47. Perdido y encontrado nuevamente

Por Xieli, Estados Unidos

Vine a Estados Unidos a trabajar muy duro en busca de una vida feliz con un nivel de vida alto. Aunque en los primeros años sufrí mucho, con el tiempo pude comenzar mi propia compañía, tener mi propio auto, mi propia casa, etcétera. Finalmente estaba viviendo la vida “feliz” que había soñado. En este periodo, hice varios amigos; en nuestro tiempo libre salíamos a comer, a beber y a divertirnos. Nos llevábamos muy bien y pensé que había encontrado a un buen grupo de personas, pero luego me di cuenta de que solo eran amigos de juerga que no tenían nada substancial que decir y cuando yo estaba preocupado o deprimido no podía compartir mis problemas con ninguno de ellos. Y, no solo eso, sino que planearon estafarme: uno de ellos me mintió acerca de que su madre, que se encontraba en China, estaba sumamente enferma y, cuando le presté algo de dinero, desapareció sin dejar rastro. Otro, que era de mi ciudad natal, dijo un montón de mentiras acerca de que necesitaba financiamiento para un proyecto y me sacó dinero con engaños. E, incluso, la persona más querida y cercana para mí, mi novia, me traicionó y me sacó una suma grande de dinero que me había costado sangre, sudor y lágrimas reunir. La crueldad de estas personas y la indiferencia de la sociedad me dejaron deprimido y desanimado. Durante un tiempo, perdí la confianza para seguir viviendo; había un vacío en mi corazón y me sentía apesadumbrado e impotente. Después de eso, recurrí a menudo a la comida, la bebida y la diversión para llenar el vacío que había en mi interior, pero yo sabía que estos placeres físicos temporales no podían resolver, en absoluto, mi sufrimiento espiritual.

En el otoño de 2015, por azares del destino, conocí a la mujer que actualmente es mi esposa. En aquella época, ella ya había aceptado la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. Cuando compartió conmigo el evangelio del reino, tener fe me parecía muy bien, pero como yo tenía mucho trabajo, le dije: “No tengo tiempo para la fe en Dios, pero si tú quieres creer, adelante. Para mí es suficiente saber en mi corazón que Dios existe”. Un día, seis meses después, mi esposa me hizo ver con ella uno de los videos de la Iglesia de Dios Todopoderoso: Los días de Noé han llegado. Lo que vi en el video verdaderamente me sorprendió: cuando se enfrentaba a desastres, la humanidad era pequeña y frágil, incapaz de soportar el golpe más leve. De repente, sentí que no importa cuánto dinero tenga una persona, de cuánto lujo disfrute o cuán alto sea su nivel de vida, todo ello carece de significado. Frente al desastre, cuando la muerte viene a nosotros, todas estas cosas son inútiles y no tienen valor. Como dicen las palabras de Dios Todopoderoso: “Sin embargo, debo decirte que en la época de Noé, los hombres habían estado comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento hasta un punto que a Dios le resultó insoportable de presenciar, por lo que envió un gran diluvio para destruir a la humanidad y sólo dejó a la familia de ocho miembros de Noé y toda especie de aves y bestias. En los últimos días, sin embargo, aquellos a los que Dios ha guardado son todos los que le han sido leales hasta el final” (‘¿Sabías que Dios ha hecho algo grande entre los hombres?’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Después, mira la era presente: hombres tan justos como Noé, que podían adorar a Dios y apartarse del mal, han dejado de existir. Aun así Dios sigue siendo misericordioso con esta humanidad, y la absuelve durante esta era final. Dios busca a aquellos que anhelan que Él aparezca. Busca a aquellos que son capaces de oír Sus palabras, los que no han olvidado Su comisión y le ofrecen su corazón y su cuerpo. Él busca a aquellos que son tan obedientes como bebés delante de Él, y no se resisten a Él” (‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”). En estas palabras pude sentir la urgencia de la intención de Dios de salvar a la humanidad. Pensé en cómo en esta época nadie parece amar las cosas positivas o anhelar el regreso de Dios. El corazón de las personas está lleno de egoísmo, arrogancia y engaño. Para obtener fama y fortuna, conspiran e intrigan unos contra otros, se engañen entre sí e, incluso, recurren a asesinarse. Las personas son esclavas de sus deseos sensuales y constantemente violan la moral y la virtud y no hacen caso a su conciencia. La gente ha perdido toda humanidad… El grado de corrupción del ser humano en los últimos días realmente es mucho mayor al de la era de Noé. Sin embargo, Dios no ha destruido por completo a la humanidad debido a esta maldad y corrupción, sino que está lanzando diversos tipos de desastres para advertir a la humanidad y darnos la oportunidad de regresar a Él. Cuando reflexioné sobre las palabras de Dios, mi corazón quedó profundamente conmovido por Su amor. También pensé en cómo el mundo se estaba volviendo más malvado y corrupto día a día, que los desastres eran cada vez más grandes y cómo, cuando Dios descargue Su ira sobre la humanidad malvada y la destruya, ni todo el dinero ni todo el estatus que yo había estado buscando podrán salvarme. Solo si una persona va ante Dios y busca la verdad puede obtener protección. Cuando reflexioné sobre todo esto fue como despertar de un sueño: mi intuición me dijo que debía ir ante Dios y aceptar Su salvación, pues esta es la única forma de ser salvo. Si yo perdiera la oportunidad de alcanzar la salvación en aras de los disfrutes temporales de la carne, ¡me arrepentiría de ello toda la vida! En consecuencia, en mayo de 2016 comencé a creer en Dios y a participar en las reuniones de la Iglesia.

Poco después de obtener mi fe, mientras navegaba por internet me topé con propaganda negativa que condenaba y calumniaba a la Iglesia de Dios Todopoderoso. Cuando la leí quedé momentáneamente estupefacto. ¿Qué era esto de “hacer que las personas donen dinero y no respetar los límites entre hombres y mujeres”? Lo que leí parecía razonable y me dificultó distinguir lo correcto de lo incorrecto, los hechos de la ficción. Me sentí a la deriva debido a la confusión y el fuego ardiente de mi fe en Dios se apagó instantáneamente debido a las cosas negativas que estaba leyendo. Y, justo en ese momento, escuché que mi suegra y mi esposa hablaban por teléfono sobre donar dinero a la Iglesia, lo cual hizo que me sintiera aún más inclinado a creer lo que había leído en internet. Después de eso, impedí que mi suegra donara dinero y también insté a mi esposa a que abandonara su fe para que no nos tomaran el pelo. Sin embargo, ella no me hizo caso y me dijo firmemente: “La realidad de la situación no tiene nada que ver con lo que leíste en internet. ¡Lo que hay en internet son rumores, falsos testimonios! […]” Entonces tomó un libro de las palabras de Dios para compartirlo conmigo, pero yo ya estaba cegado por los rumores y no acepté nada de lo que ella decía. Poco después, unos hermanos y hermanas vinieron a nuestra casa, pero tampoco les presté atención. A lo largo de esos días viví completamente en la oscuridad, siempre preocupado por que mi esposa y mi suegra fueran engañadas. Constantemente estaba con el alma en vilo: no podía pasar la comida, no podía dormir bien por las noches y estaba sicológicamente atormentado. Cuando vio cómo sufría, mi esposa trató de hablar nuevamente conmigo. Abrió un libro de las palabras de Dios Todopoderoso y eligió este pasaje para mostrármelo: “Lo que quiero no son conceptos o pensamientos humanos; menos aún quiero tu dinero o tus posesiones. Lo que quiero es tu corazón, ¿entiendes? Esta es Mi voluntad, y aún más, es lo que quiero obtener” (‘Capítulo 61’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”). Luego me leyó algunos de los principios para gestionar la vida de la Iglesia: “La iglesia no permite que nadie pida ofrendas a los demás por medio de la predicación ni por ningún otro motivo” (‘Principios para fundar una iglesia y gestionar la vida de iglesia’ en “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”). Compartió esto conmigo en una enseñanza: “En la Iglesia de Dios Todopoderoso existen estándares y principios estrictos que se requieren para cada aspecto de la vida de la Iglesia. En cuanto a la donación de dinero, las palabras de Dios Todopoderoso establecen muy claramente que Dios no quiere el dinero o los objetos materiales de la humanidad. Los principios de la obra de la Iglesia también estipulan claramente que esta no permite, por ningún motivo, que nadie predique sobre donar dinero ni alienta a las personas a hacerlo. Desde que sigo a Dios Todopoderoso, la Iglesia no me ha pedido que done un solo centavo. La Iglesia no solo no llama a las personas a donar dinero, sino que, incluso, da a todos los hermanos y hermanas que son verdaderos creyentes todo tipo de libros, discos compactos y otras cosas sin costo alguno. Ahora, mi madre quiere contribuir con algo para ayudar a algunos de los hermanos y hermanas que pasan por dificultades. Lo hace por su propio libre albedrío; nadie la fuerza a hacerlo. De cualquier manera, ayudar a las personas necesitadas es una buena acción, así que no hay razón para hacer reproches, ¿cierto?”

Después de leer las palabras de Dios Todopoderoso y de escuchar lo que comunicó mi esposa, algo que una de las hermanas ya había compartido conmigo en una enseñanza, se me ocurrió de repente: la Iglesia de Dios Todopoderoso no acepta donativos de dinero por parte de los nuevos miembros y cualquiera que desee donar dinero primero tiene que pasar por varias rondas de oración hasta que esté seguro de que está completamente dispuesto a hacerlo y que jamás se arrepentirá de ello. Si no está más que dispuesto, la Iglesia definitivamente no lo aceptará. Cuando recordé esto, algunas de las preocupaciones e inquietudes que yo tenía disminuyeron un poco, pero el nudo que había en mi corazón no se había deshecho por completo. Mi esposa vio mi ceño fruncido, y, como sabía lo que estaba pensando, dijo: “No creas esos rumores. Para perturbar y sabotear la obra de Dios de salvar a las personas y para impedirnos ir ante Dios y aceptar Su salvación, Satanás dirá todo tipo de basura y dará todo tipo de falsos testimonios. Dios es santo y detesta la maldad de la humanidad. En lo que se refiere a aquellos que tienen una mala reputación y no saben cómo comportarse apropiadamente cuando están con miembros del sexo opuesto, la Iglesia de Dios Todopoderoso no los acepta. Esto es algo acerca de lo cual Dios Todopoderoso ha hablado de una manera muy explícita”. Luego, mi esposa abrió las palabras de Dios y leyó: “Muchas personas se arrodillarán por misericordia y perdón porque los siete truenos repican. Pero esta ya no será la Era de la Gracia: será el tiempo para la ira. En cuanto a las personas que hacen el mal (aquellas que fornican o tratan con dinero sucio, o tienen límites poco claros entre hombres y mujeres, o que interrumpen o dañan Mi gestión, o cuyos espíritus están bloqueados o que están poseídas por los espíritus malos, etcétera, todos menos Mis elegidos), ninguna de ellas será absuelta ni perdonada, ¡sino que todas serán arrojadas al Hades y perecerán para siempre!” (‘Capítulo 94’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”). Las declaraciones de Dios Todopoderoso son majestuosas e iracundas con el propósito de producir miedo y reverencia en el corazón de la gente; esto me hizo ser consciente del carácter justo de Dios que no tolerará las ofensas de la humanidad. A Dios le disgustan enormemente las personas promiscuas y esas personas con el tiempo sufrirán el castigo justo de Dios. Algunas de mis preocupaciones disminuyeron. Luego, mi esposa compartió conmigo lo siguiente: “Cuando Dios llevaba a cabo Su obra en la Era de la Ley, cualquier persona que se comportara de manera promiscua era apedreada hasta causarle la muerte. Esto revela plenamente el carácter justo, majestuoso e iracundo de Dios. En la Era del Reino, las reglas de Dios dentro de Su administración son todavía más estrictas en lo referente a que los hombres y las mujeres se asocien entre sí. Como dice en las palabras de Dios: ‘El hombre tiene un carácter corrupto y, además, posee emociones. Por tanto, está absolutamente prohibido que dos miembros del sexo opuesto trabajen juntos ellos solos en el servicio a Dios. Cualquiera que sea descubierto haciendo eso será expulsado, sin excepción’ (‘Los diez decretos administrativos que el pueblo escogido de Dios debe obedecer en la Era del Reino’ en “La Palabra manifestada en carne”)”.

Cuando mi esposa leyó esto en voz alta, recordé un incidente que ocurrió en la primavera de 2016. En aquel momento, yo todavía no había estudiado apropiadamente la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días. Llevaba a mi esposa y a una de las hermanas de la iglesia a otro estado. En el camino, nos detuvimos para que mi esposa pudiera ocuparse de un asunto y cuando salió del auto esa hermana también salió. Afuera hacía frío y había mucho viento, y la hermana se quedó junto al auto dando pisotones en el suelo para mantener los pies calientes. Le dije que se metiera al auto, pero dijo: “Está bien. Me quedaré afuera un rato”. Pasó mucho tiempo antes de que mi esposa regresara y fue entonces que la hermana volvió al auto. Cuando vio que visiblemente temblaba de frío, mi esposa le preguntó: “Hace mucho frío afuera. ¿Por qué no te quedaste dentro del auto?” Respondió: “En nuestra iglesia hay una regla administrativa que dice que un hombre y una mujer no pueden estar a solas o tener contacto físico. Es uno de los requisitos que Dios tiene para Su pueblo elegido y tenemos que cumplirlo estrictamente”. Al oír esto, sentí que los miembros de la Iglesia de Dios Todopoderoso en verdad son diferentes a la gente del mundo; aun en cosas tan triviales como esas se mantienen bajo control. Con esto en mente, no pude más que darme un golpe en la frente con la palma de la mano como una forma de autorrechazo por no investigar apropiadamente los hechos y, en cambio, creer ciegamente esos rumores que circulan en internet. Cuando pensé en todas las veces en las que había interactuado con los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso y había visto cuán claramente delineados estaban los límites entre hombres y mujeres, cuán apropiados y decentes eran en sus palabras y acciones, cómo se basaban en principios cuando se relacionaban con las personas o se hacían cargo de los asuntos, fue evidente que esos rumores que circulaban en internet no tenían ningún sustento. En ese momento, me sentí muy avergonzado, pues resultó que todos esos rumores que estaban en internet eran invenciones, calumnias, distorsiones abiertas, pero yo creí ciegamente esas mentiras y desarrollé dudas acerca de Dios Todopoderoso y Su Iglesia. ¡Qué idiota fui y qué confundido estaba! Mi esposa continuó con la enseñanza: “En los últimos días, que Dios se haga carne y exprese verdades para juzgar y purificar a las personas tiene como objetivo salvar por completo a la humanidad del campo de acción de Satanás y despojarnos de nuestro carácter corrupto —nuestra arrogancia, estratagemas, engaño, egoísmo, vileza, maldad e inmundicia— y para ayudarnos a alcanzar la transformación de nuestro carácter de vida para que podamos vivir una verdadera semejanza humana. Dios sabe que la humanidad ha sido profundamente corrompida por Satanás y que no tiene la capacidad de vencer el pecado; así pues, para asegurarse de que las personas no ofendan el carácter de Dios cuando acepten Su salvación y, por tanto, sean eliminadas y castigadas, Dios ha establecido las reglas administrativas de la Era del Reino para mantener bajo control a los creyentes. Cualquiera que viole estas reglas será castigado por Dios y quienes incurran en infracciones graves serán expulsados de la Iglesia y perderán cualquier oportunidad de obtener la salvación. Que Dios emita estos decretos para la Iglesia tiene como propósito que obtengamos un conocimiento real sobre el carácter justo e inofendible de Dios y, también, que tengamos reglas que nos mantengan bajo control. De esta forma, en toda nuestra conducta siempre habrá una línea que no puede cruzarse, y si nos mantenemos dentro de esos límites podemos evitar muchas de las tentaciones de Satanás. Esta es la forma que tiene Dios de protegernos y, aún más, ¡es el amor verdadero de Dios hacia nosotros!” Cuando escuché la enseñanza de mi esposa, involuntariamente asentí con la cabeza, y, así, el nudo que tenía en el corazón se deshizo por completo y la angustia que lo sofocaba desapareció. Después de eso, nuevamente comencé a asistir a las reuniones de la Iglesia.

Cada vez que recuerdo esta experiencia, siempre persiste un temor en mi corazón. Vi cuán dañinos son estos rumores; por poco y los creo y casi pierdo la oportunidad de obtener la salvación de Dios de los últimos días. En la Era de la Gracia, los israelitas también fueron engañados por falsos rumores y no reconocieron al Señor Jesús como la venida del Mesías. Lo rechazaron, y, así, perdieron la salvación del Señor. ¡Esto me hizo darme cuenta de cómo tales rumores son enormes obstáculos en la senda de la fe verdadera! Sin embargo, lo que aún no podía comprender era por qué hay en internet tantos rumores y acusaciones falsos acerca de la Iglesia de Dios Todopoderoso, cuando, claramente, es una buena Iglesia. Así pues, durante una de sus reuniones, saqué a colación esta pregunta con los hermanos y hermanas para que pudiéramos hablar abiertamente al respecto. Reprodujeron para mí una de las películas de la Iglesia sobre el evangelio, Libres de la trampa, la cual resolvió por completo mi confusión. Con un poco más de enseñanza por parte de los hermanos y hermanas pude tener las cosas todavía más claras. Utilizar rumores para perturbar y sabotear la obra de Dios ha sido la táctica constante de Satanás. Cuando el Señor Jesús llevaba a cabo Su obra, los sumos sacerdotes, escribas y fariseos judíos querían asegurarse de mantener un control permanente sobre el pueblo escogido de Dios, así que crearon muchos rumores falsos acerca del Señor Jesús. Blasfemaron contra Él al decir que se basaba en el poder de Belcebú para exorcizar demonios, le acusaron falsamente de no permitir que las personas pagaran impuestos al César y también dieron falso testimonio al decir que el cuerpo físico del Señor Jesús fue robado por Sus discípulos y que Él no había resucitado. Estoy seguro de que, si en aquel entonces hubiera existido internet, esos líderes religiosos habrían subido a la red todos sus rumores y testimonios falsos para blasfemar contra el Señor Jesús, atacarle y condenarle. Actualmente, en la Era del Reino, Dios Todopoderoso está llevando a cabo la obra de la palabra para juzgar y purificar a la humanidad; el Gobierno de China, así como los pastores y ancianos de la comunidad religiosa, están actuando como herramientas de Satanás. Para alcanzar su meta de controlar a las personas y hacerlas caer en una trampa, están blasfemando contra Dios Todopoderoso y condenándole, inventando deliberadamente rumores y testimonios falsos y desprestigiando a la Iglesia de Dios Todopoderoso para confundir a la gente y mantenerla en la oscuridad. En su arrogancia, piensan que pueden hacer que las personas abandonen la obra de salvación de Dios de los últimos días y los sigan en su resistencia contra Dios. ¡Satanás es, en verdad, muy malvado y repugnante!

Luego, los hermanos y hermanas me leyeron otros dos pasajes de las palabras de Dios: “En la tierra, toda clase de espíritus malvados está constantemente al acecho de un lugar para descansar, buscando incesantemente cadáveres de personas para comerlos” (‘Capítulo 10’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”). “Satanás está constantemente devorando el conocimiento que los hombres tienen de Mí en su corazón, y, constantemente, mientras muestra sus dientes y desenfunda sus garras, manifiesta los últimos estertores de su lucha con la muerte. ¿Deseáis ser capturados por sus estratagemas engañosas en este momento? ¿Deseáis que, al momento de completarse la última fase de Mi obra, vuestra propia vida sea arruinada?” (‘Capítulo 6’ de Las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”). También compartieron conmigo la enseñanza de que las palabras de Dios Todopoderoso nos dicen la verdad acerca de la batalla espiritual: que para evitar que las personas vayan ante Dios y para engullirlas, Satanás lleva a cabo todo tipo de argucias. Esto incluye el engaño de difundir rumores y testimonios falsos en Internet, hacer que los líderes religiosos acosen y amenacen a los creyentes y que sus familiares los coaccionen y les impidan seguir a Dios Todopoderoso. En pocas palabras, cualquier cosa que nos haga dudar de Dios, negarle o alejarnos de Él viene de Satanás. Si somos incapaces de buscar la verdad, entonces jamás podremos distinguir los engaños de Satanás, perderemos fácilmente la oportunidad de obtener la salvación de Dios y nos hundiremos en el desastre junto con Satanás. Gracias al liderazgo de Dios, pude ver más claramente la esencia malvada y despreciable de Satanás y detectar sus planes a través de ver la película de la Iglesia de Dios Todopoderoso sobre el evangelio y de escuchar la enseñanza de los hermanos y hermanas.

Desde que comencé a seguir a Dios Todopoderoso he obtenido una verdadera liberación y libertad. Ahora, cuando me encuentro con dificultades, puedo leer las palabras de Dios y orar a Él para que me ayude a encontrar una senda de práctica. Los hermanos y hermanas de la Iglesia se sujetan a los requisitos de Dios y buscan convertirse en personas honestas. Las relaciones entre ellos son sencillas y abiertas; se ayudan y apoyan entre sí. No necesito preocuparme de que alguien trate de menospreciarme, engañarme o estafarme. Me siento verdaderamente feliz y contento y esta es la vida que siempre quiero vivir.

Anterior : La tormenta del divorcio se apaciguó

Siguiente : He vuelto a casa

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

70. Por qué transité el camino de los fariseos

Creí en Dios todos estos años y disfruté de Él incluso hasta cuando urdía en Su contra, esperando constantemente hacer negocios con Dios. No tenía el más mínimo amor por Dios en mi corazón. Esta es precisamente la razón por la que estaba transitando el camino equivocado.

39. Usando la palabra de Dios como un espejo

Dios una vez dijo: “La naturaleza del hombre rebosa de la naturaleza de Satanás; los hombres se centran por completo en sí mismos; son egoístas, codiciosos, y extravagantes” (‘Las personas le ponen demasiadas exigencias a Dios’ en “Registros de las pláticas de Cristo”).

45. Todas las palabras de Dios representan el juicio mismo sobre el hombre

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro