30. La obra de Dios es muy sabia

Por Shiji, provincia de Anhui

Durante el tiempo en el que trabajé como líder en la iglesia, mi líder compartió con frecuencia ejemplos de los fracasos de otras personas para que sirvieran como lecciones para nosotros. Por ejemplo: algunos líderes sólo hablaban sobre letras y doctrinas, pero no mencionaban su propia corrupción ni estuvieron en comunión con relación a su entendimiento sobre la forma en que la verdad se aplica a la realidad. Como resultado, no pudieron llevar a cabo el trabajo práctico, convirtiéndose en falsos líderes que debían ser reemplazados. Algunos líderes presumían, se sentían superiores y daban testimonio de sí mismos para proteger su posición. Al final, esos líderes llevaron a las personas delante de ellos y se convirtieron en anticristos que habían cometido todo tipo de maldad y que fueron expulsados de la iglesia. Algunos líderes, durante el transcurso de su trabajo, mostraban una enorme consideración por su propia carne, deseando el placer y no llevando a cabo ningún trabajo real. Esos líderes eran como parásitos que vivían a costa de los beneficios de su posición en la iglesia. Finalmente, quedaron expuestos y fueron eliminados… Habiendo escuchado estas historias de fracaso, me vino a la cabeza una pregunta: ¿Acaso Dios no es todopoderoso? Dado que estos líderes estaban haciendo el mal, se resistían a Dios e influían negativamente en la obra de la iglesia, ¿por qué Dios no intervino con antelación para exponer y eliminar a estos falsos líderes? ¿No quedarían libres de daño la vida de los hermanos y hermanas y toda la obra de la iglesia? Esta pregunta permaneció en mis pensamientos sin respuesta.

Hasta que, un día, leí el siguiente pasaje en un sermón: “Algunas personas siempre critican a líderes de todos los niveles y hacen observaciones irresponsables. ¿Qué expone este tipo de comportamiento en estas personas? Expone que son arrogantes, engreídas e irracionales y que no tienen, en lo absoluto, un entendimiento de la obra de Dios y, así, son incapaces de poseer un entendimiento correcto. Si puedes distinguir que esta persona carece de la obra del Espíritu Santo y que con su trabajo no está guiando a los elegidos de Dios a la verdad, ¿no prueba esto acaso que has entrado en la verdad? Si uno ve que suceden este tipo de cosas —si aparecen falsos colaboradores o falsos apóstoles— ¿cuál es la obligación de los elegidos de Dios? ¿De qué manera deberían manejar esta situación los elegidos de Dios? ¿Cómo deberían abordar este tipo de asuntos? Puedes informar el asunto a tus superiores y exponer a la persona en cuestión. Pasa por los canales adecuados de modo que todavía más de los elegidos de Dios tengan discernimiento y tomen las medidas apropiadas para informar, exponer y hacer sugerencias. ¿No se resuelve así el problema? Así pues, los elegidos de Dios también deben asumir la responsabilidad y deben conocer la manera correcta de solucionar esos asuntos. Si los elegidos de Dios no tienen la verdad, ciertamente no actuarán de la manera correcta para solucionar estos asuntos. Algunas personas poseen un sentido de justicia: simplemente no permitirán dentro de la iglesia a personas que perturben y destruyan la obra de Dios. Tan pronto encuentran una persona como esa, de inmediato la reportan y la exponen. Algunas personas se opondrán a los que perturban y destruyen, mientras que otras obedecerán ciegamente. Algunas personas adoran y siguen al líder ciegamente sin importar quién sea; otras actúan sin discernimiento, acatando y aceptando cualquier cosa que alguien diga. Así, puedes ver que, de esta manera, son expuestas todas las diversas clases de personas. Cuando suceden cosas como estas, realmente exponen a las personas y detrás de ellas está la buena intención de Dios. Si el pueblo elegido de Dios comprende la verdad firmemente, entonces la mayoría de ellos podrá discernir, resistirse a y rechazar a los falsos apóstoles y a los falsos colaboradores cuando aparezcan. ¿Qué muestra esto? Muestra que la vida de los elegidos de Dios ha madurado y crecido, que han alcanzado por completo la salvación y que han sido ganados y completados por Dios. Por tanto, las buenas intenciones de Dios se encuentran detrás de todo lo que sucede” (‘Cómo conocer las nociones y los juicios del hombre’ en “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida III”). Esto solucionó mi confusión por completo. Resultó ser que Dios permite que los falsos apóstoles y los falsos colaboradores surjan dentro de la iglesia porque esto le permite a Dios dejar expuesta a toda clase de persona. Le permite sembrar la verdad en las personas y darles conocimiento y capacidad de identificar, para que ellas puedan darse cuenta de la verdad y entrar en la realidad de la palabra de Dios. Todos aquellos que buscan la verdad y poseen un sentido de justicia se levantarán e informarán, dejarán expuestos, se resistirán y abandonarán las acciones de los falsos apóstoles y falsos colaboradores cuando estos cometan actos de maldad y perturben la obra de la iglesia, para así salvaguardar los intereses de la iglesia y mantenerse firme en el testimonio para Dios. Debido a la falta de capacidad de identificar, sólo son capaces de dejarse llevar por las masas, seguir a ciegas y someterse a otros, a aquellos que no buscan la verdad, sino que siguen indiscriminadamente a otros y terminan conspirando con los malvados. Debido a que no aman la verdad, sino que sólo adoran y van tras otros, aquellos miserables defensores y aduladores de lo influyente serán engañados por los falsos apóstoles y los falsos colaboradores. Puesto que no reconocen la obra de Dios, los arrogantes e irracionales sólo opinan y desarrollan nociones relacionadas con la obra de la iglesia y hasta siembran sospecha o juzgan la obra de Dios. Por ese motivo, quedan expuestos. Como podemos ver con claridad, ¡la obra de Dios es muy sabia! Dios obra a través de estas cosas que no están alineadas con las nociones de las personas para exponer, entrenar y perfeccionar al hombre. Aquellas personas que creen verdaderamente en Dios y persiguen la verdad son capaces de buscarla, entender la voluntad de Dios, practicar la verdad y mantenerse firme en el testimonio para satisfacer a Dios y recibir Su cura y perfeccionamiento. Las que no buscan la verdad imitan las palabras de otros, adoran ciegamente o juzgan a Dios de acuerdo con sus propias nociones e imaginación. Por este motivo, quedan expuestas y son eliminadas. Pensé en el siguiente pasaje de la palabra de Dios: “Dios te perfecciona por medio de muchas cosas negativas, de muchas adversidades. Dios permite que adquieras conocimiento, y que te perfeccione por medio de muchas de las acciones, de las acusaciones de Satanás, y de su expresión en muchas personas” (‘Los que serán hechos perfectos deben someterse al refinamiento’ en “La Palabra manifestada en carne”). De hecho, esto es verdad. Las personas quizá consideren un asunto como algo adverso o negativo, pero Dios está obrando a través de esta situación adversa para permitir que ellas reciban conocimiento y capacidad de identificar. Él está obrando a través de esta situación para hacer que las personas comprendan la verdad, reconozcan la sabiduría, la omnipotencia y los actos maravillosos de Dios y detecten las intrigas de Satanás para abandonarlo y volverse a Dios. Este es el significado que se esconde detrás de la obra de Dios por medio de lo que no está alineado con las nociones de las personas con el fin de perfeccionar a la humanidad. Si Dios hubiese expuesto y eliminado a los falsos líderes y falsos colaboradores tan pronto aparecieron, las personas serían engañadas por los sacrificios y gastos superficiales de aquellos, dada su incapacidad para entender la verdad y como resultado de su incapacidad de reconocer y ver la verdadera naturaleza de otros. Por consiguiente, desarrollarían nociones y juicios sobre la obra de Dios, expresarían sus quejas y hasta llegarían a defender la supuesta injusticia provocada por los falsos líderes y falsos colaboradores. De esta manera, Dios no podría cumplir con Su objetivo de perfeccionar a la humanidad. Dios no expuso al descubierto con prontitud a estos falsos líderes y colaboradores, no porque no sea omnipotente ni porque no reconociera la falsedad de los mismos. En cambio, Él quiso sacar a la luz estas acciones negativas como una manera de entrenar a las personas para que reconozcan la diferencia entre aquellos que poseen la obra del Espíritu Santo y los que no, entre los líderes y colaboradores falsos y verdaderos, y entre los que hablan sobre doctrinas y los que tienen la realidad de la verdad. Él quería entrenarnos para que veamos el corazón de las personas que buscan la verdad y poseen un sentido de justicia, de aquellas que no la buscan y carecen de capacidad de identificar, y de las personas arrogantes que constantemente tienen nociones con respecto a la obra de Dios. Una vez que todas las personas hayan entendido la verdad, que hayan entrado en la realidad de la palabra de Dios y que sean ganadas por Dios, esos falsos apóstoles, falsos líderes y falsos colaboradores habrán servido su propósito. De esta manera, cuando Dios elimine por completo a estas personas, la gente no sólo no malinterpretará a Dios, sino que alabará Su justicia y omnipotencia. Como queda claro, Dios obra a través de estas situaciones adversas y negativas para permitir que las personas reconozcan la verdad, identifiquen las diversas clases de personas y obtengan un entendimiento verdadero de la real obra de Dios.

Dios, gracias por Tu guía y esclarecimiento, que me han permitido comprender que la sabiduría y la buena intención de Dios están aún en esas situaciones que no se alinean con las nociones de las personas. Así como dice la palabra de Dios: “Mi sabiduría se ejerce sobre la base de las tramas de Satanás” y “Dios maneja todas las cosas para que lo sirvan” para exponer y perfeccionar a la humanidad de la manera más significativa. De ahora en adelante prometo no utilizar mi modesta perspectiva humana para sopesar las situaciones como buenas o malas. En todas las situaciones a las que me enfrente, prometo solamente buscar la verdad, buscar reconocer la sabiduría y la omnipotencia de Dios, el carácter de Dios y lo que Él tiene y es para comprender realmente la verdad y poseerla.

Anterior: 29. Después de perder mi estatus

Siguiente: 31. Cuál es la naturaleza del amor de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

57. Yo experimenté la salvación de Dios

Entonces, a través del juicio y del castigo, Él me trajo salvación, bendiciéndome con Su gracia salvadora y ayudándome a escapar de las garras de la corrupción de Satanás.

65. Estoy dispuesta a aceptar la supervisión de todos

Prometo, aún más, aceptar la inspección y supervisión de los otros colaboradores y líderes. Aceptaré el trato y poda de todos. Me colocaré bajo la inspección de toda la congregación para que pueda cumplir mis deberes conscientemente para consolar Tu corazón.

34. ¿Por qué no he cambiado tras tantos años de fe?

Consideraba las doctrinas que sostenía como mi propio capital, pero no ponía atención en entenderme a mí misma, en buscar la entrada, en ganar la verdad. Y así, ¿cómo podía tener algún cambio en mi carácter de vida? La obra práctica y las palabras de Dios nos proveen de toda la verdad que necesitamos y Él desea que entendamos esa verdad y que, por medio de cumplir nuestro deber, traigamos la luz y el esclarecimiento que obtengamos en nuestras experiencias diarias y entrada, y proveer eso a nuestros hermanos y hermanas.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro