4. Llevamos muchos años creyendo en el Señor y siempre hemos trabajado duro por Él mientras esperamos atentos Su regreso. Creemos que deberíamos ser los primeros en recibir la revelación acerca del regreso del Señor. Vosotros ahora dais testimonio de que el Señor Jesús ha regresado, ¿por qué, entonces, no hemos recibido revelación acerca de esto? El que no la hayamos recibido demuestra que el Señor no ha regresado. ¿Está mal que pensemos esto?

Versículos bíblicos como referencia:

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 2:7).

Las palabras relevantes de Dios:

Jesús proclamó que el Espíritu de la verdad se concedería al hombre en los últimos días. Los últimos días ya están aquí ahora; ¿entiendes cómo el Espíritu de la verdad expresa palabras? ¿Dónde aparece y obra el Espíritu de la verdad? En el libro de profecías del profeta Isaías no se hacía mención alguna a que un niño llamado Jesús fuera a nacer en la era del Nuevo Testamento; simplemente estaba escrito que nacería un niño varón llamado Emanuel. ¿Por qué no se mencionó el nombre de Jesús? En ninguna parte del Antiguo Testamento aparece este nombre, así que, ¿por qué sigues creyendo en Jesús? Seguro que no empezaste a creer en Jesús sólo después de verlo con tus propios ojos, ¿verdad? ¿O empezaste a creer tras recibir una revelación? ¿Te mostraría realmente Dios tal gracia? ¿Te concedería tales grandes bendiciones? ¿Cuál es la base de tu creencia en Jesús? ¿Por qué no crees que Dios se ha hecho carne hoy? ¿Por qué dices que la ausencia de una revelación de Dios hacia ti demuestra que Él no se ha encarnado? ¿Debe informar Dios a las personas antes de comenzar Su obra? ¿Debe Él recibir primero su aprobación? Isaías únicamente proclamó que un niño varón nacería en un pesebre, nunca profetizó que María daría a luz a Jesús. ¿En qué basas tu creencia en Jesús, nacido de María? ¡Desde luego, tu creencia no es confundida!

Extracto de ‘¿Cómo puede el hombre que ha delimitado a Dios con sus nociones recibir Sus revelaciones?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Hay incluso más que creen que sea cual sea la nueva obra de Dios, esta debe corroborarse con profecías y que, en cada etapa de esa obra, todos los que lo siguen con un corazón “sincero” también deben recibir revelaciones; si no, esa obra podría no ser la de Dios. De por sí, no es una tarea fácil que el hombre llegue a conocer a Dios. Sumado a su absurdo corazón y a su naturaleza rebelde de prepotencia y engreimiento, resulta aún más difícil para él aceptar la nueva obra de Dios. El hombre no le dedica una cuidadosa consideración a la nueva obra de Dios ni la acepta con humildad, sino que adopta una actitud de desprecio mientras espera las revelaciones y la guía de Dios. ¿Acaso no es esta la conducta de aquellos que se rebelan contra Dios y se resisten a Él? ¿Cómo pueden obtener esas personas la aprobación de Dios?

Extracto de ‘¿Cómo puede el hombre que ha delimitado a Dios con sus nociones recibir Sus revelaciones?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Ya que estamos buscando las huellas de Dios, nos corresponde a nosotros buscar la voluntad de Dios, Sus palabras y declaraciones; porque dondequiera que haya nuevas palabras dichas por Dios, allí está la voz de Dios, y donde están las huellas de Dios, ahí están Sus hechos. Donde está la expresión de Dios, ahí aparece, y cuando aparece, ahí existe la verdad, el camino y la vida. Al buscar las huellas de Dios, has ignorado las palabras “Dios es la verdad, el camino y la vida”. Y así, muchas personas, incluso cuando reciben la verdad, no creen que han encontrado las huellas de Dios y mucho menos reconocen la aparición de Dios. ¡Qué error tan grave! La aparición de Dios no se puede reconciliar con las nociones del hombre; todavía menos puede Dios aparecer por órdenes del hombre. Dios toma Sus propias decisiones y tiene Sus propios planes cuando hace Su obra; más aún, Él tiene Sus propios objetivos y Sus propios métodos. Sea cual sea la obra que Él haga, no es necesario que la consulte con el hombre o busque su consejo, ni mucho menos que notifique de Su obra a cada persona. Este es el carácter de Dios, que debería además ser reconocido por todo el mundo. Si deseáis presenciar la aparición de Dios, seguir las huellas de Dios, entonces debéis primero apartaros de vuestras propias nociones. No debes exigir que Dios haga esto o aquello; mucho menos debes colocarlo dentro de tus propios confines y limitarlo a tus propias nociones. En cambio, debéis preguntar cómo vais a buscar las huellas de Dios, cómo vais a aceptar la aparición de Dios, y cómo vais a someteros a Su nueva obra; esto es lo que el hombre debe hacer. Ya que el hombre no es la verdad y no está dotado de la verdad, debe buscar, aceptar y obedecer.

Extracto de ‘La aparición de Dios ha dado lugar a una nueva era’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre para referencia:

El hombre piensa que, si cree en el Señor durante media vida, trabaja mucho para Él y espera vigilante Su segunda venida, el Señor le dará Su revelación cuando regrese. Esta es la noción y la fantasía del hombre, y no concuerda con la obra de Dios. Los judíos fariseos recorrieron la tierra y el mar difundiendo el camino de Dios. ¿Les dio el Señor Jesús alguna revelación cuando vino? En cuanto a los discípulos que seguían al Señor Jesús, ¿quién de ellos lo seguía porque había recibido Su revelación? ¡Ninguno! Podríais argumentar que Pedro recibió la revelación de Dios y reconoció que el Señor Jesús era Cristo, el Hijo de Dios; pero eso sucedió después de que Pedro llevara algún tiempo siguiendo al Señor Jesús, y oyendo Sus sermones, y de que, en su corazón, lo conociera un poco. Sólo entonces recibió una revelación del Espíritu Santo y pudo reconocer la verdadera identidad del Señor Jesús. Sin duda, Pedro no recibió ninguna revelación antes de seguir al Señor Jesús, esto es un hecho. Quienes siguieron al Señor Jesús sólo pudieron reconocerlo como el Mesías que había llegado después de haber escuchado Sus sermones durante un tiempo. No lo siguieron tras haber recibido una revelación que les permitiera reconocer quién era el Señor Jesús. En los últimos días, Dios Todopoderoso ha descendido en secreto entre los hombres para realizar la obra del juicio. Millones de personas lo han aceptado y seguido, pero nadie lo ha hecho porque haya recibido una revelación del Espíritu Santo. Seguimos a Dios Todopoderoso porque reconocemos la voz de Dios al leer la palabra de Dios Todopoderoso y comunicar la verdad. Estos hechos demuestran que, cuando Dios se encarna para realizar Su obra, Él, ciertamente, no da revelaciones a ningún hombre para que crea en Él y lo siga. Por no hablar de que, en los últimos días, Dios expresa la verdad para realizar la obra del juicio. La manifestación de la palabra de Dios a todo el universo es Su obra de los últimos días. Todos pueden oír la voz de Dios. Las palabras de Dios en los últimos días constituyen la primera vez que, desde la creación del mundo, Dios proclama Su palabra a toda la humanidad y al universo entero. En el Apocalipsis capítulo 2-3, Dios dijo muchas veces: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”. Y Apocalipsis 3:20: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo”. El Señor Jesús también dijo: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen” (Juan 10:27). Si Dios diera revelaciones al hombre para que creyera en Él, ¿por qué seguiría diciendo que Sus ovejas oyen Su voz? ¿No es contradictorio? En los últimos días, Dios obra mediante la expresión de Su palabra y de la verdad para encontrar a Sus ovejas. Las ovejas de Dios oyen Su voz. Los que oyen y entienden la voz de Dios son Sus ovejas, son las vírgenes prudentes. Los que no entienden Su voz deben ser las vírgenes insensatas. En este asunto cada hombre es clasificado en su tipo. ¡Esto demuestra lo sabio y justo que es Dios!

De ahí que, al investigar el camino verdadero, lo importante no es recibir la revelación de Dios; la clave es conocer Su voz en las palabras de Dios Todopoderoso. En los últimos días, Dios Todopoderoso ha expresado millones de palabras. Estas declaraciones son la verdad; son la voz de Dios. Hay creyentes de todas las denominaciones que han oído la voz de Dios y se han vuelto hacia Él. ¿No son estos los tesoros “robados”? El Señor ha descendido en secreto para reclamar estos tesoros, para formar un grupo de vencedores antes de los desastres con los primeros que hayan sido arrebatados ante el trono de Dios. De aquellos que esperan la revelación de Dios de forma pasiva pero no reconocen Su voz en las palabras que Él expresa, sólo puede decirse que no aman la verdad, no conocen a Dios y, desde luego, no son Sus ovejas. Naturalmente, estas son las personas abandonadas y eliminadas por Dios y estará entre aquellos que gimen y rechinan los dientes cuando se ven atrapados en el cataclismo. Como el Señor Jesús le dijo a Tomás: “Jesús le dijo: ¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron” (Juan 20:29).

Anterior: 3. Dais testimonio de que el Señor Jesús ha regresado en la carne. Entonces, ¿dónde está ahora el Señor? ¿Por qué no lo hemos visto? Ver es creer, así que, como no lo hemos visto, queda demostrado que el Señor no ha regresado todavía. Me lo creeré cuando lo vea.

Siguiente: 5. En la época del Antiguo y del Nuevo Testamento, Dios obró en Israel. El Señor Jesús profetizó que regresaría en los últimos días, así que cuando regrese, lo hará en Israel. Pero vosotros dais testimonio de que el Señor Jesús ya ha regresado, que ha aparecido en la carne y está haciendo Su obra en China, una nación gobernada por un partido político ateo. No hay otro país que se resista más a Dios y persiga más a los cristianos. ¿Cómo podría ocurrir el regreso del Señor en China?

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

3. Cómo Dios manifiesta Su carácter justo a la humanidad

A través de Sus palabras, el Creador no solo fue capaz de obtener todo lo establecido para ser obtenido, y de conseguir todo lo establecido para ser conseguido, sino que también pudo controlar con Sus manos todo lo que Él había creado, y gobernar todas las cosas que Él había hecho bajo Su autoridad; además, todo fue sistemático y regular.

1. Cómo conocer la esencia divina de Cristo

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino.

3. Cómo se puede reconocer la verdad y quién puede expresarla realmente

Cristo de los últimos días trae la vida y trae el camino de la verdad, duradero y eterno. Esta verdad es el camino por el que el hombre obtendrá la vida, y el único camino por el cual el hombre conocerá a Dios y por el que Dios lo aprobará. Si no buscas el camino de la vida que el Cristo de los últimos días provee, entonces nunca obtendrás la aprobación de Jesús y nunca estarás calificado para entrar por la puerta del reino de los cielos, porque tú eres tanto un títere como un prisionero de la historia.

4. Las diferencias esenciales entre el Dios encarnado y aquellos que son usados por Dios

El Dios encarnado se llama Cristo y Cristo es la carne que se viste con el Espíritu de Dios. Esta carne es diferente de cualquier hombre que es de la carne. La diferencia es porque Cristo no es de carne y sangre, sino que es la personificación del Espíritu. Tiene tanto una humanidad normal como una divinidad completa. Su divinidad no la posee ningún hombre. Su humanidad normal sustenta todas Sus actividades normales en la carne mientras que Su divinidad lleva a cabo la obra de Dios mismo.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp