20. Rompí con las mentiras para volverme hacia Dios

Por Kemu, Corea del Sur

A principios de 2017, mi esposa y mi hija se vinieron a Corea del Sur para estar conmigo. Pese a estar encantado, mi mujer no se acostumbró realmente al ambiente de aquí porque el modo de vida y el idioma eran distintos. En concreto, dejó atrás a sus ancianos padres y un trabajo que amaba para venir sin amigos a un lugar extraño. Todo era desconocido para ella. Siempre estaba deprimida y no hablaba mucho. La veía sufrir, pero no sabía cómo consolarla. En marzo, un día me dijo que había comenzado a creer en Dios y a asistir a reuniones. Me pareció genial. También mi abuela había sido creyente. No tenía ninguna objeción. Tiempo después noté que siempre estaba de buen humor y que su actitud, en conjunto, era totalmente distinta a la de antes. Me alegré mucho. A la larga sentí curiosidad por su iglesia y me preguntaba cómo podía provocar una transformación tan grande en alguien.

Un día le pregunté a qué iglesia iba. Me dijo que a la Iglesia de Dios Todopoderoso. Eso me recordó inmediatamente el suceso en Zhaoyuan, Shandong, de 2014 y me indigné enormemente. Le dije con gran severidad: “No puedes seguir teniendo relación con esos creyentes. ¡Te reviento el teléfono si veo que te has comunicado con ellos otra vez!”. Con cara de desconcierto, me preguntó que por qué me interponía en su camino. Le contesté airadamente: “¿Que por qué? Por tu bien y el de la familia. ¿No sabes que el PCCh reprime y combate rigurosamente a la Iglesia de Dios Todopoderoso? ¿No conoces el caso del 28 de mayo de 2014 en Zhaoyuan? En internet dicen que Zhang Lidong, la principal culpable del caso, era miembro de esta Iglesia. Si te juntas con esa gente, ¿no te estás metiendo en la boca del lobo?”. Me respondió con firmeza: “Zhang Lidong y esos otros no eran de la Iglesia de Dios Todopoderoso; no puedes creerte lo que dicen en internet. Llevo más de dos meses en contacto con unos hermanos y hermanas de la Iglesia y todos son formales, amables y sinceros con los demás. Se ayudan entre sí siempre que alguien tiene dificultades. Para nada es como se dice en internet”. Sin embargo, al oírle decir todo aquello, repliqué: “Míralo tú misma en internet y sabrás si estoy en lo cierto o no”.

Mi esposa me condujo entonces a una silla y me dijo: “Eres de esas personas que reflexionan sobre las cosas. Tienes que plantearte esto racionalmente y hablar de acuerdo con los hechos; ¡no puedes escuchar solo un lado de la historia!”. “¿No recuerdas las protestas de la plaza de Tiananmén en 1989? Los estudiantes protestaban patrióticamente contra la corrupción y luchaban por las libertades democráticas, pero el PCCh envió a unos desconocidos para que se hicieran pasar por estudiantes y se pusieran a destrozar cosas, a saquear, incendiar y volcar vehículos militares. Generaron mucho caos y luego el PCCh acusó en falso de esos delitos a los estudiantes. Posteriormente, el PCCh se valió de medios como la CCTV y la radio para inundarlos de noticias en las que difamaba a aquellos estudiantes como agitadores contrarrevolucionarios, y después machacó vivos a miles de estudiantes con sus tanques”. Añadió entonces: “Todo aquel que conozca la historia del PCCh sabe que es una dictadura históricamente contraria a la justicia. Cada vez que alguien tiene unas ideas o perspectivas políticas distintas, el PCCh siempre fulmina y condena a estos grupos o personas hasta el punto de acabar con ellos o exterminarlos. Cada vez que el PCCh reprime violentamente una fe religiosa, un movimiento pro derechos democráticos o protestas de minorías étnicas, empieza por inventar casos falsos y generar un enorme clamor popular, que agita al pueblo, y luego emplea la represión violenta. Es así”. “El caso del 28 de mayo en Zhaoyuan solo fue una incriminación del PCCh contra la Iglesia de Dios Todopoderoso; fraguó minuciosamente un caso falso más”. No obstante, yo no la escuchaba. Le dije airadamente: “Me da igual. No puedes seguir creyendo en Dios Todopoderoso. He de pensar en la seguridad de la familia y quiero protegeros a ti y a nuestra hija de todo peligro. No me preocupa otra cosa. Te lo digo por última vez: No puedes tener más relación con ellos. Quédate en casa y sé una buena esposa y madre; de no hacerlo, no me culpes por mantenerte encerrada”. Luego di un portazo y me largué de la casa.

Me sentía realmente fatal mientras iba por la calle. En más de 10 años de matrimonio, jamás me había enfadado así con ella. Desde que nos conocimos, nos enamoramos, la llevé al altar y nos casamos, habíamos pasado por muchas cosas: la oposición de nuestros padres, las diferencias culturales, la diferencia de edad y una relación a distancia. Habíamos superado todos los momentos duros y ella había sufrido de sobra por nuestra familia a lo largo de los años. Me dolía mucho aquel panorama, pero había perdido los estribos con ella solo porque creía en Dios. Sabía que no debía haberlo hecho, pero supuse que había sido por el bien de la familia. ¿Por qué no me entendía? Miré el teléfono y vi una foto alegre de los tres, con la dulce sonrisa de nuestra hija. Me dije a mí mismo: “Soy el cabeza de familia y he de protegerlas. Nadie puede hacerles daño”.

Los siguientes días temía herir los sentimientos de mi esposa hacia mí, por lo que le dije que no me hablara de nada relacionado con Dios. Aunque a simple vista parecía que nos tratábamos con normalidad, ya se estaba abriendo un abismo entre nosotros.

Un día, según entraba por la puerta después del trabajo, oí una música animada procedente de la habitación y las alegres carcajadas de mi mujer y mi hija. Con curiosidad, pensé: “Hace muchísimo tiempo que no oigo un sonido tan jubiloso en casa. ¿Qué clase de canción podría estar alegrándoles tanto ahora?”. Abrí la puerta muy despacio y vi en la pantalla del ordenador un vídeo de bailes y cánticos de la Iglesia de Dios Todopoderoso, El verdadero amor de Dios. Seis chicas jóvenes bailaban y cantaban jubilosamente, con gran sentimiento, y, sobre todo, sus amplias sonrisas de inmenso júbilo me atrajeron inmediatamente. Lleno de curiosidad, pensé: “¿Qué clase de iglesia es esta y qué clase de personas son estas? ¿Por qué este cántico con este baile es tan pegadizo y tan tranquilizador? Si realmente fueran malas personas, ¿cómo podrían tener unas sonrisas tan amables y sinceras?”. Mi hija me vio entrar y le pidió a mi esposa que me pusiera otro vídeo de cánticos y bailes, titulado Dios ha traído Su gloria al Este. No quise interrumpirla; por entonces era difícil encontrar un ambiente así de alegre en casa. Abrazado a mi hija, me senté junto a mi mujer y me puse a mirar. Me atraía mucho el vídeo, con un estilo similar al claqué y los bailarines moviéndose elegantemente como águilas al vuelo. Era majestuoso y de un gran atractivo.

Al verme tan implicado, mi esposa me dijo: “Todos los han hecho hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso. Ninguno de ellos es profesional”. Sorprendido, me pregunté: “¿Cómo es posible? ¿Cómo puede bailar tan sumamente bien gente no formada a nivel profesional? Y estos vídeos dan una sensación muy positiva. Son edificantes, conmovedores y estimulantes. ¿Cómo podrían tener unas malas personas una energía tan positiva? ¿Por qué esto es totalmente distinto a lo que he visto en internet? ¿De qué va esto realmente?”. Sonriendo, mi mujer me dijo: “¡Es asombroso! Sin la obra y guía de Dios, ¿bailarían así unas personas no profesionales? Te sorprenderías todavía más si vieras las películas que han hecho. La Iglesia de Dios Todopoderoso tiene la obra del Espíritu Santo, la bendice Dios. Por eso están tan bien hechos sus bailes y películas y las verdades que comparten en sus películas benefician mucho a la gente”. “Toda la propaganda negativa en internet son mentiras del PCCh sobre la Iglesia. No tienen nada de cierto. El PCCh difama a la Iglesia de Dios Todopoderoso para engañar al pueblo para que la rechace y la considere enemiga. Luego no se atreverán a estudiar la obra de Dios y perderán Su salvación”.

Sus palabras me produjeron mucha curiosidad. Me preguntaba qué clase de iglesia era esta y si era cierto o no lo que se decía en internet. No sabía si debía dejar que continuara practicando su fe. Dentro de mí se volvió a desatar esa misma batalla. Tras un asalto de esta lucha interior, decidí ir a comprobarlo yo mismo. Podría hacer de guardián. Si veía que la gente de la Iglesia se comportaba inadecuadamente o hacía algo inapropiado, sacaría a mi mujer de allí inmediatamente y no le permitiría volver jamás. Si no era como se decía en internet, dejaría de interponerme en su camino. Ese fin de semana le dije a mi esposa que quería ir a echar un vistazo a la Iglesia de Dios Todopoderoso; estaba tan sorprendida como complacida.

Una vez allí, los hermanos y hermanas nos recibieron cordialmente y me parecieron amables y sinceros por cómo se relacionaban. Mi nerviosismo y cautela se fueron relajando. Una hermana puso después un musical titulado La historia de Xiaozhen Lo vi con interés. Los altibajos por los que pasó Xiaozhen me conmovieron profundamente y me recordaron mi propia vida. De pequeño vagué de un lugar a otro a causa de cosas que le sucedieron a nuestra familia, con lo que sufrí toda clase de acoso, humillación y desidia para salir adelante. Ahora trabajaba mucho para ganarme la vida y había pasado por todo tipo de cosas, muchos altibajos a lo largo de los años, y estaba cansado y triste, pero me hacía el fuerte delante de mi esposa y mis amigos. ¿Quién podía conocer realmente mi dolor interior? Al final del musical cantaban esta canción: “El Todopoderoso tiene misericordia de estas personas que han sufrido profundamente. Al mismo tiempo, está harto de estas personas que carecen de conciencia, porque tuvo que esperar demasiado para obtener una respuesta por parte de los humanos. Él desea buscar, buscar tu corazón y tu espíritu, traerte alimento y agua para despertarte, de modo que ya no tengas sed ni hambre. Cuando estés cansado y cuando comiences a sentir algo de la lúgubre desolación de este mundo, no estés perdido, no llores. Dios Todopoderoso, el Vigilante, acogerá tu llegada en cualquier momento” (“Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”). Cada nota que cantaban era como si una madre tendiera su mano al hijo al que no ve hace mucho. Lo que sentí fue la llamada del amor; estaba sumamente conmovido. Una vez que terminó, dije muy sinceramente: “¡Qué maravilla de musical!”. Mi mujer me miró y me dijo con gran emoción: “¡La historia de Xiaozhen te ha conmovido porque Dios te ha conmovido!”. “Sé que te impactó el caso del 28 de mayo en Zhaoyuan y que has tenido muchos malentendidos sobre la Iglesia de Dios Todopoderoso. También sé que te preocupa nuestra seguridad, así que hoy podemos comprobar qué pasó realmente en ese caso”.

Los hermanos y hermanas me pusieron un vídeo, La verdad del caso del 28 de mayo en Zhaoyuan, al descubierto. Revelaba varios aspectos importantes y sospechosos del caso y los analizaba a todos los niveles. Desenmascaraba las mentiras del PCCh y revelaba los hechos. Vi que las acusadas, Zhang Lidong y Zhang Fan, dijeron claramente ante el tribunal: “Nunca tuve ningún contacto con la Iglesia de Dios Todopoderoso. El Estado reprime al Dios Todopoderoso de Zhao Weishan, no al Dios Todopoderoso en que creemos nosotras”. Negaron de palabra su pertenencia a la Iglesia de Dios Todopoderoso y se declararon completamente ajenas a la Iglesia. Sin embargo, el PCCh ignoró los testimonios de las imputadas y contradijo los hechos tergiversando la verdad e insistiendo en que el crimen lo cometió gente de la Iglesia de Dios Todopoderoso. ¿No era una mentira descarada para difamar abiertamente a la Iglesia de Dios Todopoderoso?

Una hermana me habló entonces de lo siguiente: “El PCCh ha tenido mala fama por su carácter engañoso a lo largo de los años y tiene una pésima reputación en China y en el extranjero. En todo el mundo, cada vez más gente ve claras sus intenciones y ya casi nadie cree en él”. “Todos sabemos que el Partido Comunista gobierna China de manera dictatorial. No hay independencia judicial ni libertad de prensa. El Gobierno del PCCh controla totalmente los medios y tribunales chinos, meros voceros e instrumentos de su autoritarismo. Esto se sabe de sobra. Tres días después del suceso de Zhaoyuan, sin vista oral ni juicio, el PCCh utilizó la televisión y los medios para dictar una condena pública. A mediados de junio puso en marcha su “Batalla de los Cien Días”, en la que movilizó públicamente a la Policía Armada para oprimir y atacar a la Iglesia de Dios Todopoderoso. Llevaron a cabo búsquedas exhaustivas a nivel nacional dirigidas a la Iglesia y a la detención de cristianos. Está claro que el caso del 28 de mayo en Zhaoyuan, Shandong, fue un caso falso inventado por el PCCh para oprimir la fe religiosa y erradicar la Iglesia de Dios Todopoderoso”.

Al oír esto, pensé: “¡Qué odioso es el PCCh! Tergiversa la verdad, distorsiona la realidad e incrimina a la Iglesia de Dios Todopoderoso para que el pueblo, que no sabe la verdad, se trague sus mentiras y malinterprete a la Iglesia. Yo también me he tragado las mentiras del PCCh. Sin embargo, aún no entiendo por qué el PCCh persiguió tan frenéticamente a la Iglesia e hizo semejante esfuerzo para incriminar a la Iglesia de Dios Todopoderoso en ese caso de asesinato y detener a sus miembros. ¿De qué va esto realmente?”. Al pensarlo, compartí mi confusión

y una hermana me respondió: “El PCCh oprime así de frenéticamente a la Iglesia de Dios Todopoderoso y se inventó un falso caso de asesinato para incriminarla porque es un partido ateo. Su fundador, Karl Marx, practicaba el satanismo y el PCCh quiere erradicar todo credo religioso para que el pueblo crea en él, se someta a él y lo considere su salvador. Marx era un auténtico demonio opositor a Dios”. “Desde que llegó al poder el PCCh, ha negado, condenado y blasfemado públicamente contra Dios y denomina secta al cristianismo. Confisca y destruye biblias, que califica de publicaciones sectarias, y denomina sectas a los grupos religiosos para poder oprimirlos. Ahora, en los últimos días, Dios Todopoderoso ha aparecido y obra en China, donde ha expresado muchas verdades en ‘La Palabra manifestada en carne’. Este libro ha sacudido todas las religiones y denominaciones. Muchos auténticos creyentes que aman la verdad han leído las palabras de Dios Todopoderoso y han comprobado que son la verdad y la voz de Dios y que Dios Todopoderoso es el regreso del Señor Jesús. Uno tras otro, han aceptado a Dios Todopoderoso y se han presentado ante el trono de Dios”. En poco más de 20 años, millones de personas de la China continental han aceptado la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. El que cada vez más gente reciba la fe en Dios Todopoderoso, mientras ya nadie cree en el PCCh ni lo sigue, ha enfurecido al partido, que condena cruelmente la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días y se inventa mentiras para incriminar a la Iglesia de Dios Todopoderoso. Ha emitido multitud de documentos secretos y movilizado masivamente a la Policía Armada. Se empeña en detener y oprimir en toda China a los cristianos de la Iglesia, en un vano intento por parar el evangelio de Dios de los últimos días. Está tratando de erradicar la obra de Dios y la Iglesia de Dios Todopoderoso. Esto revela claramente la naturaleza satánica y demoníaca del PCCh, de odio a la verdad y a Dios. “Como dicen las palabras de Dios Todopoderoso, ‘De arriba abajo, y de principio a fin, Satanás ha estado perturbando la obra de Dios y actuando en oposición a Él. […] Desea borrar de un plumazo todo lo que tiene que ver con Dios, y mancillarlo y asesinarlo de nuevo. Está decidido a derribar e interrumpir Su obra. ¿Cómo puede permitir que Dios tenga el mismo estatus? ¿Cómo puede tolerar que Dios ‘interfiera’ con su obra entre los hombres en la tierra? ¿Cómo puede dejar que Dios desenmascare su odioso rostro? ¿Cómo puede permitir que Dios haga caer su obra en el desorden? ¿Cómo puede este diablo, apoplético de ira, permitir que Dios tenga control sobre su corte imperial en la tierra? ¿Cómo puede inclinarse voluntariamente ante Su poder superior? Su odioso rostro se ha revelado tal como es, de manera que uno no sabe si reír o llorar, y resulta verdaderamente difícil hablar de ello. ¿Acaso no es esta su sustancia?’” (‘La obra y la entrada (7)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

La hermana me puso luego una película, Las mentiras del comunismo En ella había un pasaje de las palabras de Dios que realmente me conmovió. Dios Todopoderoso dice: “Confiamos en que ningún país ni ningún poder pueda interponerse en el camino de lo que Dios quiere lograr. Aquellos que obstruyen Su obra, se resisten a Su palabra e interrumpen y perjudican Su plan terminarán castigados por Él. El que resista la obra de Dios será enviado al infierno; cualquier país que lo haga será destruido; cualquier nación que se levante para oponerse a la obra de Dios será barrida de esta tierra y dejará de existir” (‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”). Con estas palabras de Dios pude sentir Su autoridad y majestad. Es imposible que un ser humano sea capaz de impedir la obra de Dios. Aunque el PCCh haga todo lo posible por desacreditar y condenar a la Iglesia de Dios Todopoderoso al detener y perseguir frenéticamente a los cristianos de la Iglesia, ellos continúan siguiendo a Dios y difundiendo Su evangelio de todos modos. Cada vez hacen más películas evangélicas, actuaciones corales y vídeos de bailes, y no deja de aumentar el número de creyentes en Dios Todopoderoso. Nada proveniente de un ser humano podría crecer jamás con tanta rapidez bajo una persecución así de intensa. Sabía que, indudablemente, esto provenía de Dios, era el camino verdadero y valía la pena estudiarlo. Al comprender todo esto se resolvieron mis dudas y malentendidos sobre la Iglesia de Dios Todopoderoso y sentí que me había quitado un gran peso de dentro.

Me volví hacia mi esposa y le dije: “Haces bien en creer en Dios Todopoderoso. Estaba desorientado, me faltaba discernimiento, creía a pies juntillas las mentiras del PCCh y me interpuse en tu camino. Estaba muy equivocado”. Se le llenaron los ojos de lágrimas y me dijo con emoción: “Gracias a Dios, has podido descubrir las mentiras del PCCh y salir de la bruma de la confusión. ¡Dios te ha guiado y conducido!”.

Posteriormente, de vez en cuando veía con mi mujer vídeos de la Iglesia de Dios Todopoderoso y la escuchaba hablar de su fe. Más adelante, enfermé de gravedad y los hermanos y hermanas de la Iglesia venían mucho a vernos y ayudarnos. En una sociedad tan fría e indiferente, la sincera servicialidad de los hermanos y hermanas me hizo sentir de verdad que éramos una familia feliz. Tras conocerlos durante un tiempo, comprobé que todos eran personas entrañablemente amables que se basaban en las palabras de Dios en sus relaciones, eran sinceras, rectas y decorosas de palabra y obra. Eran totalmente distintas a las personas con quienes trabajaba; casi no queda gente así en el mundo. Sentía que las palabras de Dios Todopoderoso pueden transformar realmente a la gente y guiarnos hacia la senda correcta. Además, esta Iglesia está tan llena de amor que la gente se siente muy acogida en ella. Acepté gozosamente la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. Recuerdo cuando me cegaban las mentiras del PCCh y obstaculicé la fe de mi esposa, pero Dios no renunció a salvarme. Gracias a las palabras de Dios que compartieron conmigo los hermanos y hermanas, Dios permitió que descubriera las mentiras del PCCh y viera nítidamente su siniestra verdad. Me guió ante Él. ¡Doy gracias a Dios por salvarme!

Anterior: 19. Una “paloma mensajera” trae noticias críticas

Siguiente: 21. Cómo liberarse de la trampa de los rumores

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

34. Qué bien sienta quitarse el disfraz

Consideraba las doctrinas que sostenía como mi propio capital, pero no ponía atención en entenderme a mí misma, en buscar la entrada, en ganar la verdad. Y así, ¿cómo podía tener algún cambio en mi carácter de vida? La obra práctica y las palabras de Dios nos proveen de toda la verdad que necesitamos y Él desea que entendamos esa verdad y que, por medio de cumplir nuestro deber, traigamos la luz y el esclarecimiento que obtengamos en nuestras experiencias diarias y entrada, y proveer eso a nuestros hermanos y hermanas.

42. El alivio de no tener envidia

Estoy dispuesta a actuar de acuerdo a la palabra de Dios, estoy dispuesta a trabajar armoniosamente con la hermana por el trabajo de la iglesia y por mi propio crecimiento en la vida, y no volveré a pensar más en mis propios intereses.

7. El despertar de una esclava del dinero

El hombre mismo debe tener un corazón anhelante, buscador para poder trabajar con Dios de una manera positiva y activa. Sólo entonces el Espíritu Santo puede obrar en el hombre y esclarecer e iluminar el entendimiento que el hombre tiene de la voluntad de Dios, haciéndole entender la verdad en Sus palabras.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro