277 Quienes provocan el carácter de Dios deben ser castigados

Dios no participa en las políticas del hombre,

pero controla el destino de un país o nación.

Él controla este mundo y todo el universo.

El destino del hombre y el plan de Dios están íntimamente relacionados,

y ningún hombre, país o nación está exento de la soberanía de Dios.

Si el hombre desea conocer su destino, debe venir ante Dios.

Él hará que los que le siguen

y adoran prosperen

y traerá decadencia y extinción a los que se le resisten y lo rechazan.


Recuerda la escena bíblica

en la que Dios lanzó la destrucción sobre Sodoma

y piensa cómo la esposa de Lot acabó siendo una estatua de sal.

Piensa cómo se arrepintió de sus pecados

el pueblo de Nínive en cilicio y cenizas

y recuerda lo que siguió

después de que los judíos clavasen a Jesús en la cruz hace 2000 años.

Los judíos fueron expulsados de Israel

y huyeron a países alrededor del mundo.

Muchos fueron asesinados

y todo el pueblo judío se vio sometido al dolor sin precedentes

de la aniquilación de su nación.


Habían crucificado a Dios

—cometieron un pecado atroz—

e irritaron Su carácter.

Se les hizo pagar por lo que hicieron

y se les hizo cargar con todas las consecuencias de sus actos.

Condenaron a Dios, lo rechazaron

y, por tanto, solo tenían un destino:

ser castigados por Dios.

Esta fue la amarga consecuencia y el desastre

en el que sus gobernantes sumergieron al país y a la nación.


de La Palabra, Vol. I. La aparición y obra de Dios. Apéndice II: Dios preside el destino de toda la humanidad

Anterior: 276 Prestad atención al destino de la humanidad

Siguiente: 278 No hay poder que pueda impedir lo que Dios desea cumplir

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Conéctate con nosotros en Messenger