68. Desprendiéndome de las cadenas

Por Momo La ciudad de Hefei, provincia de Anhui

Antes de creer en Dios, independientemente de lo que estuviera haciendo, nunca quería quedarme atrás. Estaba dispuesta a aceptar cualquier dificultad mientras eso significara que podía elevarme sobre todos los demás. Después de aceptar a Dios, mi actitud siguió siendo la misma, porque creía firmemente en el dicho “Solo experimentando las más duras dificultades puede uno elevarse por encima de lo ordinario” y veía mi actitud como una prueba de mi motivación. Cuando Dios me reveló la verdad, finalmente me di cuenta de que había estado viviendo bajo las cadenas de Satanás, bajo su dominio.

No hace mucho, la iglesia planeó enviar a la hermana con la que yo colaboraba a servir en una posición de liderazgo. Al oír la noticia se me hundió el corazón. Ambas solíamos servir en funciones de liderazgo hasta que nos nombraron editoras. Ahora la hermana volvería a una posición de liderazgo y serviría a Dios con un potencial de crecimiento ilimitado, pero yo seguiría pegada a un escritorio, llevando a cabo mi obligación en el anonimato. ¿Qué futuro habría en eso? Tras una segunda reflexión, recordé el viejo dicho “Hay un millón de caminos diferentes hacia el éxito”. Mientras cumpliera adecuadamente con mi obligación también podría tener éxito. Sólo necesitaba redoblar mis esfuerzos en la búsqueda de la verdad. Si me centraba en editar sermones para que estos comunicaran mejor la verdad, quizás un día los líderes verían que yo entendía la misma. Entonces me ascenderían y mi futuro sería igualmente brillante. Después de comprender esto, las oscuras nubes empezaron a retirarse a favor de una determinación renovada. Me metí en mi trabajo, y comí y bebí la palabra de Dios cuando no estaba ocupada, no me atreví a cejar ni un solo momento.

Un día, vi el siguiente pasaje en un sermón: “Todo lo que te limita de buscar a Dios y buscar la verdad es un yugo de Satanás. Sea cuál sea ese yugo de Satanás que te retiene, estás viviendo tu vida bajo su dominio” (‘Tareas que los siervos de Dios deben completar’ en “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida III)”. Después de oír esto, no pude evitar preguntarme: “¿Bajo cuál de las cadenas de Satanás estoy viviendo? ¿Cuál de sus venenos está obstaculizando mi búsqueda de la verdad?”. Cuando trataba de meditar tranquilamente en esta pregunta, recordé mi situación reciente. Después de que enviaran a la hermana a su nuevo puesto, no me quedé pasiva. De hecho, me dediqué incluso más a comer y beber la palabra de Dios, orar a Él y cumplir de forma activa con mi obligación. A simple vista, parecía incluso más diligente que antes en mi búsqueda de la verdad, pero si se abre la cortina y se analiza la situación, sólo fui capaz de aceptar quedarme atrás porque albergaba la ambición de algún día hacerme famosa y elevarme sobre el resto. Mi ardiente deseo de ser la mejor de los mejores fue la razón por la que no me volví pasiva y en su lugar busqué la verdad de forma más activa, pero mi autoproclamada búsqueda de la verdad era simplemente una ilusión, una búsqueda impura. Estaba apropiándome de una búsqueda momentánea de la verdad para lograr mis propios fines egoístas. Al pensar en mis años invertidos siguiendo a Dios, me di cuenta de que todos mis sacrificios se pagaron por el veneno de Satanás “Solo experimentando las más duras dificultades puede uno elevarse por encima de lo ordinario”. Así es como me ataba como un yugo invisible y me empujaba a esforzarme por sobresalir del resto y convertirme en la más destacada. Cuando tenía ya una posición, seguía buscando otra más alta aun; cuando perdí mi posición o fui incapaz de avanzar, no me volví pasiva, seguí pareciendo dispuesta a pagar el precio para buscar la verdad. Sin embargo, esto no se debió a que yo entendiera la verdad y estuviera dispuesta a sacrificarme por ella. Simplemente quería usar la apariencia del sacrificio en un esfuerzo por sobresalir. Ahí es donde entendí finalmente que mi postura de “Solo experimentando las más duras dificultades puede uno elevarse por encima de lo ordinario” era realmente uno de los venenos de Satanás que corría por mis venas. Me habían engañado; el veneno me había despojado de toda mi humanidad. Era arrogante y ambiciosa sin ningún sentido de la perspectiva. Todo ocurrió justo delante de mis narices. Pensaba realmente que mi ambición era una prueba de mi aspiración. Pensaba que mi carácter arrogante de renuencia a quedar atrás era una señal de mi motivación. Adoraba las falacias de Satanás como verdad y las veía como una insignia de honor en lugar de una letra escarlata. ¿Cuán estúpido fui haber sido engañada así por Satanás, haber sido incapaz de diferenciar el bien del mal? Finalmente vi cuán patético fui. También conocí cuán malicioso y despreciable es Satanás. Él usa falacias engañosas para engañarnos y corrompernos. Él hace que nos desviemos y juramos fidelidad a sus maquinaciones engañosas. Todo esto se hace sin nuestro conocimiento. Pensamos que estamos buscando la verdad y sacrificándonos por ella, pero estamos realmente viviendo en el autoengaño. ¡Los venenos de Satanás son realmente potentes! Si no fuera por el esclarecimiento de Dios, yo nunca habría visto la verdad de que estaba corrompida por Satanás y sin duda nunca habría descubierto sus planes engañosos. De no ser por el esclarecimiento de Dios, yo habría seguido viviendo bajo las cadenas de Satanás hasta que este me consumiera totalmente.

En ese momento, pensé en las palabras de Dios: “Si te sientes muy contento de ser un hacedor de servicio en la casa de Dios, trabajando de forma diligente y concienzuda en la oscuridad, siempre dando y nunca quitando, entonces Yo te digo que eres un santo leal, porque no buscas ninguna recompensa y estás simplemente siendo un hombre honesto” (‘Tres advertencias’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios me mostraron el camino de la práctica: como una de las creaciones de Dios, yo debería amarlo y satisfacerlo incondicionalmente y cumplir devotamente con mi obligación. Ese es el sentido que una de las creaciones de Dios debería poseer. Esta búsqueda está en sintonía con Su voluntad. De este día en adelante, haré todo lo que pueda para buscar la verdad. Me apoyaré en ella para penetrar en el engaño de Satanás y quitarme sus cadenas. Ya no buscaré nada de la carne. En su lugar, me esforzaré en el anonimato, cumpliendo con mi obligación para satisfacer a Dios. Aunque al final no me quede nada continuaré adelante sin ningún remordimiento, porque soy sólo una de las insignificantes creaciones de Dios. Satisfacer al Creador es mi único propósito verdadero en la vida.

Anterior: 67. Los celos, la enfermedad espiritual crónica

Siguiente: 70. Por qué transité el camino de los fariseos

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

25. Viendo claramente mi verdadera cara

Debido a las necesidades de la obra de la iglesia, fui reubicado a otro lugar para cumplir mi deber. En el momento, la obra del evangelio en ese lugar estaba en su punto más bajo y en general la condición de los hermanos y hermanas no era buena.

76. Sólo entrando yo mismo en la verdad puedo realmente ayudar a otros

Recordé este pasaje de la palabra de Dios: “Confía en Dios para resolver las dificultades que hay dentro de ti, deshazte de tu carácter caído, conoce tu verdadero estado y lo que debes hacer, y comunica más cosas que no entiendas. Es imperativo que llegues a conocerte. Primero trata tu enfermedad. Vive y actúa por Mis palabras por medio de comer y beber más y de descifrarlas”.

49. Esto es poner en práctica la verdad

Dios dijo: “Por fuera, parece que estás poniendo en práctica la verdad, pero en realidad, la naturaleza de tus acciones no muestra que lo estés haciendo. Muchas personas tienen ciertas conductas externas, y creen: ‘Yo estoy poniendo en práctica la verdad […]’. Pero Dios dice: ‘No reconozco que estés poniendo en práctica la verdad’”.

80. Sólo el amor de Dios es real

Sin la salvación de Dios, mis ojos todavía estarían tapados y mis emociones atrapadas, pero experimentar la obra Dios me hizo entender la esencia de lo que significa “ayudarnos el uno al otro” y me mostró la verdad de la amistad, del amor, del cariño familiar. Vi que sólo las palabras de Dios son la verdad, y que solamente viviendo por las palabras de Dios podríamos escapar de la influencia de Satanás, y que sólo comportándonos de acuerdo con la verdad podríamos tener una vida significativa.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro