¿Por qué el cristianismo tiene tantas denominaciones?

3 Dic 2019

Por Zhou Tao

Nota del editor:Queridos hermanos y hermanas, ¡la paz esté con vosotros! Desde que el Señor Jesús resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo hace dos mil años hasta el presente, los creyentes en el Señor ya se han dividido en más de dos mil denominaciones diferentes. Muchas personas encuentran esto confuso — Todos los creyentes en el Señor leen la misma Biblia, todos admiran la salvación del Señor en la cruz y todos caminan por el camino de la cruz que el Señor ha abierto para Sus creyentes, así que ¿por qué hay tantas denominaciones diferentes? Sigue leyendo para encontrar la respuesta.

Índice

¿Por qué hay tantas denominaciones diferentes?

El origen y el desarrollo del Cristianismo

La razón por la que el cristianismo se ha roto en diferentes denominaciones es que está gobernado por unos pocos

¿Por qué cada denominación tiene tantos seguidores?

Al final, todas las denominaciones volverán bajo el dominio de Dios

¿Por qué hay tantas denominaciones diferentes?

Hace unos años, cuando estaba fuera de la ciudad por negocios y no podía asistir a las reuniones de la iglesia, asistí a reuniones de la iglesia local, porque no importa a dónde fuera siempre es mi práctica asistir a la Iglesia, orar y leer la palabra de Dios con mis hermanos y hermanas el día de la adoración. Sin embargo, cuando visitaba la Iglesia en estos lugares, a menudo se me acercaban los líderes (o misioneros) de estas respectivas iglesias que me preguntaban: “Hermano, ¿de qué denominación eres tú? ¿Qué doctrinas tiene tu iglesia?” Al oír esto, a menudo me sentía un poco desconcertado y respondía diciendo: “Creo en el Señor Jesús, soy cristiano, y no pertenezco a ninguna denominación en particular. Según Dios, ¿no somos todos parte de una gran familia?” Sin embargo, a menudo respondían: “Muchas iglesias están en desorden en estos días. Nuestra iglesia es la única iglesia verdadera, es la iglesia unida”. Aún más desconcertante para mí fue, cuando volví a mi iglesia original y, como siempre, el pastor me preguntó sobre qué tipo de doctrinas había escuchado en otras iglesias, terminamos enredados en una gran discusión, no pudimos llegar a un entendimiento mutuo y nos fuimos en malos términos porque el entendimiento que había adquirido en otras iglesias era diferente de lo que predicaba. Así, durante varios años, atravesé las innumerables denominaciones del cristianismo en mis variados viajes y fui testigo de cómo se juzgaban y criticaban mutuamente, convirtiendo así un “hogar” en un “campo de batalla”. Viendo todo esto, a menudo pensaba: “La Biblia dice: ‘Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos’ (Efesios 4:5-6). Todos creemos en el mismo Dios, leemos la misma Biblia y las palabras de Dios, así que ¿por qué el cristianismo se divide en tantas denominaciones diferentes? ¿Qué hay en la raíz de este problema? ¿Cuáles de las denominaciones reales concuerda con las intenciones de Dios?” Atormentado por toda esta confusión y perplejidad, busqué a toda prisa una respuesta.

El origen y el desarrollo del Cristianismo

Más tarde, conocí a un misionero llamado el hermano Yuan en la casa de un pariente y tuve una comunión con él en la que relaté toda la confusión que me había plagado en los últimos años. Cuando pregunté qué había en la raíz de la división del cristianismo en tantas denominaciones diferentes, el hermano Yuan me explicó la génesis y el desarrollo del cristianismo. Dijo: “El cristianismo nació en el siglo I D.C. y se generalizó en el Imperio Romano durante el siglo III D.C., momento en el que se convirtió en catolicismo. Más tarde, debido a que algunos revolucionarios religiosos no estaban contentos con la falta de separación entre la iglesia y el estado en el catolicismo, y se opusieron a las doctrinas, rituales, liderazgo y jerarquía de la Iglesia Católica Romana, comenzaron la Reforma y luego surgió el protestantismo. Con el tiempo pasó, muchas denominaciones diferentes comenzaron a surgir. Las diversas concepciones de la gente promovieron un espíritu de disidencia dentro de la iglesia. Tomado junto con la influencia de la geografía, la historia y la cultura, que hizo que cada denominación desarrollara diferentes interpretaciones de las Escrituras, y las rupturas que ocurrieron en las diversas escuelas de pensamiento entre los creyentes, esto llevó al establecimiento de doctrinas diferentes entre diferentes denominaciones. Esta es la causa principal de la aparición de tantas denominaciones variadas. En realidad, en la mayoría de los casos, el surgimiento de tantas nuevas denominaciones se debió principalmente a las personas que trataban de dividir las iglesias existentes en la búsqueda de sus propias ambiciones y deseos personales. En algunos casos, también surgieron nuevas denominaciones cuando las personas desarrollaron nuevas interpretaciones de las Escrituras y tuvieron nuevas ideas, lo que los llevó a separarse de las iglesias existentes y comenzar su propia rama separada. Esta es la razón por la que el cristianismo en su conjunto está en tal desorden y hay tanto combate incesante entre varias denominaciones”.

Lo que el hermano Yuan me compartió parecía tener mucho sentido, así que seguí escuchando.

La razón por la que el cristianismo se ha roto en diferentes denominaciones es que está gobernado por unos pocos

El hermano Yuan continuó diciendo: “Hoy, cualquiera que tenga discernimiento y comprensión real de la verdad habrá observado que la mayor parte del poder y la autoridad en la iglesia cristiana está en manos de pocos. Los líderes de la iglesia afirman que son creyentes en el Señor Jesucristo, pero detrás de las escenas tienen sus propios planes. Enseñan a los creyentes de acuerdo con su propia comprensión viciada y errónea de las Escrituras, como si lo que estuvieran enseñando fuera la palabra de Dios mismo. Incluso propagan todo tipo de teorías ridículas para engañar a los creyentes con el objetivo final de controlar a más personas y atraparlas en el dominio de su autoridad. Con respecto a este aspecto, el registro de la obra de Dios contiene más que pruebas suficientes. En la Era de la Ley, cuando Dios usó a Moisés directamente para guiar a los israelíes, Moisés estableció el orden de los sacerdotes. Los sacerdotes fueron guiados personalmente por Dios, y los israelíes obedecieron y se sometieron a ellos. Quien fuera en contra de la voluntad de Dios tendría que enfrentar el castigo o los fuegos del cielo. Por ejemplo, cuando 250 líderes se resistieron a Moisés y trataron de seguir su propio camino, Dios hizo que fueran tragados por la tierra. Cuando la obra de Moisés había terminado y ya no había nadie en la tierra a quien usara Dios para guiar a los israelíes directamente, los sacerdotes comenzaron a ser nombrados por elección. El mundo religioso judío estaba a menudo en agitación debido a sacerdotes mal seleccionados y poco a poco se volvió corrupto y degenerado. Durante la última etapa de la Era de la Ley, ninguno de los sacerdotes tenía la guía de Dios, cometieron atrocidades sin represalias, por lo que la gente formó grupos y denominaciones y el templo se convirtió en un semillero de crimen e ilegalidad. De esta manera, se formaron muchas denominaciones diferentes. Una vez más, en la Era de la Gracia, cuando el Señor Jesús se encarnó para aparecerse y realizar Su obra, Él personalmente seleccionó doce apóstoles, y el Espíritu Santo obró profundamente dentro de ellos. Los apóstoles podían cumplir la autoridad de Dios y todos los que seguían a Dios eran pastoreados y guiados por aquellos que Él había designado personalmente. Nadie se atrevió a actuar por motivos egoístas o consideraciones personales y todos adoraban a Dios bajo la guía del Espíritu Santo. Como tal, se formó la verdadera iglesia y no había denominaciones de las que hablar. Más de treinta años después de la resurrección y el ascenso del Señor Jesús al cielo, la mayoría de los apóstoles ya habían muerto en servicio, por lo que la iglesia en la tierra estaba una vez más despojada del pastoreo y la guía de los apóstoles designados personalmente por Dios. Debido a que la gente tenía muchas interpretaciones diferentes de la Biblia y porque la gente era arrogante y engreída, siempre aferrándose a sus propios puntos de vista, se formaron todo tipo de denominaciones diferentes y han continuado desarrollándose hasta la actualidad. Como tal, ya hay más de dos mil denominaciones dentro del cristianismo. Por lo tanto, cuando no tenemos la guía personal de Dios, y no tenemos a Dios en nuestros corazones, arrogantemente reivindicamos la autoridad, y trabajamos y actuamos de acuerdo con nuestros propios pensamientos y prejuicios. Involuntariamente, poco a poco tomamos un camino desviado, haciendo todo tipo de cosas que no concuerdan con la voluntad de Cristo y sin embargo no piensan en ello. Esta es la razón por la cual aquellos que sirven a Dios mientras actúan de acuerdo con sus propios conceptos erróneos terminan yendo por el camino equivocado y son incapaces de tomar la palabra de Cristo como la autoridad última en todas las cosas. No buscan y se someten a la obra del Espíritu Santo y pueden llegar a ser en cualquier momento aquellos que se resisten a Dios. Esta es la fuente de la resistencia del hombre a Dios al tiempo que le sirve y es la razón por la que el cristianismo se ha roto en tantas denominaciones diferentes”.

Esta fue la primera vez que escuché a alguien de la manera en que el hermano Yuan nos habló. Resulta que la creación de nuevas denominaciones había sido iniciada por meras personas. Lo que los líderes de las denominaciones dijeron e hicieron no derivó de la guía del Espíritu Santo. Además, la naturaleza del hombre es profundamente arrogante y engreída, cada uno se aferra a su propia comprensión, las prácticas a su manera y, como tal, las denominaciones han florecido y multiplicado. No es de extrañar, entonces, que diferentes denominaciones ataquen y se repelan entre sí y dondequiera que fuera pude ver las miradas defensivas de los pastores de la iglesia. Esto se debe a que hace mucho tiempo ya habían venido a ver la casa de Dios como su propia propiedad personal. Se habían convertido en los malvados granjeros. Sin embargo, en dos mil años, ¿quién ha logrado ver todo esto claramente? Esto me llevó a recordar algo que Dios dijo: “Por cuanto este pueblo se me acerca con sus palabras y me honra con sus labios, pero aleja de mí su corazón, y su veneración hacia mí es solo una tradición aprendida de memoria” (Isaías 29:13). ¡Cómo me conmocionaron estas pocas palabras en la conciencia! Resultó que me había engañado por la apariencia externa de piedad que los diversos líderes de las denominaciones proyectaban. Era como si me hubieran encarcelado sin saberlo. Cuando me di cuenta de todo esto, de repente me di cuenta: Dado que estas diversas denominaciones carecen de la autoridad de Cristo y del Espíritu Santo, ¿por qué tanta gente todavía los apoya y las sigue?

¿Por qué cada denominación tiene tantos seguidores?

Después de haber expresado mi confusión, el hermano Yuan continuó compartiendo, diciendo: “Los líderes de cada denominación son personas dotadas y cultivadas. La mayoría de ellos han ido a la escuela de la teología, son expertos en análisis intelectual, tienen conocimiento de la investigación bíblica, pueden exponer varias teorías profundas y arcanas y a menudo sobresalen en sacar las Escrituras de contexto para probar sus puntos. Cuando se toma junto con el hecho de que todos ellos son engañadores maestros, se puede ver cómo la gente ha sido engañada por sus buenas obras externas y oraciones elevadas. Involuntariamente, estos líderes toman el lugar en el corazón de los creyentes, donde Dios residió una vez. Independientemente de las situaciones que los creyentes enfrenten en sus vidas, siempre van a estos líderes en buscan resolución. Estos seguidores no tienen la verdad y por eso son incapaces de discernir si estos líderes tienen la obra del Espíritu Santo, si sus sermones contienen o no la iluminación y la guía del Espíritu Santo y si sus obras son s por el Espíritu Santo. Simplemente siguen ciegamente, adorando a los poderosos y dotados y tomando a estos líderes como sus ídolos. Como tales, se convierten en personas que dicen creer en Dios mientras siguen a los hombres. El Señor Jesús dijo: ‘Dejadlos; son ciegos guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo’ (Mateo 15:14). Y la palabra de Dios dice: ‘Mira a los líderes de cada denominación y grupo. Son todos arrogantes y farisaicos, e interpretan la Biblia fuera de contexto y según su propia imaginación. Todos confían en los dones y la erudición para hacer su obra. Si fueran incapaces de predicar nada, ¿les seguirían esas personas? Después de todo, poseen algún conocimiento, y pueden hablar un poco de doctrina, o saber cómo convencer a los demás y usar algunos artificios por medio de los cuales han llevado a las personas ante ellos y las han engañado. Esas personas creen en Dios sólo de nombre, pero en realidad siguen a sus líderes. […] Las personas son arrogantes y engreídas, y no tienen a Dios en sus corazones. Con un poco de entendimiento doctrinal van a lo suyo y forman muchas denominaciones’ (“Sólo la búsqueda de la verdad es la verdadera creencia en Dios”). Pensando en los fariseos, ellos tenían un gran dominio del conocimiento legal, estaban bien versados en la Biblia y habían servido a Dios en el templo generación tras generación. Es más, la ropa que llevaban estaba inscrita con las Escrituras, se paraban intencionalmente en las esquinas de las calles realizando largas oraciones, dando limosna y caridad en los mercados callejeros repletas para que todos pudieran ver, y se hicieron ver particularmente tristes cuando ayunaban para que todos supieran que estaban ayunando, así se dieron a conocer a todos. De esta manera, llevaron al pueblo Judío a creer que eran los siervos más piadosos de Jehová. Sin embargo, cuando el Señor Jesús vino a realizar Su obra, estos fariseos no pudieron distinguir que la suya era la obra del Espíritu Santo, no aceptaban al Cristo encarnado y no creía que la verdad viniera de Cristo. Más bien, con el fin de proteger su autoridad y sus medios de subsistencia, y para lograr su meta de gobierno perpetuo, se resistieron y condenaron locamente al Señor Jesús, difundiendo falsos rumores para enmarcar y blasfemar al Señor Jesús y finalmente conspirando con el gobierno romano para crucificar al Señor, lo que ofendió el carácter de Dios y les valió las maldiciones y el castigo de Dios. Como el pueblo de Judea que siguió a los fariseos carecía de verdad y adoraba el poder y el estatus, no buscaban ni investigaban la obra y la palabra del Señor Jesús, sino que seguían ciegamente a los fariseos al resistir y condenar al Señor Jesús. Por esto, perdieron la salvación de Dios, fueron maldecidos por Dios, masacrados por los romanos y sus descendientes fueron dejados para vagar por el mundo durante casi dos mil años. “¡Esta fue la grave consecuencia de su adoración y seguimiento de los hombres!” Después de haber oído esto, finalmente entendí por qué tanta gente seguía cada denominación diferente. ¡Si no tenemos la verdad, no podemos discernir, y no podemos ver a través de la realidad de las cosas, es probable que sigamos a los demás por el camino equivocado!

Al final, todas las denominaciones volverán bajo el dominio de Dios

A continuación, el hermano Yuan leyó un pasaje de la palabra de Dios para nosotros: “Existen varias religiones importantes en el mundo, y cada una de ellas tiene su cabeza, o líder, y los seguidores están esparcidos por diferentes países y regiones de todo el mundo; cada país, grande o pequeño, contiene diferentes religiones. Sin embargo, independientemente de cuántas religiones existan por todo el mundo, todas las personas del universo existen en definitiva bajo la dirección de un Dios, y no son cabezas o líderes religiosos quienes guían su existencia. Es decir, ningún cabeza o líder religioso específico guía a la humanidad, sino que la dirige el Creador, que creó los cielos y la tierra, y todas las cosas, y también a aquella; esto es una realidad. Aunque el mundo tiene varias religiones principales, por muy relevantes que sean, todas existen bajo el dominio del Creador y ninguna de ellas puede sobrepasar el ámbito de ese dominio. El desarrollo de la humanidad, el progreso social, el desarrollo de las ciencias naturales, cada uno de estos aspectos es inseparable de las disposiciones del Creador, y esta obra no es algo que un líder religioso particular pueda hacer. Los líderes religiosos son simplemente la cabeza de una religión particular, y no pueden representar a Dios, o a Aquel que creó los cielos, la tierra y todas las cosas. Los líderes religiosos pueden guiar a quienes están dentro de toda la religión, pero no pueden dominar a todas las criaturas bajo el cielo; este es un hecho universalmente reconocido. Los líderes religiosos son simplemente meros líderes, y no pueden equipararse a Dios (el Creador). Todas las cosas están en manos del Creador, y al final volverán a ellas. La humanidad fue creada originalmente por Dios, e independientemente de la religión, todas las personas volverán bajo Su dominio; es inevitable. Sólo Dios es el Altísimo entre todas las cosas, y el gobernante más alto entre todas las criaturas también debe volver bajo Su dominio. No importa cuán elevado sea el estatus del hombre, este no puede llevar a la humanidad a un destino adecuado, y nadie es capaz de clasificar todas las cosas según la clase” (“Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios”).

El hermano Yuan dijo: “De la palabra de Dios podemos ver que no importa cuántas denominaciones haya en el mundo, cuán grande sea la autoridad de cualquier líder dentro de estas denominaciones, o cuántas personas los guíen, en última instancia no tienen autoridad sobre el destino de los hombres. Sólo Dios es el Creador y Gobernante de la humanidad, y nada en todo el universo puede escapar de los arreglos y orquestaciones del Creador. Todos los hombres viven bajo el dominio del Creador. En última instancia, los creyentes de cada denominación deben seguir al Creador, regresar bajo el dominio de Dios, y someterse y aceptar la guía de Cristo. Esta es la verdadera iglesia cristiana. Las denominaciones que el hombre ha creado sólo pueden representar los pensamientos del hombre y en absoluto pueden llevar al hombre a su maravilloso destino. En última instancia, todos ellos serán suprimidos y destruidos”.

La comunión del hermano Yuan me recordó las palabras del Señor Jesús: “Tengo otras ovejas que no son de este redil; a esas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor” (Juan 10:16). De las palabras de Dios podemos ver, que no importa cuántas denominaciones haya en la iglesia cristiana, todas deben venir en última instancia ante Dios. Todos ellos deben estar unidos en las palabras que Cristo ha emitido y bajo la dirección y la guía de un Pastor. Este es absolutamente el camino sobre el que el Espíritu Santo nos guía. En el futuro, no habrá denominaciones de las que hablar. Dios finalmente se encargará de esto. Esta comunión realmente me abrió los ojos a un nuevo mundo. No sólo aprendí mucho, comprendiendo las causas profundas del surgimiento de todas las diferentes denominaciones en el cristianismo, dándome cuenta de cómo habían surgido las denominaciones porque varios líderes querían controlar y mandar a los creyentes y lograr su objetivo de obtener poder y autoridad, también aprendí que la verdadera iglesia es la que es guiada por Cristo y el Espíritu Santo. Tal iglesia tiene la obra del Espíritu Santo y está de acuerdo con las intenciones de Dios. Gané mucho de la comunión de hoy y sentí un gran disfrute espiritual y emancipación. ¡Gracias a Dios por Su guía! Finalmente me he despertado y me he dado cuenta de los peligros inherentes a seguir a los simples hombres. He llegado a comprender por qué el cristianismo tiene tantas denominaciones diferentes y he salido de mi ignorancia y confusión. Estoy dispuesto a abandonar las denominaciones y encontrar la verdadera iglesia, que tiene la guía de Cristo. ¡Gracias a Dios!

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Quién lo deja salir fácilmente a pie del desierto a Canaán?

En los últimos años nuestros espíritus se han oscurecido y marchitado, los pastores no predican de nada sino de obsoletas obviedades y no hay nueva luz. Es evidente que la iglesia ya se ha quedado desolada, y no sólo una iglesia que esté en esta condición, sino todas y cada una de las denominaciones por igual.

Deja un comentario