Dándome cuenta que caminé la senda de los fariseos

18 Abr 2018

Por Wuxin, provincia de Shanxi

Algo que siempre hemos discutido en las comuniones previas, son las sendas que caminaron Pedro y Pablo. Se dice que Pedro puso atención a conocerse a sí mismo y a Dios y que fue alguien a quien Dios aprobó, mientras que Pablo sólo puso atención a su obra, reputación y estatus, y fue alguien a quien Dios despreciaba. Siempre he tenido miedo de caminar la senda de Pablo, que es por lo cual normalmente a menudo leo las palabras de Dios acerca de las experiencias de Pedro, para ver cómo llegó a conocer a Dios. Después de vivir así por un tiempo, sentí que me había vuelto más obediente que antes, mi deseo de reputación y estatus había perdido intensidad y que había llegado a conocerme un poco. En este momento creí que aunque no estaba completamente en la senda de Pedro, se podía decir que había tocado el borde de ella, y por lo menos significaba que no me estaba dirigiendo hacia la senda de Pablo. Sin embargo, las revelaciones de la palabra de Dios me avergonzarían.

Una mañana, cuando estaba practicando las devociones espirituales, vi las siguientes palabras de Dios: “La obra de Pedro fue el cumplimiento del deber de una criatura de Dios. Él no obró en el rol de apóstol, sino en el transcurso de su propia búsqueda del amor a Dios. El curso de la obra de Pablo también contenía su búsqueda personal […]. No hubo experiencias personales en su obra; todo fue por causa de la obra y no se llevó a cabo en medio de su búsqueda de un cambio. Todo en su obra fue una transacción, no contenía nada sobre el deber ni la sumisión de una criatura de Dios. Durante el transcurso de su obra no se produjeron cambios en el viejo carácter de Pablo. Su obra fue, sencillamente, de servicio a los demás y fue incapaz de producir cambios en su carácter. […] Pedro fue diferente: era alguien que había pasado por la poda, el trato y el refinamiento. El objetivo y la motivación de su obra fueron fundamentalmente diferentes a los de Pablo. Aunque Pedro no realizó una gran cantidad de obra, su carácter sufrió muchos cambios y lo que buscaba era la verdad y un cambio real. No llevaba a cabo su obra tan sólo por el bien de la obra misma” (‘El éxito o el fracaso dependen de la senda que el hombre camine’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios tocaron mi alma y me quedé callado: Pedro fue alguien quien cumplió su deber como una criatura creada. Trabajó a través de su proceso de buscar amar a Dios, a diferencia de su papel como apóstol. Pero, ¿era yo alguien que cumplía su deber como criatura creada o sólo trabajaba desde una posición de estatus? En este momento recordé las diferentes condiciones del pasado: Cuando la iglesia tenía mucho trabajo de qué encargarse, otros hermanos y hermanas dijeron: Vosotros verdaderamente estáis cargados con la obra de Dios. Yo entonces diría de repente: Nosotros los líderes no tenemos opción sino tratar con ello. A veces, en las familias anfitrionas o en frente de los compañeros de trabajo, quería ser considerado con mi cuerpo físico y relajarme, pero entonces pensaría: No, yo soy una lideresa, debo vivir una humanidad normal y no ser libertino. Cuando no sentía ganas de comer y beber las palabras de Dios, también pensaría: Como un líder, si no como y bebo las palabras de Dios, entonces, ¿cómo podría resolver los problemas de las otras personas? A veces fui con una compañera de trabajo a la familia anfitriona con la que ella se estaba quedando y cuando veía la manera en la que la hermana anfitriona me trataba, no era tan entusiasta como la trataba a ella, me molestaría: Puedes no saber quién soy, pero yo soy su lideresa. A veces, por cualquier razón, no sentía ganas de comunicarme con los hermanos y hermanas anfitriones, pero entonces pensaría: Como una lideresa, ¿cómo me vería la gente si vengo pero no me comunico con ellos? Ya que soy una lideresa tendré que comunicarme con las familias anfitrionas… Estos comportamientos diferentes me hicieron ver: Estaba trabajando por el estatus. Fuera de estar comunicándome con las personas, asistiendo a reuniones, o manejando los asuntos generales, todo era sólo porque yo era una lideresa que me sentía obligada a cumplir un poco de mi deber y hacer un poco de trabajo. No estaba cumpliendo mi deber como una criatura creada, y además no estaba trabajando a través de mi proceso de amar a Dios como lo había hecho Pedro. Si las cosas continuaran como antes, cuando llegue el día en que sea despedida y reemplazada, tal vez no seguiría cumpliendo mi deber de la manera que lo hago ahora. Sólo entonces vi que yo no era una persona que practicaba la verdad ni era considerada con la voluntad de Dios. En cambio, era una villana despreciable que sólo trabajaba por la reputación y el estatus. Es imposible tener lealtad hacia Dios trabajando de la manera que lo había hecho, y era meramente insustancial. Esto se debía a que no estaba practicando la verdad de buena gana ni estaba siendo considerada con la voluntad de Dios. Como dice Dios, “No hubo experiencias personales en su obra; todo fue por causa de la obra y no se llevó a cabo en medio de su búsqueda de un cambio”. ¿Cómo podría tal servicio posiblemente satisfacer la voluntad de Dios? Pablo estaba trabajando en su posición como un apóstol; su obra estaba llena de transacciones. Yo estaba trabajando y me estaba consumiendo en mi posición como una lideresa. ¿Cómo son esas intenciones y propósitos para creer en Dios diferentes a las de Pablo?

En este punto, caí delante de Dios: ¡Oh Dios! Gracias por la salvación oportuna, que me hizo salir de mi estupor, darme cuenta de mi condición real y ver que todavía estaba caminando la senda de Pablo el fariseo. Mi trabajo y el cumplimiento de mi deber eran exactamente lo mismo que los fariseos, que debieron haberte dado asco. ¡Oh, Dios Todopoderoso! Estoy dispuesta a cambiar mis malas intenciones y concepciones bajo la guía de Tu palabra. ¡Estoy dispuesta a cumplir mi deber como una criatura creada y a seguir el ejemplo de Pedro en hacer lo que debo estar haciendo a través del proceso de amar a Dios, dejando de trabajar en la posición de mi papel como lideresa, y hacer todo lo posible para buscar y avanzar hacia la senda de Pedro!

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Desprendiéndome de las cadenas

“Si te sientes contento de ser alguien que es un hacedor de servicio en la casa de Dios, trabajando de forma diligente y concienzudamente en la oscuridad, siempre dando y nunca quitando, entonces Yo te digo que eres un santo leal, porque no buscas ninguna recompensa y estás simplemente siendo un hombre honesto” (‘Tres advertencias’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Yo experimenté la salvación de Dios

Entonces, a través del juicio y del castigo, Él me trajo salvación, bendiciéndome con Su gracia salvadora y ayudándome a escapar de las garras de la corrupción de Satanás.

Experimentar el amor especial de Dios

Aunque esta vez para mí el hecho de ser reemplazada fue casi como morir y mi dolor era incomparable, me sirvió de pretexto para experimentar Tu gran amor y salvación para mí. De no haber sido reemplazada en esta ocasión, seguiría viviendo dentro de mi propia noción e imaginación, con la misma forma equivocada de hacer las cosas.

Deja un comentario