Además de la Biblia, ¿Dios ha hecho declaraciones?

10 Sep 2020

Por Xunqiu, Singapur

Dios Todopoderoso dice: “Si deseas ver la obra de la Era de la Ley y cómo siguieron los israelitas el camino de Jehová, debes leer el Antiguo Testamento; si deseas entender la obra de la Era de la Gracia, debes leer el Nuevo Testamento. Sin embargo, ¿cómo ves la obra de los últimos días? Debes aceptar el liderazgo del Dios de hoy y entrar en la obra de hoy, porque esta es la nueva obra y nadie la ha registrado anteriormente en la Biblia. Hoy, Dios se ha hecho carne y ha seleccionado a otros escogidos en China. Él obra en estas personas, continúa Su obra en la tierra y continúa la obra de la Era de la Gracia. La obra de hoy es una senda por la que el hombre nunca ha caminado, y es un camino que nadie ha visto jamás. Es una obra que nunca se ha llevado a cabo antes; es la obra más reciente de Dios en la tierra. Así pues, la obra que nunca se ha realizado antes no es historia, porque el ahora es el ahora, y aún no se ha convertido en pasado. Las personas no saben que Dios ha llevado a cabo una obra mayor y más nueva en la tierra y fuera de Israel, que ya ha ido más allá del ámbito de Israel, así como de la predicción de los profetas; que es una obra nueva y maravillosa fuera de las profecías, y una obra más nueva más allá de Israel; una obra que las personas no pueden percibir ni imaginar. ¿Cómo podría contener la Biblia registros explícitos de tal obra? ¿Quién podría haber registrado cada fragmento de la obra de hoy, sin omisión y de antemano? ¿Quién podría haber registrado en aquel viejo libro enmohecido esta obra más poderosa y sabia que desafía las convenciones? La obra de hoy no es historia, y, por tanto, si deseas caminar por la nueva senda de hoy, debes apartarte de la Biblia, ir más allá de los libros de profecía o historia que están en ella. Solo entonces serás capaz de caminar por la nueva senda apropiadamente, y solo entonces serás capaz de entrar en el nuevo ámbito y en la nueva obra” (‘Relativo a la Biblia (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”). Las palabras de Dios Todopoderoso me mostraron que la Biblia es apenas un registro de las palabras y de la obra de Dios en las eras de la Ley y de la Gracia, pero no de Sus palabras y de Su obra en los últimos días. Si nos aferramos a la Biblia y no buscamos lo que el Espíritu Santo dice a las iglesias en los últimos días, no podremos seguir al Cordero y dar la bienvenida a la venida del Señor. Esta verdad es crucial para que podamos darle la bienvenida al Señor.

Un día de enero de 2018, conocí en línea a la hermana Xie y a la hermana Chen, y tenían unas perspectivas particulares de la Biblia. Sus enseñanzas eran tan prácticas y estaban llenas de luz. Me dijeron las causas de la desolación de las iglesias, cómo ser una virgen prudente y acoger al Señor, por qué los fariseos se resistieron al Señor Jesús, la obra que Dios hará en los últimos días tal como se profetizó en Apocalipsis, y más. Compartieron sus conocimientos conmigo durante varios días y entendí más de lo que había entendido a mi pastor en más de 10 años. Todo se sentía tan nuevo, y me preguntaba con asombro cómo habían conseguido tanta luz de la Biblia. Empecé a participar en sus reuniones para aprender más verdades y misterios y conocer mejor al Señor.

En una de esas reuniones, la hermana Xie me dijo alegremente: “¡Tengo muy buenas noticias! El Señor ha regresado y está expresando la verdad y haciendo la obra de juicio en los últimos días”. Me emocionó escuchar esto, pero me resultaba un poco difícil de creer, así que pregunté: “¿Es verdad?”. La hermana Chen dijo: “Sí, es verdad. El Señor ha regresado como Dios Todopoderoso. Está declarando y haciendo la obra de juicio”. De repente, pensé en una publicación que había visto en Facebook que decía que Relámpago Oriental está dando testimonio de que el Señor ha regresado para hablar y hacer la obra de juicio, y que lo que predican va más allá de la Biblia. De repente me puse en guardia, y enseguida le pregunté a la hermana Chen: “¿Crees en el Relámpago Oriental?”. Me dijo, con franqueza: “Sí”. Me agité un poco y pensé en que el pastor y los ancianos siempre decían que todas las palabras y la obra de Dios están en la Biblia, que la fe en el Señor debe basarse en la Biblia, y que alejarse de ella es herejía. Lo que estas hermanas predicaban iba más allá de la Biblia. ¿No se habían apartado del camino del Señor? Entonces dije: “Lo que predican ustedes es diferente de lo que predican nuestro pastor y nuestros ancianos. Me temo que ya no puedo reunirme con ustedes”. Luego me desconecté abruptamente. Pero la noticia del regreso del Señor hizo ruido en mi mente durante mucho tiempo. Pensaba en lo esclarecedoras y prácticas que habían sido las enseñanzas de las hermanas. Había entendido mucho sobre los misterios de la Biblia y sobre la voluntad de Dios. Me preguntaba: “¿Podría el Relámpago Oriental ser de Dios? Si no escucho y pierdo la oportunidad de darle la bienvenida al Señor, será demasiado tarde para arrepentirme”. Pero, cuando pensaba en lo que decía el clero, me preocupaba que me desviaran. Sentía que tiraban de mi corazón en dos direcciones diferentes. Así que oré ante el Señor con sinceridad, le pedí que me guiara para tomar la decisión correcta.

Se suponía que tendría otro encuentro en línea con las hermanas a la mañana siguiente. Pensé en lo amorosas y pacientes que siempre fueron, y creí que sería descortés de mi parte no decirles que no asistiría. Me conecté como siempre, y, entonces, les dije: “Sus enseñanzas han sido muy esclarecedoras y lo que me han leído es práctico de verdad. Pero dicen que el Señor Jesús ha regresado y está haciendo una nueva obra y expresando nuevas palabras. Esto va más allá de la Biblia y se desvía del camino del Señor. Los pastores y los ancianos dicen que todas las palabras y la obra de Dios están dentro de la Biblia. ¿Cómo podría haber nuevas palabras de Dios fuera de la Biblia?”.

La hermana Xie me dijo, con mucha paciencia: “Los pastores y los ancianos siempre dicen: ‘Todas las palabras y la obra de Dios están dentro de la Biblia y no se las puede encontrar en ningún otro lado’. Pero ¿concuerda este punto de vista con los hechos y con las palabras de Dios? ¿El Señor Jesús dijo esto alguna vez? ¿Y el Espíritu Santo? Si no se basa en las palabras de Dios ni en la verdad, entonces este punto de vista es solo una de las nociones del hombre y no se sostiene. Las personas que conocen bien la Biblia saben que, debido a que aquellos que compilaron el Antiguo Testamento dejaron de lado ciertas cosas, algunas de las palabras de Jehová Dios transmitidas por los profetas no fueron registradas en el Antiguo Testamento. Por ejemplo, no se incluyeron las profecías de Esdras en la Biblia, y esto es bien sabido. Mientras el Señor Jesús hacía Su obra, no dijo solamente las pocas palabras que se registran en los Cuatro Evangelios. Es lo que dice el Evangelio de Juan: ‘Y hay también muchas otras cosas que Jesús hizo, que si se escribieran en detalle, pienso que ni aun el mundo mismo podría contener los libros que se escribirían’ (Juan 21:25). Si obramos desde el punto de vista de los pastores y ancianos, ¿no estaríamos negando y condenando las palabras de Dios que no fueron registradas en la Biblia? Además, el Señor Jesús claramente anunció: ‘Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad’ (Juan 16:12-13). También se profetizó muchas veces en Apocalipsis: ‘El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias’ (Apocalipsis Capítulos 2, 3). Luego está el pergamino que abrirá el Cordero y el repique de los siete truenos. Estas palabras nos dicen que, cuando el Señor regrese en los últimos días, hará más declaraciones, declaraciones que no pueden ser registradas en la Biblia por adelantado. Si las palabras de Dios solo se pueden encontrar en la Biblia, ¿cómo se cumplirán estas profecías? Dios es el Creador, el manantial de las aguas vivas que siempre fluyen, ¿cómo podría haber dicho apenas estas pocas palabras registradas en la Biblia? El clero dice ‘toda la obra y las palabras de Dios están en la Biblia y no se pueden encontrar en ningún otro lugar’, pero ¿esto no niega y condena la obra y las palabras del Señor Jesús que regresó?”.

Después de escuchar sus enseñanzas, pensé: “Sí, el Señor profetizó que regresaría y diría más palabras, y que esas palabras irían más allá de lo que está en la Biblia”. Pero la idea de alejarme de la Biblia me preocupaba, y pensé: “Los pastores y los ancianos siempre dicen que alejarse de la Biblia es herejía. ¿Qué pasa si me desvío en mi fe? He creído en el Señor durante tanto tiempo y siempre he leído la Biblia. Los cristianos de todo el mundo basan su fe en la Biblia. La Biblia es el pilar de nuestra fe. ¿Cómo puede alguien alejarse de ella y seguir creyendo en el Señor?”. Me quedé en silencio con este pensamiento.

Al ver que yo no decía una palabra, la hermana Chen no continuó con lo que estaba compartiendo. Después de desconectarnos, me envió un video llamado “¿Dios obra según la Biblia?”. de una película cristiana llamada “Salir de la Biblia”, y me pidió que la viera. Abrí el enlace y vi que la protagonista Wang Yue se comunicaba con un pastor. La película me atrajo de inmediato. Dijo: “Pastor Liao, acabas de decir que Dios no se alejará de la Biblia para hacer la obra de salvación y que cualquier cosa que lo haga es herejía. Esto hace que me pregunte qué fue primero, si la Biblia o la obra de Dios. ¿No vino primero la obra de Dios? Al principio, Dios Jehová creó el cielo y la tierra, todas las cosas. Llevó a cabo obras como destruir el mundo con el diluvio y acabar con Sodoma y Gomorra. Cuando Dios hizo estas cosas, ¿existía el Antiguo Testamento? ¿Existía el Nuevo Testamento cuando el Señor Jesús vino para hacer Su obra en la Era de la Gracia?”. Ella continuó: “Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento fueron compilados con base en los registros de la gente de la obra terminada de Dios. Dios no obra según la Biblia y no está limitado por ella porque Él obra de acuerdo con Su propio plan de gestión y las necesidades de la humanidad. Por tanto, no podemos limitar la obra de Dios a lo está en la Biblia ni utilizar la Biblia para definir Su obra. En concreto, no podemos decir que ‘todo lo que se aleja de la Biblia es una herejía’”. Mi corazón se iluminó con las palabras de la hermana Wang. Pensé: “El Nuevo Testamento no existía cuando el Señor Jesús vino para hacer Su obra, y el Antiguo Testamento no existía cuando Dios creó todas las cosas y dio las leyes. ¡Es indiscutible! ¿Cómo no había pensado en esto antes?”.

La hermana continuó: “Cuando decimos que ‘todo lo que se aleja de la Biblia es una herejía’, estamos condenando la obra de Dios todo este tiempo. Todo el mundo sabe que en aquella época, la obra del Señor Jesús no se basó en el Antiguo Testamento. Predicó cómo arrepentirse, curó a los enfermos, expulsó demonios, no guardó el día de reposo, perdonó setenta veces siete, y muchas cosas más. Nada de eso aparece en el Antiguo Testamento. Los fariseos, los sumos sacerdotes y los escribas usaron estas cosas contra el Señor y condenaron Su obra como herejía. Creían en Dios, pero lo desafiaron”.

La hermana luego leyó dos pasajes de las palabras de Dios Todopoderoso. “Nadie conoce la realidad de la Biblia: que no es nada más que un registro histórico de la obra de Dios, y un testimonio de las dos etapas anteriores de la misma, y que no te ofrece un entendimiento de los objetivos de la obra de Dios. Todo aquel que ha leído la Biblia sabe que documenta las dos etapas de la obra de Dios durante la Era de la Ley y la Era de la Gracia. El Antiguo Testamento registra la historia de Israel y la obra de Jehová desde la época de la creación hasta el final de la Era de la Ley. El Nuevo Testamento registra la obra de Jesús en la tierra, que se encuentra en los Cuatro Evangelios, así como la obra de Pablo. ¿No son, estos, registros históricos?” (‘Relativo a la Biblia (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Durante Su época, Jesús guio a los judíos y a aquellos que le seguían según la obra del Espíritu Santo en Él en ese momento. Él no tomó la Biblia como base para lo que llevaba a cabo, sino que hablaba de acuerdo con Su obra; no prestó atención a lo que la Biblia decía ni buscó en ella una senda para guiar a Sus seguidores. Desde el mismo momento en el que empezó a obrar, difundió el camino del arrepentimiento, una palabra sobre la cual las profecías del Antiguo Testamento no mencionan una sola palabra. No solo no actuó según la Biblia, sino que también guio por una nueva senda, y realizó una obra nueva. Nunca se refería a la Biblia cuando predicaba. Durante la Era de la Ley, nadie fue nunca capaz de llevar a cabo Sus milagros de sanar a los enfermos y echar fuera a los demonios. Su obra, Sus enseñanzas, la autoridad y el poder de Sus palabras, también estaban por encima de cualquier hombre en la Era de la Ley. Jesús simplemente llevó a cabo Su obra más nueva, y aunque muchas personas lo condenaron usando la Biblia, e incluso usaron el Antiguo Testamento para crucificarlo, Su obra sobrepasó al Antiguo Testamento; si esto no fue así, ¿por qué lo clavaron en la cruz? ¿No fue porque el Antiguo Testamento no decía nada de Su enseñanza ni de Su capacidad para sanar a los enfermos y echar fuera a los demonios? Su obra se llevó a cabo para guiar por un nuevo camino, no para buscar deliberadamente un enfrentamiento con la Biblia o para prescindir deliberadamente del Antiguo Testamento. Él vino simplemente a desarrollar Su ministerio, a traer la nueva obra a aquellos que lo anhelaban y lo buscaban. […] Para las personas, parecía como si Su obra no tuviera base, y gran parte de esta entraba en conflicto con los registros del Antiguo Testamento. ¿No fue esto un error del hombre? ¿Debe aplicarse la doctrina a la obra de Dios? ¿Y debe obrar Dios según las predicciones de los profetas? Después de todo, ¿quién es más grande: Dios o la Biblia? ¿Por qué debe obrar Dios de acuerdo con la Biblia? ¿Podría ser que Dios no tuviera derecho a actuar más allá de la Biblia? ¿No puede apartarse Dios de la Biblia y realizar otra obra? ¿Por qué no guardaban el día de reposo Jesús y Sus discípulos? Si debía practicar a la luz del día de reposo y según los mandamientos del Antiguo Testamento, ¿por qué no lo hizo Jesús después de venir, sino que, en su lugar, lavó pies, cubrió cabezas, partió pan y bebió vino? ¿No está todo esto ausente de los mandamientos del Antiguo Testamento? Si Jesús honraba el Antiguo Testamento, ¿por qué rompió con estas doctrinas? Deberías saber qué fue primero, ¡Dios o la Biblia!” (‘Relativo a la Biblia (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Luego, la hermana Wang continuó: “Lo cierto es que la Biblia solo incluye un registro de las primeras dos etapas de la obra de Dios. Es decir, la Biblia es un testimonio de las dos etapas de obra de Dios de guía y redención de la humanidad después de que Él creó el cielo y la tierra, todas las cosas y a la humanidad. No representa toda la obra de salvación de la humanidad de Dios. La obra de Dios siempre está avanzando. Él inicia una nueva era y hace una nueva obra. Él le da más verdades al hombre que nos permiten estar libres de pecado de una vez por todas, para que podamos ser purificados, completamente salvos y entrar en Su reino. Entonces Dios no guía al hombre basándose en Su antigua obra registrada en la Biblia y, particularmente, no repetiría la obra que ya ha hecho. Dios es el Señor de la creación y de la Biblia. Él tiene el poder de ir más allá de la Biblia y para hacer una nueva obra de acuerdo con Su plan de gestión. Por eso ‘todas las palabras y la obra de Dios están en la Biblia y alejarse de ella es herejía’ es una afirmación insostenible que simplemente delimita y blasfema a Dios. Cualquiera que diga esto no conoce Su obra y se resiste a Dios”. La hermana continuó: “Dios obra según Su plan, no la Biblia. El Señor Jesús predicó cómo arrepentirse, curó a los enfermos, expulsó demonios, no guardó el día de reposo, perdonó setenta veces siete. ¿No fue todo esto más allá del Antiguo Testamento? Incluso infringió las leyes del Antiguo Testamento, pero ¿no seguía siendo la obra de Dios?”. Había tenido fe en el Señor durante tanto tiempo, y siempre había creído y me había aferrado a lo que el clero decía, que “todas las palabras y la obra de Dios están en la Biblia y alejarse de ella es herejía”. ¿No había estado condenando la obra de Dios? ¡Ahora veo lo tonta que era y lo confundida que estaba!

Siempre que tenía tiempo, después de eso, veía en YouTube películas y videos cristianos producidos por La Iglesia de Dios Todopoderoso. Un día, hice clic en una película llamada “¿Cuál es la relación entre Dios y la Biblia?”. Las palabras de Dios en ese video me conmovieron profundamente. Dios Todopoderoso dice: “Desde el momento en el que la Biblia existió, la creencia de las personas en el Señor ha sido la creencia en la Biblia. En lugar de decir que las personas creen en el Señor, es mejor decir que creen en la Biblia; en lugar de decir que han comenzado a leer la Biblia, es mejor decir que han empezado a creer en ella, y, en lugar de decir que han vuelto a la presencia del Señor, es mejor decir que han regresado delante de la Biblia. De esta forma, las personas adoran la Biblia como si fuera Dios, como si fuera su vida, y perderla sería lo mismo que perder su vida. Las personas consideran que la Biblia es algo tan elevado como Dios, y están incluso aquellas que la ven como algo superior a Dios. Si las personas no tienen la obra del Espíritu Santo, si no pueden sentir a Dios, pueden seguir viviendo, pero tan pronto como pierden la Biblia o sus capítulos famosos y sus dichos célebres, es como si hubieran perdido su vida” (‘Relativo a la Biblia (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Creen en Mi existencia solo dentro del alcance de la Biblia y me equiparan con ella; sin la Biblia Yo no existo y sin Mí no existe la Biblia. No prestan atención a Mi existencia o acciones, sino que dedican una atención extrema y especial a todas y a cada una de las palabras de las Escrituras. Muchas más incluso creen que Yo no debería hacer nada que quisiera a menos que las Escrituras lo predijeran. Le atribuyen demasiada importancia a las Escrituras. Se puede decir que ven las palabras y expresiones como demasiado importantes, hasta el punto de que usan versículos de la Biblia para medir cada palabra que digo y para condenarme. Lo que buscan no es el camino de la compatibilidad conmigo, o el camino de la compatibilidad con la verdad, sino el camino de la compatibilidad con las palabras de la Biblia, y creen que cualquier cosa que no se ciña a la Biblia, sin excepción, no es Mi obra. ¿No son esas personas los descendientes sumisos de los fariseos? Los fariseos judíos usaron la ley de Moisés para condenar a Jesús. No buscaron la compatibilidad con el Jesús de esa época, sino que diligentemente siguieron la ley al pie de la letra, hasta el grado de que, después de haberlo acusado de no seguir la ley del Antiguo Testamento y de no ser el Mesías, al final crucificaron al inocente Jesús. ¿Cuál era su sustancia? ¿No era que no buscaban el camino de la compatibilidad con la verdad? Se obsesionaron con todas y cada una de las palabras de las Escrituras mientras que no prestaron atención a Mi voluntad ni a los pasos ni métodos de Mi obra. No eran personas que buscaran la verdad, sino que se aferraban a las palabras; no eran personas que creyeran en Dios, sino que creían en la Biblia. En esencia, eran los guardianes de la Biblia” (‘Deberías buscar el camino de la compatibilidad con Cristo’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Después de ver este video, me di cuenta de que conocer bien la Biblia no es lo mismo que conocer u obedecer a Dios de verdad. Los fariseos judíos eran muy buenos para explicar las Escrituras, sin embargo, crucificaron al Señor Jesús. Esto muestra que entender la Biblia no significa entender a Dios, y que el solo hecho de seguir a la Biblia, no significa que sigamos el camino del Señor. Me di cuenta de que, aunque había leído la Biblia durante años y sabía algo al respecto, en realidad no conocía al Señor en absoluto. Había estado equivocada al creer que la Biblia podía representar al Señor, que la fe en la Biblia era fe en Él, que seguir a la Biblia era seguir el camino del Señor. Cuando la hermana Xie dio testimonio de que Dios había aparecido y había hecho Su obra en los últimos días, no me atreví a investigarlo. Y luego, después de leer las palabras de Dios Todopoderoso, aún me costaba aceptarlo, a pesar de saber en mi corazón que Sus palabras son la verdad y la voz de Dios, simplemente porque no están registradas en la Biblia. Yo me había aferrado a la Biblia y me negaba a aceptar las nuevas declaraciones y la nueva obra de Dios. ¿En qué me diferenciaba de los fariseos que se habían resistido al Señor Jesús? Este pensamiento me asustó. Pensé: “Debo dejar de lado mis nociones. Debo leer más sobre las palabras de Dios Todopoderoso”.

En la reunión siguiente, les conté a las hermanas lo que había aprendido y entendido al ver esas películas cristianas. Estaban encantadas, y me leyeron un pasaje de las palabras de Dios. Dios Todopoderoso dice: “El Cristo de los últimos días trae la vida y el camino de la verdad, duradero y eterno. Esta verdad es el camino por el que el hombre obtendrá la vida, y el único camino por el cual el hombre conocerá a Dios y por el que Dios lo aprobará. Si no buscas el camino de la vida que el Cristo de los últimos días provee, entonces nunca obtendrás la aprobación de Jesús y nunca estarás cualificado para entrar por la puerta del reino de los cielos, porque tú eres tanto un títere como un prisionero de la historia. Aquellos que son controlados por los reglamentos, las letras y están encadenados por la historia, nunca podrán obtener la vida ni el camino perpetuo de la vida. Esto es porque todo lo que tienen es agua turbia que ha estado estancada por miles de años, en vez del agua de la vida que fluye desde el trono” (‘Solo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’ en “La Palabra manifestada en carne”).

La hermana Xie luego compartió unas enseñanzas, y dijo: “En los últimos días, Dios Todopoderoso comienza la Era del Reino y termina la Era de la Gracia. Él expresa la verdad y hace la obra de juicio, y comienza con la casa de Dios para purificar y salvar a la humanidad de una vez por todas. Dios Todopoderoso ha dicho millones de palabras. La mayoría puede encontrarse en ‘La Palabra manifestada en carne’, la Biblia de la Era del Reino. Ha descubierto misterios importantes en la Biblia, como las vírgenes prudentes que reciben al Señor, lo que significa el arrebatamiento, los que son hechos vencedores antes de los desastres, los misterios de la obra de gestión de 6000 años de Dios, la historia interna de las tres etapas de Su obra, las relaciones entre las tres etapas de la obra y sus resultados, los misterios de la encarnación y el juicio en los últimos días, la historia interna de la Biblia, y más. Dios Todopoderoso también revela Su carácter justo y majestuoso que no tolera ofensa. Expone y juzga la verdad de la corrupción de la humanidad en manos de Satanás, disecciona la causa principal de por qué las personas desobedecen y se resisten a Dios, y nos dice cuál es Su voluntad y Sus requisitos para el hombre. Incluye lo que es la verdadera fe en Dios, lo que significa obedecerle, temerle y dar testimonio de Dios, cómo practicar la verdad y ser honesto, cómo vivir una vida con sentido, y más. Las palabras de Dios Todopoderoso son abundantes y contienen todo lo que necesitamos. Estas verdades son el camino de la vida eterna que Dios le da al hombre en los últimos días. Pueden purificarnos y cambiarnos, librarnos del pecado, salvarnos por completo y llevarnos al reino de Dios”.

Las enseñanzas de la hermana hicieron que todo quedara muy claro. Dios Todopoderoso expresa tantas verdades, ¡Él realmente es la fuente de agua viva para la vida eterna! Sabía, en mi corazón, que las palabras de Dios Todopoderoso son la voz de Dios y que Él es el Señor Jesús que ha regresado. Había creído en Dios todos esos años, pero nunca lo conocí; en cambio, creía lo que decían el pastor y los ancianos. Había limitado las declaraciones y la obra de Dios a la Biblia y me había negado a aceptar el evangelio del reino de Dios. Dios todavía no me abandonó, y usó a las hermanas para predicarme el evangelio una y otra vez. He sido muy afortunada de escuchar la voz de Dios y recibir el regreso del Señor, y de disfrutar el sustento de las aguas vivas que fluyen del trono. Para mí, esa es la gracia de Dios. ¡Estoy muy agradecida con Dios Todopoderoso!

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Tras las huellas del Cordero

Un tanto sorprendida, replicó: “¿Desde cuándo? ¡No lo sabía!”. No le respondí directamente, sino que agaché la cabeza un poco avergonzado y comenté en voz baja: “Cuando empezaste a creer en Dios Todopoderoso, no solo me interpuse en tu camino, sino que también mandé a nuestros hijos que lo hicieran y te vigilaran.

La aparición y la obra de Dios en China son muy significativas

Al leer la palabra de Dios Todopoderoso, descubrí cómo Sus palabras revelan muchos de los misterios de la Biblia, como el plan de gestión de seis mil años de Dios para la salvación de la humanidad, la verdad y la historia interna de la Biblia, el significado de los nombres de Dios, el misterio de las encarnaciones, cómo Dios establece el destino y el resultado de todo tipo de personas, cómo esta era llegará a su fin, cómo el reino de Cristo se hará realidad en la Tierra y muchas cosas más.