Pregunta 4: Si aceptamos la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días, ¿cómo deberíamos buscar para recibir el camino de la vida eterna?

Respuesta: Dios Todopoderoso en los últimos días, dice la verdad total que puede purificar y salvar a la humanidad. Estas verdades se expresan conforme a la esencia perversa del hombre y todo de lo que él necesita, y que son la realidad de la verdad que el hombre debería conocer. Dios quiere que recibamos estas verdades y obtengamos la vida eterna. Esta verdad es el camino a la vida eterna que Dios otorga al hombre. ¿Entonces, cómo debemos buscar y obtener el camino a la vida eterna? Dios Todopoderoso ya ha trazado un camino práctico para nosotros. Leamos un poco más de Dios Todopoderoso.

La obra de los últimos días es separar a todos según su especie, y concluir el plan de gestión de Dios, porque el tiempo está cerca y el día de Dios ha llegado. Dios trae a todos los que entran en Su reino, todos los que le son leales hasta el final, a la era de Dios mismo. Sin embargo, antes de la llegada de la era de Dios mismo, la obra de Dios no es la de observar las acciones del hombre ni la de indagar sobre la vida de este, sino la de juzgar la desobediencia del hombre, porque Dios purificará a todos los que vengan ante Su trono. Todos los que han seguido los pasos de Dios hasta el día de hoy son los que acuden ante el trono de Dios, y siendo esto así, cada persona que acepta la obra de Dios en su fase final es el objeto de Su purificación. En otras palabras, todo el que acepta la obra de Dios en su fase final es el objeto del juicio de Dios” (‘Cristo hace la obra del juicio con la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”).

La obra actual de conquista es para recuperar todo el testimonio y toda la gloria, y que todos los hombres adoren a Dios, de forma que haya testimonio entre los creados; esta es la obra que debe hacerse en esta etapa. ¿Cómo ha de conquistarse exactamente a la humanidad? Usando la obra de las palabras de esta etapa para convencer totalmente al hombre; usando la revelación, el juicio, el castigo y la maldición inmisericorde para someterlo totalmente; revelando la rebeldía del hombre y juzgando su resistencia de forma que pueda conocer la injusticia y la inmundicia de la humanidad, y, así, utilizar estas cosas como contraste del carácter justo de Dios. Principalmente, es a través de estas palabras que el hombre es conquistado y queda totalmente convencido. Las palabras son el medio para la conquista definitiva de la humanidad, y todos los que acepten la conquista de Dios deben aceptar los golpes y el juicio de Sus palabras. El proceso de hablar hoy es, precisamente, el proceso de conquista. Y ¿exactamente cómo deberían cooperar las personas? Sabiendo cómo comer y beber estas palabras y llegando a comprenderlas. En cuanto a la manera como son conquistadas las personas, esto no es algo que ellas puedan hacer por sí mismas. Todo lo que puedes hacer es que, a través de comer y beber estas palabras, llegues a conocer tu propia corrupción e inmundicia, tu rebeldía e injusticia y te postres delante de Dios. Si, después de comprender la voluntad de Dios, puedes ponerla en práctica, y si tienes visiones y eres capaz de someterte completamente a estas palabras y no tomas ninguna decisión por ti mismo, entonces habrás sido conquistado, y habrá sido como resultado de estas palabras” (‘La verdadera historia de la obra de conquista (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

En esta era, Dios usa, primordialmente, las palabras para gobernar a todos. A través de las palabras de Dios, el hombre es juzgado y perfeccionado, y, luego, finalmente, es llevado al reino. Sólo las palabras de Dios pueden proveer la vida del hombre, y sólo las palabras de Dios pueden dar luz al hombre y una senda de práctica, especialmente en la Era del Reino. Siempre que no te apartes de la realidad de las palabras de Dios, y comas y bebas a diario Sus palabras, Dios podrá perfeccionarte” (‘La Era del Reino es la Era de la Palabra’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Lo que resulta vital ahora es enfocarse en la vida, comer y beber más de Mis palabras, experimentar Mis palabras, conocer Mis palabras, hacer que Mis palabras se conviertan verdaderamente en tu vida; esto es lo principal. Si alguien no puede vivir según las palabras de Dios, ¿puede madurar su vida? No, no puede. Debes vivir según Mis palabras en todo momento y que Mis palabras sean el código de conducta para tu vida, de modo que sientas que Dios se deleita en que actúes de acuerdo con ese código, y que actuar de una manera distinta es lo que Dios odia; y, poco a poco, llegarás a andar por el camino correcto” (‘Capítulo 22’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”).

Si una persona puede satisfacer a Dios al tiempo que lleva a cabo su deber, si basa sus palabras y sus acciones en principios y puede entrar la realidad-verdad en todos los aspectos de la verdad, entonces es una persona perfeccionada por Dios. Puede decirse que la obra y las palabras de Dios han sido completamente eficaces para esta persona, que las palabras de Dios se convirtieron en su vida, que obtuvo la verdad y que pudo vivir según las palabras de Dios. Después de esto, la naturaleza de su carne —es decir, el fundamento mismo de su existencia original— se sacudirá y se derrumbará. Después de que uno tiene las palabras de Dios como su vida, se convierte en una nueva persona. Si las palabras de Dios se vuelven su vida, si la visión de la obra de Dios, Sus requisitos hacia la humanidad, Sus revelaciones a los humanos y los estándares para una vida verdadera que Dios le exige al hombre cumplir se convierten en su vida, si vive conforme a estas palabras y a estas verdades, entonces esta persona es perfeccionada por las palabras de Dios. Tal persona ha renacido y se ha convertido en alguien nuevo a través de Sus palabras” (‘Cómo caminar por la senda de Pedro’ en “Registros de las pláticas de Cristo”).

Vemos por la palabra de Dios Todopoderoso que la obra de Dios en los últimos días es la obra de la palabra. Dios usa la palabra para juzgar, purificar, y perfeccionar al hombre. Así si queremos obtener el camino a la vida eterna, debemos aceptar y obedecer el juicio y el castigo ante Cristo de los últimos días, comer y beber la palabra de Dios, aceptar el juicio de Su palabra, y encontrar la verdad y el conocimiento del carácter justo de Dios, temerlo a Él en nuestros corazones y luego experimentar la palabra de Dios para entender la verdad y vivir la realidad de Su palabra. Esta es la única vía para recibir el camino a la vida eterna. Ahora todos sabemos que únicamente al aceptar la palabra de Dios Todopoderoso el hombre puede ser purificado, salvado, y perfeccionado. Para conseguir el camino a la vida eterna, necesitamos comer y beber y experimentar Su palabra, porque el carácter satánico en el hombre es muy profundo. Vivimos en pecado, peleando ciegamente para asegurar nuestros propios destinos. No conocemos la diferencia entre el bien y el mal, ni tampoco la esencia de nuestra propia naturaleza y la verdad sobre nuestra perversión. No conocemos el deseo de Dios ni conocemos a Dios, ni entendemos qué le gusta a Dios ni qué le disgusta. No podemos ver la esencia de la maldad de Satanás, porque vivimos gobernados por la naturaleza satánica. Buscamos fortuna y fama, nos rendimos a la intriga y al poder y al mal. Y confundimos el negro y el blanco, y complacemos nuestra codicia y deseos. Y hacemos subsistir las imágenes demoníacas de Satanás, sin tener ninguna semejanza con la realidad humana. Sólo Dios es la verdad, el camino y la vida. Las verdades expresadas por Dios muestran el carácter de Dios y todo lo que Él tiene y es. Para el hombre la verdad es juicio, castigo y examen y además es purificación. Ante la palabra de Dios, la gente puede sentir el justo carácter de Dios. Sólo cuando el hombre ve el aspecto de Dios su corazón siente temor de Él. El hombre siente que es insignificante, inmundo y pequeño. Ve la verdad acerca de su perversión provocada por Satanás y cuán lejos está de los requeridos de Dios. Y por medio de la práctica, la gente comienza a entender más verdades, sienten vergüenza y culpa por sus acciones que no los encaminan hacia el corazón de Dios. La verdad sirve como examen, y los hombres con sus acciones eligen sus caminos, y la verdad les sirve como guía, convirtiéndose en principios por los que la gente habla y actúa. Cuando esto sucede la verdad se convierte en la vida del hombre. Vemos que la verdad puede transformar a la gente. Esto cambia su carácter y lo perfecciona. La verdad tiene un profundo valor y significado para la existencia del hombre. Así que si la gente acepta y vive la verdad expresada por Dios Todopoderoso en los últimos días, ellos pueden transformar su carácter de vida y convertirse en quienes tienen la verdad y la humanidad. Esta gente que ha sido perfeccionada por Dios y ha conseguido la verdad es quien ha escapado de las tinieblas de Satanás y ha sido ganada por Dios. Obedecen a Dios, aman a Dios, siguen la voluntad de Dios y son compatibles con Dios. Son los únicos que hallarán el camino de la vida eterna.

Extracto del guion de la película de “Desde el trono fluye el agua de la vida”

Anterior: Pregunta 3: Decís que sólo los que obedecen la voluntad de Dios reciben el camino a la vida eterna. Desde que creemos en el Señor, hemos sufrido y pagado mucho por difundir Su evangelio. Hemos pastoreado el rebaño del Señor, tomamos la cruz y le seguimos, con humildad, paciencia y tolerancia… ¿Estáis diciendo que no hemos obedecido la voluntad del Señor? Sabemos que si continuamos, nos convertiremos en santos y seremos arrebatados al reino de los cielos. ¿Queréis decir que nuestra noción y práctica de la palabra de Dios son erróneas?

Siguiente: Pregunta 1: Hemos creído muchos años en el Señor. Aunque podemos predicar y trabajar para el Señor y sufrir mucho, siempre seguimos siendo capaces de mentir, engañar y defraudar. Todos los días hablamos en defensa propia. (suspira) Con mucha frecuencia somos arrogantes, santurrones, ostentosos y condescendientes con los demás. Vivimos pecando y arrepintiéndonos, incapaces de escapar a las ataduras de la carne, no digamos ya de experimentar y practicar la palabra del Señor. (suspira) No hemos vivido ninguna realidad de la palabra del Señor. En nuestro caso, ¿acaso podemos ser llevados al reino de los cielos? Algunos dicen que aunque pequemos y nos ate la carne, el Señor nos ve libres de pecado. Siguen la palabra de Pablo: “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final; pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15:52). y piensan que el Señor nos transformará inmediatamente cuando venga y que nos llevará al reino de los cielos. Creen que quienes reciben la salvación por la fe pero siguen pecando constantemente no son aptos para entrar en el reino de los cielos. Esto se basa principalmente en la palabra del Señor Jesús: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). “[…] seréis, pues, santos porque yo soy santo” (Levítico 11:45). Estos son dos puntos de vista contrapuestos que nadie tiene claros, por favor, habladnos.

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

1. De si realmente “ser arrebatado” significa ser ascendido al aire o al cielo y si el reino celestial está en la tierra o en el cielo

Cuando la humanidad haya sido restaurada a su semejanza original, cuando la humanidad pueda cumplir sus deberes respectivos, guardar su sitio y obedecer todos los planes de Dios, Dios habrá ganado un grupo de personas sobre la tierra que lo adoran y también habrá establecido un reino sobre la tierra que lo adora. Tendrá una victoria eterna sobre la tierra y aquellos quienes se le oponen perecerán por toda la eternidad.

3. Cómo Dios pone fin a la era oscura del campo de acción de Satanás en los últimos días

El hombre reconoce que el Dios al que buscó en tiempos pasados es ambiguo y sobrenatural. Lo que puede lograr este efecto no es la guía directa del Espíritu, mucho menos las enseñanzas de un cierto individuo, sino el Dios encarnado. Las concepciones del hombre se ponen al descubierto cuando el Dios encarnado hace de manera oficial Su obra, porque la normalidad y la realidad del Dios encarnado es la antítesis del Dios ambiguo y sobrenatural que hay en la imaginación del hombre.

Prefacio

Aunque muchas personas creen en Dios, pocas entienden qué significa la fe en Él y qué deben hacer para conformarse a Su voluntad. Esto se...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp