App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Palabras clásicas de Cristo de los últimos días

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

XI Palabras clásicas sobre los requerimientos, las exhortaciones, las advertencias y las consolaciones de Dios

(II) Palabras clásicas sobre las exhortaciones de Dios al hombre

30. El regreso de Jesús es una gran salvación para aquellos que son capaces de aceptar la verdad, pero para los que son incapaces de hacerlo es una señal de condenación. Debéis elegir vuestra propia senda, y no blasfemar contra el Espíritu Santo y rechazar la verdad. No debéis ser personas ignorantes y arrogantes, sino alguien que obedece la dirección del Espíritu Santo, anhela y busca la verdad; sólo así os beneficiaréis. Os aconsejo que andéis con cuidado por la senda de la creencia en Dios. No saquéis conclusiones apresuradas; más aún, no seáis despreocupados y descuidados en vuestra creencia en Dios. Deberíais saber que, como mínimo, los que creen en Dios deben ser humildes y reverenciales.

de ‘Cuando veas el cuerpo espiritual de Jesús será cuando Dios haya hecho de nuevo el cielo y la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”

31. Quizás, habiendo oído el camino de la verdad y leído la palabra de vida, creas que sólo una de cada 10.000 de estas palabras está en sintonía con tus convicciones y con la Biblia, y después deberías seguir buscando en esa palabra 10.000 de las mismas. Sigo aconsejándote que seas humilde, no te confíes demasiado y no te exaltes mucho. Con tu corazón mostrando una reverencia tan exigua por Dios, obtendrás mayor luz. Si examinas detenidamente y contemplas repetidamente estas palabras, entenderás si son o no la verdad, y si son o no la vida. Quizás, habiendo leído sólo unas pocas frases, algunas personas condenarán ciegamente estas palabras, diciendo: “Esto no es nada más que algún esclarecimiento del Espíritu Santo”, o “Este es un falso Cristo que ha venido a engañar a la gente”. ¡Los que dicen tales cosas están cegados por la ignorancia! ¡Entiendes demasiado poco de la obra y de la sabiduría de Dios, y te aconsejo que empieces de nuevo desde cero! No debéis condenar ciegamente las palabras expresadas por Dios por causa de la aparición de falsos Cristos durante los últimos días ni ser personas que blasfeman contra el Espíritu Santo, porque teméis al engaño. ¿No sería esto una gran lástima? Si, después de mucho examen, sigues creyendo que estas palabras no son la verdad, no son el camino y no son la expresión de Dios, serás castigado en última instancia, y te quedarás sin bendiciones. Si no puedes aceptar esa verdad hablada de forma tan llana y clara, ¿no eres inadecuado para la salvación de Dios? ¿No eres alguien sin la fortuna suficiente como para volver delante del trono de Dios? ¡Piensa en ello! No seas imprudente e impetuoso, y no trates la creencia en Dios como un juego. Piensa en el bien de tu destino, en el bien de tus perspectivas, en el bien de tu vida, y no juegues contigo mismo. ¿Puedes aceptar estas palabras?

de ‘Cuando veas el cuerpo espiritual de Jesús será cuando Dios haya hecho de nuevo el cielo y la tierra’ en “La Palabra manifestada en carne”

32. Muchos tienen un sabor amargo en sus bocas sobre la segunda encarnación de Dios porque al hombre se le hace difícil creer que Dios va a hacer la obra de juicio como una encarnación. Pero te debo decir que muchas veces la obra de Dios excede por mucho las expectativas del hombre y es difícil que las mentes de los hombres la acepten. Porque los hombres sólo son gusanos sobre la tierra mientras que Dios es el supremo que llena el universo; la mente del hombre es similar a un pozo de agua sucia que sólo produce gusanos, mientras que cada etapa de la obra que dirigen los pensamientos de Dios es el fruto de la sabiduría de Dios. El hombre quiere contender con Dios constantemente, a lo que Yo digo que es obvio quién sufrirá la pérdida al final.

de ‘Cristo realiza la obra de juicio con la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

33. Os exhorto a todos a que no os consideréis más importantes que el oro. Si otros pueden aceptar el juicio de Dios entonces, ¿por qué tú no? ¿Qué tan alto estás sobre los demás? Si los demás pueden inclinar sus cabezas ante la verdad, ¿por qué tú no lo puedes hacer también? La obra de Dios tiene una fuerza imparable. Él no repetirá la obra de juicio otra vez en aras de tus “méritos” y vas a lamentar profundamente dejar escapar esa buena oportunidad. Si no crees en Mis palabras, ¡entonces espera que el gran trono blanco en el cielo pase el juicio sobre ti!

de ‘Cristo realiza la obra de juicio con la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

34. […] te exhorto a que te sometas obedientemente al juicio, de lo contrario nunca tendrás la oportunidad de que Dios te elogie o de que Dios te lleve a Su reino. […] Ya os he dicho todo lo que os debería decir; el camino que escojáis será la decisión que tendréis que tomar. Lo que debéis entender es esto: la obra de Dios nunca espera por nadie que no pueda avanzar al mismo paso que Dios, y el carácter justo de Dios no le muestra misericordia a ningún hombre.

de ‘Cristo realiza la obra de juicio con la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

35. Aquellos que no persiguen la vida no pueden ser transformados; los que no tienen sed de la verdad no pueden ganarla. No te centras en perseguir la transformación personal y entrar; siempre te enfocas en esos deseos extravagantes, y en las cosas que cohíben tu amor por Dios, y te frenan de acercarte a Él. ¿Pueden transformarte esas cosas? ¿Pueden introducirte en el reino? Si el objeto de tu búsqueda no es buscar la verdad, entonces más te valdría aprovechar esta oportunidad, regresar al mundo, y tener éxito. Perder tu tiempo de esta forma no merece realmente la pena; ¿por qué torturarte? ¿No podrías disfrutar de todo tipo de cosas en el hermoso mundo? Dinero, hermosas mujeres, estatus, vanidad, familia, hijos, etc.; ¿no son todos estos productos del mundo las mejores cosas de las que podrías disfrutar? ¿De qué vale vagar por aquí, y buscar un lugar donde poder ser feliz? El Hijo del Hombre no tiene donde recostar Su cabeza; ¿cómo podrías tener tú, pues, un lugar de comodidad? ¿Cómo podría Él crearte un hermoso lugar de comodidad? ¿Es esto posible? Al margen de Mi juicio, hoy sólo puedes recibir enseñanzas sobre la verdad. No puedes conseguir de Mí la comodidad ni el nido feliz en el que piensas noche y día. No te concederé las riquezas del mundo. Si buscas de una forma genuina, estoy dispuesto a darte el camino de vida en su totalidad, a que seas como un pez que regresa al agua. Si no buscas de forma genuina, lo retiraré todo. ¡No estoy dispuesto a dar las palabras de Mi boca a esas personas que son avariciosas de comodidad, y son como cerdos y perros!

de ‘¿Por qué no estás dispuesto a ser un contraste?’ en “La Palabra manifestada en carne”

36. Hoy, no crees las palabras que digo ni les pones atención; cuando el día venga para que esta obra se esparza, y veas la totalidad de ella, lo vas a lamentar, y en ese momento te vas a quedar boquiabierto. Existen bendiciones, pero no sabes cómo disfrutarlas; y existe la verdad, pero no la buscas. ¿No atraes menosprecio sobre ti? En la actualidad, aunque el siguiente paso de la obra de Dios todavía está por comenzar, no hay nada excepcional acerca de las demandas que se te hacen y lo que se te pide vivir. Hay tanta obra y tantas verdades; ¿no son dignas de que las conozcas? ¿Son el juicio y el castigo de Dios incapaces de despertar tu espíritu? ¿Son el castigo y el juicio de Dios incapaces de hacer que te odies? ¿Estás contento de vivir bajo la influencia de Satanás, con paz y gozo y un poco de comodidad carnal? ¿No eres la más vil de todas las personas? Nadie es más necio que los que han contemplado la salvación, pero no buscan ganarla: son personas que se atiborran de la carne y gozan a Satanás.

de ‘Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio’ en “La Palabra manifestada en carne”

37. Como vuestra fe es escasa, hasta el día de hoy no tenéis el poder de encontrar ninguno de los placeres que la vida tiene para ofrecer. Os aconsejo: es mejor invertir con sinceridad la mitad de vuestra vida en Mí, que pasar toda vuestra vida en la mediocridad y ocupado en un trabajo poco productivo para la carne, soportando todo el sufrimiento que un hombre pueda apenas soportar. ¿Qué propósito tendría el atesoraros a vosotros al punto de huir de Mi castigo? ¿Qué propósito tendría esconderos de Mi castigo momentáneo sólo para cosechar una eternidad de vergüenza, un castigo eterno? No voy, de hecho, a obligar a nadie a cumplir con Mi voluntad. Si un hombre está realmente dispuesto a someterse a todos Mis planes, no lo trataría pobremente. Pero Yo necesito que todas las personas crean en Mí, al igual que Job creía en Mí, Jehová. Si vuestra fe es superior a la de Tomás, entonces vuestra fe alcanzará Mi reconocimiento, en vuestra lealtad hallaréis Mi gozo, y con seguridad encontraréis Mi gloria en vuestros días.

de ‘Qué significa un hombre de verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

38. Si no buscas las oportunidades de ser perfeccionado por Dios, si no luchas por tu posibilidad de ser perfeccionado, entonces al final te llenarás de remordimiento. Ahora es la mejor oportunidad de ser perfeccionado, este es el mejor momento. Si no buscas seriamente el perfeccionamiento de Dios, después de que Su obra haya concluido será demasiado tarde; habrás perdido esta oportunidad. Cualesquiera que sean tus aspiraciones, si Dios ya no está llevando a cabo obra alguna, independientemente del esfuerzo que hagas, nunca serás capaz de ser perfeccionado. Debes aprovechar esta oportunidad y colaborar por medio de la gran obra del Espíritu Santo. Si pierdes esta oportunidad, no se te dará otra, por mucho que te esfuerces.

de ‘Sé consciente de la voluntad de Dios y alcanza la perfección’ en “La Palabra manifestada en carne”

39. No seas un seguidor pasivo de Dios, y no busques lo que es curioso. Al no ser ni frío ni caliente, tú mismo te castigarás y retrasarás tu vida. Te debes deshacer de esa pasividad e inactividad, y volverte adepto de buscar las cosas positivas, y vencer tu propia debilidad para que puedas ganar la verdad y vivir la verdad. No hay nada temible en tu debilidad, y tus deficiencias no son tu mayor problema. Tu mayor problema y tu mayor deficiencia son que no eres ni caliente ni frío, y tu falta de deseo por buscar la verdad. El mayor problema con todos vosotros es una mentalidad cobarde por la cual estáis felices con las cosas como están y esperáis pasivamente. Este es vuestro mayor obstáculo, y el mayor enemigo en vuestra búsqueda de la verdad.

de ‘Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio’ en “La Palabra manifestada en carne”

40. Algunas personas están atrapadas en sus propias preocupaciones todo el día y no investigan ni practican la verdad que está fácilmente disponible. Esta práctica es muy absurda; tales personas son sufridoras inherentes: ¡tienen la bendición, pero no la disfrutan! El camino está ahí, sólo necesitas ponerlo en práctica. Si estás decidido a poner la verdad en práctica, tu debilidad y tus defectos fatales pueden ser transformados, pero deberías ser siempre prudente, tener cuidado y sufrir más dificultades. Creer en Dios requiere un corazón prudente; ¿puedes creer en Dios de la forma adecuada si adoptas una forma tan poco seria?

de ‘Los que aman la verdad tienen un camino que seguir’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

41. La razón por la cual renuncias a la verdad es porque crees que has traspasado el límite de poder ser salvo, así que renuncias incluso a las verdades más fundamentales. Tal vez no se trate de que no puedas poner la verdad en práctica, sino más bien de que renuncies a las oportunidades de practicar la verdad; si desistes de la verdad, ¿puedes cambiar aún? Si desistes de la verdad, ¿entonces dónde está el significado de tu creencia en Dios? ¿No se ha dicho ya: “Es correcto, independientemente de cuándo se busque el cambio en el carácter”? ¿Has olvidado esto? Recordáis que sólo muy pocos serán salvos[a] y sentís que no tenéis esperanza. Si tu búsqueda no es positiva, ¿no aparecerán las cosas negativas? ¿Cómo podrás no ser negativo? Por ello, sigo diciéndote: Tienes que verte correctamente y no renunciar a la verdad.

de ‘Tienes que verte correctamente y no renunciar a la verdad’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

42. Permitid que os haga otro recordatorio aquí. No permitas que los malentendidos surjan en ti, porque tal y cual persona sea de una determinada manera, o haya actuado así o asá, dejándote volver decadente en espíritu. Tal como Yo lo veo, esto no es apropiado, y es una cosa inútil. ¿No es Dios aquel en quien crees? No es una persona cualquiera. Las funciones no son las mismas. Hay un cuerpo. Cada cual cumple con su obligación, cada uno en su lugar y lo hace lo mejor que puede; cada chispa de entusiasmo es un destello de luz, que busca la madurez en la vida; así estaré satisfecho.

de “Declaraciones y testimonios de Cristo en el principio”

43. Todos aquellos que están dispuestos a ser perfeccionados y son leales a Dios, todos los que obedecen y todos los que llevan a cabo su función con fidelidad, todas las personas así pueden ser hechas perfectas. Hoy, todos los que no realizan su deber con lealtad, todos los que no son leales a Dios, los que no se someten a Él, en particular los que han recibido el esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo, pero no los ponen en práctica, son incapaces de ser hechos perfectos. Todos los que están dispuestos a ser leales y obedecer a Dios pueden ser perfeccionados, aunque sean un poco ignorantes; todos los que están dispuestos a buscar pueden ser hechos perfectos. No hay necesidad de preocuparse por esto. Mientras estés dispuesto a continuar en esta dirección, puedes ser perfeccionado. No estoy dispuesto a abandonar ni a eliminar a ninguno de vosotros, pero si el hombre no se esfuerza para hacerlo bien, sólo te estarás destruyendo; no soy Yo quien te elimina, sino tú mismo.

de ‘Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso’ en “La Palabra manifestada en carne”

44. Toda la vida de las personas está en las manos de Dios y de no ser por su determinación ante Él, ¿quién estaría dispuesto a vivir en vano en este mundo vacío del hombre? ¿Por qué preocuparse? Si entran y salen apresuradamente del mundo, si no hacen nada por Dios, ¿no habrán malgastado toda su vida? Aunque Dios no considere tus acciones dignas de mención, ¿no esbozarás una sonrisa feliz en el momento de tu muerte? Deberías buscar el progreso positivo, no la regresión negativa; ¿no es esta una práctica mejor?

de ‘Interpretación de la trigésima novena declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

45. La mayoría de las personas constantemente son ambiciosas e insaciables; a todas ellas les hace falta entendimiento de la actual intención ansiosa de Dios, así que todas ellas tienen pensamientos de escape. Siempre quieren salir al lugar desierto para vagar como un caballo salvaje que se ha quitado sus riendas, pero es raro que haya personas que se quieran asentar en la buena tierra de Canaán para buscar el camino de la vida humana, cuando han entrado en la tierra que fluye leche y miel, ¿no sólo pensarían en disfrutarla? Para ser franco, fuera de la buena tierra de Canaán en todos lados está el desierto. Incluso cuando las personas han entrado al lugar de reposo son incapaces de sostener su deber; ¿no son sólo rameras? Si has perdido la oportunidad para que Dios te perfeccione en ese ambiente, será algo por lo que te arrepentirás por el resto de tus días; te sentirás inmensamente arrepentido. Terminarás como Moisés que sólo contempló la tierra de Canaán pero no pudo disfrutarla, apretando puños vacíos y muriendo lleno de remordimientos, ¿no crees que sea algo vergonzoso? ¿No crees que sea algo vergonzoso que otros se burlen? ¿Estás dispuesto a ser humillado por otros? ¿No tienes el corazón para luchar por hacer el bien por ti mismo? ¿No estás dispuesto a ser una persona honorable y recta que es perfeccionada por Dios? ¿Realmente eres alguien que carece de determinación? No estás dispuesto a tomar las otras sendas pero, ¿tampoco estás dispuesto a tomar la senda que Dios ha decretado para ti? ¿Te atreves a ir contra la voluntad del cielo? No importa qué grande sea tu “habilidad”, ¿realmente puedes ofender al cielo? Creo que es mejor para nosotros conocernos mejor, sólo un poco de la palabra de Dios puede cambiar el cielo y la tierra así que, ¿qué es una personita huesuda a los ojos de Dios?

de ‘La senda… (7)’ en “La Palabra manifestada en carne”

46. Dios no quiere conquistar a las personas por medio del castigo; Él no quiere guiar siempre a las personas a la fuerza. Él quiere que las personas obedezcan Sus palabras y Su obra de una manera disciplinada y por medio de esto satisfagan Su voluntad. Pero las personas no tienen vergüenza y constantemente se rebelan contra Él. Creo que es mejor para nosotros encontrar la manera más simple de satisfacerlo, es decir, obedecer todos Sus arreglos y, si verdaderamente puedes lograr esto, serás perfeccionado. ¿No es esto algo fácil, disfrutable? Toma la senda que debes tomar sin prestar atención a lo que los demás digan o sin pensarlo demasiado. ¿Tienes tu futuro y tu destino en tus propias manos? Siempre huyes y quieres tomar una senda mundana pero, ¿por qué no puedes salir? ¿Por qué es que vacilas en un cruce de caminos por muchos años y después terminas escogiendo esta senda una vez más? Después de vagar por muchos años, ¿por qué es que has regresado ahora a esta casa a pesar de ti mismo? ¿Es esto sólo tu propio asunto? Para aquellos de vosotros en esta corriente, si no crees esto, entonces sólo escúchame decir esto: Si planeas irte, sólo espera y ve si Dios te lo permite y ve cómo el Espíritu Santo te conmueve, experiméntalo por ti mismo. Para hablar con franqueza, incluso si sufres desgracias, las debes sufrir en esta corriente, y si hay sufrimiento, debes sufrir aquí hoy y no puedes ir a otra parte. ¿Lo ves con claridad? ¿A dónde irías? Éste es el decreto administrativo de Dios. ¿Crees que no tiene sentido que Dios escoja a este grupo de personas? En la obra de Dios hoy, Él no se enoja fácilmente, pero si las personas quieren interrumpir Su plan, Él puede cambiar Su semblante en un instante y cambiarlo de brillante a nublado. Por lo tanto, te aconsejo que te tranquilices y respetes los designios de Dios, le permitas hacerte completo. Esta es la única forma de ser una persona inteligente.

de ‘La senda… (7)’ en “La Palabra manifestada en carne”

47. Y los que viven fuera de Mi palabra, huyendo del sufrimiento de la prueba, ¿acaso no están ellos a la deriva por el mundo? Ellos son semejantes a las hojas de otoño que revolotean por aquí y por allá sin un lugar donde descansar, mucho menos Mi palabra de consuelo. Aunque Mi castigo y el perfeccionamiento no los siguen, ¿no son ellos los mendigos, que flotando por doquier, vagan por las calles fuera del reino de los cielos? ¿Es el mundo en verdad tu lugar de descanso? ¿Podríais vosotros en verdad obtener una sonrisa de alivio del mundo al tratar de evadir Mi castigo? ¿Podríais en verdad utilizar vuestro gozo fugaz como disfraz de ese vacío inconcebible en vuestro corazón?

de ‘Qué significa un hombre de verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

48. Cada uno de vosotros debería conocer vuestra propia naturaleza. La mayoría de las personas son hábiles argumentando; las respuestas a preguntas teóricas salen solas de vuestra boca, pero no tenéis nada que decir ante preguntas que implican la esencia. Incluso hoy, seguís complaciéndoos en la conversación frívola, incapaces de cambiar vuestra vieja naturaleza, y la mayoría de vosotros no tiene intención de cambiar la forma en la que buscáis con el fin de conseguir una verdad más elevada, viviendo vuestras vidas tibiamente. ¿Cómo son esas personas capaces de seguir a Dios hasta el final mismo? Aunque lleguéis al final de la senda, ¿qué beneficio tendrá para vosotros? Es mejor cambiar vuestras ideas antes de que sea demasiado tarde, bien buscando sinceramente, o bien tirando pronto la toalla. Conforme pase el tiempo os convertiréis en parásitos oportunistas; ¿estáis dispuestos a desempeñar un papel tan bajo e innoble?

de ‘Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

49. Yo insto a cada persona a cerrar la boca sobre la teoría y hablar de algo real, de algo genuino y sustancial, estudiar algún “arte moderno”, hablar de algo realista, contribuir con algo de realidad, y tener algún espíritu de dedicación. Afronta la realidad cuando hables, y no caigas en la conversación irreal y exagerada para hacer felices a las personas o para que puedan pensar diferente de ti. ¿Cuál es el valor de esto? ¿Qué sentido hay en incitar el entusiasmo de las personas por ti? Sé “artístico” en tu expresión, justo en tu conducta, razonable en tu obra, realista al dirigirte a las personas, ten en mente beneficiar a la casa de Dios en cada acto, deja que tu conciencia guíe tus emociones, no pagues bondad con odio ni seas desagradecido con la bondad; no seas un hipócrita, para que no seas una mala influencia. Cuando comas y bebas las palabras de Dios, vincula las más a la realidad, y cuando comuniques, habla más de cosas realistas y no seas condescendiente: Dios se opone a eso. Sé más paciente y tolerante, practica el ceder más, sé generoso y abierto con las personas, y aprende del “espíritu del primer ministro”.[b] Cuando tengas pensamientos que no son buenos, practica más el renunciar a la carne. Cuando estés trabajando, habla más de sendas realistas, y no te eleves demasiado, o esto estará fuera del alcance de las personas. Menos disfrute, más contribución; muestra tu espíritu abnegado de dedicación. Sed más considerados con los propósitos de Dios, escuchad más a vuestra conciencia, y tened más en cuenta y no olvidéis cómo os amonesta Dios diariamente por Su preocupación por vosotros. Leed el “viejo almanaque” más a menudo. Orad más y comunicad más a menudo. No sigáis siendo tan confundidos sino mostrad más sentido, y ganad algo de conocimiento. Cuando la mano del pecado se alargue, retraedla y no dejéis que se extienda tanto. ¡Es inútil! Lo que conseguís de Dios no es otra cosa que maldiciones; tened cuidado. Que vuestro corazón se apiade de los demás y no golpeéis siempre con armas en la mano. Ofreced más y hablad más sobre la vida, y mantened un espíritu de ayuda a los demás. Haced más y hablad menos. Poned más en práctica y menos en investigación y análisis. Sed conmovidos por el Espíritu Santo, y dad a Dios más oportunidades de perfeccionaros. Eliminad más elementos humanos: sigue habiendo demasiadas formas humanas de hacer las cosas. La conducta y el comportamiento superficiales siguen siendo detestables. Eliminad más de ellos. Vuestros estados mentales siguen siendo demasiado detestables. Corregidlos más. El estatus que las personas ocupan en vuestros corazones sigue siendo demasiado. Dad más estatus a Dios y no seáis tan irrazonables. El “templo” es de Dios en primer lugar, y no debería estar ocupado por personas. En resumen, centraos más en la justicia y menos en las emociones, y es lo mejor es eliminar la carne; hablad más sobre la realidad y menos sobre el conocimiento, y lo mejor es estar en silencio; hablad más de la senda de la práctica, que vuestro discurso sea menos inflado, y lo mejor es empezar la práctica desde ahora.

de ‘Enfócate más en la realidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

50. En este camino, muchos hombres pueden hablar de mucho conocimiento, pero en el momento de su muerte, sus ojos llenan de lágrimas y se odian a sí mismos por haber desperdiciado toda una vida y haber vivido en vano hasta la vejez. Sólo tienen entendimiento, pero nunca la oportunidad de glorificar a Dios. Pasaron todas sus vidas luchando y caminando de aquí para allá, sin embargo, en su hora de muerte, hay arrepentimiento en sus corazones. Sólo en la hora de su muerte muchos vuelven en sí y se dan cuenta del significado de la vida. ¿No es entonces demasiado tarde? ¿Por qué no aprovechas el día y buscas la verdad que amas? ¿Por qué esperar hasta mañana? Si en vida no sufres por la verdad o buscas obtenerla, ¿podría ser que desearas sentir arrepentimiento en tu lecho de muerte? Si así es, ¿entonces por qué creer en Dios? En verdad, hay muchos asuntos en los que el hombre, si le consagra sólo el más mínimo esfuerzo, puede poner la verdad en práctica y así agradar a Dios. Los demonios constantemente poseen el corazón del hombre, por lo que no puede actuar en favor de Dios. Más bien, constantemente va de aquí para allá por la carne, y al final no se beneficia de nada. Es por estas razones que el hombre tiene constantes problemas y aflicciones. ¿No son estos los tormentos de Satanás? ¿No es esto la corrupción de la carne? No debes engañar a Dios sólo prestando servicio de labios para afuera. Más bien, debes tomar una acción tangible. No te engañes a ti mismo; ¿qué significado hay en eso? ¿Qué puedes ganar por vivir por el bien de tu carne y por trabajar duro por la fama y la fortuna?

de ‘Ya que crees en Dios deberías vivir por la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

51. No te subestimes porque eres joven; debes ofrecerte a Mí. No veo lo que las personas son en la superficie o cuántos años tienen. Sólo veo si me aman con sinceridad o no y si siguen Mi camino o no y si practican la verdad ignorando todas las otras cosas. No te preocupes por cómo será el mañana o cómo será tu futuro. En tanto que dependas de Mí para vivir cada día, entonces Yo con toda seguridad te guiaré. No te entretengas con la idea de que “Mi vida es muy inmadura, no entiendo nada”, que es una idea que Satanás envía. Sólo usa tu corazón para acercarte a Mí de una manera constante y seguir en Mis pisadas hasta el final del camino. Cuando escuches Mis palabras de reproche y advertencia y despiertes, debes correr hacia adelante de inmediato; no te detengas para acercarte a Mí, sigue las pisadas del rebaño y continúa viendo hacia delante. Delante de Mí, debes amar a tu Dios con todo tu corazón y tu alma. Trata de comprender más Mis palabras sobre la senda del servicio. Al practicar la verdad no debes ser de corazón débil sino que debes tener un corazón poderoso, tener la resolución y las agallas del varón-niño y tener un corazón capaz de resistir. Si quieres amarme, entonces debes satisfacerme con todas las cosas que quiero lograr en ti. Si quieres seguirme, entonces debes abandonar todo lo que tienes, todo lo que amas, obedecer humildemente delante de Mí, tener una mente sencilla y no ir investigando o considerando las cosas al azar; siempre debes seguir la obra del Espíritu Santo.

de “Declaraciones y testimonios de Cristo en el principio”

52. No deberían carecer de ideales, de aspiraciones ni de un temperamento de progreso entusiasta; no deberían desanimarse respecto a sus planes ni perder la esperanza en la vida, ni la confianza en el futuro; deberían tener la perseverancia de seguir el camino de la verdad que han escogido ahora, para hacer realidad su deseo de erogar todas sus vidas por Mí; no deberían carecer de la verdad ni albergar hipocresía e impiedad, sino que deberían mantenerse firmes en la postura apropiada. No deberían simplemente dejarse llevar, sino tener un espíritu atrevido para sacrificarse y luchar por la justicia y la verdad. Las personas jóvenes deberían tener la valentía de no sucumbir a la opresión de las fuerzas de las tinieblas, y de transformar la relevancia de su existencia. Las personas jóvenes no deberían resignarse a la adversidad, sino ser abiertas y francas, con un espíritu de perdón hacia sus hermanos y hermanas.

de ‘Palabras a los jóvenes y viejos’ en “La Palabra manifestada en carne”

53. ¡Despertad, hermanos! ¡Despertad, hermanas! Mi día no se retrasará; ¡el tiempo es vida y aprovechar el tiempo es salvar la vida! ¡El tiempo no está muy lejos! Si vosotros hacéis exámenes de ingreso para la universidad y no aprobáis, lo podéis intentar otra vez y quemaros las pestañas para la prueba. Sin embargo, Mi día no tendrá tal demora. ¡Recordad! ¡Recordad! Os exhorto con estas buenas palabras. El fin del mundo se desarrolla ante vuestros propios ojos, grandes desastres se acercan rápidamente; ¿Es vuestra vida importante o es importante dormir, comer y vestirse? Ha llegado el momento de que sopeséis estas cosas. ¡No seáis indecisos nunca más y no evitéis ser serios!

de “Declaraciones y testimonios de Cristo en el principio”

54. Cada día que vosotros vivís ahora es crucial y muy importante para vuestro destino y vuestra suerte, así que debéis valorar todo lo que poseéis y cada minuto que pasa. Debéis sacar el mayor provecho a vuestro tiempo para obtener para vosotros mismos los mayores beneficios, para que no viváis vuestras vidas en vano. Tal vez os sintáis confundidos acerca de las razones por las que os digo estas palabras. Francamente, no me siento contento por las acciones de ninguno de vosotros. Y es que las esperanzas que he puesto en vosotros no tienen que ver meramente con lo que vosotros sois actualmente. Por tanto, puedo expresarlo de esta manera: Todos vosotros estáis en el mero borde del peligro. Vuestros gritos previos por la salvación y aspiraciones anteriores para encontrar la verdad y buscar la luz, están llegando a su fin. Así es como me recompensáis al final, que es algo que Yo nunca he anhelado.

de ‘¿A quién eres leal?’ en “La Palabra manifestada en carne”

55. ¿Las personas son incapaces de hacer a un lado su carne por este corto tiempo? ¿Qué cosas pueden resquebrajar el amor entre el hombre y Dios? ¿Quién puede deshacer el amor entre el hombre y Dios? ¿Son los padres, esposos, hermanas, esposas o el refinamiento doloroso? ¿Pueden los sentimientos de conciencia borrar la imagen de Dios dentro del hombre? ¿El endeudamiento y las acciones de las personas de una hacia la otra son su propio hacer? ¿Pueden ser remediados por el hombre? ¿Quién es capaz de protegerse a sí mismo? ¿Pueden las personas proveer para ellas mismas? ¿Quiénes son los fuertes en la vida? ¿Quién puede dejarme y vivir por su cuenta? Una y otra vez, ¿por qué Dios pide que todas las personas lleven a cabo la obra de autorreflexión? ¿Por qué dice Dios, “han dispuesto sus dificultades con su propia mano”?

de ‘Interpretación de las vigésima cuarta y vigésima quinta declaraciones’ de las declaraciones de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

56. He exigido al hombre un estándar muy estricto todo este tiempo. Si tu lealtad viene acompañada de intenciones y condiciones, entonces Yo preferiría no tener nada de tu supuesta lealtad, porque Yo aborrezco a los que me engañan por medio de sus intenciones y a los que me extorsionan con condiciones. Sólo deseo que el hombre sea fiel a nadie más que a Mí, y que haga todas las cosas por el bien de la fe y para demostrar esa palabra única: fe. Desprecio vuestro uso de palabras endulzadas para alegrarme. Porque siempre os he tratado con total sinceridad y por ende Yo deseo que vosotros actuéis también hacia Mí con verdadera fe.

de ‘¿Eres un verdadero creyente de Dios?’ en “La Palabra manifestada en carne”

57. Las personas que creen en Dios desde hace mucho tiempo, esperan ahora un destino hermoso; todos los que creen en Dios esperan que la buena fortuna les llegue de repente y que, antes de que se den cuenta, se encontrarán apaciblemente sentados en un lugar u otro del cielo. Pero Yo digo que esas personas, con sus agradables pensamientos, nunca han sabido si están cualificados para recibir tan buena fortuna caída del cielo ni para ocupar un asiento en el cielo. En estos momentos tenéis un buen conocimiento de vosotros mismos, pero seguís esperando poder escapar de los desastres de los últimos días y del castigo de los malos a manos del Todopoderoso. Se diría que tener dulces sueños y querer una vida de comodidad es un rasgo común a todas las personas corrompidas por Satanás, y no la genial ocurrencia de algún individuo solitario. Aun así, sigo queriendo poner fin a vuestros deseos extravagantes y a vuestro afán por obtener bendiciones. Dado que vuestras transgresiones y las realidades de vuestra desobediencia son numerosas y cada vez mayores, ¿cómo puede encajar todo ello en vuestros agradables planes para el futuro? Si quieres seguir adelante como te plazca, haciendo lo incorrecto sin nada que te refrene, pero a la vez quieres que los sueños se hagan realidad, te insto a continuar en tu estupor y a no despertar nunca, porque el tuyo es un sueño vacío, y no servirá para convertirte en una excepción ante el Dios justo.

de ‘Las transgresiones llevarán al hombre al infierno’ en “La Palabra manifestada en carne”

58. No os hablo hoy como en una conversación corriente, así que os corresponde a vosotros tratar Mis palabras con prudencia y, más aún, reflexionar profundamente sobre ellas. Con esto quiero decir que hasta ahora habéis dedicado muy poco esfuerzo a las palabras que he hablado. Cuando se trata del carácter de Dios, estáis aún menos dispuestos a meditar sobre tema con seriedad y muy pocas personas dedican esfuerzo en ello. Es por esa razón que digo que vuestra fe es sólo una forma ostentosa de decirlo. Incluso ahora, ni siquiera uno solo de vosotros ha dedicado el menor esfuerzo serio a vuestra debilidad más vital. Me habéis defraudado, después de todo el dolor que Yo he sufrido por vosotros. Con razón no tenéis ninguna consideración con Dios y lleváis una vida tan desprovista de la verdad. ¿Cómo pueden considerarse santas semejantes personas? ¡La ley del Cielo no tolerará cosa semejante! Ya que tenéis tan escaso entendimiento de esto, no tengo otra opción que gastar más aliento.

de ‘Es muy importante entender el carácter de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

59. ¿Crees Mis palabras? ¿Crees en la retribución? ¿Crees que castigaré a todos aquellos malvados que Me engañan y Me traicionan? ¿Esperas que ese día llegue más temprano o que llegue más tarde? ¿Eres alguien que tiene mucho miedo del castigo o alguien que prefiere resistirme aunque tenga que soportar el castigo? Cuando ese día llegue, ¿puedes imaginar si estarás viviendo en medio de aclamaciones y risas o llorando y rechinando tus dientes? ¿Qué clase de final esperas tener? ¿Alguna vez has considerado seriamente si crees en Mí el cien por ciento o dudas de Mí el cien por ciento? ¿Alguna vez has considerado con cuidado qué clase de consecuencias y final traerán sobre ti tus acciones y comportamiento? ¿Realmente esperas que todas Mis palabras se cumplan una por una, o tienes mucho miedo de que Mis palabras se cumplan una por una? Si esperas que parta pronto con el fin de cumplir Mis palabras, entonces ¿cómo deberías tratar tus propias palabras y acciones? Si no esperas Mi partida y no esperas que todas Mis palabras se cumplan de inmediato, entonces, ¿por qué crees en Mí del todo? ¿Realmente sabes por qué Me estás siguiendo? Si sólo es para ampliar tus horizontes, entonces no tienes que sufrir tales agravios. Si es para que puedas ser bendecido y evadir el desastre futuro, entonces ¿por qué no estás preocupado por tu propia conducta? ¿Por qué no te preguntas si puedes satisfacer Mis requisitos? ¿Por qué no te preguntas también si estás calificado para recibir Mis futuras bendiciones?

de ‘Un problema muy serio: la traición (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

60. Os he dado muchas advertencias y concedido muchas verdades con el fin de conquistaros. Hoy os sentís más enriquecidos que en el pasado, entendéis muchos principios respecto a cómo debería ser una persona, y poseéis mucho del sentido común que las personas fieles deberían tener. Esto es lo que habéis ganado, a lo largo de muchos años ya. No niego vuestros logros, pero tengo que decir con franqueza que tampoco niego vuestras numerosas desobediencias y vuestras rebeliones contra Mí todos estos años, porque no hay santo alguno entre vosotros; sois todos, sin excepción, personas corrompidas por Satanás, y enemigos de Cristo. Hasta ahora, vuestras transgresiones y vuestras desobediencias son innumerables, por lo que apenas es de extrañar que siempre Me esté repitiendo delante de vosotros. No quiero vivir de esta forma con vosotros, pero por el bien de vuestro futuro, de vuestro destino, volveré a repasar aquí una vez más lo que ya he dicho. Espero que me lo permitáis y, más aún, espero que seáis capaces de creer cada palabra que pronuncio, pero todavía más, que podáis deducir las implicaciones más profundas de Mis palabras. No tengáis la menor duda respecto a lo que digo o, peor aún, escoger entre mis palabras a vuestro antojo y descartarlas como os parezca, lo cual considero intolerable. No juzguéis Mis palabras, y menos aún os las toméis a la ligera ni digáis que siempre os estoy tentando; o lo que sería peor, que afirméis que lo que os he dicho carece de exactitud. Considero intolerables estas cosas. Y es que me tratáis a mí y lo que digo con sospechas y nunca lo asimiláis. A todos vosotros os digo con total seriedad: No vinculéis lo que digo con la filosofía, no lo pongáis junto a las mentiras de los charlatanes, y menos aún respondáis a Mis palabras con desprecio. Quizás nadie sea capaz de deciros en el futuro lo que Yo os estoy diciendo ni de hablaros con tanta benevolencia, y aún menos de guiaros a través de estos puntos con tanta paciencia. Los días venideros se pasarán recordando los buenos tiempos; quizás sollozaréis en voz alta, gemiréis de dolor, o viviréis noches oscuras sin la provisión de una pizca de verdad, de vida; aguardaréis simplemente sin esperanza, o en un arrepentimiento tan amargo que superaréis lo razonable… Estas posibilidades alternativas son prácticamente inevitables para cada uno de vosotros. Y es que ninguno de vosotros ocupa un asiento sobre el cual adora verdaderamente a Dios; os sumergís en el mundo del libertinaje y de la maldad; mezcláis en vuestras creencias, en vuestro espíritu, en vuestra alma, y en vuestro cuerpo muchas cosas que no tienen nada que ver con la vida y la verdad, y que en realidad se resisten a ellas. Así pues, lo que espero para vosotros es que se os pueda traer al camino de la luz. Mi única esperanza es que seáis capaces de cuidar de vosotros mismos, de preocuparos de vosotros mismos; que no hagáis tanto hincapié en vuestro destino que veáis vuestra conducta y transgresiones con indiferencia.

de ‘Las transgresiones llevarán al hombre al infierno’ en “La Palabra manifestada en carne”

61. En cualquier caso, Yo digo que todos los que no estiman la verdad son todos no creyentes y traidores de la verdad. Tales hombres nunca recibirán la aprobación de Cristo. ¿Ya has identificado cuánta incredulidad hay dentro de ti? ¿Cuánta traición a Cristo? Te exhorto de esta manera: puesto que has elegido el camino de la verdad, entonces debes consagrarte de todo corazón; no seas ambivalente o tibio. Debes comprender que Dios no pertenece al mundo o a alguna persona, sino a todos aquellos que en verdad creen en Él, a todos los que lo adoran, y a todos aquellos quienes son consagrados y fieles a Él.

de ‘¿Eres un verdadero creyente de Dios?’ en “La Palabra manifestada en carne”

62. Finalmente, espero que todos vosotros hagáis un serio esfuerzo por el bien de vuestro propio destino; no obstante, más os valdría no utilizar medios engañosos en vuestros esfuerzos, o seguiré decepcionado con vosotros en Mi corazón. ¿Adónde os conduce semejante decepción? ¿No os estáis engañando a vosotros mismos? Los que piensan en su destino, pero acaban destruyéndolo, son totalmente incapaces de ser salvos. Aunque esas personas se exasperen, ¿quién sentiría empatía por ellos? En general, sigo dispuesto a desear que tengáis un destino adecuado y bueno. Más aún, espero que ninguno de vosotros caiga en el desastre.

de ‘Acerca del destino’ en “La Palabra manifestada en carne”

63. Antes de dejaros, todavía os exhorto a absteneros de hacer cualquier cosa que no esté de acuerdo con la verdad. Más bien, debéis hacer lo que es agradable a todos y que beneficie a todos los hombres y a vuestro propio destino, de lo contrario, quien sufra en el desastre no será otro más que tú mismo.

de ‘Deberías preparar suficientes buenas obras para tu destino’ en “La Palabra manifestada en carne”

64. Sugiero que seáis cuidadosos en vuestros actos, y cautos con todo lo que está a punto de venir sobre vosotros. No seáis temerarios ni impulsivos, y no tratéis a Dios y a las personas, los asuntos y los objetos que Él ha arreglado para vosotros según la carne ni vuestra naturalidad o según vuestras imaginaciones y nociones; debéis ser precavidos en vuestras acciones, orar y buscar más, para evitar dar lugar a la ira de Dios.

de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo II’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

65. En el proceso de salvación divina, cuando Él define tu desenlace, independientemente de que te conceda misericordia y tolerancia, juicio y castigo, Su actitud hacia ti no es fija. Depende de tu conducta hacia Él y de tu entendimiento de Él. No permitas que un aspecto pasajero de tu conocimiento o entendimiento de Dios lo definan perpetuamente. No creas en un Dios muerto, sino en uno vivo. […] espero que podáis usar Su amor en vuestros corazones, y una actitud respetuosa con Él cuando andéis por el camino. No salgáis del paso respecto a cómo tratar la creencia de Dios. Tratadlo como una de las preguntas más importantes que existen. Ponedlo en vuestro corazón, practicadlo, relacionadlo con la vida actual; no lo hagáis sólo de boquilla. Porque es una cuestión de vida o muerte que determinará tu destino. ¡No lo tratéis como una broma, como un juego de niños!

de ‘Cómo conocer el carácter de Dios y el resultado de Su obra’ en “La Palabra manifestada en carne (Continuación)”

66. Dios lamenta el futuro de la humanidad y se duele de la caída de la humanidad. Siente pena por la lenta marcha de la humanidad hacia la decadencia y el camino sin regreso. La humanidad ha roto el corazón de Dios y renunció a Él para buscar al maligno. Nadie ha pensado jamás sobre la dirección en la que una humanidad como esta se moverá. Es precisamente por esta razón que ninguno siente la ira de Dios. Ninguno busca una forma de agradar a Dios o de tratar de acercarse a Dios. Además, ninguno busca comprender el dolor y la pena de Dios. Incluso después de escuchar la voz de Dios, el hombre sigue en su camino apartado de Dios, evadiendo la gracia y el cuidado de Dios y rehuyendo la verdad de Dios y preferiría venderse a sí mismo a Satanás, el enemigo de Dios. ¿Y quién ha pensado en cómo Dios actuará con un hombre no arrepentido que lo ha desechado? Ninguno sabe que los recordatorios y las exhortaciones repetidos de Dios son porque Él sostiene en Su mano un desastre sin precedentes que Él ha preparado, uno que será insoportable para la carne y el alma del hombre. Este desastre no es solamente un castigo de la carne sino también del alma. Debes saber esto: cuando el plan de Dios sea invalidado y cuando Sus recordatorios y exhortaciones no produzcan respuesta alguna, ¿qué ira se desatará? Esto será como nada que ninguna creación haya experimentado ni escuchado hasta ahora. Y por eso digo, este desastre no tiene precedentes y nunca se repetirá. Esto será así porque sólo una creación y una salvación están dentro del plan de Dios. Esta es la primera vez y también la última.

de ‘Dios es la fuente de la vida del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

67. Ahora bien, déjame contarte un secreto: la grandeza y el poder de la vida de Dios no puede ser entendida por criatura alguna. Es así ahora, fue así antes y será así en el tiempo por venir. El segundo secreto que compartiré es este: el origen de la vida proviene de Dios, para toda la creación, sin importar la diferencia en forma o estructura. No importa qué clase de ser vivo seas, no te puedes mover en contra de la senda de la vida que Dios ha establecido. En cualquier caso, todo lo que deseo es que el hombre entienda que sin el cuidado, custodia y provisión de Dios, el hombre no puede recibir todo lo que estaba destinado a recibir, no importa qué tan grande sea el esfuerzo o la lucha. Sin el alimento de vida de Dios el hombre pierde el valor de vivir y pierde el sentido de la vida. ¿Cómo podría Dios permitirle a un hombre, quien desperdicia el valor de Su vida, ser tan despreocupado? Una vez más, no se te olvide que Dios es el origen de tu vida. Si el hombre no aprecia todo lo que Dios le ha otorgado, Dios no sólo recuperará todo lo que dio, sino más que eso, el hombre deberá pagar doble para reparar todo lo que Dios ha gastado.

de ‘Dios es la fuente de la vida del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Notas al pie:

a. El texto original dice: “Recordáis que sólo muy pocos son”.

b. Espíritu del primer ministro: dicho clásico chino que se usa para describir a una persona que es de mente abierta y generosa.

Anterior:(I) Palabras clásicas sobre los requerimientos de Dios para el hombre

Siguiente:(III) Palabras clásicas sobre las advertencias de Dios para el hombre

También podría gustarte