qué es un vencedor? Los buenos soldados de Cristo deben ser valientes y depender de Mí para ser espiritualmente fuertes; deben pelear para volverse guerreros y combatir hasta la muerte a Satanás. Siempre debes permanecer despierto y por esto te pido cooperar activamente conmigo en cada momento y aprender a acercarte a Mí. Si, en cualquier momento y en cualquier situación, eres capaz de permanecer en silencio ante Mí, escuchando Mi discurso y poniendo atención a Mis palabras y acciones, entonces no serás influenciado y no perderás terreno. Cualquier cosa que recibas de Mí se puede practicar. Cada una de Mis palabras está dirigida a tu situación y traspasa tu corazón. Incluso si las niegas con tu boca, no las puedes negar con tu corazón. Además, si escudriñas Mis palabras serás juzgado. En otras palabras, Mis palabras son la verdad, la vida, y el camino; son una espada aguda de dos filos y pueden derrotar a Satanás. Los que entienden y tienen un camino para practicar Mis palabras son bendecidos y los que no las practican sin lugar a dudas serán juzgados; esto es muy práctico. Ahora, el espectro de aquellos a los que juzgo se ha ampliado. No solo los que me conocen serán juzgados delante de Mí, sino que los que no creen en Mí y los que hacen todo lo que pueden para resistirse e impedir la obra del Espíritu Santo también serán juzgados. ¡Todos los que siguen Mis pisadas verán que Dios es fuego consumidor! ¡Dios es majestuosidad! Él está ejecutando Sus juicios y los está sentenciando a muerte. Aquellos que en la iglesia no ponen atención para seguir la obra del Espíritu Santo, que interrumpen esa obra, que hacen alarde de ellos mismos, que tienen intenciones y metas incorrectas, que no ponen su esfuerzo en comer y beber las palabras de Dios, que están aturdidos o son recelosos, que escudriñan la obra del Espíritu Santo; las palabras de juicio vendrán a ellos en cualquier momento. Todas las acciones de las personas serán reveladas. El Espíritu Santo busca los corazones más recónditos de las personas, así que no te distraigas; sé cuidadoso y cauteloso. No actúes a ciegas por ti mismo. Si tus acciones no están de acuerdo con Mis palabras, entonces serás juzgado. No servirá imitar, ser especioso o no entender verdaderamente; debes venir ante Mí y comunicarte conmigo con frecuencia.

Lo que tomes de Mi interior, te dará un camino para practicar. También Mis poderes te acompañarán, tendrás Mi presencia y siempre caminarás en Mis palabras, trascenderás todas las cosas mundanas y poseerás el poder de la resurrección. Si no tienes Mis palabras y Mi presencia en tus palabras, tu comportamiento y tus acciones, y si te distancias de Mí y vives dentro de ti mismo, en las concepciones de la mente y en las doctrinas y reglas, entonces eso es prueba de que has fijado tu mente en los pecados. En otras palabras, sigues aferrándote a tu antiguo yo y no dejas que los demás lastimen un poco tu yo o dañen tu alma. Las personas que hacen esto tienen muy poco calibre y son muy absurdas, y no pueden ver la gracia de Dios ni reconocer Sus bendiciones. Si continúas comportándote de forma tan evasiva, ¿cuándo podrás dejarme obrar dentro de ti? Cuando termino de hablar, has escuchado pero no has podido retener nada y te vuelves especialmente débil cuando tus problemas realmente se señalan; ¿qué clase de estatura es esa? ¿Cuándo puedo hacerte completo si siempre tienes que ser persuadido? Si tienes miedo de los golpes y los rasguños, entonces debes apresurarte a advertirles a los demás: “No dejaré que nadie trate conmigo, me puedo deshacer de mi antiguo carácter natural por mí mismo”. Así, nadie te criticará ni te tocará y serás libre de creer de cualquier forma que desees sin que nadie te cuide. ¿Puedes seguir así Mis pisadas? Decir que estás seguro de que Yo soy tu Dios y tu Señor no es más que palabras vacías. Si en verdad no tuvieras dudas, estas cosas no serían un problema y creerías que es el amor y las bendiciones de Dios sobre ti. Cuando Yo hablo, es a Mis hijos, y se debe recibir Mis palabras con agradecimiento y alabanzas.

de ‘Capítulo 12’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 379

Hoy en día, las personas no pueden abandonarse a sí mismas; siempre piensan que tienen la razón. Están atascadas en su pequeño mundo y no son el tipo correcto de personas. Sus intenciones y objetivos son incorrectos, y si persisten en estas cosas, entonces serán sin duda juzgadas y, en casos graves, serán eliminadas. Debes esforzarte más por mantener una comunión continua conmigo, y no solo con quien tú quieras. Debes tener un entendimiento de las personas con quienes compartes y debes hablar sobre asuntos espirituales de la vida; solo entonces puedes proveer vida a otros y enmendar sus deficiencias. No debes hablarles en tono de reprensión, pues esta es fundamentalmente una postura errónea. En la comunión debes tener un entendimiento de los asuntos espirituales, debes poseer sabiduría y ser capaz de entender qué hay en los corazones de las personas. Si vas a servir a otros, entonces debes ser el tipo de persona adecuado y debes compartir con todo lo que tienes.

Lo crucial ahora es que seas capaz de compartir conmigo, de comunicarte estrechamente conmigo, de comer y beber por ti mismo, y de acercarte a Dios. Debes llegar a un entendimiento de los asuntos espirituales tan pronto como sea posible, y debes ser capaz de comprender claramente tu entorno y lo que está arreglado a tu alrededor. ¿Eres capaz de entender qué es lo que soy? ¡Es crucial que comas y bebas para compensar dependiendo de tus carencias y que vivas según Mi palabra! Reconoce Mis manos y no te quejes. Si te quejas y te separas, puedes perder la oportunidad de recibir la gracia de Dios. Empieza acercándote a Mí: ¿De qué careces y cómo deberías acercarte a Mí y entender Mi corazón? A las personas les resulta difícil acercarse a Mí porque no pueden abandonar su “yo”. Su carácter siempre es inestable, constantemente indeciso y estas personas se vuelven engreídas y satisfechas consigo mismas en el momento en que prueban un poco el sabor de la dulzura. Algunas personas aún no han despertado; ¿cuánto de lo que dices personifica lo que tú eres? ¿Cuánto de ello es defensa propia, cuánto es imitar a otros y cuánto es seguir las reglas? La razón por la que no puedes palpar o entender la obra del Espíritu Santo es que no sabes cómo acercarte a Mí. Externamente, estás meditando siempre las cosas, confiando en las nociones del “yo” y de tu mente; investigas en secreto y te involucras en planes mezquinos, y ni siquiera puedes exponerlos abiertamente. Esto muestra que no entiendes realmente la obra del Espíritu Santo. Si de verdad sabes que algo no viene de Dios, ¿por qué tienes miedo entonces a levantarte y rechazarlo? ¿Cuántos podrían levantarse y hablar por Mí? No tienes ni una pizca de la firmeza de carácter del hijo varón.

El propósito de todo lo que se dispone en la actualidad es entrenaros, de forma que podáis crecer en vuestras vidas, hacer que vuestro espíritu sea agudo y sagaz, y abrir vuestros ojos espirituales para que reconozcáis las cosas que vienen de Dios. Lo que viene de Dios te permite servir con aptitud y carga y estar firme en espíritu. Todas las cosas que no vienen de Mí están vacías; no te dan nada, causan un vacío en tu espíritu y hacen que pierdas tu fe y que pongas distancia entre tú y Yo, dejándote atrapado en tu propia mente. Ahora puedes trascenderlo todo en el mundo secular cuando vives en el espíritu, pero vivir en tu mente es ser engañado por Satanás; esto es un callejón sin salida. Es muy simple ahora: mírame con tu corazón y tu espíritu se fortalecerá inmediatamente. Tendrás una senda que practicar y Yo guiaré todos tus pasos. Mi palabra te será revelada en todo momento y lugar. No importa dónde o cuándo, o cuán adverso sea el entorno, Yo te haré ver claramente y Mi corazón te será revelado si me miras con el tuyo; de esta forma correrás el camino que tienes por delante, y nunca te perderás. Algunas personas intentan tantear el camino externamente, pero nunca desde dentro de su espíritu. Con frecuencia no pueden comprender la obra del Espíritu Santo. Cuando comparten con otros, simplemente se confunden más sin senda que seguir y sin saber qué hacer. Tales personas no saben qué las aflige; pueden tener muchas cosas y estar llenos de riquezas por dentro; ¿pero tiene esto alguna utilidad? ¿De verdad tienes una senda que seguir? ¿Tienes alguna iluminación o esclarecimiento? ¿Tienes algunas percepciones nuevas? ¿Has avanzado o has retrocedido? ¿Puedes estar al día con la nueva luz? No tienes sumisión; la sumisión de la que hablas a menudo no es sino palabrería. ¿Has vivido una vida obediente?

¿Cuán grande es el obstáculo de la santurronería, la autocomplacencia, la autosatisfacción y la arrogancia del hombre? ¿De quién es la culpa cuando no puedes entrar en la realidad? Deberías examinarte con detenimiento para ver si eres una persona correcta. ¿Estableces tus metas e intenciones teniéndome en mente? ¿Todas tus palabras y acciones las dices y las llevas a cabo en Mi presencia? Yo examino todos tus pensamientos e ideas. ¿No te sientes culpable? Presentas una fachada falsa a la vista de los demás y adoptas tranquilamente un aire de santurronería; lo haces para protegerte. Actúas así para ocultar tu maldad, e incluso buscas formas de empujar esa maldad sobre otros. ¡Qué astucia mora en tu corazón! Piensa en todo lo que has dicho. ¿Acaso no fue por tu propio beneficio que, por miedo de que tu alma llegara a sufrir daño, encubrieras a Satanás, y después les robaste forzadamente a tus hermanos y hermanas su comer y su beber? ¿Qué tienes que decir a tu favor? ¿Piensas que la próxima vez podrás reponer el comer y el beber que Satanás ha robado esta vez? Así que ahora lo ves claramente; ¿es esto algo que puedes compensar? ¿Puedes recuperar el tiempo perdido? Debéis examinaros con diligencia para ver por qué no hubo comer y beber en las últimas reuniones y quién provocó este problema. Debéis hablar uno por uno hasta aclararlo. Si no se restringe duramente a la persona en cuestión, los hermanos y las hermanas no entenderán y entonces volverá a ocurrir. ¡Vuestros ojos espirituales están cerrados y sois demasiados los que estáis ciegos! Además, los que sí ven no se preocupan por ello. No se levantan y hablan, y también están ciegos. Los que ven, pero no hablan, están mudos. Hay muchos aquí con discapacidades.

Extracto de ‘Capítulo 13’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 380

Algunas personas no comprenden lo que es la verdad, lo que es la vida y lo que es el camino, y tampoco entienden el espíritu. Consideran que Mi palabra no es más que una fórmula. Esto es demasiado inflexible. No entienden qué son la gratitud y la alabanza sinceras. Algunas personas son incapaces de comprender las cosas cruciales y primarias y; en su lugar, sólo comprenden las secundarias. ¿Qué significa interrumpir la gestión de Dios? ¿Qué significa demoler la construcción de la iglesia? ¿Qué significa interrumpir la obra del Espíritu Santo? ¿Qué es un lacayo de Satanás? Estas verdades deben entenderse con claridad, y no pasarlas sencillamente por alto de un modo vago. ¿Cuál es la razón por la que no hubo comer y beber esta vez? Algunas personas sienten que deberían alabar a Dios hoy en voz alta, pero ¿cómo deberían alabarlo? ¿Deberían hacerlo cantando himnos y bailando? ¿No cuentan otros métodos como alabanza? Algunas personas asisten a las reuniones con la noción de que la alabanza jubilosa es la manera de alabar a Dios. Las personas tienen estas nociones y no prestan atención a la obra del Espíritu Santo; el resultado final de esto es que siguen existiendo interrupciones. No hubo comer ni beber en esta reunión; todos vosotros decís que tenéis consideración por la carga de Dios y defenderéis el testimonio de la Iglesia, pero ¿quién de vosotros ha considerado realmente la carga de Dios? Hazte esta pregunta: ¿Eres alguien que ha mostrado consideración por Su carga? ¿Puedes tú practicar la justicia por Él? ¿Puedes levantarte y hablar por Mí? ¿Puedes poner firmemente en práctica la verdad? ¿Eres lo bastante valiente para luchar contra todos los hechos de Satanás? ¿Serías capaz de dejar de lado tus emociones y dejar a Satanás al descubierto por causa de Mi verdad? ¿Puedes permitir que Mis intenciones se cumplan en ti? ¿Has ofrecido tu corazón en el momento más crucial? ¿Eres alguien que hace Mi voluntad? Hazte estas preguntas y piensa a menudo en ellas. Los regalos de Satanás están en tu interior y tú eres el culpable de ello, ya que no entiendes a las personas y eres incapaz de reconocer el veneno de Satanás; estás conduciéndote a ti mismo a la muerte. Satanás te ha engañado por completo hasta el punto de que estás completamente desconcertado; estás embriagado con el vino de la promiscuidad y te tambaleas, incapaz de aferrarte a un punto de vista firme y sin senda de práctica alguna. No comes ni bebes de manera adecuada, te metes en peleas y disputas enloquecidas, no distingues lo correcto de lo incorrecto y sigues a cualquiera que dirija. ¿Posees alguna verdad? Algunas personas se defienden a sí mismas e incluso se involucran en el engaño. Comparten con los demás, pero eso simplemente las lleva a un callejón sin salida. ¿Obtienen esas personas de Mí sus propósitos, sus metas, sus motivaciones y su fuente? ¿Piensas que puedes compensar a tus hermanos y hermanas por el hecho de que les hayan quitado su comer y su beber? Encuentra algunas personas para compartir con ellas y pregúntales, déjalas expresarse: ¿se les ha provisto de alguna cosa? ¿O han llenado su vientre con agua sucia y basura, dejándolas sin senda alguna que seguir? ¿No demolería eso la iglesia? ¿Dónde está el amor entre los hermanos y las hermanas? Investigas en secreto quién tiene la razón y quién no, pero ¿por qué no llevas una carga por la iglesia? Por lo general haces bien en gritar consignas, pero cuando las cosas acontecen en realidad, no están seguro de ellas. Algunas personas entienden, pero solo murmuran en silencio, mientras los demás hablan de lo que entienden, cuando nadie más añade una palabra. No conocen lo que procede de Dios ni cuál es la obra de Satanás. ¿Dónde están vuestros sentimientos internos sobre la vida? Simplemente no podéis palpar la obra del Espíritu Santo ni la reconocéis, y os resulta difícil aceptar cosas nuevas. Solo aceptáis cosas religiosas y seculares que se conforman a las nociones de las personas. Por tanto, lucháis deliberadamente. ¿Cuántas personas pueden palpar la obra del Espíritu Santo? ¿Cuántos han llevado realmente una carga por la iglesia? ¿Lo palpas? Cantar himnos es una forma de alabar a Dios, pero no entiendes con claridad la verdad de alabar a Dios. Además, eres inflexible en tu forma de alabarlo. ¿No es eso tu propia noción? Siempre te aferras continuamente a tus nociones, y eres incapaz de centrarte en lo que el Espíritu Santo hará hoy, de sentir lo que tus hermanos y hermanas están sintiendo y de buscar en silencio la voluntad de Dios. Haces las cosas a ciegas; puede que cantes bien los cánticos, pero el resultado es un caos total. ¿Es eso comer y beber de verdad? ¿Ves quién está provocando en realidad las interrupciones? No vives en absoluto en el espíritu, sino que en su lugar te aferras a diversas nociones. ¿Qué forma es esta de llevar una carga por la iglesia? Debéis ver que la obra del Espíritu Santo sigue avanzando aún a mayor velocidad. Así que ¿no estáis ciegos si os asís con firmeza a vuestras nociones de la obra del Espíritu Santo? ¿No es eso como una mosca que choca contra las paredes y zumba alrededor? Si persistís en esta forma se os desechará.

Quienes son hechos completos antes del desastre se someten a Dios, confían en Cristo, dan testimonio de Él y lo exaltan; son los hijos varones victoriosos y los buenos soldados de Cristo. Ahora es primordial que te calmes, te acerques a Dios, y que hables con Él. Si no puedes acercarte a Dios, corres el riesgo de que Satanás te capture. Si puedes acercarte a Mí y hablar conmigo, entonces todas las verdades te serán reveladas, y tendrás un modelo por el que vivir y actuar. Porque estás cerca de Mí, Mi palabra nunca se apartará de tu lado ni tú te alejarás de ella nunca en tu vida; Satanás no tendrá forma de aprovecharse de ti, sino que será avergonzado y huirá derrotado. Si buscas en el exterior aquello de lo que careces en tu interior, es posible que en ocasiones encuentres algo, pero la mayoría de lo que encuentres serán reglas y cosas que no necesitas. Debes abandonarte, comer y beber más de Mis palabras y saber cómo ponderarlas. Si no entiendes algo, acércate a Mí y habla conmigo a menudo; de esta forma, las cosas que entiendas serán reales y verdaderas. Debes empezar por estar cerca de Mí. ¡Esto es crucial! De lo contrario, no sabrás cómo comer y beber. No puedes comer y beber por ti mismo; tu estatura es realmente demasiado pequeña.

Extracto de ‘Capítulo 13’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 381

Ahora, el tiempo apremia de verdad. El Espíritu Santo usa muchos métodos diferentes para llevarnos a las palabras de Dios. Debes estar equipado con todas las verdades, ser santificado y tener genuina cercanía y asociación conmigo; no se te permitirá elegir nada. La obra del Espíritu Santo carece de emoción, y no tiene consideración por la clase de persona que eres. Mientras estés dispuesto a buscar y seguir, sin poner excusas ni discutir sobre tus ganancias y pérdidas, sino a buscar con hambre y sed de justicia, entonces te esclareceré. Por muy insensato e ignorante que seas, Yo no me enfoco en esas cosas. Yo miro para comprobar cuánto te esfuerzas en el aspecto positivo. Si sigues aferrándote a la noción del “yo”, dando vueltas en tu pequeño mundo, entonces creo que estás en peligro… ¿Qué es el rapto? ¿Qué significa ser abandonado? ¿Cómo deberías vivir hoy ante Dios? ¿Cómo deberías cooperar activamente conmigo? Descarta tus propias nociones, autoexamínate, quítate tu máscara, considera con claridad cómo eres en realidad, aborrécete, ten un corazón que busca con hambre y sed de justicia, convéncete de que realmente no vales nada, ten disposición a renunciar a ti mismo, sé capaz de detener todas tus formas de hacer las cosas, tranquilízate ante Mí, ofrece más oraciones, apóyate en Mí con sinceridad, mírame, no dejes de acercarte a Mí ni de comunicarte conmigo; en estas cosas está la clave. Las personas quedan a menudo atrapadas en sí mismas y por lo tanto no están ante Dios.

La obra actual del Espíritu Santo es realmente difícil de imaginar para las personas y entra toda ella en la realidad; verdaderamente no te servirá de nada ser irreflexivo. Si tu corazón y tu mente no están en el lugar correcto, entonces no tendrás salida. De principio a fin debes permanecer vigilante en todo momento y debes asegurarte de protegerte contra la negligencia. ¡Bienaventurados los que están continuamente vigilantes y a la espera, y que están tranquilos ante Mí! ¡Bienaventurados los que me miran de continuo con sus corazones, que se preocupan por escuchar Mi voz con atención, que prestan atención a Mis acciones y ponen en práctica Mis palabras! En verdad el tiempo no puede admitir más retraso; se desatarán todo tipo de plagas que abrirán sus bocas feroces y sangrientas para devoraros a todos como un torrente. ¡Hijos míos! ¡El momento ha llegado! No queda ya lugar para la reflexión. La única salida que os traerá bajo Mi protección es volver ante Mí. Debéis poseer la fuerza de carácter del hijo varón; no seáis débiles ni os desaniméis. Debéis seguir el ritmo de Mis pasos, no rechazar la nueva luz y, cuando os digo cómo comer y beber de Mis palabras, debéis obedecer y comer y beber de la forma adecuada. ¿Sigue habiendo tiempo para luchar o contender los unos contra los otros de manera arbitraria? ¿Puedes librar una guerra si no comes hasta saciarte y sin estar totalmente equipado con la verdad? Si quieres vencer a la religión, debes estar totalmente provisto de la verdad. Come y bebe más de Mis palabras, y medita más en ellas. Debes comer y beber Mis palabras de forma independiente y empezar por acercarte a Dios. ¡Que esto sea una advertencia para ti! ¡Debes prestar atención! ¡Los que son inteligentes deben despertarse rápidamente a la verdad! Renuncia a todas las cosas de las que no estás dispuesto a deshacerte. ¡Te digo, una vez más, que estas cosas son realmente dañinas para tu vida y no son beneficiosas! Espero que puedas confiar en Mí en tus acciones, de lo contrario el único camino por delante será el de la muerte, ¿y dónde irás entonces a buscar el camino de la vida? ¡Retira tu corazón que ama ocuparse con cosas externas! ¡Retira tu corazón que desobedece a otras personas! Si tu vida no puede madurar y te abandonan, ¿no serás entonces tú quien te has hecho tropezar a ti mismo? La obra actual del Espíritu Santo no es como tú imaginas. Si eres incapaz de renunciar a tus nociones, entonces sufrirás una gran pérdida. Si la obra fuera según los conceptos del hombre, ¿podrían tu vieja naturaleza y tus conceptos salir a la luz? ¿Podrías conocerte a ti mismo? Quizás sigas pensando que eres libre de conceptos, pero esta vez todas tus diversas feas facetas saldrán claramente a la luz. Pregúntate con diligencia:

¿Eres alguien que me obedece?

¿Estás dispuesto y listo a renunciar a tu ser y seguirme?

¿Eres alguien que busca Mi rostro con un corazón puro?

¿Sabes cómo acercarte a Mí y comunicarte conmigo?

¿Puedes tranquilizarte ante Mí y buscar Mi voluntad?

¿Pones en práctica las palabras que Yo te revelo?

¿Puedes mantener una condición normal ante Mí?

¿Puedes ver a través de las astutas estratagemas de Satanás? ¿Te atreves a exponerlas?

¿De qué manera eres considerado con la carga de Dios?

¿Eres alguien considerado con la carga de Dios?

¿Cómo palpas la obra del Espíritu Santo?

¿Cómo sirves en coordinación en la familia de Dios?

¿Cómo das un fuerte testimonio por Mí?

¿Cómo luchas la buena batalla por la verdad?

Debes tomarte el tiempo para meditar en estas verdades exhaustivamente. Los hechos son suficientes para demostrar que el día está muy cerca. Debes ser hecho completo antes de los desastres; ¡esto es un asunto de gran importancia que debe resolverse urgentemente! Yo deseo haceros completos, pero veo que estáis realmente un tanto desenfrenados. Tenéis entereza, pero no hacéis el mejor uso de ella ni habéis comprendido las cosas más importantes, en su lugar todo lo que comprendéis son asuntos triviales. ¿Qué utilidad hay en deliberar sobre estas cosas? ¿No es esto una pérdida de tiempo? Os muestro bondad de esta forma, pero fracasáis al demostrar aprecio alguno y sólo peleáis entre vosotros, así que ¿no se ha malgastado todo Mi meticuloso esfuerzo? Si seguís de esta manera, ¡no ocuparé el tiempo en convenceros! ¡Os digo que, a no ser que os despertéis a la verdad, la obra del Espíritu Santo se retirará de vosotros! No se os dará más de comer y podréis creer lo que os parezca. He hablado Mis palabras exhaustivamente; depende de vosotros escuchar o no. Cuando llegue el momento en que estéis confundidos y no tengáis un camino por delante ni podáis ver la verdadera luz, ¿me culparéis? ¡Qué ignorancia! ¿Cuál debería ser la consecuencia si os aferráis fuertemente a vosotros mismos y os negáis a abandonaros? ¿No habrá sido vuestro trabajo un ejercicio inútil? ¡Cuán lamentable es ser echado a un lado cuando sobrevengan los desastres!

Ahora es la fase crucial de la edificación de la iglesia. Si no puedes cooperar conmigo proactivamente y ofrecerte a Mí de forma incondicional, y si no puedes abandonarlo todo, entonces sufrirás pérdida. ¿Puedes seguir teniendo otras intenciones? Yo os he mostrado indulgencia de esta manera, esperando a que os arrepintáis y comencéis de nuevo. Sin embargo, el tiempo ya no permite esto realmente y debo considerar la imagen general. En aras del propósito del plan de gestión de Dios, todo está avanzando y Mis pasos avanzan día tras día, hora tras hora y momento tras momento. Aquellos que no puedan mantener el paso serán abandonados. Cada día hay una nueva luz, cada día se realizan nuevas acciones. ¡Cada día surgen cosas nuevas y los que no pueden ver la luz están ciegos! Los que no sigan serán eliminados…

de ‘Capítulo 14’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 382

La iglesia está en construcción y Satanás está haciendo todo lo posible por demolerla. Quiere demoler Mi construcción por cualquier medio posible; por este motivo, la iglesia debe ser purificada rápidamente. No debe quedar ningún resto de escoria ni ningún resto de males; la iglesia debe ser purificada para que se vuelva impecable y siga siendo tan pura como en el pasado. Debéis estar despiertos y esperando en todo momento, y debéis orar más delante de Mí. Debéis reconocer las diversas tramas y argucias engañosas de Satanás, reconocer los espíritus, conocer a la gente y ser capaces de discernir todo tipo de personas, sucesos y cosas; debéis también comer y beber más de Mis palabras y, lo que es más importante, debéis ser capaces de comerlas y beberlas por vosotros mismos. Equipaos con toda la verdad y venid delante de Mí para que Yo pueda abrir vuestros ojos espirituales y permitiros ver todos los misterios que se encuentran dentro del espíritu… Cuando la iglesia entra en su fase de construcción, los santos marchan a la batalla. Los muchos horribles rasgos de Satanás son colocados delante de vosotros; ¿os detenéis y retrocedéis, u os levantáis y confiando en Mí seguís hacia delante? ¡Expón a fondo los rasgos corruptos y feos de Satanás, no escatimes sentimientos, y no muestres misericordia! ¡Lucha contra Satanás hasta la muerte! ¡Yo soy tu respaldo y tú debes tener el espíritu del hijo varón! Satanás está arremetiendo en su agonía de muerte final, pero aun así será incapaz de escapar de Mi juicio. Satanás está bajo Mis pies y también está pisoteado debajo de vuestros pies, ¡es verdad!

Todos aquellos interruptores religiosos y aquellos que demuelan la construcción de la iglesia no pueden recibir ni un rastro de tolerancia, sino que serán juzgados inmediatamente. Satanás quedará expuesto, pisoteado, destruido por completo y no tendrá dónde esconderse. Toda clase de demonios y fantasmas ciertamente revelarán sus verdaderas formas ante Mí y los arrojaré a todos en el pozo del abismo de donde nunca saldrán libres; todos estarán bajo nuestros pies. Si quieres pelear la buena batalla por la verdad, entonces, antes que nada, no debes darle a Satanás ninguna oportunidad de obrar, para hacer esto habrás que pensar unánimemente y ser capaz de hacer las cosas coordinadamente, renunciar a tus propias nociones, opiniones, puntos de vista y maneras de hacer las cosas, tranquilizar tu corazón dentro de Mí, centrarte en la voz del Espíritu Santo, estar atento a la obra del Espíritu Santo y experimentar las palabras de Dios en detalle. Debes tener sólo una intención a parte de esto, y es que Mi voluntad se haga. No debes tener otra intención. Debes mirarme con todo tu corazón, observar con atención Mis acciones y la forma en que hago las cosas, y no ser negligente en absoluto. Tu espíritu debe ser agudo y tus ojos deben estar abiertos. Comúnmente, cuando se trata de aquellos cuyas intenciones y objetivos no son correctos, así como aquellos que aman ser vistos por otros, aquellos que están ansiosos por hacer cosas, los que son propensos a causar interrupciones, los que son buenos escupiendo doctrina religiosa, los que son lacayos de Satanás, etc., cuando estas personas se levantan, se convierten en dificultades para la iglesia y hacen que el comer y beber de las palabras de Dios por parte de los hermanos y hermanas no llegue a nada. Cuando te encuentres este tipo de personas hace su actuación, expúlsalas inmediatamente. Si no cambian a pesar de las repetidas amonestaciones entonces sufrirán pérdidas. Si aquellos que persisten obstinadamente haciendo lo suyo intentan defenderse y tratan de encubrir sus pecados, la iglesia debe sacarlos inmediatamente y no darles espacio para maniobrar. No perdéis mucho intentando salvar poco; fija tu vista en el panorama completo.

Extracto de ‘Capítulo 17’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 383

A medida que la obra del Espíritu Santo sigue avanzando, Dios nos ha llevado, una vez más, a un nuevo método por el que obra el Espíritu Santo. Como consecuencia, inevitablemente, algunos me han malinterpretado y me han presentado quejas. Algunos se han resistido y opuesto a Mí, y me han escrudiñado. Sin embargo, Yo sigo esperando misericordiosamente vuestro arrepentimiento y reforma. El cambio en el método de la obra del Espíritu Santo es que Dios mismo ha aparecido abiertamente. ¡Mi palabra permanecerá inmutable! Como te estoy salvando a ti, no deseo abandonarte a mitad del camino. Es solo que albergáis dudas y queréis regresar con las manos vacías. Algunos de vosotros habéis dejado de avanzar, mientras que otros solamente observan y esperan. Otros más acatan pasivamente la situación, mientras que algunos simplemente se dedican a imitar. ¡Realmente habéis endurecido vuestros corazones! Has tomado lo que te he dicho y lo has convertido en algo de lo que estás orgulloso, o algo de lo que te jactas. Considera esto con mayor profundidad. Esto no son más que palabras de misericordia y de juicio que descienden sobre vosotros. El Espíritu Santo, al ver que sois realmente rebeldes, directamente se dedica a hablar y examinar. Deberíais tener miedo. No actuéis con imprudencia ni hagáis nada precipitado. ¡No seáis vanos, arrogantes ni obstinados! Debes centrarte más en poner en práctica Mis palabras, y vivirlas adondequiera que vayas, para que te transformen de verdad desde el interior y así puedas tener Mi carácter. Solo este tipo de resultados son verdaderos.

Con el fin de edificar la iglesia, debes ser de una estatura particular y buscar incondicional e incesantemente. Es más, debes aceptar el fuego y la purificación del Espíritu Santo para convertirte en una persona transformada. Solo bajo tales condiciones es como la iglesia puede edificarse. La obra del Espíritu Santo os ha conducido ahora a embarcaros en la edificación de la iglesia. Si seguís comportándoos de la misma manera confusa e indolente como lo hacíais en el pasado, entonces no queda esperanza para vosotros. Debéis equiparos con toda la verdad, poseer discernimiento espiritual y andar por el camino perfecto según Mi sabiduría. Para que la iglesia sea edificada, debes estar dentro del espíritu de vida y no solo imitar superficialmente. El proceso de crecimiento en tu vida es el mismo por el cual has sido edificado. Sin embargo, ten en cuenta que quienes confían en los dones o los que no pueden entender los asuntos espirituales o que carecen de realidad no pueden ser edificados, como tampoco los que no pueden estar siempre cerca de Mí ni comunicarse conmigo. Las personas que ocupan su mente con conceptos o que viven según doctrinas no pueden ser edificadas, ni tampoco las que se guían por sus emociones. Independientemente de cómo te trate Dios, debes someterte a Él de forma absoluta; de lo contrario, no puedes ser edificado. Los que están absortos en su prepotencia, su santurronería, su soberbia y su autosatisfacción, y aman ser condescendientes y presumir, no pueden ser edificados. Los que no pueden servir en coordinación con los demás tampoco pueden ser edificados, lo mismo sucede con la gente que no tiene discernimiento espiritual y que sigue ciegamente a quien sea que los lidere. Del mismo modo, los que son incapaces de entender Mis intenciones y viven en condiciones pasadas, no pueden ser edificados, ni tampoco aquellos que son demasiado lentos para seguir la nueva luz y que no tienen ninguna visión como fundamento.

La iglesia debería edificarse sin dilación y Yo tengo una preocupación apremiante por ello. Debes comenzar centrándote en lo positivo y unirte a la corriente de la construcción ofreciéndote con todas tus fuerzas. De lo contrario, serás rechazado. Debes abandonar por completo lo que debe ser abandonado y debes comer y beber de la forma adecuada lo que se debe comer y beber. Debes vivir la realidad de Mi palabra y dejar de centrarte en asuntos superficiales e intrascendentes. Pregúntate: ¿cuánto has asimilado Mi palabra? ¿Cuánto vives Mi palabra? Debes mantenerte lúcido y abstenerte de hacer nada impulsivo. De lo contrario, ese comportamiento no te ayudará a lograr crecimiento en la vida, sino que de hecho dañará tu crecimiento. Debes comprender la verdad, saber cómo ponerla en práctica y permitir que Mi palabra se convierta realmente en tu vida. ¡Este es el quid de la cuestión!

Como la edificación de la iglesia ha alcanzado ahora un momento crítico, Satanás está ideando planes y está haciendo todo lo que puede para demolerla. No debéis ser descuidados, sino proceder con cautela y ejercer discernimiento espiritual. Sin ese discernimiento sufriréis grandes pérdidas. Esto no es un asunto trivial. Debéis considerarlo un tema muy importante. Satanás también es capaz de hacer falsas apariciones y de vender falsificaciones, pero la cualidad intrínseca de estas cosas es diferente. Las personas son tan necias y descuidadas que no pueden ver la diferencia. Esto también muestra que son incapaces de mantenerse lúcidas y serenas en todo momento. Vuestro corazón no se encuentra en ninguna parte. El servicio es, por un lado, un honor, pero, por otro lado, puede ser una pérdida. Puede llevar a la bendición o a la desgracia. Mantente tranquilo en Mi presencia y vive según Mi palabra, y espiritualmente permanecerás realmente vigilante y ejercerás discernimiento. Cuando Satanás llegue, serás capaz de protegerte inmediatamente de él y sentir su venida; sentirás una intranquilidad real en tu espíritu. La obra actual de Satanás se ajusta a los cambios de tendencia. Cuando las personas se comporten de forma confusa y carezcan de vigilancia, permanecerán en cautividad. Debes mantenerte alerta en todo momento y mantener tus ojos bien abiertos. No discutas sobre tus ganancias y pérdidas ni calcules en aras de tu beneficio propio. En su lugar, busca que se haga Mi voluntad.

Los objetos pueden parecer idénticos, pero su calidad puede variar. Por lo tanto, debes reconocer a los individuos, así como a los espíritus. Debes ejercer discernimiento y mantenerte espiritualmente lúcido. Cuando aparezca el veneno de Satanás, debes reconocerlo de inmediato; no puede escapar de la luz del juicio de Dios. Debes prestar más atención a escuchar atentamente la voz del Espíritu Santo mientras vives en tu espíritu; no sigas a los demás a ciegas ni confundas lo falso con lo verdadero. No sigas simplemente a cualquiera que asuma el liderazgo, para que no sufras grandes pérdidas. ¿Qué sabor deja esto en tu boca? ¿Habéis sentido las consecuencias? No deberías interferir aleatoriamente con el servicio ni insertar tus propias opiniones en el mismo, o de lo contrario te derribaré. Peor aún, si rehúsas obedecer, y continúas diciendo y haciendo lo que te place, ¡te repudiaré! La iglesia no necesita juntar a más personas; solo quiere a quienes aman a Dios con sinceridad y que viven realmente según Mi palabra. Debes ser consciente de tu situación actual. ¿Acaso no es engañarse a sí mismo que los pobres se consideren ricos? Para que la iglesia se edifique, debéis seguir al Espíritu. No procedáis actuando ciegamente. En cambio, quedaos en vuestro lugar, y cumplid vuestra función. No deberíais saliros de vuestras funciones, sino cumplir las que podáus llevar a cabo con toda vuestra fuerza y, entonces, Mi corazón estará satisfecho. No quiero decir que todos vayáis a servir para la misma función. En su lugar, cada uno de vosotros debería desempeñar su papel, y dedicar su servicio en coordinación con los demás en la iglesia. Vuestro servicio no debería desviarse en dirección alguna.

de ‘Capítulo 19’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 384

La obra del Espíritu Santo os ha traído ahora a un nuevo cielo y una nueva tierra. Todo está siendo renovado, todo está en Mis manos, ¡todo está comenzando de nuevo! Con sus nociones, las personas son incapaces de comprenderlo, y para ellas no tiene sentido; pero Yo soy quien obra, y Mi sabiduría está en ello. Por tanto, debéis ocuparos únicamente de abandonar todas vuestras nociones y opiniones, y de comer y beber la palabra de Dios en sumisión, sin recelo alguno. Como estoy obrando de esta manera, cargaré con una responsabilidad sagrada. En realidad, las personas no necesitan ser de una forma particular. En su lugar, Dios es quien hace cosas milagrosas, y pone de manifiesto Su omnipotencia. Las personas no pueden gloriarse a no ser que se gloríen a Dios. De lo contrario, sufrirás pérdidas. Dios levanta a los menesterosos del polvo; los humildes deben ser elevados. Yo usaré Mi sabiduría en todas sus formas para gobernar la iglesia universal, a todas las naciones y pueblos, para que estén todos en Mí, y para que todos vosotros en la iglesia podáis someteros a Mí. Los que no obedecieron antes, ahora deben ser obedientes ante Mí, y someterse y soportarse los unos a los otros; vuestras vidas deben estar interconectadas y debéis amaros los unos a los otros, beneficiándoos de las fortalezas de unos y otros para compensar vuestras propias debilidades, sirviendo en coordinación. De esta forma, la iglesia se edificará, y Satanás no tendrá oportunidad que explotar. Sólo entonces, Mi plan de gestión no habrá fracasado. Permitid que os haga otro recordatorio aquí. No permitas que los malentendidos surjan en ti, porque tal y cual persona es de determinada manera, o porque actuó así o asá, y que, como resultado, te vuelvas degenerado en tu condición espiritual. Tal como Yo lo veo, esto no es apropiado, y es una cosa inútil. ¿No es Dios aquel en quien crees? No es una persona cualquiera. Las funciones no son las mismas. Hay un cuerpo. Cada cual cumple con su obligación, cada uno en su lugar y haciendo su mejor esfuerzo, por cada chispa hay un destello de luz, buscando la madurez en la vida. Así estaré satisfecho.

Sólo debéis preocuparos de estar en paz ante Mí. Manteneos en estrecha comunión conmigo, buscad más donde no entendáis, ofreced oraciones, y esperad Mi tiempo. Míralo todo con claridad, desde el espíritu. No actuéis con imprudencia, para que evitéis desviaros. Sólo así dará verdadero fruto el que comas y bebas Mis palabras. Comer y beber Mis palabras con frecuencia, reflexionar en lo que Yo he dicho, prestar atención a practicar Mis palabras, y vivir la realidad de Mis palabras; esta es la clave. El proceso de edificar la iglesia es también el proceso del crecimiento de la vida. Si una vida deja de crecer, no se puede ser edificado. Por muy buenos que podáis ser, si confiáis en la naturalidad, en la carne, en el fervor, en las contribuciones, en las calificaciones, si confiáis en estas cosas, no seréis edificados. Debéis vivir dentro de las palabras de vida, dentro del esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo, conocer la situación real y ser una persona transformada. Debéis tener la misma perspectiva en el espíritu, tener un nuevo esclarecimiento y ser capaces de manteneros al día con la nueva luz. Debéis ser capaces de acercaros incesantemente a Mí y comunicaros conmigo, de basar en Mis palabras vuestras acciones en la vida cotidiana, de manejar apropiadamente toda clase de personas, acontecimientos y cosas con base en Mis palabras, teniendo Mis palabras por estándar y viviendo Mi carácter en todas las actividades de la vida.

Si deseáis comprender y preocuparse por Mi voluntad, debéis prestar atención a Mis palabras. No hacer las cosas precipitadamente. Todo lo que Yo no apruebo tendrá un mal final. La bendición sólo viene en lo que Yo he recomendado. Si Yo hablo, así será. Si Yo ordeno, se mantendrá firme. Para que evitéis hacerme enojar, definitivamente no debéis hacer lo que Yo no he permitido. Si lo hacéis, ¡no habrá tiempo para que lo lamentéis!

de ‘Capítulo 21’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 385

El tiempo en el que la iglesia ha de construirse es también el tiempo en el que Satanás alcanza el punto máximo de su histeria. Satanás frecuentemente provoca disturbios e interrupciones a través de unas cuantas personas, y son aquellos que no conocen el espíritu y los nuevos creyentes los que pueden desempeñar el papel de Satanás con mayor facilidad. A menudo, debido a que las personas no entienden la obra del Espíritu Santo, actúan de forma arbitraria, completamente de acuerdo con sus propias preferencias, con su propia forma de hacer las cosas y con sus nociones. Refrena tu lengua: esto es para tu propia protección. Escucha bien y obedece. La iglesia y la sociedad son diferentes. No puedes decir simplemente lo que te plazca; no puedes decir cualquier cosa que estés pensando. Eso no funcionará aquí, pues esta es la casa de Dios. Dios no acepta la forma en la que las personas hacen las cosas. Debes hacer las cosas siguiendo al Espíritu; debes vivir las palabras de Dios y, luego, otros te admirarán. Primero debes resolver todas las dificultades que existen dentro de ti a través de confiar en Dios. Ponle fin a tu carácter degenerado y sé verdaderamente capaz de comprender tu propia condición y de saber cómo debes actuar; sigue comunicando cualquier cosa que no entiendas. Es inaceptable que una persona no se conozca a sí misma. Sana primero tu propia enfermedad, y, al comer y beber Mis palabras más a menudo y al contemplarlas, vive tu vida y actúa con base en ellas; ya sea que estés en casa o en algún otro lugar, debes permitir que Dios tenga el control dentro de ti. Echa fuera la carne y la naturalidad. Siempre deja que las palabras de Dios tengan el control dentro de ti. No tienes que preocuparte porque tu vida no esté cambiando; con el tiempo, llegarás a sentir que tu carácter ha cambiado mucho. Antes estabas muy dispuesto a ser el foco de atención; no obedecías a nadie, o eras ambicioso, egoísta u orgulloso; poco a poco te irás deshaciendo de estas cosas. Si deseas deshacerte de ellas ahora mismo, ¡eso no es posible! Eso se debe a que tu antiguo yo no permitirá que otros lo toquen; tan profundas son sus raíces. Así pues, debes hacer un esfuerzo subjetivo, obedecer positiva y activamente la obra del Espíritu Santo, usar tu voluntad para cooperar con Dios y estar dispuesto a poner Mis palabras en práctica. Si cometes un pecado, Dios te disciplinará. Cuando vuelvas y llegues a comprender, entonces todo estará inmediatamente bien dentro de ti. Si hablas de manera disoluta, serás disciplinado de inmediato por dentro. Sabes que Dios no se deleita en ese tipo de cosas, así que, si te detienes de inmediato, experimentarás paz interior. Hay algunos nuevos creyentes que no entienden lo que son los sentimientos de la vida o cómo vivir dentro de esos sentimientos. A veces te preguntas, aunque no has dicho nada, por qué te sientes tan inquieto por dentro. En esos momentos, son tu pensamiento y tu mente los que están equivocados. A veces tomas tus propias decisiones y tienes tus propias nociones y opiniones; a veces consideras que los demás son menos que tú; a veces haces tus propios cálculos egoístas y no oras ni te examinas. Por eso te sientes inquieto por dentro. Tal vez sabes cuál es el problema, así que, enseguida, clama el nombre de Dios en tu corazón, acércate a Dios y te recuperarás. Cuando tu corazón está muy nervioso e inquieto, no debes pensar de ninguna manera que Dios te está permitiendo hablar. Los nuevos creyentes deben prestar especial atención a obedecer a Dios en esto. Los sentimientos que Dios pone dentro del hombre son paz, alegría, claridad y seguridad. Muchas veces hay personas que no comprenden, que provocan desorden y actúan arbitrariamente; todo ello son interrupciones. Presta especial atención a esto. Si eres propenso a esta condición, primero debes tomar algún “medicamento preventivo” para atajarla; de lo contrario, crearás interrupciones y Dios te golpeará. No seas engreído; toma las fortalezas de los demás para compensar tus propias deficiencias, observa cómo otros viven según las palabras de Dios y mira si vale la pena emular su vida, sus acciones y sus palabras. Si consideras que los demás son menos que tú, entonces eres engreído, presuntuoso y no beneficias a nadie. Lo que resulta vital ahora es enfocarse en la vida, comer y beber más de Mis palabras, experimentar Mis palabras, conocer Mis palabras, hacer que Mis palabras se conviertan verdaderamente en tu vida; esto es lo principal. Si alguien no puede vivir según las palabras de Dios, ¿puede madurar su vida? No, no puede. Debes vivir según Mis palabras en todo momento y que Mis palabras sean el código de conducta para tu vida, de modo que sientas que Dios se deleita en que actúes de acuerdo con ese código, y que actuar de una manera distinta es lo que Dios odia; y, poco a poco, llegarás a andar por el camino correcto. Debes entender lo que viene de Dios y lo que viene de Satanás. Lo que viene de Dios te permite tener visiones con una mayor claridad y te acerca cada vez más a Dios; compartes un amor sincero con tus hermanos y hermanas, eres capaz de mostrar consideración hacia la carga de Dios y tu corazón que ama a Dios jamás se apaga. Tienes un camino por delante para recorrer. Lo que viene de Satanás provoca que las visiones que tienes desaparezcan y que pierdas todo lo que tenías; te alejas de Dios, no tienes amor por tus hermanos y hermanas y tienes un corazón lleno de odio. Te desesperas, ya no deseas vivir la vida de la iglesia y tu corazón que ama a Dios ya no existe. Esta es la obra de Satanás y es también la consecuencia causada por la obra de los espíritus malignos.

Este es un momento crucial. Debéis permanecer firmes hasta el último minuto, limpiar los ojos de vuestro espíritu para distinguir entre el bien y el mal, e invertir todo vuestro esfuerzo en la edificación de la iglesia. Deshaceos de los lacayos de Satanás, de las perturbaciones religiosas y de la obra de los espíritus malignos. Purificad la iglesia, haced que Mi voluntad se lleve a cabo sin obstáculos, y en este corto tiempo que precede a los desastres, Yo os haré completos lo más rápidamente posible y os llevaré a la gloria.

Extracto de ‘Capítulo 22’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 386

Cuando ves que el tiempo es tan fugaz y la obra del Espíritu Santo avanza tan rápido, que te ha hecho alcanzar tan grandes bendiciones y recibir al Rey del universo, Dios Todopoderoso, que es el Sol brillante, el Rey del reino. Esta es toda Mi gracia y misericordia. ¿Qué más hay que podría apartarte de Mi amor? Reflexiona con cuidado, no trates de escapar, espera en silencio ante Mí en todo momento y no vagues siempre afuera. Tu corazón se debe mantener cerca de Mi corazón y no importa qué pueda ocurrir, no actúes a ciegas o arbitrariamente. Debes esperar Mi voluntad, hacer lo que sea que Yo desee y estar decidido a abandonar lo que Yo no deseo. No debes actuar por tus emociones, sino practicar la justicia, como Yo; sin sentimiento ni siquiera para tus padres, debes abandonar todo lo que no se conforma a la verdad y debes ofrecerte y dedicarte a Mí con un corazón puro que me ame. No sufras el control de ninguna persona, suceso o cosa; siempre y cuando se conforme a Mi voluntad, entonces simplemente practícalo de acuerdo con Mis palabras. No tengas miedo, ya que Mis manos te sostienen y te mantendré alejado de todos los hacedores del mal. Debes guardar tu corazón, estar dentro de Mí todo el tiempo, porque tu vida depende de vivir en Mi vida. Si me dejas, entonces te marchitarás de inmediato.

Debes saber que estos son los últimos días. El diablo Satanás, como león rugiente, acecha fuera buscando personas para devorar. Ahora se están propagando toda clase de plagas y hay muchos espíritus malvados de toda clase. Sólo Yo soy el Dios verdadero; sólo Yo soy tu refugio. Ahora sólo puedes esconderte en Mi lugar secreto, sólo dentro de Mí, y los desastres no te sobrevendrán y ninguna calamidad se acercará a tu tienda. Debes acercarte más a menudo a Mí, comunicar conmigo en el lugar secreto; no tengas comunión a la ligera con otros. Debes comprender el significado de Mis palabras; no estoy diciendo que no se te permite comunicar, sino que todavía no tienes discernimiento. Durante este tiempo, la obra de los espíritus malos está proliferando. Usan a toda clase de personas para comunicar con vosotros. Sus palabras suenan muy agradables pero en ellas hay veneno. Son balas recubiertas de azúcar y antes de que te des cuenta, pondrán su veneno dentro de ti. Debes saber que la mayoría de las personas hoy en día son inestables, como si estuvieran borrachas. Cuando comunicas con los demás sobre tus dificultades, lo que te dicen son meramente reglas y doctrina y no es tan bueno como tener comunión directamente conmigo. Ven delante de Mí y derrama las cosas viejas que hay dentro de ti, ábreme tu corazón y con toda seguridad Mi corazón se te revelará. Tu corazón debe ser diligente delante de Mí. No seas perezoso, sino que acércate a Mí con frecuencia; esta es la manera más rápida para que tu vida crezca. Debes vivir dentro de Mí y Yo viviré dentro de ti y dentro de ti seré Rey, dirigiéndote en todas las cosas, y tú tendrás una parte del reino.

No te subestimes porque eres joven; debes ofrecerte a Mí. No considero la apariencia superficial ni cuántos años tienen. Sólo considero si me aman o no con sinceridad, si siguen o no Mi camino y si practican la verdad ignorando todas las otras cosas. No te preocupes por cómo será el mañana o cómo será el futuro. En tanto que dependas de Mí para vivir cada día, entonces Yo con toda seguridad te guiaré. No te entretengas con el pensamiento “Mi vida es muy pequeña, no entiendo nada”, pues ese pensamiento lo envía Satanás. Sólo tienes que usar tu corazón para acercarte a Mí en todo momento, para seguir Mis huellas hasta el final del camino. Cuando oigas Mis palabras de reproche y advertencia, despiertes y corras hacia adelante de inmediato; acércate a mí sin cesar, mantén el ritmo del rebaño y la vista hacia delante. En mi presencia, debes amar a tu Dios con todo tu corazón y tu alma. En el camino del servicio, considera Mis palabras más a menudo. Al practicar la verdad no debes ser de corazón débil, has de tener un corazón poderoso con la resolución y determinación del varón-niño; has de poseer un corazón formidable. Si deseas amarme, entonces debes satisfacerme en todo lo que deseo lograr en ti. Si deseas seguirme, entonces debes abandonar todo lo que tienes, todo lo que amas; debes someterte humildemente delante de Mí, con una mente sencilla. No explores o pienses al azar, pero estate al tanto de la obra del Espíritu Santo.

Aquí te aconsejo: ¡Asegúrate de asirte fuertemente a todo lo que alumbro dentro de ti, y asegúrate de practicarlo!

de ‘Capítulo 28’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 387

¡Despertad, hermanos! ¡Despertad, hermanas! Mi día no se retrasará; ¡el tiempo es vida y aprovechar el tiempo es salvar la vida! ¡El tiempo no está muy lejos! Si reprobáis los exámenes de ingreso para la universidad, podéis estudiar e intentar otra vez cuantas veces queráis. Sin embargo, Mi día no tendrá tal demora. ¡Recordad! ¡Recordad! Os exhorto con estas buenas palabras. El fin del mundo se desarrolla ante vuestros propios ojos, y grandes desastres se acercan rápidamente. ¿Qué es más importante: vuestra vida o dormir, comer, beber y vestirse? Ha llegado el momento de que sopeséis estas cosas. ¡No seáis indecisos nunca más y no os alejéis de las certezas!

¡Cuán lamentable! ¡Cuán pobre! ¡Cuán ciega! ¡Cuán cruel es la humanidad! En verdad hacéis oídos sordos a Mi palabra, ¿os estoy hablando en vano? Aún sois demasiado negligentes, ¿por qué? ¿Por qué pasa eso? ¿Habéis pensado en eso alguna vez? ¿Para quién digo estas cosas? ¡Creed en Mí! ¡Yo soy vuestro Salvador! ¡Yo soy vuestro único Todopoderoso! ¡Vigilad! ¡Vigilad! El tiempo perdido nunca volverá otra vez, ¡recordad esto! ¡No hay medicina en el mundo que cure el arrepentimiento! Entonces, ¿cómo debería hablaros? ¿No es Mi palabra digna de vuestra cuidadosa consideración y repetida ponderación? Sois demasiado descuidados con Mi palabra y demasiado irresponsables con vuestras vidas; ¿cómo podría Yo soportar esto? ¿Cómo podría?

¿Por qué, en todo este tiempo, ha sido imposible que surja entre vosotros una vida de iglesia adecuada? Es porque carecéis de fe; no estáis dispuestos a pagar el precio, a ofreceros a vosotros mismos, a esforzaros ante Mí. ¡Despertad, hijos Míos! ¡Creed en Mí, hijos Míos! Mis amados, ¿por qué consideráis lo que hay en Mi corazón?

de ‘Capítulo 30’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 388

Respecto a los problemas que surgen en la iglesia, no os llenéis de tantas dudas. En el transcurso de edificar la iglesia, los errores son inevitables, pero no entréis en pánico cuando os enfrentéis a los problemas; tened calma y estad sosegados. ¿Acaso no os lo he dicho ya? Ven delante de Mí con frecuencia y ora, y Yo te mostraré claramente Mis intenciones. La iglesia es Mi corazón y es Mi propósito supremo; así pues, ¿cómo podría no amarla? No tengáis miedo; cuando ocurren cosas como estas en la iglesia, ocurren con Mi permiso. Levantaos y hablad en Mi nombre. Tened fe en que todas las cosas y todos los asuntos están permitidos por Mi trono y todos contienen Mis intenciones. Si sigues comunicando con displicencia, habrá problemas. ¿Has pensado en las consecuencias? Este es el tipo de cosa del que Satanás sacará ventaja. Venid ante Mí a menudo. Hablaré con toda claridad: si vais a hacer algo, pero no vienes delante de Mí, no penséis que podréis llevarlo a término. Sois vosotros quienes me habéis llevado a esta postura.

No os desaniméis, no seáis débiles y Yo os aclararé las cosas. El camino que lleva al reino no es tan fácil. ¡Nada es tan simple! Queréis que las bendiciones vengan a vosotros fácilmente, ¿no es así? Hoy todos tendréis que enfrentar pruebas amargas. Sin esas pruebas, el corazón amoroso que tenéis por Mí no se hará más fuerte ni sentiréis verdadero amor hacia Mí. Aun si estas pruebas consisten únicamente en circunstancias menores, todos deben pasar por ellas; es solo que la dificultad de las pruebas variará de una persona a otra. Las pruebas son una bendición proveniente de Mí. ¿Cuántos de vosotros venís a menudo delante de Mí y suplicáis de rodillas que os dé Mis bendiciones? ¡Niños tontos! Siempre pensáis que unas cuantas palabras afortunadas cuentan como Mi bendición, pero no reconocéis que la amargura es una de Mis bendiciones. Los que participan de Mi amargura ciertamente compartirán Mi dulzura. Esa es Mi promesa y Mi bendición para vosotros. No dudéis en comer, beber y disfrutar de Mis palabras. Cuando pasa la oscuridad, la luz aparece. Nunca está más oscuro que cuando va a amanecer; después de esa hora, el cielo poco a poco se ilumina y, a continuación, sale el sol. No temáis ni seáis tímidos. Hoy, Yo apoyo a Mis hijos y ejerzo Mi poder para ellos.

En lo que se refiere a los asuntos de la iglesia, no eludáis siempre vuestra responsabilidad. Si traéis el asunto delante de Mí de forma consciente, encontraréis un camino. Cuando ocurre un problema insignificante como este, ¿os asustáis y sentís pánico, sin entender lo que hay que hacer? He dicho numerosas veces: “¡Acercaos a Mí con frecuencia!”. ¿Habéis puesto conscientemente en práctica las cosas que os pido que hagáis? ¿Cuántas veces habéis reflexionado en Mis palabras? Si no lo habéis hecho, no tenéis un entendimiento claro. ¿No es esto, pues, culpa vuestra? Culpáis a los demás, pero ¿por qué no sentís repulsión hacia vosotros mismos? Estropeáis las cosas y, después, seguís siendo descuidados y superficiales; debéis prestar atención a Mis palabras.

Los obedientes y los sumisos recibirán grandes bendiciones. En la iglesia, deberíais permanecer firmes en vuestro testimonio de Mí, defended la verdad; lo correcto es correcto y lo incorrecto es incorrecto. No confundáis lo negro y lo blanco. Estaréis en guerra con Satanás y debéis vencerlo por completo para que nunca más vuelva a levantarse. Debéis dar todo lo que tenéis para proteger Mi testimonio. Este será el objetivo de vuestros actos, no lo olvidéis. Pero, ahora, carecéis de fe y de la capacidad de diferenciar las cosas, y siempre sois incapaz de entender Mis palabras y Mis intenciones. No obstante, no estés angustiado; todo procede según Mis pasos, y la angustia sólo engendra problemas. Pasad más tiempo delante de Mí y no le deis importancia a la comida y a la ropa, que son para el cuerpo físico. Buscad con frecuencia Mis intenciones y Yo os mostraré claramente cuáles son. Poco a poco descubrirás Mis intenciones en todo, de manera que, para cada ser humano, Yo tendré un camino de entrada sin obstrucciones. Eso satisfará Mi corazón ¡y recibiréis bendiciones conmigo por siempre y para siempre!

de ‘Capítulo 41’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 389

Pedro me fue fiel por muchos años, sin nunca refunfuñar ni tener ningún tipo de queja; incluso Job nunca se le igualó y, a lo largo de los siglos, todos los santos han quedado muy por debajo de Pedro. Él no sólo buscó conocerme, sino que también llegó a conocerme durante el tiempo en que Satanás llevaba a cabo sus esquemas engañosos. Esto llevó a que Pedro me sirviera durante muchos años, siempre de acuerdo con Mi voluntad, y por esta razón nunca fue explotado por Satanás. Pedro aprendió una lección a partir de la fe de Job; sin embargo, también percibió claramente sus deficiencias. Aunque Job había sido un hombre de inmensa fe, carecía de conocimientos relacionados con el reino espiritual, y, por tanto, pronunció muchas palabras que no correspondían a la realidad; esto demuestra que el conocimiento de Job era superficial, e incapaz de ser perfecto. Por lo tanto, Pedro siempre se concentró en obtener un sentido del espíritu, y siempre prestó atención a observar la dinámica del reino espiritual. Como resultado, no sólo fue capaz de averiguar una parte de Mis deseos, sino que también logró un atisbo de los esquemas engañosos de Satanás. A causa de esto, el conocimiento que tenía de Mí fue mayor que cualquier otro a lo largo de los siglos.

De la experiencia de Pedro no es difícil deducir que, si los seres humanos desean conocerme, tienen que enfocarse en realizar una consideración cuidadosa dentro de su espíritu. No te pido que te “dediques” en cierta medida a Mí externamente; esto es una preocupación secundaria. Si tú no me conoces, entonces toda la fe, el amor y la lealtad de los que hablas no son más que ilusiones; son pura espuma, y con seguridad te convertirás en alguien que hace grandes alardes en Mi presencia, pero que no se conoce a sí mismo. Por lo tanto, una vez más serás atrapado por Satanás y te volverás incapaz de liberarte; te convertirás en el hijo de la perdición y en objeto de destrucción. Sin embargo, si tú eres frío e indiferente hacia Mis palabras, entonces, sin duda, te opones a Mí. Esto es un hecho, y harías bien en mirar a través de la puerta al reino espiritual, a los muchos y variados espíritus que Yo he castigado. ¿Cuál de ellos, frente a mis palabras, no fue pasivo e indiferente y se negó a aceptarlas? ¿Cuál de ellos no fue sarcástico respecto de Mis palabras? ¿Quién de ellos no intentó encontrar defectos en Mis palabras? ¿Quién entre ellos no usó Mis palabras como “arma defensiva” para “protegerse”? Ellos no usaron el contenido de Mis palabras como medio para conocerme, sino simplemente como juguetes para entretenerse. Al hacer esto, ¿acaso no se estaban oponiendo a Mí directamente? ¿Quién es Mi palabra? ¿Quién es Mi Espíritu? Tantas veces os he formulado estas preguntas; sin embargo, ¿habéis alcanzado alguna vez una percepción más alta y clara sobre ellas? ¿Alguna vez las habéis experimentado de verdad? Os recuerdo una vez más: ¡Si no conocéis Mis palabras ni las aceptáis ni las ponéis en práctica, entonces, inevitablemente, os convertiréis en objetos de Mi castigo! ¡Con seguridad os convertiréis en víctimas de Satanás!

Extracto de ‘Capítulo 8’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 390

Aunque muchas personas creen en Dios, pocas entienden qué significa la fe en Él, y qué deben hacer para conformarse a Su voluntad. Esto se debe a que, aunque están familiarizadas con la palabra “Dios” y expresiones como “la obra de Dios”, no le conocen, y menos aún Su obra. No es de extrañar, por tanto, que todos los que no conocen a Dios estén confusos en su creencia. No se toman en serio la creencia en Él, y esto se debe totalmente a que creer en Dios es demasiado desconocido, demasiado extraño para ellos. De esta forma, no están a la altura de las exigencias de Dios. Es decir, si las personas no conocen a Dios ni Su obra, no son aptas para que Él las use, y menos aún pueden satisfacer Su voluntad. “La creencia en Dios” significa creer que hay un Dios; este es el concepto más simple respecto a creer en Él. Aún más, creer que hay un Dios no es lo mismo que creer verdaderamente en Él; más bien es una especie de fe simple con fuertes matices religiosos. La fe verdadera en Dios significa lo siguiente: en base a la creencia de que Dios tiene la soberanía sobre todas las cosas, uno experimenta Sus palabras y Su obra, purga el propio carácter corrupto, satisface la voluntad de Dios, y llega a conocerlo. Sólo un paso de esta clase puede llamarse “fe en Dios”. Sin embargo, las personas consideran a menudo que la creencia en Dios es un asunto simple y frívolo. Las personas que creen en Dios de esta manera han perdido el significado de creer en Él y, aunque pueden seguir creyendo hasta el final, jamás obtendrán Su aprobación, porque marchan por la senda equivocada. Hoy siguen existiendo quienes creen en Dios según letras y doctrinas huecas. No saben que carecen de la esencia de creer en Dios, y no pueden obtener Su aprobación. Aun así, le siguen orando a Dios por bendiciones de seguridad y suficiente gracia. Detengámonos, calmemos nuestros corazones y reflexionemos: ¿Puede ser que creer en Dios sea realmente la cosa más fácil en la tierra? ¿Puede ser que creer en Dios no signifique nada más que recibir mucha gracia de Él? Las personas que creen en Dios sin conocerlo o que creen en Dios y sin embargo se oponen a Él, ¿son realmente capaces de satisfacer la voluntad de Dios?

Extracto de ‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 391

¿Qué es lo que el hombre ha logrado desde que empezó a creer en Dios? ¿Qué has llegado a conocer acerca de Él? ¿Cuánto has cambiado debido a tu creencia en Él? Actualmente, todos sabéis que la creencia del hombre en Dios no es sólo para la salvación del alma y el bienestar de la carne ni para enriquecer su vida a través del amor de Dios, y así sucesivamente. Hoy por hoy, si amas a Dios por el bienestar de la carne o el placer momentáneo, aunque al final tu amor por Él alcance su plenitud y no pidas nada más, este amor que buscas sigue estando adulterado y no es agradable a Dios. Aquellos que usan su amor por Dios para enriquecer su existencia apagada y llenar un vacío en su corazón son los que ambicionan vivir en la comodidad, no quienes buscan sinceramente amar a Dios. Este tipo de amor es forzado, persigue la gratificación mental, y Dios no lo necesita. ¿Qué clase de amor es entonces el tuyo? ¿Para qué amas a Dios? ¿Cuánto amor verdadero existe dentro tuyo por Él ahora? El amor de la mayoría de vosotros es como el mencionado anteriormente. Esta clase de amor sólo puede mantener su situación actual; no puede alcanzar la inmutabilidad, ni arraigarse en el hombre. Este tipo de amor es sólo como una flor que florece y se seca sin dar frutos. En otras palabras, después de que hayas amado a Dios una vez de esa forma, si no hay nadie que te guíe en la senda que tienes por delante, caerás. Si sólo puedes amar a Dios en la época de amar a Dios pero posteriormente tu carácter de vida permanece sin cambios, entonces seguirás siendo incapaz de escapar de la influencia de las tinieblas, y seguirás sin poder librarte de las ataduras y los engaños de Satanás. Ningún hombre así puede ser ganado plenamente por Dios; al final, su espíritu, alma y cuerpo seguirán perteneciendo a Satanás. No puede haber dudas acerca de esto. Todos aquellos a los que Dios no puede ganar de un modo total volverán a su lugar original, esto es, de regreso a Satanás, y descenderán al lago de fuego y azufre para aceptar el siguiente paso del castigo de Dios. Los ganados por Él son los que se rebelan contra Satanás y escapan de su campo de acción. Ellos serán contados oficialmente entre el pueblo del reino. Así es como llegan a ser las personas del reino. ¿Estás dispuesto a convertirte en esta clase de persona? ¿Estás dispuesto a ser ganado por Dios? ¿Estás dispuesto a escapar del campo de acción de Satanás y volver a Dios? ¿Perteneces ahora a Satanás o formas parte del pueblo del reino? Tales cosas deberían estar claras ya y no requerir más explicación.

Extracto de ‘Qué punto de vista deberían tener los creyentes’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 392

En tiempos pasados, muchos buscaron con ambición y nociones desenfrenadas, buscaron como resultado de sus propias esperanzas. Dejemos estas cuestiones de lado por un momento; lo que es de importancia clave ahora es encontrar una forma de práctica que permita a cada uno de vosotros mantener una condición normal delante de Dios y liberaros gradualmente de los grilletes de la influencia de Satanás, de forma que podáis ser ganados por Dios, y vivir en la tierra lo que Él pide de vosotros. Sólo de este modo podéis satisfacer las intenciones de Dios. Muchos creen en Él, pero no saben qué es lo que Él quiere ni lo que Satanás quiere. Creen de forma insensata y confusa y simplemente siguen la corriente, y por tanto nunca han tenido una vida cristiana normal; es más, jamás han tenido relaciones personales normales, mucho menos una relación normal con Dios. De esto se desprende que son muchas las dificultades y deficiencias del hombre, así como otros factores que pueden frustrar la voluntad de Dios. Esto es suficiente para demostrar que el hombre aún no se ha colocado en la senda correcta de creencia en Dios ni ha entrado en la experiencia real de la vida humana. ¿Y qué es entonces colocarse en la senda correcta de creencia en Dios? Significa que puedes calmar tu corazón delante de Dios en todo momento y gozar de una comunión normal con Él, llegando gradualmente a conocer lo que falta en el hombre y obteniendo lentamente un conocimiento más profundo de Dios. A través de esto, tu espíritu adquiere una nueva perspectiva y nuevo esclarecimiento cada día; crece tu anhelo, buscas entrar en la verdad, y cada día hay nueva luz y nuevo entendimiento. A través de esta senda, te liberas gradualmente de la influencia de Satanás y creces en tu vida. Tales personas han entrado en la senda correcta. Evalúa tus propias experiencias reales y examina la senda que has perseguido en tu fe. Analízate frente a todo esto. ¿Estás en la senda correcta? ¿En qué asuntos te has liberado de los grilletes de Satanás y de su influencia? Si aún tienes que colocarte en la senda correcta, tus ataduras con Satanás todavía no se han cortado. Siendo así, ¿puede esta búsqueda del amor por Dios conducirte hacia un amor auténtico, resuelto y puro? Puedes decir que tu amor por Dios es firme y sincero, pero aún no te has liberado de los grilletes de Satanás. ¿No estás intentando poner en ridículo a Dios? Si deseas alcanzar un estado en el cual tu amor por Él no esté adulterado y deseas que Él te gane totalmente y que te cuente entre el pueblo del reino, entonces debes colocarte primero en la senda correcta de creencia en Dios.

Extracto de ‘Qué punto de vista deberían tener los creyentes’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 393

El problema común que existe en todas las personas es que entienden la verdad pero fracasan al ponerla en práctica. Esto es porque, por una parte, no están dispuestos a pagar el precio y, por otra, su discernimiento del hombre es deficiente. No son capaces de ver más allá de muchas de las dificultades de la vida cotidiana tal y como son, y no saben practicar adecuadamente. Ya que las experiencias de las personas son demasiado superficiales, su calibre muy pobre y el grado en el que entienden la verdad muy limitado, no tienen manera de resolver las dificultades con las que se encuentran en la vida cotidiana. Creen en Dios sólo de palabra, y son incapaces de traer a Dios a su vida cotidiana. En otras palabras, Dios es Dios, la vida es la vida, y es como si las personas no tuvieran relación con Dios en sus vidas. Esto es lo que todo el mundo piensa. Creyendo así en Dios, las personas no serán en realidad ganadas y perfeccionadas por Él. De hecho, no es que la palabra de Dios haya encontrado una expresión completa, sino que la habilidad de las personas para recibir Su palabra simplemente es demasiado inadecuada. Uno podría decir que casi nadie actúa según las intenciones originales de Dios. Más bien, su fe en Dios va acorde a sus propias intenciones, las nociones religiosas que tuvieron en el pasado, y su propia manera de hacer las cosas. Pocos son aquellos que sufren una transformación después de aceptar la palabra de Dios y comienzan a actuar de acuerdo con Su voluntad. En su lugar, persisten en sus creencias equivocadas. Cuando las personas comienzan a creer en Dios, lo hacen basándose en las reglas convencionales de la religión y viven e interactúan con los demás completamente sobre la base de su propia filosofía de vivir. Uno podría decir que este es el caso de nueve de cada diez personas. Hay muy pocos que formulen otro plan y pasen una nueva página después de comenzar a creer en Dios. La humanidad ha fracasado al considerar la palabra de Dios como verdad o al tomarla como tal para ponerla en práctica.

Tomemos la fe en Jesús, por ejemplo. Ya fuera que alguien hubiera empezado a creer ahora o que lo hiciera hace mucho tiempo, todos utilizaban simplemente los talentos que tenían y demostraban las habilidades que poseían. Las personas simplemente agregaron “fe en Dios”, estas tres palabras, a su vida habitual, pero no hicieron ningún cambio en su carácter y su fe en Dios no creció en lo más mínimo. Su búsqueda no era ni caliente ni fría. No decían que fueran a renunciar a su fe, pero tampoco se consagraban por completo a Dios. Nunca habían amado verdaderamente u obedecido a Dios. Su fe en Dios era una mezcla de lo genuino y lo falso, se aproximaban a ella con un ojo abierto y otro cerrado, y no eran sinceros en la práctica de su fe. Continuaban en tal estado de desconcierto hasta acabar llegando confundidos a la hora de su muerte. ¿Qué sentido tiene esto? Ahora, para creer en el Dios práctico, debes tomar el camino correcto. Si crees en Dios, no debes buscar sólo las bendiciones, sino buscar amar y conocer a Dios. Por medio de Su esclarecimiento, mediante tu búsqueda individual, puedes comer y beber Su palabra, desarrollar un entendimiento real de Dios y tener un amor real por Dios que brote del fondo de tu corazón. En otras palabras, cuando tu amor por Dios es el más genuino, y nadie puede destruirlo o interponerse en el camino de tu amor por Él, entonces estás en el camino correcto de la fe en Dios. Esto prueba que perteneces a Dios, porque Dios ya ha tomado posesión de tu corazón y nada más puede poseerte. Mediante tu experiencia, el precio que has pagado y la obra de Dios, eres capaz de desarrollar un amor espontáneo por Dios, y cuando lo hagas te liberarás de la influencia de Satanás y llegarás a vivir en la luz de la palabra de Dios. Sólo cuando te has librado de la influencia de las tinieblas puedes decir que has ganado a Dios. En tu creencia en Dios, debes intentar buscar esta meta. Esta es la responsabilidad de cada uno de vosotros. Ninguno de vosotros debería estar satisfecho con el estado actual de las cosas. No podéis tener dudas respecto a la obra de Dios ni tomarla a la ligera. Debéis pensar en Dios en todos los aspectos y en todo momento, y hacer todas las cosas por Su causa. Y cuando habléis o actuéis, debéis poner primero los intereses de la casa de Dios. Solo así puedes ser conforme al corazón de Dios.

Extracto de ‘Ya que crees en Dios, deberías vivir por la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 394

El mayor defecto de la gente en su fe en Dios es que sólo creen de palabra y Dios está totalmente ausente de sus vidas cotidianas. Todas las personas, de hecho, creen en la existencia de Dios; sin embargo, Dios no es parte de su vida diaria. De la boca de la gente salen muchas oraciones a Dios, pero Él tiene poco lugar en sus corazones, y por eso Dios los pone a prueba una y otra vez. Ya que la gente es impura, Dios no tiene otra alternativa que probarlos para que se sientan avergonzados y se lleguen a conocer a sí mismos en medio de las pruebas. De otro modo, la humanidad se convertiría en los descendientes del arcángel y se volvería cada vez más corrupta. En el proceso de su fe en Dios, cada persona desecha muchos de sus motivos y objetivos personales bajo la incesante purificación de Dios. De lo contrario, Dios no tendría manera de usar a nadie ni de hacer en la gente la obra que debe hacer. Dios primero purifica a la gente, y mediante este proceso, las personas llegan a conocerse a sí mismas y Dios puede cambiarlas. Sólo entonces puede Dios obrar Su vida en ellos, y sólo así puede el corazón del hombre volverse por completo a Dios. Y por eso digo que creer en Dios no es tan simple como el hombre dice. Según Dios lo ve, si sólo tienes conocimiento, pero no tienes Su palabra como vida, y si estás limitado sólo a tu propio conocimiento, pero no puedes practicar la verdad o vivir la palabra de Dios, entonces esto es prueba de que todavía no tienes un corazón que ame a Dios, y muestra que tu corazón no le pertenece. Uno puede llegar a conocer a Dios creyendo en Él: esta es la meta final y el objetivo de la búsqueda del hombre. Debes dedicar esfuerzo a vivir las palabras de Dios, para que se puedan hacer realidad en tu práctica. Si sólo tienes conocimiento doctrinal, entonces tu fe en Dios se quedará en nada. Sólo si luego también practicas y vives Su palabra, tu fe se puede considerar completa y de acuerdo con la voluntad de Dios. En este camino, muchas personas pueden hablar de mucho conocimiento, pero en el momento de su muerte, sus ojos se llenan de lágrimas y se odian a sí mismos por haber desperdiciado toda una vida y haber vivido en vano hasta la edad madura. Sólo entienden las doctrinas, pero no pueden poner en práctica la verdad o dar testimonio de Dios; en cambio, simplemente corren de aquí para allá y están sumamente ocupados; y sólo al borde de la muerte ven finalmente que carecen de un verdadero testimonio, que no conocen a Dios en absoluto. ¿Y no es ya demasiado tarde? ¿Por qué no aprovechas el día y persigues la verdad que amas? ¿Por qué esperar hasta mañana? Si en vida no sufres por la verdad o buscas obtenerla, ¿acaso puede ser que desees sentir arrepentimiento en la hora de tu muerte? Si es así, ¿entonces por qué creer en Dios? En verdad, hay muchos asuntos en los que las personas, si le dedican sólo el más mínimo esfuerzo, pueden poner la verdad en práctica y así agradar a Dios. Por el mero hecho de que los corazones de las personas están poseídos por demonios, no pueden actuar en favor de Dios, y se precipitan constantemente en beneficio de su carne, sin obtener nada al final. Por esta razón, las personas están afligidas de continuo por problemas y dificultades. ¿No son estos los tormentos de Satanás? ¿No es esta la corrupción de la carne? No debes tratar de engañar a Dios hablando sin parar. Más bien, debes actuar de manera tangible. No te engañes a ti mismo; ¿qué sentido tendría eso? ¿Qué puedes ganar por vivir por el bien de tu carne y afanarte por el beneficio y la fama?

Extracto de ‘Ya que crees en Dios, deberías vivir por la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 395

Ahora bien, vosotros debéis buscar convertiros en el pueblo de Dios y así comenzaréis toda la entrada en el camino correcto. Ser el pueblo de Dios quiere decir entrar en la Era del Reino. En la actualidad comenzaréis a entrar de manera oficial en el entrenamiento del reino y vuestras vidas futuras dejarán de ser tan descuidadas y holgazanas como lo eran antes; viviendo de esta manera es imposible alcanzar los estándares que Dios exige. Si no sientes ninguna urgencia entonces esto muestra que no tienes ningún deseo por mejorar, que tu búsqueda es poco clara y confusa y que no puedes cumplir con la voluntad de Dios. Entrar al entrenamiento del reino quiere decir comenzar la vida del pueblo de Dios, ¿estás dispuesto a aceptar tal entrenamiento? ¿Estás dispuesto a sentir una sensación de urgencia? ¿Estás dispuesto a vivir bajo la disciplina de Dios? ¿Estás dispuesto a vivir bajo el castigo de Dios? Cuando las palabras de Dios vengan a ti y te prueben, ¿cómo actuarás? ¿Y qué vas a hacer cuando te enfrentes con toda clase de hechos? En el pasado, tu enfoque no era en la vida; hoy, debes entrar en la realidad de vida y buscar los cambios en tu carácter de vida. Esto es lo que debe lograr el pueblo del reino. Todos los que son del pueblo de Dios deben tener vida, deben aceptar el entrenamiento del reino y deben buscar los cambios en su carácter de vida. Esto es lo que Dios exige del pueblo del reino.

Las exigencias que Dios le hace al pueblo del reino son las siguientes:

1. Deben aceptar las comisiones de Dios. Es decir, deben aceptar todas las palabras que se hablan en la obra de Dios de los últimos días.

2. Deben entrar en el entrenamiento del reino.

3. Deben buscar que Dios haya tocado sus corazones. Cuando tu corazón se haya vuelto por completo a Dios, y tengas una vida espiritual normal, vivirás en el reino de la libertad, lo que quiere decir que vivirás bajo el cuidado y la protección del amor de Dios. Sólo cuando vivas bajo el cuidado y la protección de Dios vas a pertenecerle a Dios.

4. Deben ser ganados por Dios.

5. Se deben convertir en una manifestación de la gloria de Dios en la tierra.

Estos cinco puntos son Mis comisiones para vosotros. Mis palabras las hablo al pueblo de Dios, y si no estás dispuesto a aceptar estas comisiones, Yo no te voy a obligar, pero si verdaderamente las aceptas, entonces serás capaz de hacer la voluntad de Dios. En la actualidad, comenzáis a aceptar las comisiones de Dios, buscar convertiros en uno del pueblo del reino y alcanzar los estándares que se exigen para ser el pueblo del reino. Este es el primer paso para la entrada. Si quieres hacer por completo la voluntad de Dios, entonces debes aceptar estas cinco comisiones y, si las puedes lograr, serás conforme al corazón de Dios y con toda seguridad Dios te usará grandemente. Lo que es crucial hoy es entrar al entrenamiento del reino. La entrada al entrenamiento del reino supone la vida espiritual. Antes, no se hablaba de la vida espiritual pero ahora, a medida que comienzas la entrada al entrenamiento del reino, oficialmente entras a la vida espiritual.

Extracto de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue Sus huellas’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 396

¿Qué clase de vida es la vida espiritual? La vida espiritual es una en la que tu corazón se ha vuelto por completo a Dios y puede ser consciente del amor de Dios. Es una en la que vives en las palabras de Dios y nada más ocupa tu corazón y puedes comprender la voluntad de Dios hoy y el día de hoy la luz del Espíritu Santo te guía con el fin de que cumplas con tu deber. Tal vida entre el hombre y Dios es la vida espiritual. Si no puedes seguir la luz de la actualidad, entonces se ha abierto un distanciamiento en tu relación con Dios, incluso se pudo haber roto, y no tienes una vida espiritual normal. Una relación normal con Dios se construye sobre el fundamento de aceptar las palabras actuales de Dios. ¿Tienes una vida espiritual normal? ¿Tienes una relación normal con Dios? ¿Eres alguien que sigue la obra del Espíritu Santo? Si puedes seguir la luz del Espíritu Santo hoy, y puedes comprender la voluntad de Dios que está dentro de Sus palabras y puedes entrar en estas palabras, entonces eres alguien que sigue la corriente del Espíritu Santo. Si no sigues la corriente del Espíritu Santo entonces, sin duda, eres alguien que no busca la verdad. El Espíritu Santo no tiene oportunidad de obrar en aquellos que no tienen el deseo de ser mejores y, como resultado, tales personas nunca son capaces de hacer acopio de su fuerza y siempre son pasivas. En la actualidad, ¿sigues la corriente del Espíritu Santo? ¿Estás en la corriente del Espíritu Santo? ¿Has salido de un estado pasivo? Todos los que creen en las palabras de Dios, que toman la obra de Dios como el fundamento y siguen la luz del Espíritu Santo hoy, todos están en la corriente del Espíritu Santo. Si tú crees de manera inequívoca que las palabras de Dios son verdaderas y correctas, y si crees en las palabras de Dios sin importar lo que Él diga, entonces eres alguien que busca la entrada a la obra de Dios y de esta manera cumples la voluntad de Dios.

Para entrar en la corriente del Espíritu Santo, debes tener una relación normal con Dios y primero te debes deshacer de tu estado pasivo. Algunas personas siempre siguen a la mayoría y sus corazones se desvían muy lejos de Dios; tales personas no tienen ningún deseo de mejorar y los estándares que buscan son demasiado bajos. Sólo procurar amar a Dios y ser ganados por Él, es la voluntad de Dios. Hay personas que solo usan su conciencia para devolver el amor de Dios, pero esto no puede cumplir la voluntad de Dios; entre más altos sean los estándares que busques, más estarás en armonía con la voluntad de Dios. Como alguien que es normal y que busca el amor a Dios, la entrada al reino, para convertirse en uno del pueblo de Dios, es vuestro verdadero futuro y una vida que tiene el mayor valor y significado; nadie es más bendecido que vosotros. ¿Por qué digo esto? Porque los que no creen en Dios viven para la carne y viven para Satanás, pero hoy vivís para Dios y vivís para hacer la voluntad de Dios. Es por esto que digo que vuestras vidas son de gran importancia. Sólo este grupo de personas, que Dios ha seleccionado, puede vivir una vida de gran importancia: Nadie más en la tierra puede vivir una vida de tal valor y significado. Como Dios os ha seleccionado y os ha levantado y, además, por el amor que os tiene, habéis comprendido la verdadera vida y sabéis cómo vivir una vida que tenga el máximo valor. Esto no se debe a que vuestra búsqueda sea buena sino a la gracia de Dios; fue Dios el que abrió los ojos de vuestro espíritu y fue el Espíritu de Dios el que tocó vuestro corazón dándoos la buena fortuna de venir ante Él. Si el Espíritu de Dios no te hubiera iluminado, entonces no podrías ver lo que es asombroso de Dios ni tampoco te sería posible amar a Dios. Es exclusivamente porque el Espíritu de Dios ha tocado el corazón de las personas, que se ha vuelto a Dios por completo. A veces, cuando estás disfrutando las palabras de Dios, tu espíritu es tocado y sientes que no puedes dejar de amar a Dios, que hay una gran fuerza dentro de ti y que no hay nada que no puedas desechar. Si te sientes así, entonces el Espíritu de Dios te ha tocado y tu corazón se ha vuelto por completo a Dios y vas a orar a Dios y le vas a decir: “¡Oh Dios! Tú realmente nos has predestinado y escogido. Tu gloria me llena de orgullo y para mí es glorioso ser uno de Tu pueblo. Voy a erogar todo y dar todo para hacer Tu voluntad y te voy a dedicar todos mis años y toda una vida de esfuerzos”. Cuando oras de esta manera, en tu corazón habrá un amor que no tiene fin y una obediencia verdadera hacia Dios. ¿Alguna vez has tenido una experiencia como esta? Si el Espíritu de Dios toca a las personas con frecuencia, entonces están especialmente dispuestas a consagrarse a Dios en sus oraciones: “¡Oh Dios! Quiero contemplar Tu día de gloria y quiero vivir para Ti, nada es más valioso o importante que vivir para Ti y no tengo el más mínimo deseo de vivir para Satanás y la carne. Me levantaste cuando me capacitaste para vivir para Ti hoy”. Cuando hayas orado de esta manera, vas a sentir que no puedes dejar de darle tu corazón a Dios, que debes ganar a Dios y que odiarías morirte sin haber ganado a Dios mientras estás vivo. Después de haber orado tal oración, habrá dentro de ti una fuerza inagotable que no sabrás de dónde proviene; en tu corazón habrá un poder sin límite y tendrás el sentimiento de que Dios es tan maravilloso y que es digno de que lo ames. Así será cuando Dios te haya tocado. Todos los que han tenido esa experiencia es porque Dios los ha tocado. Para aquellos a quienes Dios toca con frecuencia, en sus vidas ocurren los cambios, pueden tomar su resolución, están dispuestos a ganar por completo a Dios, el amor por Dios en sus corazones es más fuerte, sus corazones se han vuelto por completo a Dios, no tienen en cuenta a la familia, el mundo, las complicaciones o su futuro y están dispuestos a dedicarle a Dios una vida de esfuerzos. A todos aquellos a quienes el Espíritu de Dios ha tocado son los que están en busca de la verdad y que tienen la esperanza de que Dios los perfeccione.

Extracto de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue Sus huellas’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 397

De importancia primordial al seguir a Dios es que todo debe ser de acuerdo a las palabras actuales de Dios: Ya sea que estéis buscando la entrada a la vida o el cumplimiento de la voluntad de Dios, todo se debe centrar alrededor de las palabras actuales de Dios. Si lo que comunicas y en lo que buscas entrar no se centran alrededor de las palabras actuales de Dios, entonces eres un extraño a las palabras de Dios y estás completamente carente de la obra del Espíritu Santo. Lo que Dios quiere son personas que sigan Sus pisadas. No importa qué asombroso y puro sea lo que hayas entendido antes, Dios no lo quiere y si no puedes hacer a un lado esas cosas, entonces en el futuro serán un obstáculo tremendo para tu entrada. Todos los que pueden seguir la luz presente del Espíritu Santo son benditos. Las personas de épocas pasadas también siguieron las pisadas de Dios, pero no pudieron continuar hasta hoy; esta es la bendición de las personas de los últimos días. Los que pueden seguir la obra presente del Espíritu Santo y que pueden seguir las pisadas de Dios, de tal manera que sigan a Dios dondequiera que Él los guíe, estas son las personas a las que Dios bendice. Los que no siguen la obra presente del Espíritu Santo, no han entrado en la obra de las palabras de Dios y, no importa cuánto trabajen o cuán grande sea su sufrimiento o cuánto corran, nada de esto quiere decir algo para Dios y Él no los elogiará. En la actualidad, todos los que siguen las palabras actuales de Dios están en la corriente del Espíritu Santo; los que son extraños a las palabras actuales de Dios están fuera de la corriente del Espíritu Santo y a tales personas Dios no las elogia. El servicio que está divorciado de las declaraciones actuales del Espíritu Santo es un servicio que es de la carne y de las nociones y es imposible que esté de acuerdo con la voluntad de Dios. Si las personas viven entre las nociones religiosas, entonces no pueden hacer nada que sea digno de la voluntad de Dios y aunque sirvan a Dios, sirven en medio de sus imaginaciones y de sus nociones y son totalmente incapaces de servir de acuerdo con la voluntad de Dios. Los que no pueden seguir la obra del Espíritu Santo no entienden la voluntad de Dios y los que no entienden la voluntad de Dios no pueden servir a Dios. Dios quiere un servicio que sea conforme a Su corazón; no quiere un servicio que sea de las nociones y de la carne. Si las personas no pueden seguir los pasos de la obra del Espíritu Santo, entonces viven en medio de nociones. El servicio de tales personas interrumpe y perturba, y tal servicio va en contra de Dios. Así, los que no son capaces de seguir las pisadas de Dios no pueden servir a Dios; los que no pueden seguir las pisadas de Dios con mucha seguridad se oponen a Dios y no son compatibles con Dios. “Seguir la obra del Espíritu Santo” quiere decir entender la voluntad de Dios hoy, poder actuar de acuerdo con los requisitos actuales de Dios, poder obedecer y seguir al Dios de hoy, y entrar de acuerdo con las nuevas declaraciones de Dios. Sólo alguien así sigue la obra del Espíritu Santo y está en la corriente del Espíritu Santo. Tales personas no sólo pueden recibir la alabanza de Dios y pueden ver a Dios, sino que también pueden conocer el carácter de Dios en Su última obra y, por Su última obra, pueden conocer las nociones del hombre y su desobediencia y la naturaleza y esencia del hombre; además, pueden poco a poco lograr cambios en su carácter durante su servicio. Sólo personas como estas son las que pueden ganar a Dios y las que genuinamente han encontrado el camino verdadero. A los que la obra del Espíritu Santo elimina son personas que no son capaces de seguir la última obra de Dios y que se rebelan contra la última obra de Dios. Que esa gente abiertamente se oponga a Dios se debe a que Dios ha hecho una nueva obra y a que la imagen de Dios no es la misma a la que tiene en sus nociones, como resultado de esto abiertamente se opone a Dios y pronuncia una sentencia contra Él, lo que la lleva a que Dios la aborrezca y la rechace. Tener el conocimiento de la última obra de Dios no es una tarea fácil, pero si la gente decide obedecer la obra de Dios y puede buscar la obra de Dios, entonces tendrá la oportunidad de ver a Dios y tendrá la oportunidad de obtener la nueva guía del Espíritu Santo. Los que de manera intencional se oponen a la obra de Dios no pueden recibir la iluminación del Espíritu Santo o la guía de Dios. Por lo tanto, que la gente pueda o no recibir la última obra de Dios depende de la gracia de Dios, depende de su búsqueda y depende de sus intenciones.

Extracto de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue Sus huellas’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 398

Todos los que pueden obedecer las declaraciones actuales del Espíritu Santo son benditos. No importa cómo solían ser o cómo el Espíritu Santo solía obrar en ellos, los que han obtenido la última obra de Dios son los más bendecidos y los que no pueden seguir la última obra hoy son eliminados. Dios quiere a los que son capaces de aceptar la nueva luz y Él quiere a los que aceptan y conocen Su última obra. ¿Por qué se dice que debéis ser una virgen casta? Una virgen casta puede buscar la obra del Espíritu Santo y entender las cosas nuevas y, además, puede desechar las antiguas nociones y obedecer la obra de Dios hoy. Este grupo de personas que aceptan la nueva obra de la actualidad, Dios las predestinó antes de todos los siglos y son las más benditas de las personas. Vosotros oís la voz de Dios directamente y contempláis la aparición de Dios y así, en todo el cielo y la tierra y a lo largo de las eras, nadie ha sido más bendecido que vosotros, este grupo de personas. Todo esto gracias a la obra de Dios, gracias a la predestinación y elección de Dios y gracias a la gracia de Dios; si Dios no hablara y declarara Sus palabras, ¿vuestras condiciones podrían ser como son hoy? Así, que toda la gloria y la alabanza sean para Dios, porque todo esto se debe a que Dios os levanta. Con estas cosas en mente, ¿todavía puedes ser pasivo? ¿Todavía podría tu fuerza no ser capaz de levantarse?

Dios predestinó desde tiempos inmemoriales que pudieras aceptar el juicio, el castigo, los golpes y el refinamiento de las palabras de Dios y, además, que pudieras aceptar las comisiones de Dios y por eso no te debes afligir demasiado cuando seas castigado. Nadie os puede quitar la obra que se ha hecho en vosotros y las bendiciones que se os han otorgado y nadie os puede quitar todo lo que se os ha dado. La gente de la religión no admite comparación con vosotros. No poseéis una gran experiencia de la Biblia, ni estáis equipados con teoría religiosa, pero como Dios ha obrado dentro de vosotros, habéis ganado más que cualquiera a lo largo de las eras y, por lo tanto, esta es vuestra mayor bendición. Por esto, os debéis dedicar aún más a Dios y ser todavía más leal a Dios. Ya que Dios te levanta, debes reforzar tus esfuerzos y debes preparar tu estatura para aceptar las comisiones de Dios. Debes permanecer firme en el lugar que Dios te ha dado, buscar convertirte en uno del pueblo de Dios, aceptar el entrenamiento del reino, que Dios te gane y, en última instancia, volverte un testimonio glorioso de Dios. ¿Tienes estas resoluciones? Si posees tales resoluciones, entonces al final estás seguro de que Dios te va a ganar y te vas a convertir en un testimonio glorioso de Dios. Debes entender que la comisión principal es que Dios te gane y que te conviertas en un glorioso testimonio de Dios. Esta es la voluntad de Dios.

Extracto de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue Sus huellas’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 399

Las palabras actuales del Espíritu Santo son la dinámica de la obra del Espíritu Santo y, durante este periodo, la iluminación continua del hombre por parte del Espíritu Santo es la tendencia de la obra del Espíritu Santo. ¿Y cuál es la tendencia de la obra del Espíritu Santo hoy? Es el liderazgo del pueblo en la obra presente de Dios y en una vida espiritual normal. Hay varios pasos para entrar en una vida espiritual normal:

1. Primero, debes derramar tu corazón en las palabras de Dios. No debes buscar las palabras de Dios en el pasado y no las debes estudiar ni comparar con las palabras de hoy. En cambio, debes derramar por completo tu corazón en las palabras actuales de Dios. Si hay personas que todavía quieren leer las palabras de Dios, libros espirituales u otros relatos de la predicación del pasado, y que no siguen las palabras actuales del Espíritu Santo, entonces son las más necias de las personas; Dios aborrece a tales personas. Si estás dispuesto a aceptar la luz del Espíritu Santo hoy, entonces derrama por completo tu corazón a las declaraciones presentes de Dios. Esto es lo primero que debes lograr.

2. Debes orar sobre el fundamento de las palabras actuales que Dios habló, entrar en las palabras de Dios, tener comunión con Dios y tomar tus resoluciones delante de Dios, estableciendo qué estándares deseas para buscar alcanzarlas.

3. Debes buscar una entrada profunda en la verdad sobre el fundamento de la obra del Espíritu Santo en la actualidad. No te aferres a declaraciones y teorías obsoletas del pasado.

4. Debes buscar que el Espíritu Santo te toque y entrar en las palabras de Dios.

5. Debes buscar entrar en el camino que el Espíritu Santo camina en la actualidad.

¿Y cómo buscas que el Espíritu Santo te toque? La cosa crucial es vivir en las palabras actuales de Dios y orar sobre el fundamento de las exigencias de Dios. Después de haber orado de esta manera, es seguro que el Espíritu Santo te tocará. Si no buscas en base al fundamento de las palabras actuales que Dios habla, entonces esto es infructuoso. Debes orar y decir: “¡Oh Dios! Estoy en Tu contra y te debo tanto; soy tan desobediente y nunca puedo satisfacerte. Oh Dios, quiero que me salves, quiero servirte hasta el final, quiero morir por Ti. Tú me juzgas y me castigas y no tengo quejas; estoy en Tu contra y merezco morir para que todas las personas puedan contemplar Tu justo carácter en mi muerte”. Cuando oras desde dentro de tu corazón de esta manera, Dios te va a escuchar y te va a guiar; si no oras sobre el fundamento de las palabras actuales del Espíritu Santo, entonces no hay posibilidad de que el Espíritu Santo te toque. Si oras de acuerdo a la voluntad de Dios, y de acuerdo a eso que Dios quiere hacer hoy, vas a decir: “¡Oh Dios! Quiero aceptar Tus comisiones y ser fiel a Tus comisiones y estoy dispuesto a consagrar toda mi vida a Tu gloria para que todo lo que haga pueda alcanzar los estándares del pueblo de Dios. Que Tú puedas tocar mi corazón. Anhelo que Tu Espíritu siempre me ilumine, que todo lo que haga traiga vergüenza sobre Satanás, para que al final Tú me ganes”. Si oras de esta manera, centrándote alrededor de la voluntad de Dios, entonces, de un modo inevitable, el Espíritu Santo obrará en ti. No importa cuántas sean las palabras de tus oraciones, lo que es clave es si comprendes la voluntad de Dios o no. Todos vosotros pudisteis haber tenido la siguiente experiencia: A veces, mientras oras en una reunión, la dinámica de la obra del Espíritu Santo alcanza su máximo, haciendo que la fuerza de todos se eleve. Algunas personas lloran amargamente y derraman lágrimas mientras oran, vencidas por el remordimiento ante Dios, y algunas personas muestran su resolución y hacen votos. Ese es el efecto que debe lograr la obra del Espíritu Santo. En la actualidad es crucial que todas las personas derramen por completo sus corazones en las palabras de Dios. No te enfoques en las palabras que se hablaron antes; si todavía te aferras a lo que antes fue, entonces el Espíritu Santo no va a obrar dentro de ti. ¿Ves qué importante es esto?

¿Conocéis el camino que camina el Espíritu Santo en la actualidad? Los diferentes puntos que se mencionaron antes son los que el Espíritu Santo debe lograr hoy y en el futuro; son el camino que toma el Espíritu Santo y la entrada que los hombres deben buscar. En tu entrada a la vida, como mínimo debes derramar tu corazón en las palabras de Dios y debes poder aceptar el juicio y el castigo de las palabras de Dios; tu corazón debe anhelar a Dios, debes buscar la entrada profunda a la verdad y a los objetivos que Dios exige. Cuando posees esta fuerza, entonces esto demuestra que Dios te ha tocado y tu corazón ha comenzado a volverse a Dios.

El primer paso de entrada a la vida es derramar por completo el corazón en las palabras de Dios y el segundo paso es aceptar que el Espíritu Santo lo toque a uno. ¿Cuál es el efecto que se debe lograr al aceptar que el Espíritu Santo lo toque a uno? Es poder anhelar, buscar y explorar una verdad más profunda y poder cooperar con Dios de una manera positiva. Hoy, se coopera con Dios, es decir, hay un objetivo para la búsqueda, para las oraciones y para la comunión con las palabras de Dios y uno lleva a cabo su deber de acuerdo a las exigencias de Dios; sólo esto es cooperar con Dios. Si sólo hablas de dejar que Dios actúe, pero no tomas ninguna acción, ni orando ni buscando, entonces ¿esto se podría llamar cooperación? Si no hay ni rastro de cooperación en ti, y careces del entrenamiento para la entrada que tiene un objetivo, entonces no estás cooperando. Algunas personas dicen: “Todo depende de la predestinación de Dios, Dios mismo hace todo; si Dios no lo hiciera, entonces, ¿cómo podría el hombre?”. La obra de Dios es normal y en lo más mínimo es sobrenatural y es sólo por medio de tu búsqueda activa que el Espíritu Santo obra, porque Dios no obliga al hombre, le debes dar a Dios la oportunidad de obrar y si no buscas o entras, y si no hay el más mínimo anhelo en tu corazón, entonces Dios no tiene oportunidad de obrar. ¿Por qué camino puedes buscar que Dios te toque? Por medio de la oración y de acercarte más a Dios. Pero lo más importante, recuerda, debe ser sobre el fundamento de las palabras que Dios habló. Cuando Dios te toca con frecuencia, la carne no te esclaviza: Esposo, esposa, hijos y dinero, todos son incapaces de encadenarte y tú sólo quieres seguir la verdad y vivir delante de Dios. En este momento, serás alguien que vive en el reino de la libertad.

Extracto de ‘Conoce la nueva obra de Dios y sigue Sus huellas’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 400

Dios ha decidido hacer completo al hombre, e, independientemente de la perspectiva desde la cual hable, todo es en aras de perfeccionar a las personas. Las palabras pronunciadas desde la perspectiva del Espíritu son difíciles de entender para las personas; no tienen forma de encontrar la senda de práctica, pues su capacidad de entendimiento es limitada. La obra de Dios logra efectos diferentes, y Él tiene un propósito en cada paso de la obra. Además, resulta imperativo que Él hable desde diferentes perspectivas, pues sólo haciéndolo puede perfeccionar al hombre. Si sólo emitiera Su voz desde la perspectiva del Espíritu, no habría forma completar esta etapa de la obra de Dios. A partir del tono que utiliza al hablar, puedes ver que Él está decidido a hacer completo a este grupo de personas. Así pues, ¿cuál sería el primer paso para cada una de las personas que desean ser perfeccionadas? Por encima de todo, debes conocer la obra de Dios. Actualmente ha comenzado un nuevo método en la obra de Dios; se ha pasado de una era a la otra, la forma como Dios obra también ha cambiado y el método por el que Dios habla es distinto. En la actualidad, no sólo ha cambiado el método de Su obra; también lo ha hecho la era. Estamos en la Era del Reino. También es la era de amar a Dios. Es un anticipo de la Era del Reino Milenario —que es también la Era de la Palabra—, y en la cual Dios usa muchas formas de hablar para perfeccionar al hombre y habla desde diversas perspectivas para proveerlo. Al entrar en la Era del Reino Milenario, Dios comenzará a usar las palabras para perfeccionar al hombre, permitiéndole a este entrar en la realidad de la vida y guiándolo hacia el camino correcto. Habiendo experimentado tantos pasos de la obra de Dios, el hombre ha visto que la obra de Dios no permanece inmutable, sino que está evolucionando y se profundiza sin cesar. Después de que las personas la han experimentado durante mucho tiempo, la obra ha dado repetidos giros, cambiando una y otra vez. Sin embargo, por mucho que cambie, nunca se desvía del propósito de Dios de traerle la salvación al hombre. Incluso tras pasar por diez mil cambios, nunca se aparta de su propósito original. No importa cómo cambie el método de la obra de Dios, esta nunca se desvía de la verdad o de la vida. Los cambios en el método a través del cual se realiza la obra simplemente implican un cambio en el formato de la obra y en la perspectiva desde la cual Dios habla; no hay un cambio en el objetivo central de Su obra. Los cambios en el tono de voz de Dios y en el método de Su obra se llevan a cabo para lograr un efecto. Un cambio en el tono de voz no significa un cambio en el propósito o el principio que está detrás de la obra. Las personas creen en Dios principalmente para buscar la vida. Si crees en Dios, pero no buscas la vida ni vas tras la verdad o el conocimiento de Dios, ¡entonces esto no es creer en Dios! ¿Es realista que sigas buscando entrar en el reino para ser rey? Lograr el verdadero amor por Dios a través de la búsqueda de la vida, sólo esto es la realidad; la búsqueda y la práctica de la verdad son, todas, realidad. Leyendo las palabras de Dios y experimentándolas llegarás a comprender el conocimiento de Dios en medio de la experiencia real. Esto es una búsqueda verdadera.

Extracto de ‘La Era del Reino es la Era de la Palabra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 401

Esta es la Era del Reino. Si has entrado en esta nueva era depende de si has entrado en la realidad de las palabras de Dios y de si Sus palabras se han convertido la realidad de tu vida. Las palabras de Dios se dan a conocer a cada persona para que, al final, todos vivan en el mundo de las palabras de Dios, y Sus palabras esclarecerán e iluminarán a cada persona desde dentro. Si, durante este período, eres descuidado en la lectura de las palabras de Dios y no tienes interés en ellas, eso demuestra que tu condición es equivocada. Si eres incapaz de entrar en la Era de la Palabra, entonces el Espíritu Santo no obra en ti; si has entrado en esta era, Él llevará a cabo Su obra. ¿Qué puedes hacer al inicio de la Era de la Palabra para ganar la obra del Espíritu Santo? En esta era, y entre vosotros, Dios logrará lo siguiente: que cada persona vivirá las palabras de Dios, será capaz de poner en práctica la verdad y amará a Dios fervientemente; que todas las personas usen las palabras de Dios como una base y como su realidad y tengan un corazón que venere a Dios, y que, a través de la práctica de las palabras de Dios, el hombre ejercerá el poder monárquico junto con Dios. Esta es la obra que Dios ha de llevar a cabo. ¿Puedes continuar sin leer las palabras de Dios? Hoy, hay muchos que sienten que no pueden pasar ni un día o dos sin leer Sus palabras. Ellos deben leer Sus palabras todos los días, y, si el tiempo no se lo permite, les basta con escucharlas. Este es el sentimiento que el Espíritu Santo otorga a las personas y es la manera en la que Él comienza a mover al hombre. Es decir, Él gobierna al hombre a través de las palabras para que este pueda entrar en la realidad de las palabras de Dios. Si después de tan solo un día de no comer y beber las palabras de Dios sientes oscuridad y sed, y no puedes soportarlo, esto muestra que has sido movido por el Espíritu Santo y que Él no se ha apartado de ti. Entonces, eres alguien que está dentro de esta corriente. Sin embargo, si después de uno o dos días sin comer y beber las palabras de Dios no sientes nada; si no tienes sed y no te sientes movido en absoluto, esto es muestra de que el Espíritu Santo se ha alejado de ti. Entonces, esto significa que hay algo equivocado en tu estado interior; no has entrado en la Era de la Palabra y eres alguien que se ha quedado atrás. Dios usa las palabras para gobernar a las personas; te sientes bien si comes y bebes las palabras de Dios y, si no lo haces, no tienes una senda a seguir. Las palabras de Dios se convierten en el alimento de las personas y en la fuerza que las impulsa. La Biblia dice que “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Hoy, Dios hará que se cumpla esto en vosotros. ¿Cómo es que, en el pasado, las personas podían estar muchos días sin leer las palabras de Dios y, sin embargo, podían seguir comiendo y trabajando como siempre, pero eso no ocurre en el presente? En esta era, Dios usa, primordialmente, las palabras para gobernar a todos. A través de las palabras de Dios, el hombre es juzgado y perfeccionado, y, luego, finalmente, es llevado al reino. Sólo las palabras de Dios pueden proveer la vida del hombre, y sólo las palabras de Dios pueden dar luz al hombre y una senda de práctica, especialmente en la Era del Reino. Siempre que no te apartes de la realidad de las palabras de Dios, y comas y bebas a diario Sus palabras, Dios podrá perfeccionarte.

Extracto de ‘La Era del Reino es la Era de la Palabra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 402

No se puede apresurar la búsqueda de la vida; el crecimiento de la vida no ocurre sólo en uno o dos días. La obra de Dios es normal y práctica, y necesariamente pasa por un proceso. Al Jesús encarnado le tomó treinta y tres años y medio completar Su obra de crucifixión; entonces, ¿qué hay de la purificación del hombre y de la transformación de su vida, una obra de la mayor dificultad? No es tarea fácil hacer a un hombre normal que manifieste a Dios. Esto es particularmente cierto para las personas que nacen en la nación del gran dragón rojo, que son de bajo calibre y necesitan un largo período con las palabras y la obra de Dios. Así pues, no seáis impacientes en ver resultados. Debes ser proactivo al comer y beber las palabras de Dios e invertir mayor esfuerzo en las palabras de Dios. Al terminar de leer Sus palabras, debes ser capaz de ponerlas en práctica realmente, creciendo en conocimiento, perspicacia, discernimiento y sabiduría en las palabras de Dios. Al hacerlo, cambiarás sin darte cuenta. Si eres capaz de tomar como tu principio el comer y beber las palabras de Dios, llegar a conocerlas, experimentarlas y practicarlas, madurarás sin darte cuenta. Hay quienes dicen que no son capaces de poner en práctica las palabras de Dios, incluso después de leerlas. ¿Cuál es tu prisa? Cuando alcances cierta estatura, serás capaz de poner en práctica Sus palabras. ¿Acaso un niño de cuatro o cinco años diría que no es capaz de apoyar u honrar a sus padres? Deberías saber qué tan grande es tu estatura actual. Pon en práctica lo que puedas poner en práctica, y evita ser alguien que interrumpe la gestión de Dios. Simplemente come y bebe las palabras de Dios, y, de ahora en adelante, asume esto como tu principio. No te preocupes, por ahora, acerca de si Dios puede hacerte completo. No profundices todavía en eso. Simplemente come y bebe las palabras de Dios a medida que vienen a ti, y, seguramente, Dios te hará completo. Sin embargo, hay un principio por el cual debes comer y beber Sus palabras. No lo hagáis a ciegas. Por un lado, al comer y beber las palabras de Dios, busca las palabras que debes llegar a conocer; es decir, aquellas relacionadas con las visiones. Por otro, busca aquello que debes poner en práctica; es decir, aquello en lo que debes entrar. Un aspecto se refiere al conocimiento y el otro se refiere a entrar. Una vez que hayas comprendido ambos —cuando hayas comprendido lo que debes conocer y lo que debes practicar— sabrás cómo comer y beber las palabras de Dios.

Extracto de ‘La Era del Reino es la Era de la Palabra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 403

De cara al futuro, hablar de las palabras de Dios debe ser el principio por el cual hablas. Habitualmente, cuando os reunís, debéis conversar sobre las palabras de Dios y tomar Sus palabras como el contenido de vuestras interacciones, y hablar sobre lo que sabes acerca de estas palabras cómo las pones en práctica y cómo obra el Espíritu Santo. Siempre que comuniques las palabras de Dios, el Espíritu Santo te iluminará. Alcanzar el mundo de las palabras de Dios requiere la cooperación del hombre. Si no entras en esto, Dios no tendrá forma de obrar; si mantienes la boca cerrada y no hablas sobre Sus palabras, Él no tendrá forma de iluminarte. Cuandoquiera que no te encuentres ocupado, habla sobre las palabras de Dios ¡y no simplemente participes en conversaciones inútiles! Deja que tu vida se llene con las palabras de Dios: sólo entonces serás un creyente devoto. No importa si tu conversación es superficial. Sin lo superficial no puede haber profundidad. Debe haber un proceso. Por medio de tu entrenamiento, comprenderás la iluminación del Espíritu Santo sobre ti y cómo comer y beber las palabras de Dios eficazmente. Después de un intervalo de investigación, entrarás en la realidad de las palabras de Dios. Sólo si tienes la determinación de cooperar podrás recibir la obra del Espíritu Santo.

De los principios relacionados con comer y beber las palabras de Dios, uno se relaciona con el conocimiento y, el otro, con la entrada. ¿Qué palabras deberías llegar a conocer? Deberías llegar a conocer las palabras que se relacionan con las visiones (por ejemplo, las relacionadas con en qué era ha entrado ahora la obra de Dios, qué es lo que Dios desea lograr ahora, qué es la encarnación, etcétera; todas ellas están relacionadas con las visiones). ¿A qué se refiere el camino en el que el hombre debe entrar? Se refiere a las palabras de Dios que el hombre debe practicar y en las cuales debe entrar. Esos son los dos aspectos relacionados con comer y beber las palabras de Dios. A partir de ahora, come y bebe las palabras de Dios de esta manera. Si tienes una comprensión clara de Sus palabras relacionadas con las visiones, entonces no hay necesidad de que sigas leyendo todo el tiempo. De importancia primordial es comer y beber más las palabras relacionadas con entrar; por ejemplo, cómo volcar tu corazón a Dios, cómo aquietar tu corazón en presencia de Dios y cómo renunciar a la carne. Eso es lo que deberías poner en práctica. Sin saber cómo comer y beber las palabras de Dios la verdadera comunicación resulta imposible. Una vez que sabes cómo comer y beber Sus palabras, cuando has comprendido lo que es esencial, la comunicación será libre, y sea cual sea el asunto que surja, podrás comunicar y comprender la realidad. Si, cuando comunicas las palabras de Dios, no posees realidad, entonces no has comprendido lo que es esencial, lo cual muestra que no sabes cómo comer y beber Sus palabras. A algunas personas puede resultarles cansado leer las palabras de Dios, lo cual no es un estado normal. Lo que es normal es que nunca te canses de leer las palabras de Dios, que siempre tengas sed de ellas y siempre pienses que las palabras de Dios son buenas. Así es como alguien que en verdad ha entrado come y bebe las palabras de Dios. Cuando sientes que las palabras de Dios son extremadamente prácticas y que son justamente aquello en lo que el hombre debe entrar; cuando sientes que Sus palabras son enormemente útiles y beneficiosas para el hombre, y que son la provisión de la vida del hombre, es el Espíritu Santo el que te brinda este sentimiento y es el Espíritu Santo el que te mueve. Esto demuestra que el Espíritu Santo está obrando en ti y que Dios no se ha apartado de ti. Al ver que Dios siempre está hablando, algunas personas se cansan de Sus palabras y piensan que no tiene ninguna consecuencia leerlas o no. Ese no es un estado normal. No poseen un corazón sediento de entrar en la realidad y esas personas no tienen sed ni le dan importancia a ser perfeccionadas. Cada vez que te des cuenta de que no tienes sed de las palabras de Dios, eso muestra que no te encuentras en un estado normal. En el pasado, podía determinarse si Dios se había apartado de ti si sentías paz interior y experimentabas gozo. Ahora la clave es si tienes sed de las palabras de Dios, si Sus palabras son tu realidad, si eres fiel y si eres capaz de hacer todo lo que puedas por Dios. En otras palabras, el hombre es juzgado por la realidad de las palabras de Dios. Dios dirige Sus palabras a toda la humanidad. Si estás dispuesto a leerlas, Él te esclarecerá, pero si no es así, Él no lo hará. Dios esclarece a los que tienen hambre y sed de justicia, y a los que lo buscan. Algunos dicen que Dios no los esclareció incluso después de haber leído Sus palabras. Pero ¿cómo leíste estas palabras? Si lees Sus palabras como un hombre a caballo mira las flores y no le da importancia a la realidad, ¿cómo podría Dios esclarecerte? ¿Cómo puede alguien que no atesora las palabras de Dios ser perfeccionado por Él? Si no atesoras las palabras de Dios, entonces no poseerás ni la verdad ni la realidad. Si atesoras Sus palabras, entonces serás capaz de practicar la verdad, y sólo entonces poseerás la realidad. Por esta razón tienes que comer y beber las palabras de Dios en todo momento, ya sea que estés ocupado o no, ya sea que las circunstancias sean adversas o no, y ya sea que estés siendo probado o no. En resumidas cuentas, las palabras de Dios son el fundamento de la existencia del hombre. Nadie puede alejarse de Sus palabras, pero sí debe comer de Sus palabras como si fueran las tres comidas del día. ¿Podría ser tan fácil ser perfeccionado y ganado por Dios? Bien sea que comprendas o no en el presente y que tengas o no un entendimiento claro de la obra de Dios, debes comer y beber las palabras de Dios tanto como te sea posible. Esto es entrar de una manera proactiva. Después de leer las palabras de Dios, apresúrate a poner en práctica aquello en lo que puedes entrar, y haz a un lado momentáneamente aquello en lo que no. Tal vez no puedas entender muchas de las palabras de Dios al principio, pero después de dos o tres meses, e, incluso, quizá después de un año, lo harás. ¿Cómo puede ser esto? Se debe a que Dios no puede hacer perfecto al hombre en un día o dos. La mayoría de las veces, cuando lees Sus palabras, puede que no las entiendas de inmediato. En ese momento, puede parecerte que no son más que un simple texto; debes experimentarlas por un tiempo antes de poder entenderlas. Como Dios ha hablado mucho, debes hacer tu máximo esfuerzo por comer y beber Sus palabras y, luego, sin que te des cuenta, llegarás a entender, y, sin que lo notes, el Espíritu Santo te esclarecerá. Cuando el Espíritu Santo esclarece al hombre, a menudo sucede sin que el hombre se dé cuenta de ello. Él te esclarece y te guía cuando tienes sed y buscas. El principio por el cual obra el Espíritu Santo se centra en las palabras de Dios que comes y bebes. Todos aquellos que no dan ninguna importancia a las palabras de Dios y siempre tienen una actitud diferente hacia Sus palabras —pensando, en su aturdimiento, que es cuestión de indiferencia si leen o no Sus palabras— son los que no poseen la realidad. Ni la obra del Espíritu Santo ni Su esclarecimiento pueden ser percibidos en ellos. Tales personas simplemente van por la vida sin hacer esfuerzo, y son impostores sin verdaderas aptitudes, como el señor Nanguo, de la parábola[a].

Extracto de ‘La Era del Reino es la Era de la Palabra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Nota al pie:

a. El texto original no contiene la frase “de la parábola”.

Palabras diarias de Dios Fragmento 404

Cuando las palabras de Dios se pronuncian, de inmediato debes recibirlas y comer y beber de ella. No importa qué tanto entiendas, el punto de vista al que debes aferrarte es a comer y beber, conocer y practicar Sus palabras. Esto es algo que debes poder hacer. No te preocupes sobre cuán grande puede llegar a ser tu estatura; simplemente céntrate en comer y beber Sus palabras. Esto es aquello con lo que el hombre debe cooperar. Tu vida espiritual consiste, principalmente, en entrar en la realidad de comer y beber las palabras de Dios y ponerlas en práctica. Lo demás no es tu asunto. Los líderes de la iglesia deben ser capaces de guiar a todos los hermanos y hermanas para que sepan cómo comer y beber las palabras de Dios. Esta es la responsabilidad de cada líder de la iglesia. Ya sean jóvenes o viejos, todos deben considerar que comer y beber las palabras de Dios es de gran importancia y deben tener Sus palabras en su corazón. Entrar en esta realidad significa entrar en la Era del Reino. Hoy, la mayoría de las personas sienten que no pueden vivir sin comer y beber las palabras de Dios, y sienten que Sus palabras son nuevas, independientemente del momento. Esto significa que están comenzando a entrar en el camino correcto. Dios usa las palabras para llevar a cabo Su obra y proveer al hombre. Cuando todos anhelen las palabras de Dios y tengan sed de ellas, la humanidad entrará en el mundo de Sus palabras.

Dios ha hablado mucho. ¿Qué tanto has llegado a conocer? ¿Qué tanto has entrado en ello? Si un líder de la iglesia no ha guiado a sus hermanos y hermanas a la realidad de las palabras de Dios, ¡entonces habrá sido negligente en su deber y habrá fracasado en cumplir sus responsabilidades! Ya sea que tu entendimiento sea profundo o superficial, e independientemente de qué tan grande sea tu entendimiento, debes saber cómo comer y beber Sus palabras; debes prestar gran atención a Sus palabras y comprender la importancia y la necesidad de comerlas y beberlas. Ya que Dios ha hablado tanto, si no comes y bebes Sus palabras ni tratas de buscar o de poner en práctica Sus palabras, no se puede considerar que crees en Dios. Puesto que tú crees en Dios, debes comer y beber Sus palabras, experimentar Sus palabras y vivir Sus palabras. ¡Sólo esto puede llamarse creer en Dios! Si dices con la boca que crees en Dios, mas no eres capaz de poner en práctica ninguna de Sus palabras o producir algún tipo de realidad, a esto no se le llama creer en Dios. Esto es “buscar pan para saciar el hambre”. Hablar únicamente de testimonios triviales, cosas inútiles y cuestiones superficiales, sin tener ni siquiera un mínimo de realidad, esto no es creer en Dios, y tú simplemente no has captado la manera correcta de creer en Dios. ¿Por qué debes comer y beber las palabras de Dios tanto como te sea posible? Si no comes ni bebes Sus palabras y sólo buscas ascender al cielo, ¿es eso creer en Dios? ¿Cuál es el primer paso que debe dar el que cree en Dios? ¿A través de qué camino Dios perfecciona al hombre? ¿Puedes ser perfeccionado sin comer ni beber las palabras de Dios? ¿Puedes ser considerado una persona del reino sin que las palabras de Dios sirvan como tu realidad? ¿Qué significa exactamente creer en Dios? Quienes creen en Dios deberían, al menos, tener un buen comportamiento en lo externo; lo más importante de todo es poseer las palabras de Dios. No importa lo que suceda, nunca puedes darle la espalda a Sus palabras. Conocer a Dios y cumplir Sus intenciones se logra a través de Sus palabras. En el futuro, cada nación, denominación, religión y sector será conquistado a través de las palabras de Dios. Dios hablará directamente, y toda la gente sostendrá las palabras de Dios en sus manos, y por medio de esto la humanidad será perfeccionada. Por dentro y por fuera, las palabras de Dios lo impregnan todo: la humanidad hablará de las palabras de Dios con la boca, practicará de acuerdo con las palabras de Dios, mantendrá las palabras de Dios en su interior, y tendrá impregnadas las palabras de Dios tanto por dentro como por fuera. Así será perfeccionada la humanidad. Aquellos que cumplen las intenciones de Dios y son capaces de dar testimonio de Él, ellos son quienes tienen las palabras de Dios como su realidad.

Entrar en la Era de la Palabra —la Era del Reino Milenario— es la obra que se está llevando a cabo actualmente. A partir de ahora, practicad conversar sobre las palabras de Dios. Sólo a través de comer y beber Sus palabras, y de experimentarlas, podrás vivir las palabras de Dios. Debes producir cierta experiencia práctica para poder convencer a otros. Si no puedes vivir la realidad de las palabras de Dios, ¡nadie será persuadido! Todos los que son usados por Dios pueden vivir la realidad de las palabras de Dios. Si no puedes producir esta realidad y dar testimonio de Dios, esto muestra que el Espíritu Santo no ha obrado en ti y que no has sido perfeccionado. Esta es la importancia de las palabras de Dios. ¿Tienes un corazón sediento de las palabras de Dios? Los que tienen sed de las palabras de Dios están sedientos de la verdad, y sólo las personas así son bendecidas por Dios. En el futuro, hay muchas más palabras que Dios dirá a todas las religiones y todas las denominaciones. Él primero habla y emite Su voz entre vosotros para haceros completos antes de seguir adelante para hablar y expresar Su voz entre los gentiles para conquistarlos. A través de Sus palabras, todos serán sincera y totalmente convencidos. A través de las palabras de Dios y Sus revelaciones, el carácter corrupto del hombre disminuye, él adquiere la apariencia de un hombre y su carácter rebelde se reduce. Las palabras obran con autoridad sobre el hombre y conquistan al hombre dentro de la luz de Dios. La obra que Dios lleva a cabo en la era actual, así como los momentos decisivos de Su obra, todo ello puede encontrarse dentro de Sus palabras. Si no lees Sus palabras, no entenderás nada. A través de comer y beber Sus palabras, y a través de participar en conversación con tus hermanos y hermanas, y por medio de tus experiencias reales, obtendrás el conocimiento pleno de las palabras de Dios. Sólo entonces podrás vivir verdaderamente su realidad.

Extracto de ‘La Era del Reino es la Era de la Palabra’ en “La Palabra manifestada en carne”

Palabras diarias de Dios Fragmento 405

Con anterioridad he dicho que “Todos los que se enfocan en contemplar señales y prodigios serán abandonados; no son ellos los que serán perfeccionados”. He pronunciado muchas palabras; sin embargo, el hombre no tiene el menor conocimiento de esta obra, y, llegado este punto, la gente sigue pidiendo señales y prodigios. ¿Es tu creencia en Dios nada más que la búsqueda de señales y prodigios, o es para obtener vida? Jesús también pronunció muchas palabras y algunas de ellas todavía tienen que cumplirse. ¿Puedes afirmar que Jesús no es Dios? Dios dio testimonio de que Él era el Cristo y el amado Hijo de Dios. ¿Puedes negar esto? Hoy, Dios solo pronuncia palabras y si no sabes esto a conciencia, no podrás permanecer firme. ¿Crees en Él porque es Dios, o lo haces basándote en si Sus palabras se han cumplido o no? ¿Crees en señales y prodigios, o en Dios? Hoy Él no muestra señales y prodigios; ¿es realmente Dios? Si las palabras que pronuncia no se cumplen, ¿es realmente Dios? ¿Queda Su esencia determinada por el hecho de que las palabras que pronuncia se cumplan o no? ¿Por qué algunos están siempre esperando el cumplimiento de las palabras de Dios antes de creer en Él? ¿No significa esto que no lo conocen? Todos los que poseen este tipo de nociones son los que niegan a Dios. Usan nociones para medir a Dios; si Sus palabras se cumplen, creen en Él y, si no, no creen en Él, y siempre buscan señales y prodigios. ¿Acaso no son estas pesonas los fariseos de los tiempos modernos? Que seas capaz de permanecer firme depende de que conozcas al Dios práctico: ¡esto es crucial! Cuanto mayor sea la realidad de la palabra de Dios en ti, mayor será tu conocimiento de la realidad de Dios, y más capaz serás de permanecer firme durante las pruebas. Cuanto más te enfoques en ver señales y prodigios, menos capaz serás de permanecer firme y caerás en medio de las pruebas. Las señales y los prodigios no son el fundamento; solo la realidad de Dios es vida. Algunos no conocen los efectos que la obra de Dios va a lograr. Se pasan los días desconcertados, sin buscar el conocimiento de la obra de Dios. El objetivo de su búsqueda siempre consiste solo en hacer que Dios cumpla sus deseos, y solo entonces serán serios en su creencia. Dicen que buscarán la vida si las palabras de Dios se cumplen, pero que si no lo hacen, no hay posibilidad de que ellos procuren la vida. El hombre piensa que creer en Dios es buscar contemplar señales y prodigios, y perseguir el ascender al cielo y al tercer cielo. Ninguno de ellos afirma que creer en Dios sea la búsqueda de entrar en la realidad, la búsqueda de la vida y la búsqueda de ser ganado por Dios. ¿Qué valor tiene una búsqueda así? ¡Los que no buscan el conocimiento y la satisfacción de Dios son los que no creen en Él, los que blasfeman contra Él!

¿Entendéis ahora lo que es creer en Dios? ¿Acaso significa contemplar señales y prodigios? ¿Significa ascender al cielo? Creer en Dios no es para nada fácil. Esas prácticas religiosas deben ser eliminadas; buscar la sanación de los enfermos y la expulsión de demonios, enfocarse en señales y prodigios, codiciar más de la gracia, la paz y el gozo de Dios, buscar las perspectivas y comodidades de la carne, estas son prácticas religiosas, y esas prácticas religiosas son una forma vaga de creencia. ¿Qué es hoy creer realmente en Dios? Es la aceptación de Su palabra como la realidad de tu vida y el conocimiento de Dios de Su palabra para lograr un amor verdadero hacia Él. Más claro: creer en Dios es para que puedas obedecerle, amarle y llevar a cabo el deber que debería realizar una criatura de Dios. Este es el objetivo de creer en Dios. Se tiene que lograr el conocimiento de la hermosura de Dios, de lo digno que Él es de reverencia, de cómo Él hace la obra de salvación y de perfeccionamiento en Sus criaturas; esto es lo mínimo que debe poseer en su creencia de Dios. Creer en Dios es, principalmente, el cambio de una vida de la carne a una vida de amar a Dios; de vivir dentro de la corrupción a vivir dentro de la vida de las palabras de Dios, es salir de bajo el campo de acción de Satanás y vivir bajo el cuidado y la protección de Dios, es ser capaz de lograr obedecer a Dios y no a la carne, es permitir que Él gane todo tu corazón, permitirle que te perfeccione y liberarte del carácter satánico corrupto. Creer en Dios es, principalmente, para que Su poder y Su gloria puedan manifestarse en ti y tú puedas hacer Su voluntad, cumplas Su plan y seas capaz de dar testimonio de Él delante de Satanás. Creer en Dios no debería centrarse en el deseo de contemplar señales y prodigios ni por el bien de la carne personal, sino en buscar conocer a Dios y ser capaz de obedecerle, y, como Pedro, obedecerle hasta la muerte. Estas son las metas principales de creer en Dios. Se come y bebe la palabra de Dios para conocerle y satisfacerle. Comer y beber la palabra de Dios te proporciona un mayor conocimiento de Él; solo después de esto puedes obedecer a Dios. Solo teniendo conocimiento de Dios puedes amarle, y esta es la única meta que el hombre debería tener en su creencia en Dios. Si en tu forma de creer en Dios, siempre estas intentando contemplar señales y prodigios, el punto de vista de esta creencia en Dios es erróneo. Creer en Dios es, sobre todo, la aceptación de Su palabra como la realidad de la vida. La meta de Dios solo se logra poniendo en práctica las palabras de Su boca y llevándolas a cabo dentro. Creyendo en Dios, el hombre debería perseguir que Él lo perfeccione, ser capaz de someterse a Él y la obediencia completa a Él. Si puedes obedecerle sin quejarte, tener en cuenta Sus deseos, alcanzar la estatura de Pedro y poseer el estilo de este del que Dios habla, será el momento en que habrás logrado el éxito en tu creencia en Dios, y esto significará que Dios te ha ganado.

Extracto de ‘Todo se realiza por la palabra de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: X. La entrada en la vida

Siguiente: La entrada en la vida (2)

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 33

En verdad, basado en lo que Dios ha hecho en las personas y les ha dado, así como lo que las personas poseen, se puede decir que Sus...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro