896 Todo vive y perece por la autoridad de Dios

I

“La autoridad de Dios” significa que todo depende de Dios.

Dios tiene el derecho de decidir

cómo será hecha alguna cosa,

y se hace de la forma que Él quiere.

Dios decide la ley de todas las cosas.

Esta ley no depende del hombre

y el hombre no puede alterarla.

No puede ser cambiada por la voluntad del hombre

sino sólo por los pensamientos,

la sabiduría y las órdenes de Dios.

Esto es innegable para el hombre.

Ninguna persona, ningún objeto puede cambiar

las leyes de todas las cosas,

o el modo en que funcionan.

Existen gracias a la autoridad de Dios

y perecen a causa de ella.

Esta es la verdadera autoridad de Dios.

II

Los cielos, la tierra y todas las cosas,

el universo, el cielo estrellado,

las cuatro estaciones del año,

las cosas visibles, lo imperceptible, todo existe,

todo funciona y se modifica,

sin el mínimo error,

bajo la autoridad de Dios,

según Sus órdenes y Sus mandamientos,

y todas Sus leyes del inicio de la creación.

Esto es innegable para el hombre.

Ninguna persona, ningún objeto puede cambiar

las leyes de todas las cosas,

o el modo en que funcionan.

Existen gracias a la autoridad de Dios

y perecen a causa de ella.

Esta es la verdadera autoridad de Dios.


Adaptado de ‘Dios mismo, el único I’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 895 Dios no permite que Satanás dañe a quienes Él quiere salvar a voluntad

Siguiente : 897 Esta es la humanidad a la que Dios pretende salvar

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro